Nació Promotora de Derechos Humanos de la Sierra de Zongolica: “Ollojkan Tomochihualis”: El camino de nuestra historia

Violaciones a derechos indígenas, la constante en la región
Mujeres sufren más pobreza, marginación y violencia
A peticiones de justicia les contestan con represión
Participan los ex presos de conciencia hermanos Tzompaxtle Tecpile
Javier Hernández Alpízar, Xalapa, Ver.– Con la “misión de informar, orientar, apoyar y defender a nuestros pueblos”, nació la Promotora de Derechos Humanos de la Sierra de Zongolica: “Ollojkan Tomochihualis: El camino de nuestra historia”.
Las necesidades apremiantes de los nahuas de la Sierra de Zongolica dieron paso a esta organización, ya que “hemos sido abandonados y marginados por más de cinco siglos, quedando fuera de los proyectos de desarrollo estatal y nacional”, explicaron en el comunicado sobre su nacimiento como organización defensora de derechos humanos, fechado el domingo 14 de noviembre.
Los indígenas nahuas, argumentan en su presentación, han sido sometidos a despojo y extermino: “Una y otra vez hemos visto cómo en nuestra propia tierra nos han dejado fuera de las decisiones económicas, sociales, políticas y culturales que nos afectan directamente, además de que se nos ha despojado de nuestras tierras y recursos, y se nos ha sometido a políticas de exterminio, político, económico, social, cultural y en muchos casos también físico.”
La exclusión y la violación de sus derechos humanos son una realidad actual: “seguimos siendo excluidos y marginados, viviendo en condiciones de pobreza y extrema pobreza, y sometidos a una política gubernamental que no logra garantizar el respeto a nuestros derechos humanos y a nuestros derechos como pueblos indígenas, como hombres y mujeres.”
Por esa situación de grave y sistemática violación de sus derechos, se organizaron “al amparo de los diferentes instrumentos de derechos humanos nacionales e internacionales, para defendernos de los atropellos a los que hemos sido sujetos por el poder, desde la época de la conquista hasta la actualidad.”
Explicaron por qué hablan de exterminio y no es en sentido figurado o una exageración, puesto que “los pueblos originarios o como se nos llama, indígenas, hemos sido marginados, olvidados y segregados por siglos; y eso también se llama exterminio, aunque no quieran aceptarlo así los gobiernos del pasado y los de hoy. Se llama exterminio porque han querido borrar nuestra cultura, bajo un discurso de eso que le llaman modernización y desarrollo. Nos han dicho que nuestros pueblos y nuestra cultura son atrasados, que nuestro idioma es un “dialecto” y que nuestras costumbres van en contra del progreso y de la globalización.”
La represión
De la larga historia de represión en su contra, mencionaron algunos casos recientes: “cuando nos hemos atrevido a buscar una forma diferente de organizarnos, cuando hemos decidido hacer valer el derecho de los pueblos a organizarnos de acuerdo a nuestras propias formas y maneras, hemos sido sometidos a la represión, como sucedió con la masacre del municipio de Tehuipango en 1979, cuando el gobierno del estado mandó pistoleros para asesinar a nuestros hermanos nahuas que quisieron organizarse de manera autónoma y diferente a la política del gobierno.”
Los gobiernos federal y estatal, denunciaron los defensores de los derechos humanos de los indígenas, “lejos de aceptar y apoyar nuestros derechos como pueblos indígenas, han mandado una y otra vez a sus fuerzas represivas a nuestra región para amedrentarnos, llegando incluso a las más brutales violaciones, como en el caso de la ancianita Ernestina Ascencio, del municipio de Soledad Atzompa, aquí en la Sierra, quien en el 2007 fue violada tumultuariamente y después asesinada por elementos del Ejército Mexicano. A pesar de las pruebas contundentes de esta violación, el gobierno, avalado por la CNDH, dijo que Doña Ernestina murió de gastritis aguda. Para nosotros esto es indignante, pues nos recuerda que para las instituciones de gobierno, los pueblos originarios no tenemos derechos.”
Recordaron otro caso de 2006, el de los presos de conciencia, los hermanos Tzompaxtle Tecpile, “miembros de nuestra promotora de derechos humanos, (quienes) fueron también sometidos a indignantes violaciones a sus derechos humanos por el hecho de ser indígenas. Fueron detenidos circunstancialmente por la policía federal de caminos en la autopista Orizaba–Córdoba acusados de tener vínculos con grupos armados insurgentes, y porque su hermano Andrés fue desaparecido por el Ejército Mexicano en 1996 acusado también de ser rebelde. Por estos motivos, fueron arraigados sin ninguna acusación por un periodo de tres meses, y después encarcelados dos años y diez meses en cárceles de la Ciudad de México, bajo acusaciones de delitos que no tenían ningún fundamento. Gracias al apoyo de las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales, organizaciones sociales, personalidades del país y periodistas, los delitos probaron ser falsos, y entonces fueron finalmente liberados.”
La pobreza y exclusión
La violación a sus derechos humanos es masiva y permanente, denunciaron: “las violaciones a los derechos humanos siguen siendo una constante en nuestra región”. Pobreza, falta de los más elementales servicios, falta de acceso a la educación y servicios de salud, son la realidad de los nahuas: “91% de la población no cuenta con seguro médico y 42% de los adultos no saben leer y escribir, llegando a extremos como en el municipio de Tehuipango en donde el 85% de la población adulta no sabe leer y escribir y 61% de la población nunca fue a la escuela, o como en Astacinga, en donde 69% de las mujeres no saben leer ni escribir. Aquí en la Sierra de Zongolica, el 75% de las viviendas todavía tienen piso de tierra y el 71.5% no cuenta con drenaje.”
Contrastaron el maltrato y desprecio a los indios nahuas con el trato privilegiado a las empresas que saquean sus recursos: “Hoy se nos sigue viendo como desechables, mientras que se les regala a las grandes empresas nuestros recursos. Esto es así pues, como en Mixtla de Altamirano, se pretende construir una presa hidroeléctrica después de concesionar a una compañía privada el río que es de todos nosotros. Y cuando se construya la presa que inundará muchos terrenos, los habitantes de la Sierra nos veremos afectados por el agua contaminada río abajo.”
En municipios como Rafael Delgado, denunciaron, donde “el 84% de la población no tiene seguro médico, las autoridades oficiales tratan de poner ilegalmente una antena de telefonía celular en pleno terreno ejidal y sin la autorización de los pobladores. Al gobierno y a las compañías privadas no les interesan los daños que pueda tener la antena a nuestra salud y al medio ambiente. Lo único que quieren es que incrementen las ganancias de la compañía telefónica, violando nuestro derecho al uso y disfrute de nuestros propios recursos y a decidir por nosotros mismos cómo debe ser nuestro desarrollo.”
La defensa de sus derechos
Todas estas situaciones de grave violación de sus derechos hacen necesaria la presencia de su organización y su autodefensa: “hemos visto la necesidad urgente de las organizaciones de derechos humanos en nuestra región, no una sino varias con el fin de defender nuestros derechos. Pero principalmente, hemos visto que nosotros mismos podemos defendernos para no depender de otras personas que nos defiendan. Es por esto que hemos decidido formar esta organización, netamente indígena, nahua, y nos hemos propuesto caminar junto con las demás organizaciones en la región para que ya no se nos siga viendo como gente sin derechos. Hoy nos organizamos con orgullo y dignidad para defendernos a nosotros mismos. Para defender nuestros derechos como pueblos, para defender nuestro camino, el camino de nuestra historia.”
Los derechos de las mujeres nahuas
Entre los nahuas mismos, hay quienes padecen aún más la condición de discriminados, las mujeres. Por eso una “de las principales preocupaciones de nuestra organización de derechos humanos es la defensa de los derechos de la mujer. Para nosotras, los derechos humanos y de los pueblos indígenas van de la mano con los derechos de la mujer porque nosotras no podemos separar nuestra pertenencia a un pueblo originario con el hecho de ser mujeres. Somos indígenas y mujeres al mismo tiempo. Creemos que para las mujeres de la Sierra de Zongolica la violación a nuestros derechos es doble, porque actualmente existe una gran discriminación en contra de las mujeres, que se lleva a cabo desde las instituciones del gobierno, pero también desde nuestra vida cotidiana, pues aquí sigue siendo común encontrar mujeres golpeadas por sus parejas, o mujeres que se les sigue viendo como mano de obra gratuita.”
En los municipios de la Sierra de Zongolica “se sufre la pobreza y la marginación, pero en el caso de las mujeres, ésta es todavía más grave”, explicaron: En municipios como Tehuipango, “el 94% de las mujeres adultas no saben leer ni escribir, y 78% nunca fueron a la escuela. En Astacinga, 69% de las mujeres no saben leer ni escribir. En Mixtla de Altamirano 83.5% de las mujeres adultas no saben leer ni escribir. En Naranjal, 54% de las mujeres adultas sólo tienen estudios de primaria.”
Estas son las razones que llevaron al nacimiento de la Promotora de Derechos Humanos  “Ollojkan Tomochihualis: El camino de nuestra historia” en Astacinga, Ver., con la participación, entre otras personas, de los expresos de conciencia Jorge y Gerardo Tzompaxtle Tecpile.
El comunicado completo de la promotora de derechos humanos, bajo el título: “Nace organización de derechos humanos en Zongolica”, está publicado en internet en medios como Kaos en la Red y Zapateando.

About these ads

1 Comentario

  1. karina said,

    18 febrero, 2011 at 13:52 pm

    antes que nada buenos dias: mi nonbre es karina soy estudiantre de la universidad veracruzana, mi tema de investigación es la el derecho a una vida libre de violencia y mi objetivo es formar un grupo de mujeres promotoras para defender y promover los derechos de las mujeres.
    por ello deseo saber si me podrian dar informacion de como llevar este proceso..
    de antemano agradesco su atencion


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: