San Salvador Atenco: la herida sigue abierta

Por: CGH-HO CHI MINH (especial para ARGENPRESS.info) (Fecha publicación:28/06/2006)

El pasado 7 de junio, falleció el compañero Alexis Benhumea, estudiante de 4º semestre en la Facultad de Economía de nuestra Universidad, que luchó durante más de un mes contra la muerte, desde que el 4 de mayo las fuerzas represoras que ocuparon San Salvador Atenco, en el Estado de México, le dispararon una bomba de gas lacrimógeno en la cabeza, fracturándole el craneo y causándole un estado de coma prolongado, del cual finalmente no pudo salir con vida. Por los presos políticos, por los perseguidos, por las mujeres violadas, por Javier Cortés y ahora por Alexis, tenemos que seguir luchando. El asesinato de nuestro compañero no puede quedar en vano, los criminales que le arrebataron la vida, entre ellos Vicente Fox, Enrique Peña Nieto y Wilfredo Robledo, tienen que ser castigados, de eso nos tenemos que encargar todos los estudiantes mexicanos junto al pueblo.

1. A los despojadores y represores, sí se les puede derrotar: ejemplo que Atenco nos dio a todos

Desde que en el año 2001, el gobierno foxista dio a conocer el decreto presidencial que le arrebataba sus tierras a los campesinos de Atenco para la construcción de un aeropuerto, el movimiento de resistencia fue en ascenso. Los ejidatarios dijeron que no darían ni un paso atrás, que defenderían “hasta con su propia vida” sus parcelas, sus casas, sus escuelas, sus panteones, haciéndose de simpatías entre los de abajo de todo el país, por su dignidad, su valentía y su firmeza. “¡Tierra sí, aviones no!”, fue el grito de guerra que durante más de diez meses sacudió al país. Diez meses de ardua pelea, de agrupar a más y más sectores en la lucha, de marchas con el machete en alto, que al final culminaron con la derrota del gobierno y la cancelación del decreto expropiatorio: una victoria incuestionable, un ejemplo claro de que con firmeza, unidad, organización y lucha, es posible derrotar a los de arriba.

Desde entonces el PAN y el PRI, en los gobiernos federal y del Estado de México, se quedaron con las ganas de arremeter contra estos aguerridos campesinos, y durante años esperaron un mejor momento para arremeter nuevamente en su contra. La venganza se volvió una idea enfermiza que cruzó las mentes de estas dos mafias durante mucho tiempo.

Con la victoria entre las manos los campesinos festejaron, pero asumieron esto como un primer paso. Los de arriba trataron de acallarlos diciéndoles algo así como: “dejen de luchar, ya ganaron, vuelvan a sus casas y a sus vidas, aquí nada pasó”. Pero no podía ser así. Como en cientos de poblados y como millones de mexicanos, San Salvador Atenco y sus habitantes carecen de hasta lo más indispensable: no tienen escuelas suficientes, sólo una preparatoria que rechaza a miles de estudiantes cada año, no hay un solo hospital, nada más cuenta con una pequeña clínica para atender a más de 40 mil habitantes, los apoyos al campo son casi nulos, mucha gente apenas sobrevive con el producto de su trabajo, en el comercio informal. ¿Cómo pedirle a estos campesinos que volvieran a su vida de antes?, ¿cómo exigirles que dejaran de luchar si sus necesidades seguían siendo muchas? 

Una vez que aseguraron que podrían heredarle a sus hijos un pedazo de tierra, estos campesinos decidieron apostar por su gente y seguir luchando para poder heredarles también educación, salud, trabajo, una vida mejor a la que ellos no tuvieron acceso. 

En adelante, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), organización que da identidad a los campesinos rebeldes de Atenco, se hizo presente en otras luchas. Estuvieron con los maestros, con los estudiantes, con los colonos, con los transportistas, con los trabajadores, con otros campesinos, dando la pelea, solidarizándose, haciendo valer la consigna que durante diez meses gritaron: “¡el pueblo unido jamás será vencido!”. 

Dentro de las comunidades de San Salvador Atenco siguieron sumándose las victorias. Se exigió una mesa de diálogo con el gobierno para ir resolviendo los grandes problemas de la gente, y simultáneamente con la movilización, se le arrancaron al gobierno más espacios en la preparatoria, para que un número mayor de estudiantes pudiera ingresar, y menos fueran arrojados a la calle, al desempleo y a la drogadicción; se ganaron algunos apoyos para el campo, para hacerlo más productivo y alcanzar cosechas de mayor calidad; con el apoyo de estudiantes de nuestra Universidad, se mantuvieron durante más de 3 años talleres educativos y culturales para los niños; con trabajo voluntario se abrió un curso gratuito, para que alumnos de secundaria de escasos recursos económicos, aspirantes a la educación media superior, prepararan mejor el examen de admisión y tuvieran más posibilidades de ingresar.

Todo ello fortaleció al FPDT, que se expandió en otras comunidades del Estado de México, y el ejemplo de dignidad, de resistencia, siguió creciendo entre los de abajo. 

2. La brutalidad del gobierno estaba preparada 

Para el gobierno, sobre todo el federal y el del Estado de México, era de suma importancia deshacerse de este ejemplo, y más aun, en medio de las campañas electorales, para el PRI y el PAN la derrota que les propinaron los campesinos de Atenco se convirtió en un lastre que necesitaban quitarse de encima, para mostrarle a los dueños del dinero que ellos “sí saben gobernar”, que “sí tienen la mano firme”, es decir, que ellos sí pueden contra la organización de los de abajo, que pueden imponer los mandatos del capital sobre lucha popular, utilizando cualquier método, aun el más salvaje y brutal para hacerlo.

Dicen los hipócritas del gobierno que lo ocurrido fue un “exceso” de “algunos elementos que se salieron de control”, que lo que hicieron sus policías fue una “actitud impropia”, y que, “en caso de comprobarse”, lo que violaron sus elementos no fueron mujeres, sino “el reglamento interno”. ¡Que mentes más enfermas pueden decir este tipo de estupideces! Lo que ocurrió en San Salvador Atenco fue un operativo salvaje, inhumano, planeado de tiempo atrás, y que fue activado con el pretexto de los floristas de Texcoco, que sólo querían vender sus productos donde desde hace más de 20 años lo hacen, a las afueras del mercado Belisario Domínguez.

Las violaciones tumultuarias a mujeres, los cateos sin orden judicial, las brutales golpizas, las detenciones arbitrarias a gente inocente y el asesinato de los jóvenes Javier Cortés y de Alexis Benhumea, fueron ejecutados bajo órdenes explicitas de Peña Nieto y de Wilfrido Robledo, los gorilas de la policía recibieron sus órdenes y las ejecutan. Ha pasado más de un mes y la indignante defensa que Peña y Wilfrido hacen de sus policías violadores, reafirman que ellos están detrás de las atrocidades, que fueron ellos quienes las ordenaron.

El 3 de mayo, el pueblo de México fue bombardeado por un par de imágenes, donde los atanquenses golpean a dos policías. Televisa y TV Azteca repitieron vez tras vez que frente a “los macheteros” se requería un “mayor uso de la fuerza”, y los tacharon de “violentos”, “cobardes”, “inhumanos”. Con esos mensajes prepararon el terreno para la entrada de los militares y los policías a Atenco. 

No dijeron que la policía llegó armada al bloqueo que las comunidades tenían sobre la carretera el 3 de mayo, que le apuntó a la gente, que los golpeó y amenazó. No mostró imágenes de esos mismos policías agrediendo al pueblo, mucho menos de cómo un policía que estaba escondido asesinó a Javier de un balazo en el pecho, al ser descubierto por él en su escondite; la imagen de un pequeño grupo de campesinos golpeando un par de policías, es la imagen de un pueblo descontrolado, furioso y asustado, respondiendo a una brutal agresión de que fueron objeto, y donde algunos campesinos actuaron como vimos. No es justificable, pero es comprensible. No así lo ocurrido el día siguiente, el 4 de mayo, donde no fue un grupo descontrolado, sino miles de militares y policías armados con toletes, gases, metralletas, helicópteros, pistolas, usados con brutalidad, no contra una o dos personas, sino contra todo un pueblo. 

Con el trabajo sucio hecho por los medios, la madrugada del 4 de mayo, en Texcoco, hubo una reunión del Consejo de Seguridad del Estado de México, donde Peña Nieto, hijo de la mafia Atlacomulco, en persona planeó la forma en que cometerían su anhelado ataque contra el FPDT. En esa reunión estuvieron también Wilfrido Robledo, Abel Villicaña, Humberto Benítez y representantes de la Policía Federal Preventiva, a cargo del gobierno federal, quien también participó de manera activa en la toma de Atenco.

Más de 3 mil 500 policías del Estado de México, y un número indeterminado de elementos de la PFP arremetieron contra los habitantes de San Salvador Atenco. No iban a rescatar a los policías retenidos por el pueblo, eso era lo que menos les importó. Cuando fue sacado del auditorio uno de los policías, un reportero de Televisa que estaba en vivo para la televisión, le preguntó “¿cómo estás, cómo te trataron?” y el policía respondió “bien, me trataron bien”… en cuanto un comandante se dio cuenta, trató de evitar que su policía diera esas declaraciones y cuando quería llevárselo, el reportero insistió: “¿te trataron bien?, y el policía reafirmó: “sí”. Esta escena jamás la repitieron.

Las policías fueron con la orden explícita de infundir terror, de “golpear lo que se moviera… pero que no se diera cuenta la prensa”, como afirmó uno de los policías que participó en el operativo, entrevistado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, junto con otros dos que aseguraron que “sólo cumplían órdenes”, de violar, entrar a las casas, detener a la gente, aun sin orden judicial. 

¡Los de arriba son capaces de eso y de mucho más, sólo el pueblo, con su lucha, podrá ponerles un alto! 

3. El PRI detrás de la represión 

Una vez que cometieron sus atrocidades, el PAN se congratula y su candidato a la presidencia, Felipe Calderón, dice que él haría lo mismo; López Obrador, candidato presidencial del PRD, guarda un silencio cómplice mientras los legisladores perredistas del Estado de México respaldan decididamente la represión.

El gobierno municipal perredista, el estatal priísta y el federal panista: los tres niveles de gobierno y los tres partidos políticos tienen parte de la responsabilidad, y los tres tienen ya una cuenta pendiente más por su actuación contra el pueblo de Atenco. Pero sin exculpar a los demás, todo señala que fue el PRI y su candidato a la presidencia, Roberto Madrazo, quienes orquestaron directamente el “Operativo Rescate” para reprimir a Atenco. 

Lo de los floristas desalojados de Texcoco, que originó todo este conflicto, y luego lo del bloqueo en la carretera con que respondieron los campesinos a la agresión, e incluso lo de los policías retenidos por el pueblo exigiendo la libertad de sus compañeros, pudo resolverse fácilmente, pero el gobierno del Estado de México decidió no hacerlo, por el contrario, decidió provocar un conflicto de grandes magnitudes.

Madrazo, hasta abajo en todas las encuestas presidenciales, con una campaña que no prende, que no levanta, que no convence a nadie; con una imagen de represor y de corrupto que no se quita con nada, requería de algo extraordinario que cambiara la correlación de fuerzas. Para ello decidió emprender la provocación, poniendo al frente a su amigo personal y fiel sabueso Wilfrido Robledo, comisionado de la Agencia de Seguridad del Estado de México, quien años atrás, como jefe de la PFP en el 2000, comandó la toma militar de la UNAM y el encarcelamiento de más de mil estudiantes, para romper su huelga en defensa de la gratuidad de la educación. Ahora, este mismo perro guardián del gobierno, vuelve a hacer de las suyas, comandando el asalto a Atenco.

La misma tarde del 3 de mayo, Humberto Benítez, secretario de Gobierno del Estado de México declaró que “habrá la fuerza suficiente para que se restablezca el Estado de Derecho… no nos temblará la mano”.

Por la madrugada del 4 de mayo, es el mismo Peña Nieto quien desde Texcoco comanda a las fuerzas represoras que horas más tarde entrarían a Atenco con metralleta en mano. 

Después del operativo, viene la declaración de Madrazo para los medios de comunicación, comenzando así el show: “con lo acontecido en Atenco, se muestra que el foxismo no sabe darle gobernabilidad al país… A mí no me temblará la mano para poner orden… Los grupos radicales de la izquierda vuelven a colocarse por encima de la ley y se tiene que imponer el Estado de Derecho”. Dijo que debe “haber mano muy dura, porque lo que está en riesgo es la gobernabilidad y la gente está desesperada por el clima de violencia que se vive”. El 6 de mayo, arreció sus declaraciones, diciendo que, en caso de ganar, “ni más Atencos ni más Marcos podrán hacer esto… ya que seré el (presidente) de la seguridad’. Y sin la menor duda, amenazó: los focos rojos están prendidos en el país y “tendremos un proceso electoral violento… para la elección vamos a tener un clima muy caliente”. ‘La ley del más fuerte nos llevaría a un verdadero caos de carácter nacional”. No es que diga “puede ser que…”, o “tal vez ocurra” tal situación. No, más que pronósticos, lo que anunció es su plan de campaña: provocaciones, enfrentamientos, encarcelamientos, policías, violaciones, persecución a los luchadores sociales, etc.

Con todo esto, Roberto Madrazo pretende mostrarse como una alternativa de “gobierno eficaz”, frente al fallido operativo de hace algunas semanas en la siderúrgica Sicartsa, en Michoacán, donde el gobierno perredista de Lázaro Cárdenas Batel, junto con el federal panista, arremetieron contra los mineros en huelga, asesinando a un trabajador y perdiendo la batalla, pues los mineros repelieron a la policía y su huelga continuó. “El PAN y el PRD no pueden ni asesinando, y el PRI puede hasta con los de Atenco”, es el mensaje que quiere dejar sentado. 

Pero el operativo fue tan brutal, tan sangriento, que las denuncias y las movilizaciones de repudio fueron en ascenso, tanto que los medios tuvieron que dar algunos espacios y mostrar algunas cosas de la salvaje actuación de los policías. Fue entonces que Madrazo y Calderón se callaron la boca, y decidieron no mencionar más el asunto. En vez de beneficiarlos en su campaña, en ganarse el voto de un sector de la clase media y la clase alta que siempre han visto a los campesinos de Atenco con furia, y que en un principio estuvieron de acuerdo con la represión, para estos dos candidatos seguir reivindicando la represión a Atenco comenzaría a perjudicarlos.

Sin embargo, parece que un grupo de ultraderecha en el país, está en la lógica de Madrazo, buscando una nueva provocación. Ya profetizada la próxima “elección violenta”, después de lo de Atenco han sido agredidos otros contingentes: en un plantón de maestros democráticos, en Oaxaca, el gobierno priísta del estado arremetió contra ellos a balazos, y en este momento el conflicto ha escalado a tal grado, que el gobierno ha amenazado con enviar a la PFP en su contra, por su lado, los maestros se mantienen firmes, defendiendo sus demandas y multiplicando la protesta para repeler la agresión; en Cancún, frente a una protesta de habitantes, la policía allanó sus casas, sin orden judicial, golpeando salvajemente a la gente; en Chiapas, tras la manifestación de indígenas damnificados por los huracanes del año pasado, que no han tenido ningún apoyo, el gobierno respondió con la persecución, la desaparición forzada y el encarcelamiento de varios de ellos, además, hace apenas algunos días el ejército entró a una comunidad zapatista, arrancando postes de luz y llevándose kilómetros de cable, dejando sin energía eléctrica a 5 mil personas que se negaban a cubrir las tarifas impagables de la CFE, ahora el pueblo se encuentra en las sombras, sin agua, sin hospitales, sin escuelas, ante la falta del vital recurso. 

4. El nuevo plan del gobierno 

Ahora, los gobiernos federal y del Estado de México tienen un nuevo plan. Una vez que se les salió de las manos la información de las mujeres violadas y que ya se hacen movilizaciones en muchas partes de México y del mundo por el castigo a los culpables, pretenden que la indignación se centre en ese punto, en el de las compañeras violadas y en nada más, generando un sentimiento social contra los violadores, y luego, si la presión social crece, tengan la posibilidad de castigar a algunos policías, generando la sensación de que ya hubo justicia, dejando a los presos encerrados y a los verdaderos criminales en la impunidad. ¡Esto es inaceptable, cerrémosle el paso de una vez a esta falsa salida! No basta con que castiguen a unos cuantos policías, ¡queremos la libertad de todos los presos y que se larguen Peña Nieto y Wilfrido Robledo!

Dentro de este plan del gobierno, contemplan seguir con las provocaciones dentro del pueblo, ya los campesinos han denunciado que, después de la toma de Atenco, las policías siguen dentro, amenazando y provocando a la población.

Y también quieren seguir encarcelando a compañeros del FPDT, en particular a América Del Valle, hija de Ignacio Del Valle, preso político en el penal de máxima seguridad de La Palma, en Almoloya de Juárez. En diversas ocasiones, cuando América ha exigido la solución del conflicto con la liberación de todos los presos, funcionarios mexiquenses se apresuran a decir que “ellos no dialogan con macheteros, y menos con prófugos de la justicia, como América Del Valle”, quien, amenazan, “estará detenida muy pronto”, pues ya tienen un convenio con la PGR y con la policía del DF para su captura inmediata. Su prepotencia es tal, que se atreven a decir que “será la única mujer en La Palma”. ¿Por qué el gobierno no hace convenios así para capturar al Chapo Guzmán?, ¿por qué no persigue así a los hijos de Marta Sahagún?, ¿por qué no encarcela a Luis Echeverría y a Nazar Haro en vez de protegerlos? Peña Nieto y Vicente Fox: ¡no se atrevan a tocar a la compañera América Del Valle! ¡No provoquen un conflicto mayor! 

Es por eso que necesitamos seguir con la movilización y las brigadas de información, para que no haya más detenidos, para que liberen a los presos y retiren los procesos penales a los que están libres bajo fianza, y para decirle al pueblo que no basta con que el gobierno castigue a un puñado de policías, que tienen que largarse Peña Nieto y Wilfrido Robledo, pues son una amenaza para todo el pueblo. Fox debe pagar también, está pues está involucrado por la nefasta actuación de la PFP en la toma de Atenco. 

¡No debemos parar hasta ver libre al último de los compañeros presos! Arrancar esta libertad exige del apoyo de todos, de los adherentes a la Otra Campaña, de los trabajadores del SME, de los maestros de la CNTE, de los colonos, los estudiantes y todo aquel que honestamente quiera luchar por la liberación de los presos de Atenco. Así derrotaron los campesinos el aeropuerto de Fox, y ahora, así ganaremos su libertad, con la lucha de todos los que, voten o no voten, estén organizados o no, estén dispuestos a movilizarse. En todos los contingentes tiene que haber la madurez para convocar, impulsar e invitar a todo el pueblo de México a participar en acciones conjuntas.

La presencia de los estudiantes ha sido muy importante en este periodo de lucha. En las marchas, en los plantones, en los bloqueos, el contingente estudiantil ha sido muy importante. Esta convicción se hizo presente el 18 de mayo, cuando en algunas escuelas y universidades se realizó un paro de labores en apoyo a los compañeros de Atenco. Ese día salieron en brigadas informativas miles de estudiantes, que pegaron carteles y repartieron cientos de miles de volantes por toda la ciudad. Marchas, performances, mítines informativos, foros de discusión, todo eso hizo del 18 de mayo un día de lucha de miles de compañeros, y tenemos que hacernos presentes nuevamente.
redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info 
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS® 
webmaster@argenpress.info

Otro Atenco, nunca más

Martes 27 de junio de 2006, La Jornada
ADOLFO GILLY

El Informe preliminar sobre los hechos de Atenco presentado por la Comisión Internacional de Observación por los Derechos Humanos es un documento excepcional. Mexicanos y mexicanas debemos agradecer a la comisión por su empeño, su objetividad, su profesionalidad y su inestimable apoyo en este momento difícil para el país y para nuestros derechos.
El informe demuestra el carácter premeditado y organizado de las violaciones tumultuarias, las golpizas, las humillaciones, los cateos sin orden judicial realizados por los policías federales y estatales. Prueba la voluntad de intimidar, desmoralizar y desgarrar a un poblado mexicano, como escarmiento, venganza y norma para el futuro. Surge evidente la responsabilidad de las autoridades estatales y federales y la complicidad de la justicia en la comisión y el encubrimiento de esos hechos abominables.
Atenco ha rebasado los límites de represiones anteriores en las cuales hubo muertos, torturados, desaparecidos, encarcelados, contra los opositores políticos o los organizadores sociales. Pero ni siquiera Gustavo Díaz Ordaz había ordenado a sus tropas la violación tumultuaria de las mujeres de un pueblo mexicano. Son acciones propias de la barbarie de los ejércitos de ocupación en Lídice, en My Lai, en Bosnia, pero cometidas en este caso inaudito contra la propia comunidad nacional de los violadores y contra un poblado campesino entero. Este es el límite ahora rebasado, no por paramilitares, sino por las fuerzas uniformadas de la misma nación a la cual pertenecen esas mujeres y hombres vejados, humillados, encarcelados y, dos de ellos, asesinados.
Atenco es un intento de correr el límite moralmente tolerable para futuras represiones. Como dice el informe, en los camiones policiales, cuyo personal puede ser perfectamente identificado en los registros de la propia policía, “se produjo, desde la detención hasta la entrega de las detenidas a la autoridad penitenciaria, un espacio de excepción donde desaparecieron todas las garantías y derechos de las personas detenidas”. Allí se desencadenó la violencia sexual y física contra las mujeres y también contra los hombres. Durante las interminables seis horas del traslado, esos camiones fueron una réplica nacional de la cárcel de Abu Graib, pero una donde policías mexicanos violaban en masa a mujeres mexicanas.
Jueces, fiscales, autoridades carcelarias se han unido en una acción cerrada de denegación de justicia a los torturados, los presos, los heridos, los despojados de sus bienes en sus propias casas. Las presas y los presos no son escuchados, los hechos probados se niegan con cinismo. La extrema degradación a que ha llegado la administración de justicia en este país surge como una evidencia trágica de las páginas del informe: procesos sin acusadores ni pruebas, presos sin derechos, jueces y fiscales sin conciencia.
El informe muestra cómo Atenco ha sido un intento planeado y organizado de infundir el miedo en las mexicanas y los mexicanos, y en especial un miedo concentrado en quienes están menos protegidos en sus derechos ciudadanos y en sus niveles de vida. “En la represión, primero los pobres”, parece haber sido la consigna. En el pueblo de Atenco ha quedado miedo, legítimo miedo, como constata el informe, y una inmensa, insondable rabia, como la que brota hoy en Oaxaca, en Pasta de Conchos, en Sicartsa, en La Parota, en toda la geografía nacional.
Informes como éste nos ayudan a razonar ese miedo, a pensar en claro esa rabia, a comprender mejor lo que está sucediendo y lo que nos está pasando. Esta es una condición necesaria para organizar la defensa más amplia posible, sin distinciones ni sectarismos, uniendo a cuantos desde la posición que sea quieren liberar ahora mismo a los presos de Atenco, y proteger los derechos, las libertades y los bienes de sus pobladores.
En torno a Atenco es preciso reunir, sin distinciones, las voluntades y las fuerzas para detener la avalancha de abusos y humillaciones contra mexicanas y mexicanos que los actuales poderes nacionales están ejerciendo o tolerando o silenciando para heredarlos como cuestión de hecho a los gobernantes que nos toquen.
El pequeño pueblo de San Salvador Atenco es una de nuestras tragedias nacionales de estos tiempos. Cinco candidatos, entre ellos una mujer, piden al pueblo de México el voto para ser elegidos presidente el próximo 2 de julio. Cuatro de ellos, en el gran debate nacional, no dijeron una palabra sobre Atenco: silencio, silencio total sobre la tragedia. Uno, el del PAN, tocó el tema para dar su expresa aprobación a este oprobio.
La Comisión Civil Internacional de Observación ha hecho llegar este estremecedor informe a esos cinco candidatos. Pido a cada uno de ellos que digan su palabra sobre Atenco en las clausuras inminentes de sus campañas. Pido que se unan al clamor nacional e internacional que no ha dejado de crecer en defensa de Atenco y por la libertad inmediata de sus presos.
No les estoy pidiendo demasiado: apenas lealtad, solidaridad y decencia humana hacia un pequeño poblado campesino mexicano aquí nomás, a la salida de la Ciudad de los Palacios, desde la cual cada uno de ellos aspira a gobernar, en los próximos años, este nuestro trágico México de hoy.

Dos casos de represión política en Veracruz, un preso y personas demandadas y con órdenes de aprehensión

Zapateando

Compañeros de La Otra Campaña, somos “Zapateando” Equipo de Comunicación Alternativa, integrado por personas adherentes a título individual a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, quienes nos juntamos para seguir el recorrido de la otra por nuestro estado veracruzano y hemos seguido trabajando en los programas de radio: “La Otra Campaña, Privilegiando el Oído” los domingos de 2 a 3 PM por Radio Teocelo, y los martes y jueves, colaboramos como invitados en el programa “Los Mensajes del Baúl”, de 5 a 6 PM por Radio Universidad Veracruzana. Además escribimos y pegamos los textos que conseguimos sobre la otra en las bitácoras http://zapateando.wordpress.com y https://zapateando2.wordpress.com Antes hemos hecho un boletín impreso llamado “¡Aabrón!”, que esperamos saldrá de nuevo a la luz algún día. Y estamos en el proceso de elaboración de algunos videos.
Al dar la voz a los compas de la región sobre sus luchas y resistencias hemos tenido conocimiento de dos casos de represión política, en Perote, municipio vecino de Xalapa y de Puebla. Uno es el caso del compañero preso político Santos Soto Ramírez, el otro es el caso de persecución penal contra personas de Jalacingo y Perote que protestan contra la contaminación que genera la cría masiva de cerdos por la transnacional Granjas Carroll. Especialmente conocemos el caso de la maestra María Verónica Hernández Argüello, quien reside en la comunidad La Gloria, pero trabaja en Xalapa.
Comparados con los casos de estos compas, a los adherentes de Xalapa, tanto a título individual como en colectivos que están formándose con la actividad de La Otra Campaña, la única forma de represión visible hasta ahora es el clásico orejeo de las acciones públicas, que es común a todas las manifestaciones callejeras, y que con La Otra Campaña, los orejas le están echando más ganas. A tres compañeras que salieron una madrugada a pegar carteles sobre Atenco, las intimidó una patrulla, pero finalmente las dejó ir. Y a los compas del equipo, solamente nos ha tocado un cierto “macartismo” de algunos compañeros en nuestros empleos, y alguna alusión por ahí –de esas de “me lo dijo alguien de buena fuente”– de que trabajan con ahínco en nuestras “fichas”. Sin embargo, nuestro trabajo es público, civil y pacífico, como todo en La Otra Campaña. Así que con el derecho de libre expresión que nos garantiza la Constitución, seguiremos.
Pero la represión en Xalapa no ha tenido hasta ahora la intensidad que tiene en el resto del estado y de la que les vamos a platicar un caso de la Huasteca y otro de Perote.
Santos Soto Ramírez, preso por luchar por derechos de campesinos huastecos
Santos Soto Ramírez es originario de Chapopote, municipio de Tantoyuca, en la Huasteca veracruzana. Actualmente está preso en la Fortaleza de San Carlos en Perote, Ver. Está acusado de la autoría intelectual de cinco homicidios, es decir no lo acusan de matar él sino de haberse puesto de acuerdo con los autores materiales de cinco asesinatos. La única prueba en su contra es su “propia confesión” firmada bajo tortura. No hay testigos ni acusadores, nadie que diga “yo lo vi hacerlo”. La única prueba es que los datos que “proporciona” en su autoacusación, según las autoridades que lo encerraron, coinciden con a información que la policía ya tenía sobre los crímenes.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos escribió en un largo informe sobre las violaciones a los derechos humanos en las Huastecas que: “Los señores Santos Soto Ramírez y Macario de la Cruz Martínez fueron detenidos –por agentes de la policía judicial del estado– sin que existiera flagrancia, el 17 de agosto de 1995. El secretario general de gobierno señaló a quince campesinos como responsables de 12 homicidios ocurridos entre junio de 1994 y junio de 1995. Destaca la declaración de Santos Soto Ramírez, que fue fundamental para conocer el nombre de los probables responsables. Sin embargo presumen que tal declaración fue obtenida bajo presión o tortura, ya que Santos Soto Ramírez y Macario de la Cruz Martínez no fueron presentados de inmediato ante la autoridad ministerial, sino cinco días después de su detención.”
El compañero Macario de la Cruz Martínez salió libre, pero Santos Soto sigue preso. De las cinco causas penales en su contra, recientemente, con la defensa jurídica de la Lic. Ana María Vera Cid, de la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos AC, con sede en Xalapa, logró ganar un amparo y actualmente está en trámite otro amparo, que de negársele daría paso a una queja por la negación del amparo, y de no lograrse, el único recurso sería el indulto otorgado por el gobernador de Veracruz. Ya en la administración anterior, el preso político Miguel Bautista salió por un indulto, gracias a la presión de diversas organizaciones de Sochiapa, Ver, de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo, de Oaxaca, y organizaciones internacionales. Santos Soto Ramírez conoció a Bautista en Perote, lo vio salir libre, y él sigue preso.
Su abogada, Ana María Vera, se preguntó por qué fue tanta la saña contra Santos Soto, pues por ejemplo, al compañero que detuvieron con él le abrieron proceso por una causa penal. Lo defendió la abogada Bárbara Zamora y logró su libertad. En cambio a Santos Soto le achacan cinco causas. Si sumáramos las condenas, por ellas tendría prisión para toda la vida.
La respuesta es que Santos Soto fue especialmente molesto para el gobierno veracruzano de Patricio Chirinos, cuyo secretario de gobierno fue Miguel Angel Yunes Linares, porque denunció un crimen del gobierno que causó gran malestar político.
Su abogada lo explicó así, entrevistada (12 de marzo de 2006) por Zapateando Equipo de Comunicación Alternativa, en el programa dominical La Otra Campaña Privilegiando el Oído, transmitido por XEYT Radio Teocelo.
“Pero ¿por qué tanto encono? Porque fue una persona que, como estaba en un plantón por su grupo FDOMEZ, que es Frente Democrático Oriental de México “Emiliano Zapata”, una organización de la zona de la Huasteca. Santos estaba en un plantón en la ciudad de México cuando se dieron unos hechos muy violentos en Plan de Encinal, en los cuales murieron dos personas, los hermanos Hernández Hernández. Cuando aparecieron sus cuerpos mutilados en el río, las autoridades decían: ‘no, es que están así porque los animales los devoraron’. En primer lugar, una de las personas muertas estaba en el río amarrada de los pies. Fueron vistos por toda la población. Porque esa población fue allanada por la policía. Se sabe qué grupos y se sabe qué personas iban al frente. Existe la recomendación, de la CNDH, de que se siga el proceso contra estas personas y, obviamente, eso no ha sido cumplido.
“Santos fue la persona que llevó los papeles manifestando la oposición a la versión de que eran víctimas de los animales estas personas, sino que denunciaba la brutalidad policiaca, a propósito de la jornada de protesta de este día 14 de marzo.
“Aquí tenemos que todo está íntimamente relacionado, la brutalidad policiaca es la que da como resultado la muerte de esa personas. Y cuando Santos lleva el volante en el que hace la denuncia pública, pues no le conviene a la autoridad que esto se ventile. Por eso el encono en contra de Santos y de tratar de achacarle estas cuestiones, para sacarlo de circulación.”
De la existencia de un preso político en Perote, supimos gracias a La Otra Campaña, pues gracias a las reuniones preparatorias del paso de la Otra por nuestro estado, los compañeros Los Dorados de Villa, de Lomas del Dorado, Ver., nos comentaron de la existencia de Santos Soto Ramírez, preso en Perote, y sabemos que hay otro compañero: Albertano Pérez Cruz, preso en Tuxpan, de quien quizá sepan más lo compas del norte, como la Red Unidos por los Derechos Humanos del Totonacapan.
Perseguidos penalmente por defender el medio ambiente y la salud de sus comunidades en Perote y Jalacingo, Veracruz.
La empresa estadounidense Granjas Carroll ha denunciado penalmente, configurando artificiosamente los delitos de difamación y calumnias, a ciudadanos de los estados de Veracruz y de Puebla, quienes lo único que han hecho es manifestar de manera pacífica su inconformidad por los daños a la salud y al medio ambiente, especialmente al agua, que la cría de miles de cerdos por Granjas Carroll ocasiona.
Los afectados por Granjas Carroll han ejercido de su derecho de libertad de expresión, tutelado por el artículo 6°, y de petición, establecido en el artículo 8°, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Las personas que hasta ahora han sido objeto de persecución e intimidación, mediante procedimientos penales (aunque algunas de éstas, dada su precariedad económica, han cedido y han optado por guardar silencio o retirar su inconformidad pública) son:
De Perote, Veracruz (comunidad La Gloria): Miguel Aguirre Trinidad, agente municipal de La Gloria, Margarita Hernández Burgos, Guadalupe Serrano Gaspar, María Verónica Hernández Argüello (averiguación 62/2006), Jorge Bernal Zapata (comunidad Xaltepec)
Y de Jalacingo, Veracruz (comunidad Orilla del Monte): Juan Calixto Huerta, José Cruz Arroyo Huerta, Antonio Guerrero, Ignacio Pineda, Moisés Gumersindo, José Rosales, Modesto Cortina.
Víctima de tales persecuciones penales es la maestra María Verónica Hernández Argüello, quien es habitante de la comunidad de la Gloria, municipio de Perote. A causa de no desistir en su lucha por un ambiente sano, es perseguida por la empresa Granjas Carroll. Está acusada penalmente ante el Ministerio Público de dicho municipio por el supuesto delito de “difamación”. Le giraron una orden de aprehensión y ha tenido que pagar una fianza para mantener su libertad.
Tal orden de aprehensión, obsequiada por el agente del MP de Perote, Lic. Adán Daniel Márquez Limón, en la investigación ministerial 62/06; así como el auto de formal prisión por la causa penal 37/2006, dado por el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Jalacingo, Ver., en donde el titular es el Lic. Alberto Barrera y Vázquez, son una flagrante violación de las garantía constitucionales y una interpretación torcida del artículo 192 del Código Penal del Estado de Veracruz, que establece: No se aplicará sanción alguna a quien manifieste:
I.- Opinión técnica sobre alguna producción literaria, artística, científica o industrial;
II.- Juicio sobre la capacidad, instrucción, aptitud o conducta, si probare que obró en cumplimiento de un deber, por interés público, por razones humanitarias o proporcionando informes a la autoridad.”
La arbitrariedad es evidente en la manera como el titular de la Agencia del Ministerio Público de Perote, Lic. Adán Daniel Márquez Limón determinó infundadamente la existencia del delito de “difamación” y ordenó la acción persecutoria en contra de la maestra María Verónica Hernández Argüello. No obstante que sus expresiones obedecen a la gestión y participación ciudadanas dentro de un marco legal y por consiguiente no constituyen delito alguno. Es decir está dentro de la ley, según el artículo 6° de nuestra Constitución: “la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa”.
Además, con su actuación, dicho agente del Ministerio Público contravino instrumentos jurídicos internacionales como la Declaración de Principios adoptada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en respaldo a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, que establece lo siguiente:
“La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.
Toda persona tiene el derecho a buscar, recibir y difundir información y opiniones libremente en los términos que estipula el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Compañeros y compañeras que apoyan a la maestra Verónica presentaron denuncias en contra del agente del Ministerio Público de Perote por abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal y por haber incurrido responsabilidad en su carácter de servidor público y por violaciones a la Ley Orgánica de la Procuraduría de Justicia del Estado.
También presentaron una queja formal ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la violación a los derechos fundamentales de los ciudadanos del Valle de Perote. Todo con objeto de detener la persecución contra los ciudadanos afectados por la empresa; en represalia por exigir un ambiente sano, hoy altamente contaminado en su aire y agua por una empresa transnacional denominada “Granjas Carroll de México”.

LA REBELION DE LOS PINGÜINOS

Manuel Martínez Morales

Cuando fui estudiante de secundaria los únicos pingüinos que conocía eran los pingüinos Marinela. Años más tarde, en un zoológico escocés, pude por fin ver de cerca ejemplares de esta magnífica especie. Hace poco tiempo escuché que en la selva lacandona había aparecido un peculiar pollo-pingüino que acompañó durante varias semanas al subcomandante Marcos. Así las cosas, imaginé que estos seres tenían cualidades sorprendentes, conjetura que confirmé hace unos días cuando leí una nota que se refería a “la rebelión de los pingüinos”. Pero, qué es esto –me pregunté-, pensando que tal vez la otra campaña había llegado ya a la región antártica y que masas de pingüinos adherentes “a la Sexta” se habían apoderado de algunos icebergs flotantes, disponiéndose a invadir, al grito de “Viva Zapata”, el continente americano. Aunque la cosa no era para tanto; resulta que en Chile se apoda “pingüinos” a los estudiantes de secundaria por los colores y el corte del uniforme que portan.
Y sucede que a la señora Bachelet, presidenta de Chile y adalid de la izquierda “light” en América Latina, se le rebelaron los pingüinos. Los estudiantes de secundaria chilenos han levantado un gran movimiento social, respaldados por estudiantes de otros niveles, tanto de escuelas públicas como privadas, trabajadores y una gran multitud de ciudadanos. El propósito del movimiento es echar abajo la Ley de Educación en vigor desde los tiempos de Augusto Pinochet, así como conseguir la gratuidad en el transporte público para los estudiantes y la eliminación de aranceles en los exámenes de admisión universitarios.
Una de las características de la Ley en cuestión es que favorece la privatización de la educación mediante la transferencia de recursos públicos a escuelas privadas, por supuesto en detrimento del financiamiento de la educación pública. Además de que en esta Ley se establecen cambios en la forma y el contenido de los programas educativos al estilo de lo que acá en México conocemos como los “nuevos modelos educativos”, cuyo ejemplo más reciente es la Reforma a la Educación Secundaria. Debe señalarse que fue durante la dictaduras militares en Chile y en Argentina que se comenzaron a poner en práctica las políticas neoliberales, en particular en el ámbito educativo, con el propósito explícito de desarticular el poder que académicos, estudiantes y trabajadores de las instituciones educativas estaban alcanzando.
No debe olvidarse que en los años sesentas y setentas los centros educativos, a lo largo y ancho de América Latina, fueron focos de rebelión y resistencia, y sobre todo estuvieron en la vanguardia de la lucha antiimperialista. En la lógica neoliberal, los centros educativos deben ser controlados burocrática e ideológicamente. De hecho, la “evaluacionitis” tan extendida hoy en día, ha hecho que la evaluación pierda su función diagnóstica con fines de planeación educativa, convirtiéndola en un instrumento de control.
Los estudiantes chilenos han emitido mensajes en que hicieron alusión directa a los excedentes récords de 10 mil millones de dólares que el fisco chileno recaudará este año como resultado del alza internacional en los precios del cobre, principal producto de exportación del país. Los pingüinos piden que parte de esos recursos se destinen para satisfacer sus demandas y para financiar la educación pública.
La respuesta del gobierno de la sedicente izquierdista Michelle Bachelet a las demandas estudiantiles, tal y como lo haría cualquier otro régimen proclive al neoliberalismo –como el de Vicente Fox-, ha sido la represión. Sin embargo la magnitud de la protesta ha hecho reconsiderar a Bachelet, quien ahora anuncia, entre otras medidas, el pase escolar que otorga descuentos en el transporte durante las 24 horas los siete días de la semana, y la creación de un Consejo Asesor Presidencial para la Educación para poner en debate el tema de mejoramiento al sistema educativo. Sin embargo, manifestó que no se puede garantizar el transporte gratuito para todos, ante lo cual dirigentes estudiantiles manifestaron que no cejarán en su movimiento, el más importante del sector en las últimas tres décadas, que se han traducido en desórdenes en el centro de Santiago, con 82 detenidos.
También anunció un sistema de becas para el pago de la prueba de admisión universitaria para 155 mil estudiantes, aumento en 200 mil desayunos escolares y una bonificación para las prácticas profesionales de los estudiantes del sector técnico industrial. Asimismo, se darán los recursos para mejorar las infraestructura de 520 colegios. Bachelet dijo que se mantendrá el sistema descentralizado pero que habrá una supervisión de la calidad. La presidenta dijo que los estudiantes, de entre 15 y 18 años, han puesto en la mesa el tema y que esa energía se debe aprovechar para alcanzar los mejores niveles que el país merece, y afirmó que el Estado debe ser garante de la educación para todos.
Si bien los estudiantes no están conformes del todo con las propuestas del gobierno y siguen en pie de lucha, la rebelión de los pingüinos nos muestra que no todo está podrido en nuestra América, en la juventud tenemos una valiosa reserva de vida y una energía que puede transformar el mundo.
Esta meditación sobre los pingüinos me hizo recordar a otro pingüino, de origen cubano, con quien me encontré en los años setenta en algún lugar de la ciudad de México, justo unos meses después del golpe militar en Chile. El pingüino cantaba, con un dejo de tristeza, una bella canción que a la letra decía: “yo pisaré las calles nuevamente/ de lo que fue Santiago ensangrentada/ y en una hermosa plaza liberada/ me detendré a llorar por los ausentes….”

A un año de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

C. Rojo 

Hace un año, en el mes de junio de 2005, el EZLN había decretado una alerta roja general en territorio rebelde para posteriormente anunciar la palabra de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, a partir de la cual surge la Otra Campaña.

En aquél entonces, de julio a diciembre hubo una serie de reuniones preparatorias para discutir y organizar el recorrido de la Otra por toda
la República Mexicana, donde la Comisión Sexta del EZLN, representada por el Delegado Zero, el subcomandante Marcos, visitaría a quienes se adhirieron a
  la Sexta Declaración, y lo hayan invitado a platicar.

A partir del 1 de enero de 2006, en San Cristóbal de la Casas, Chiapas, inició el recorrido. El objetivo de la Otra Campaña, entre otros varios aspectos, ha sido que los diversos grupos, colectivos, y personas a título individual, adherentes  a la Sexta, a nivel nacional, regional y local, aprendan a escucharse y conozcan sus luchas de resistencia, con el proyecto de conformar un movimiento multicolor donde, respetando sus formas y modos, quepan las luchas indígenas, campesinas, laborales, de homosexuales, mujeres, sexoservidoras, trabajadores de la calle, artistas independientes, etc.

A lo largo de este tiempo, la Otra Campaña, con base en al Sexta Declaración, se ha crecido como un movimiento civil y pacífico; su única arma es la palabra y las movilizaciones culturales, artísticas y de comunicación.

Asimismo, la Otra ha reafirmando su carácter anticapitalista; la médula principal no sólo es criticar el capitalismo salvaje, sino además organizar formas de resistencia que contrarresten la explotación y la injusticia neoliberal. De esta manera, se han realizado encuentros de trabajador@s del sexoservicio, de comunicación alternativa, de obreros, de pueblos indígenas (se realizó el IV Congreso Nacional Indígena), de estrategias de defensa jurídica de la lucha social, ahora está en puerta (para el 17 y 18 de junio) el Primer Encuentro Nacional por
la Liberación de Todos los Presos Políticos, Presentación con Vida de Desaparecidos y Cancelación de Órdenes de Aprehensión.

Además de estos encuentros de convocatoria nacional, a nivel regional y local se ha llevado a cabo diversas movilizaciones culturales y de comunicación alternativa e independiente (en prensa, radio y producción de video) para seguir difundiendo la palabra de la Sexta Declaración, y explicar a la gente que la Otra no es un movimiento antielectoral, sino que no está de acuerdo con unas elecciones llamadas supuestamente democráticas, donde los candidatos gastan millones de dinero para sus campañas y nunca cumplen sus promesas; en vez de esto la Otra Campaña invita no a no votar por uno u otro candidato, sino a organizarnos desde abajo para exigir y hacer que la Constitución Mexicana realmente abogue por el pueblo y no por los intereses de unos cuántos magnates.

Por otra parte, la Otra, lucha también contra la brutalidad policíaca del gobierno. Es decir, cuando el pueblo se cansa de la explotación, la humillación y la injustita, se organiza entonces para exigir sus derechos y reclamos. Pero la respuesta del gobierno es la represión, el hostigamiento y la muerte. El botón de muestra que hoy tenemos a la mano son los abusos, las violaciones sexuales y la muerte que el mal gobierno aplicó en Texcoco y San Salvador Atenco los días 3 y 4 de mayo.

La mayoría de los que fueron ultrajados (y los muertos, Javier Cortés, 14 años, y Alexis Benhumea, 20 años) por la policía en Atenco, son adherentes a la Sexta Declaración, y otra de las características de
la Otra Campaña es que ahora, cuando agredan a uno o varios adherentes, todos debemos solidarizarnos para protegernos. Esto es lo que la Otra ha hecho con l@s pres@s detenidos en Atenco; se ha unido para luchar por la liberación de ell@s y decirle al gobierno que ya basta de esas agresiones al pueblo.

Por ahora, el recorrido de la Otra Campaña está detenido en el Distrito Federal para exigir la libertad de las personas injustamente detenidas y exigir se castigue a los responsables de la agresión en Atenco, desde los policías rasos hasta los altos mandos como el gobernador Enrique Peña Nieto y sus jefes policíacos.

Sin embargo, la labor de la Otra sigue no sólo en los lugares donde ya ha pasado  la Comisión Sexta, sino también dónde aún falta por recorrer, todo el norte del país. Cabe señalar que en las actuales circunstancias, a raíz de lo acontecido en Atenco, el EZLN se declaró en alerta roja (el 3 de mayo) y ésta aún no se ha declinado hasta que se liberen los presos.

A pesar de lo complejo que ha sido el proceso de organización en la Otra Campaña: no faltan los protagonismos, a veces muy exagerados, es necesario la autocrítica, el análisis, la concreción de objetivos a corto plazo a nivel local, es importante una red de comunicación alternativa más eficaz a nivel nacional, investigar las problemáticas sociales, culturales y económicas locales y regionales que sirvan de base al programa nacional de lucha que se ha propuesto en la Sexta Declaración; en fin, hay todavía varios aspectos que se debe trabajar en la Otra Campaña, pero sin duda ha formado todo un movimiento, dislocado y de concentración (usando las palabras de Marcos), que, en pequeñas y grandes proporciones, se encuentra en diversos puntos de México, y no sólo eso, también en varias ciudades y países del mundo.

EU insiste en que México envíe tropas al exterior para combatir el “terrorismo”

Lunes 12 de junio de 2006
El país vecino invertirá 660 millones de dólares en adiestrar militares, sobre todo de AL
Legitimar sus incursiones de “paz” y “estabilización”, entre los objetivos de Washington
JESUS ARANDA
El gobierno de Estados Unidos tiene como una de sus misiones fundamentales que países considerados “socios” y/o “amigos” -como es el caso de México- se sumen a la tarea de combatir el terrorismo y participen en misiones de paz en el extranjero.
Como parte de dicha estrategia, el Departamento de Defensa de Estados Unidos impulsa un ambicioso proyecto para incrementar la presencia de soldados de otras naciones en misiones “globales de paz” o de “estabilización”, con el fin de reducir la presencia de los soldados estadunidenses en esas tareas.
En ese contexto, de acuerdo con información de la Dirección Principal de Operaciones de Estabilización de la Oficina del Departamento de Defensa, se invertirán 660 millones de dólares en los próximos cinco años para formación y adiestramiento de 75 mil militares, principalmente de naciones latinoamericanas.
El propósito es desarrollar la capacidad de las fuerzas militares de otras naciones para que confronten desafíos internacionales, entre ellos la lucha contra el terrorismo, y se integren a operaciones de “estabilización”, como sucede actualmente en Irak, de acuerdo con la visión del Pentágono.
Según el Departamento de Defensa, el adiestramiento de militares latinoamericanos se llevaría a cabo en instalaciones castrenses de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras.
De los 15 ejércitos de América Latina más importantes -a excepción de Cuba-, sólo tres (México, Venezuela y Nicaragua) no participan en misiones de paz en el extranjero.
En el caso concreto de nuestro país, a pesar de que el canciller Luis Ernesto Derbez ha insistido en la necesidad de que tropas nacionales participen en misiones de paz patrocinadas por Naciones Unidas, el secretario de la Defensa Nacional, general Gerardo Clemente Vega García, ha rechazado tajante tal posibilidad y ha subrayado que ningún general extranjero va a dar órdenes a soldados mexicanos.
De acuerdo con la Red de Seguridad y Defensa de América Latina, las naciones del área que han enviado tropas a misiones en el extranjero son Argentina, con mil efectivos en nueve países; Bolivia, con 222 en siete; Brasil, con mil 216 en cinco; Colombia, con 580 en dos; Ecuador, con 67 en tres; El Salvador, con 21 en cinco; Honduras, con 12 militares en el Sahara occidental; Paraguay, con 47 soldados en siete naciones; Perú, con 237 en siete; República Dominicana, con cuatro en Costa de Marfil, y Uruguay, que ocupa el primer lugar, con más de mil 400 soldados enviados a 10 naciones.
Presencia latinoamericana insuficiente
Sin embargo, de acuerdo con la visión del gobierno de Estados Unidos, la participación de las naciones latinoamericanas es insuficiente, particularmente en el caso de Irak, donde más de 2 mil militares estadunidenses han perdido la vida en los pasados tres años.
Al respecto, fuentes militares reconocieron que el Departamento de Defensa mantiene su postura de tratar de convencer al gobierno mexicano sobre la importancia de que participe en misiones de paz.
La estrategia de Washington de incentivar la presencia de las naciones latinoamericanas en esas tareas no sólo tiene que ver con el hecho de que las tropas de Estados Unidos no sean las únicas que “soporten” acciones multinacionales, como en Irak, sino también con que al participar más países en esas acciones, éstas se “legitimen” ante la comunidad internacional.
El pasado 24 de mayo, después de conocer que el Senado de Estados Unidos había aprobado la reforma migratoria que, si es aceptada por la Cámara de Representantes, regularizaría a millones de mexicanos, el presidente Vicente Fox definió al país vecino como “socio y aliado” en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el tráfico de personas, y agregó que la política exterior de México está en el eje de “un acercamiento constructivo” con esa nación.
Por su parte, Estados Unidos, según han señalado funcionarios del Comando Sur, tiene dos preocupaciones en las que espera mayor cooperación por parte de sus “socios”: la protección de sus fronteras y el apoyo en la lucha contra el terrorismo, en las cuales el envío de tropas en “misiones de paz” juega un papel central.

Marcos entrevistado por Rebeldía

Rebeldía entrevista al Subcomandante Insurgente Marcos
Por Revista Rebeldía   
12 de junho de 2006
[1ª parte]

Rebeldía: Desde hace ya bastante tiempo el EZLN ha venido insistiendo sobre una tendencia que se está expresando en el ámbito mundial: la crisis del Estado-Nación. Esta idea tiene como punto de partida la transformación de una serie de paradigmas políticos que fueron la base de la teoría del Estado-Nación. Aquí no nos interesa volver a una explicación ya dada por ustedes, el asunto es más concreto: ¿Qué relación tiene esta visión con la propuesta de la Otra Campaña?
SCI Marcos: Lo básico que vemos nosotros es que esta crisis está por resolverse. No, como piensan algunos, volviendo a las bases fundamentales originales del Estado Nación, sino ya respecto a todo lo que está ocurriendo a nivel mundial con la globalización y con el neoliberalismo. Según nosotros, ya la destrucción ha sido tal en las bases de los Estados nacionales que hacen imposible, desde arriba, la reconstrucción.
Pero aparece todo un sector de la nueva clase política, o la reactivación de ciertos sectores de la clase política con otra perspectiva que plantean volver a organizar el Estado Nación; hacerlo funcional de nuevo ahora en esta etapa del capitalismo salvaje.
Esta reestructuración o esta reorganización de los Estados nacionales, ya dentro de la perspectiva de la globalización, por un lado significa para los movimientos sociales, para los movimientos populares -en general para el movimiento de la rebelión a nivel mundial- su amenaza más importante. Y, por otro, que este reordenamiento de los Estados y de sus gobiernos va a significar que se acabe de concretar la destrucción del planeta. Y no me refiero a un sentido simbólico, sino real. 
O sea, que se avance esta voracidad de las grandes empresas transnacionales que están literalmente des- truyendo la naturaleza: manantiales, bosques, playas, ríos. Y, entonces, ese Estado, ese nuevo Estado que está surgiendo, cuyas principales puntas del iceberg son: el nuevo Estado en Brasil, con Lula, en algunas partes también de Sudamérica, y en esta propuesta de la izquierda parlamentaria o de la izquierda institucional del PRD y de López Obrador.
Por eso, el EZLN empieza a ver este proceso de reordenamiento. Ya no va a ser lo mismo que con Zedillo y con Fox, esta especie de desorden o de caos y que los gerentes que están en el gobierno y que están en los puestos de dirección del Estado simplemente están operando las cosas. Ahora se trata de volver a recuperar el hombre-Estado, el estadista de antes, pero ahora con otra perspectiva. Viene este reordenamiento, viene una disputa sobre lo que es el proyecto social o el proyecto de nación -como está de moda decir allá arriba- y si no hay una alternativa a la propuesta que es de arriba, viene una gran derrota moral, casi equiparable a la de la caída del Muro de Berlín.
Nada más que más grave, según nosotros, porque está este engaño de que por arriba se va a poder solucionar la cosa y, de una u otra forma, uno se convierte en cómplice de esa destrucción.
Se hace este análisis, que nosotros representamos en la Sexta Declaración con la espiral, antes de esto hay otras pistas que da el EZLN sobre cómo toma sus decisiones, de pasos, que se pasa de lo particular y luego para arriba, y luego más arriba, que es el caracol que se va creciendo. Y, entonces, se plantea esto de qué es el EZLN, dónde está, luego se va a lo nacional, luego se va a lo mundial.
Y, no está ahí y sí está ahí esta visión -en la Sexta Declaración- de que va a haber una disputa y no se mete en el problema de cuáles son las características de ese nuevo Estado que va a surgir, sino en sus implicaciones. Para nosotros, la lucha contra eso significa la única posibilidad de sobrevivencia como nación. El nuevo Estado Nacional, o el nuevo confederado a la multinacional que se está creando, significa la destrucción de lo que nosotros llamamos Patria y de todo lo que la compone.
Entonces, la Sexta Declaración hace este análisis, toma esa decisión y dice: lo que hay que ver es si en nuestro país y en el mundo hay otros que estén viendo esto que estamos viendo nosotros y que están pensando hacer lo mismo. La propuesta de la Otra Campaña es esta propuesta de unir, primero conociéndonos y escuchándonos, estas coincidencias que, al principio, pensamos que iban a ser menos o más dispersas y que, conforme avanza el paso de la Otra Campaña y se va concretizando -no me refiero sólo al paso de la Comisión Sexta, sino cómo la Otra Campaña va evolucionando- resulta que no, que son más, que son muchos y que la experiencia todavía es mayor. Y que coinciden en esto: ésta es no sólo la nuestra, sino es la última oportunidad que tenemos.
Si nosotros dejamos pasar esta crisis y dejamos que se solucione arriba, el costo para todo el movimiento social, no sólo el de izquierda, definido como de izquierda, sino incluso el espontáneo, es la muerte. Así lo vemos nosotros.

Rebeldía: Explotación, despojo, desprecio y represión fueron señalados en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona como los cuatro flagelos que el capitalismo, en su fase actual, desata en contra de la humanidad y en especial en contra de los más pobres. Después de recorrer 20 estados del país. ¿Consideras que efectivamente estos cuatro flagelos representan el objetivo a combatir?
SCI Marcos: Sí, nosotros pensamos que lo que está ocurriendo es que hay dos etapas en este desarrollo del capitalismo a nivel mundial y en México. Se trata de despojar, de robar, y luego de explotar lo que inmediatamente aparece como fuente de riqueza: el trabajo, la tierra. Y digamos que en torno a esos dos ejes se construyen las formas ideológicas de dominio, políticas, culturales, que se sintetizan en estas dos palabras: desprecio y represión.
Pero llega un momento en que no basta con estos cotos de riqueza, con esta imagen que teníamos de las grandes ciudades: ciudades con gran concentración de la riqueza rodeadas de un cinturón de pobreza, sino que ahora estas ciudades -para usar el mismo símil- ese nudo de la red del poder capitalista avanza ya cada vez más sobre lo que era su periferia, lo que no le importaba. En concreto, decimos nosotros: sobre nuestra pobreza. No les basta que seamos pobres, también quieren esa pobreza porque han descubierto que ahí todavía queda algo.
En el caso del sector más pobre y más marginado de este país, que es el de los pueblos indios, es clarísimo: se trata de despojarles de su casa, porque hasta ahora es que su casa se ha convertido en una mercancía. Y me refiero a los bosques, a los manantiales, los ríos, los litorales, o sea las playas, e incluso el aire.
Entonces, cuando se plantea esto y se plantea también que esto está operando en otros sectores, como el del movimiento obrero, como del movimiento campesino no indígena, la seguridad social, la salud, todo pues lo que empieza a hacer el sistema en una sociedad. Lo que está pasando es que en el núcleo central del capital que es la explotación de la fuerza de trabajo y todos los engaños que se hacen en torno a ésta, se empieza a generar una especie de remolino brutal en contra de todos los sectores para despojar a todos de todo. Aunque sigue siendo el núcleo central, según nosotros, la explotación de la fuerza de trabajo.
Pero esto empieza a hacerse así y le permite a ese núcleo central, el hecho de que la explotación, el despojo, el desprecio y la represión empiecen a aventar a grandes sectores de la población a ver qué hace, le permite a ese núcleo central contar con lo que se llama el ejército de reserva… Que le permite bajar todavía más los salarios, aumentar la cuota de explotación y regresar cien años atrás el desarrollo del capitalismo en México. Aparte del fenómeno de la migración, que es un problema para abajo y también para arriba, como se está viendo con las respuestas del gobierno norteamericano.
El hecho de bajar la noción del capitalismo a estas manifestaciones es lo que ha permitido a la mayoría de la gente que forma parte de la Otra Campaña el entender que esto es lo que nos hace, como pueblos indios, como obreros, como campesinos, como estudiantes, como maestros, como gente pues de abajo. Cualquiera puede reconocer esos cuatro elementos del capital que, de otra forma, aparecen diluidos.
Si se habla del desprecio y el racismo, por ejemplo, en cuanto a los pueblos indígenas queda muy diluido. Pero como está claramente acompañado por el despojo de tierras comunales y ejidales, entonces queda claro quién es el enemigo y que no basta -porque aquí lo que está resolviendo toda la Otra Campaña es que no bastan las luchas que estamos llevando a nivel individual o grupal-, que el horizonte fue rebasado, fue roto, no por nosotros -porque tengamos una gran visión-, sino fue roto por el capital, por el poder.
Entonces, ¿quién es el que decide que los pueblos indios eleven la mira y dejen de pelear sólo por el reconocimiento de sus derechos indígenas, sino ahora contra el capital? Es el capital; el que ha roto. Ha dicho claramente: el problema no es reconocerte como indígena, porque para mí no vas a existir, te voy a destruir.
Y en el caso del movimiento obrero, esto que se llama la pulverización del movimiento obrero y del sector obrero, y no me refiero sólo al partirlos en muchos pedazos, sino incluso cronológicamente: eres obrero un rato y luego ya no lo eres. No tienes ninguna seguridad. Y a veces lo eres en un lado y a veces no, a veces lo eres en otro. Esta gran mentira de que la entrada de capitales y de industrias signifique empleo para la población que está ahí; y resulta que los trabajadores son jalados de otros lados. Porque está esa disposición de los que despojaron.
Se convierte en una guerra que, decimos nosotros, en estos cuatro aspectos es donde todos coincidimos. Y es donde se permite que las trabajadoras y trabajadores sexuales, los homosexuales y lesbianas, los indígenas, los jóvenes, los niños, dicen: sí, aquí, en esto está. Esto cambia de nombre pero es el mismo efecto para nosotros. Y significa para nosotros -el avance de esto-, nuestra destrucción como lo que somos. En algunos caso, incluso destrucción física.

Rebeldía: Parecería como que la Otra en Puebla significó una especie de punto de redefinición de la Otra Campaña, en especial las reuniones que se tuvieron en Altepexi. Un proletariado nuevo, diferente, muy otro al tradicional agrupado en los grandes sindicatos de rama industrial se apareció, contó su dolor e identificó a su enemigo, no tan sólo en abstracto, sino que lo señaló por sus nombres. Ese proletariado -muy indígena- no tiene la experiencia de años de organización sindical, tampoco ha sido tocado por la ideología de la revolución mexicana, en cambio, tiene una claridad impresionante de lo que significa su explotación y considera a su patrón como su enemigo. ¿Qué le dice al EZLN ese proletariado? ¿Se miran en el mismo espejo? ¿Se identifican en su dolor y en su lucha?
SCI Marcos: ¿Qué significa para nosotros y qué significa para las organizaciones políticas, con una visión tradicional o más cuadrada de lo que es el movimiento obrero? Para nosotros significa, por un lado, nuestro destino. Porque toda esta gente que está ahora en maquiladoras es gente indígena que, por el despojo de tierras, sale -sobre todo jóvenes- a conseguir trabajo y se empieza con esta realidad. Ahora sí que del campo a la ciudad, como luego se dice, pero de la forma más brutal que se pueda imaginar. En ese sentido identificamos las raíces, el común denominador, y creo que, de alguna u otra forma, cuando se da este encuentro se batalla menos que con los obreros tradicionales, porque tenemos la misma raíz, el mismo origen.
Y a la hora que ellos explican esto, lo explican como lo explicamos nosotros. Y se está planteando esto que insistimos una y otra vez: esta gente va allí expulsada. No por mejores condiciones de vida, sino por sobrevivir. Porque no hay otra opción. Y eso es lo que permite esas condiciones tan brutales de explotación: jornadas laborales de 14 a 16 horas; salarios mínimos, muy mínimos, de 45 o 50 pesos, y un alto costo de la vida, porque ya en la ciudad pues hay que rascarse con sus propias uñas.
Nosotros pensamos que con este proletariado, con este nuevo proletariado, hay una identificación casi inmediata. Es esta raíz indígena la que les da esa firmeza y esa claridad, cuando menos para nosotros. Y se ve claro en el encuentro obrero: los trabajadores que venían de ese sector y con esa tradición, inmediatamente dijeron: aquí de lo que se trata es de un sistema, no de un sindicato. A pesar de que han hecho luchas por registrar sindicatos y por condiciones laborales, es tan brutal y tan inmediata la presencia del patrón: casi igual como la presencia del terrateniente en la hacienda porfirista. Y el hecho de que esos sectores también identifiquen, no la realidad histórica del movimiento obrero de Fidel Velázquez por la independencia sindical, sino que empieza a presentar semejanzas -a lo mejor no concientes- con el movimiento obrero en la época porfirista. Muy combativo, muy radical, muy sobre enfrentar al capital, ahí, en el centro de trabajo. Paremos, forcemos, rebelémonos en la misma línea de producción, que casi no tiene ahora ningún ejemplo por ese lado. 
Como que la lucha obrera actual -digamos la que más se conoce- no se da en la línea de producción, sino se da afuera: vía el sindicato o vía las movilizaciones. No sé, soy muy ignorante de esto, pero son pocas las luchas obreras que se den en la línea de producción. Y éstos las están planteando ahí. Ahí es donde se está dando la rebelión. Cuando menos lo que nos estuvieron contando. A la hora en que las obreras maquiladoras mandan a la chingada la línea, o se levantan, paran, entonces se viene todo el proceso de represión. Nosotros creemos que tenemos ahí un maestro importante: que en ellos no esté todavía la noción de que tienen mucho que enseñar, tal vez se opaca por esta decisión y esta radicalidad en su lucha.
Cuando el EZLN y la Comisión Sexta dice que los indígenas son los que se van a trincar hasta lo último, no se refiere al pueblo indígena tradicional que está en su comunidad y hace sus artesanías y luego llegan los finqueros y la policía a despojarlos de la tierra. También, y sobre todo, se refiere a éstos. A éstos que aquí en México, o en el otro lado, están enfrentando la explotación de otra forma, pero la están enfrentando con sus raíces. Y eso es lo que los lleva a su radicalidad y su determinación en la lucha.
Nosotros pensaríamos que las organizaciones políticas y sindicales deberían voltear a ver allá y aprender muchas cosas.

Rebeldía: Existe una crítica muy fuerte de algunos intelectuales de izquierda (por lo menos así se definen ellos) y de corrientes de izquierda -que actúan en el límite entre la institucionalidad perredista y charril y el movimiento social autónomo- en contra del EZLN sobre la frase: “Me cago en la correlación de fuerzas”. Desde luego sabemos que existe una especie de cultura en la que el análisis de la correlación de fuerzas es una magnifica coartada para evitar la lucha y la confrontación. Sabemos también que muchas veces el culto a la correlación de fuerzas ayuda a tirar los principios y la ética de la actuación política. Sabemos que la repetición incansable del concepto correlación de fuerzas no es otra cosa que la hipócrita resignación frente al pensamiento y la práctica de la derecha: ¿Cuál es la evaluación que tú haces de esa crítica?
SCI Marcos: Va más arriba el problema. Nosotros decimos que hay un problema en el sector intelectual, no sólo éste que señalas, sino en todo el sector intelectual -incluyendo el de izquierda radical- que es la separación o el desprendimiento del quehacer intelectual del quehacer político. A la hora que estás produciendo teoría o reflexión teórica, desligado de un movimiento, en esta especie de outsider que se propone a sí mismo el intelectual, está espontáneamente tomando de la realidad una concepción, y es esa concepción la que le permite editar la realidad y elegir: “esto es lo más importante”. Es la idea ésta de que “bueno, si espontáneamente -no como producto de un movimiento social, sino espontáneamente- de lo que veo en la realidad -que lo que ves de la realidad es lo que dicen otros intelectuales, lo que dicen los medios de comunicación, lo que se dice en los círculos culturales: que el imperialismo, o el Imperio, o la nueva correlación de fuerzas-, eso es lo que les permite decir: “esto es lo que importa” y les permite construir teorías como las de los corredores, diferentes tendencias que dicen: “así está la realidad”. Y sí, si partes de esa concepción, sí consigues obtener elementos de realidad que te confirmen tu tesis y también la contraria. Pero nunca llegan a esa parte.
Nosotros decimos que la teoría, en ese sentido, allá arriba, siempre va a cojear de eso. Porque no se está planteando lo que dijo -no me acuerdo quién- que el problema de la teoría es práctico, fundamentalmente práctico. Y la práctica no es dar una clase, no es escribir un artículo, sino vincularse directamente con un movimiento social o político. Ahora, dentro de ese sector, está esto que se llama la comodidad en el código cultural. Cualquier cosa que altere mi posición como intelectual; que la ponga en crisis o que la cuestione, es algo que espontáneamente el intelectual rechaza. Si hay elementos en la realidad o movimientos que en la realidad están planteando una radicalización de la sociedad, eso significa que el intelectual pierde su espacio de seguridad para producir teoría.
Los elementos se precipitan y no alcanza a producir la reflexión teórica. ¿Cuál es la queja fundamental de los intelectuales de izquierda y de derecha respecto a la irrupción de la Comisión Sexta, a partir de lo de Atenco? Nos desarregla el panorama. Ya teníamos aquí los elementos: los partidos políticos, el IFE… Y de pronto aparece y entra -¿por dónde? por la ventana- esta bola de plebeyos que no sólo no controlo y no sólo no sé de qué se trata, no quiero entenderlos, y me desarreglan todo el panorama. Y está esa desesperación que se traduce en odio y en coraje.
Eso es digamos en general. En esta parte, en concreto, es: “nosotros no podemos -nosotros como intelectuales- valorar la correlación de fuerzas que no sea desde arriba, si no, nos lleva a la pregunta de ¿qué vas a hacer? Cuando mi trabajo como intelectual es responder qué no hay que hacer”. Y sí, vas confrontando las propuestas de los intelectuales de izquierda y de derecha y es: no hay que hacer esto, no hay que hacer esto, no hay que hacer esto. Y no hay que hacerlo. Cuando alguien diga: “hay que hacer esto”, pues uno le va a decir: “hombre, vente para acá, aquí tienes un espacio, hay que entrarle”.
Entonces, en ese nivel, la correlación de fuerzas se convierte en la coartada para no hacer nada. Ni siquiera para el cambio pausado. Porque si se ve la argumentación que se da no es que la correlación de fuerzas dice que no se puede por vía insurreccional o por vía violenta; que es necesario un cambio pausado -que es algo que se podría discutir-; lo que dice es que no se puede un cambio, punto. Lo que se puede es dentro de esta estructura inacabada, pero fundamental, hacerle algunos arreglos. Y arreglos que me beneficien a mí como intelectual.
Evidentemente, si todo se solucionara en el espacio académico y con ese nivel de que “yo te digo y tú me dices” del debate allá arriba, que no es apasionado. Yo me acuerdo que hace algunos años el debate entre intelectuales era apasionado y no significaba que tuviera bajo nivel. Ahora resulta que si se apasionan es que no tienen nivel teórico. 
Entonces, me puedo mantener en ese canal y seguir siendo la conciencia cómoda de la derecha, no de la izquierda, de la derecha. Decir: “no, no hay que cometer excesos”, “sí, está bien, hay que explotar, hay que despojar, hay que despreciar y hay que reprimir, pero con ciertos parámetros de civilidad”. En ese sentido, la correlación de fuerzas nunca llega al punto fundamental, que en un análisis de correlación de fuerzas es: ¿es el sistema, o no es el sistema? Porque a lo mejor la correlación de fuerzas es: “para cambiar el sistema, no se puede; para cambiar de partido en el gobierno, ahí sí se puede”. Está este brinco que hay de un lado para otro.
Lo que nosotros pensamos es que este análisis de lo que es la correlación de fuerzas lo que está haciendo es seleccionar de la realidad los elementos que les permitan argumentar el “no voy a hacer”, “no hay que hacer”, “no se muevan”, “no hagan olas”. Pero que si hacemos realmente un análisis de la correlación de fuerzas, a lo mejor puede salir que sigue siendo más poderoso el enemigo, pero que ya hay otro elemento del que nunca se es conciente: que es el de abajo. Y su rebeldía es organización.
No se trata que el EZLN esté diciendo, esté hablando de un sentimiento o de una subjetividad rebelde. El EZLN, a la hora que está pasando por los estados, está detectando que esa subjetividad está organizada y tiene una historia. No se trata de movimientos espontáneos, ni de encontrar a la gente nada más que esté lista. Resulta que la gente ya tiene su organización y su historia. Entonces, si se ve eso y se ve lo de arriba, entonces, la correlación de fuerzas cambia.
Cuando el EZLN dice: “me cago en la correlación de fuerzas”, es me cago en la visión que en el sector académico se hace de la correlación de fuerzas. Tanto mundial, como nacional, como regional, como local, según como lo vayan bajando. Y que significa -así en términos muy pedestres de nosotros- que están mirando arriba y no miran abajo. Si alguien, mirando hacia abajo, nos dijera: oye ya viste que… esto. No, pero tan nos desprecian, que ni siquiera existimos. Esa es la molestia fundamental con la Otra Campaña por lo de Atenco: si no existía, pasaba por cualquier lado, no tenía nada que ver, ahora que se mete en esto se obliga a ver para abajo y no gusta lo que se está viendo. Porque se está viendo un movimiento plebeyo, rebelde, grosero, mal hablado, que pone los pies encima de la mesa, que come con los codos también sobre la mesa… Que no sigue el criterio que se ha establecido.
Nosotros decimos que ese análisis no tiene ningún efecto. Porque, en todo caso, el que ofrece la derecha da más coartadas. Y es al que se dirige la izquierda institucional. O sea, al PRD no le importa lo que digan los analistas en La Jornada, lo que les importa es lo que se dice en Letras Libres; lo que les importa es lo que se dice en Vuelta -bueno ya no existe Vuelta-; en Nexos y todo eso, porque ellos han construido una interlocución con el poder y con los medios de comunicación. Y los sectores más marginales que piensan que no, porque los invita a comer Jesús Ortega y que algo les hacen caso, pero en la realidad no les importa. Ni su radicalidad, ni su prudencia. Los intelectuales de la izquierda de arriba se la pasan rogando al poder por que los mire, y se contentan con muy poco. Si, a cambio de eso, ellos pueden decir: mi correlación de fuerzas que estoy ofreciendo para el movimiento revolucionario del mundo -porque hasta eso son prudentes y modestos- no tiene ningún efecto ni abajo, ni arriba, ni siquiera en la academia -no creo que en los alumnos provoque ningún entusiasmo. 
Pero para ellos sirve. Para que cada día se puedan ver al espejo y decir que sí estás haciendo tu trabajo de orientar al proletariado, lo que pasa es que no te comprenden, no te obedecen. Pero en realidad, casi nunca, lo que señalan va dirigido hacia abajo, siempre es arriba. “No los veas, no les hagas caso porque son ultras, son plebeyos, no toman en cuenta la correlación de fuerzas”.

Rebeldía: En el mismo sentido se ha señalado, por los mismos, que el señalamiento de que “vamos por los ricos de este país” o “vamos a derrocar al gobierno que sigue sin importar de qué partido sea” representa una idea propagandista irrealizable, que reflejaría una especie de voluntarismo infantil. Esto de alguna manera revela la cortedad de miras de estas personas que no pueden imaginar un horizonte de ruptura revolucionaria, radical, rebelde o como se le quiere bautizar: ¿A qué crees que se deba esta cortedad de miras?
SCI Marcos: Esto del voluntarismo en realidad tiene su contrapeso. Es un señalamiento deshonesto de parte de esos intelectuales, porque todos ellos están apuntando al otro voluntarismo que sí está perfectamente definido. Porque dicen: sí es cierto que el PRD no tiene cuadros de izquierda; sí es cierto que el grupo gubernamental se está formando con cuadros priístas y panistas… pero está López Obrador, y en su voluntad, en su honestidad, ése es el que va a permitir que cambien las cosas, a pesar de que todo el entorno -y lo reconocen, pero no lo mencionan- es contrario, es de derecha.
Entonces, ellos dicen: aquí están todos estos elementos para que nuestro voluntarismo, que tiene el aval de nosotros como intelectuales, sí funcione, y el voluntarismo plebeyo de abajo no funcione. El EZLN no está pidiendo permiso para que lo tomen en cuenta o para que lo clasifiquen allá arriba. Entre su desafío está fundamentalmente el desafío a ese sector intelectual. ¿Cómo lo decidió y cómo calculó los costos? Es parte de otra historia. Pero en eso el EZLN ha sido muy claro: no nos importa que no nos guiñen el ojo o que no nos den palmaditas, o que no nos orienten, o que no nos tomen en cuenta.
Al revés. Nuestra propuesta es también frente a eso, también rebelde frente a eso. Y lo que está haciendo el EZLN es lo que ha hecho toda su vida, desde que nació hace 22 años, que es tocar abajo y leerlo que está tocando. Y decir claramente: nosotros no podemos fingir de decir que los problemas que estamos detectando se van a solucionar, sin que cambien las cosas fundamentales de este país; sería mentir. No lo vamos a hacer; o lo hacemos y entonces no vamos a ser nada, ni siquiera reformistas. 
No se puede seguir manteniendo el proyecto social de esta nación con esta mentira de que evolucionan arriba y evolucionan abajo. Llegó donde ya se acabó la paga, entonces, que sobreviva uno significa la muerte del otro -del otro como proyecto nacional-. Entonces,¿por qué vamos a decir que este movimiento se va a detener en democracia electoral, cuando vemos que lo que está brincando es una democracia directa? ¿Qué va a pasar con la democracia electoral, o la democracia de partido de clase política -que es la que está ahorita- cuando se plantee la democracia directa u otros tipos de democracia que están surgiendo? Pues tienen que desaparecer. Y no se van a resignar a desaparecer. Entonces, va a haber que destruirlos como clase política, no como personas.
Y, ¿en qué momento la riqueza que se está acumulando en un lado será posible quitarla y repartirla equitativamente? Nosotros decimos: ya no es posible. Es necesario destruir al que detenta esa riqueza y que pase a ser posesión del verdadero poseedor, del que fue despojado de esa riqueza: del trabajador. Del trabajador, del pueblo indio, de toda la gente que está abajo. 
Entonces, ¿qué debíamos hacer nosotros? ¿Mentir o decir una verdad a medias? Decir sí, la situación está muy mal en el país, va a haber una rebelión y ¿qué va a pasar después? No, pues yo creo que los ricos, el gobierno, van a decir sí es cierto vamos a otorgarles algunas concesiones. Nuestra experiencia como indígenas zapatistas es la contraria: lo que logramos construir allá no tiene nada que ver con algo que nos hayan dado allá arriba. Ni el derecho a vivir, ni el derecho a vivir mejor. Si el EZLN sobrevivió fue por su capacidad para conectarse con otros y por la nobleza de la gente de otros lados para apoyarlo. Pero no porque el gobierno haya resuelto; haya dicho: sí, está muy dura la cosa, vamos a darles algo.
Y si tú constatas lo que pasa en las comunidades priístas -o que aceptan la ayuda gubernamental-, que se supone que reciben la ayuda que fue producto de que el gobierno entendió: sí, es que las condiciones de los indígenas están muy graves. Y las de las comunidades indígenas, puedes ver -sin ninguna pena- que éstas van a desaparecer, las que reciben ayuda. A desaparecer físicamente: son las que más aportan para la migración a la ciudad y a Estados Unidos. Entonces, ¿por qué vamos a mentir o quedarnos a medias si sabemos que esto es lo que significa nuestra sobrevivencia? La sobrevivencia como nación, como México de abajo, pasa necesariamente por la destrucción del México de arriba; por su expulsión; por hacerlos pedacitos, como dice aquí.
Entonces, ¿cuál es el problema de la clase política? Porque son dos cosas: vamos por los ricos de este país, es que los vamos a sacar y, si tienen delito, pues a meterlos a la cárcel. Porque ese momento se tiene que presentar. Según nosotros no es posible la convivencia, porque su existencia de ellos significa nuestra desaparición. Y, aparte, está lo del gobierno. Es decir, cómo es posible que pases -que es lo que preguntaba Loret de Mola- ¿cómo es posible que pases por encima de 40 millones de mexicanos que fueron y votaron y eligieron a un gobierno? Y yo le preguntaba: ¿y los otros 70? Porque ni siquiera son 40, van a ser como 30 o veinte y tantos. ¿Y los otros 70, qué?
Ese gobierno que está allá arriba y esa clase política no tiene identidad ideológica. No es de izquierda ni de derecha, ni de centro. Es una clase que está buscando chamba y donde haya se pone el rostro, paradójicamente, se pone el pasamontañas que le conviene. Y se ve claramente en sus discursos. Donde conviene ser de izquierda -y no me refiero sólo a López Obrador, también a Calderón y a Madrazo- y cuando conviene hacerse duro, y cuando conviene hacerse pato. No hay una identidad que digas: aquí estos candidatos son de izquierda en todos lados. No, es según el auditorio, según el tema. 
Entonces, si ningún gobierno arriba va a cuestionar el rumbo económico -o la macroeconomía, para que quede más claro-, entonces ese gobierno tiene que ser derrocado. A nuestro entender, salvo que Patricia Mercado o Campa Cifrián, o el doctor Simi tengan alguna baraja debajo del saco, ningún gobierno de los que vaya a llegar está planteando esto. Piensan que es posible seguir, como nación, con las variantes macroeconómicas. Nosotros decimos: No. Ahora, si es voluntarista o no, pues ahí se va a ver si nosotros como Otra Campaña podemos organizar a todo ese pueblo y confrontarlo con la realidad que dice que no pueden seguir así las cosas, pues no veo por qué tengamos que mantener a un gobierno que nos va a destruir como nación. 
Entonces, ¿qué vamos a hacer con ese gobierno? Pues derrocarlo, o deponerlo -porque dicen que derrocar tiene que ser con las armas y la deposición es con movimientos-, como se llame. Con una movilización civil y pacífica deshacernos de ese gobierno, que es nuestro derecho constitucional, y hacer otro. Ahora, lo que nosotros estamos diciendo es que no es sólo eso, por eso agregamos lo de los ricos. Es necesario cambiar el sistema y quitarles lo que nos quitaron a los que ahora poseen los medios de producción. O sea, quitarles la tierra y trabajarla nosotros. Quitarles las fábricas y trabajarlas nosotros. Quitarles los bancos, los comercios, y trabajarlos nosotros. Eso ya lo había dicho antes alguien ¿no? Y antes sí había mucha gente que luchaba…

[seguirá]

Justicia para presos (Atenco)

Martes, 13 de junio de 2006

Adital – Los presos de San Salvador Atenco y de La Otra Campaña cumplen un mes tras las rejas. En todo este tiempo, miles de personas de diversas partes del mundo se han movilizado para exigir su libertad. Desde el 03 de mayo del 2006 fecha en la que inició la brutal represión en Texcoco y en Atenco, se iniciaron las acciones de repudio a la violencia encabezada por el gobierno del presidente Vicente Fox y de solidaridad con los presos. 

Según la Agencia Red Acción gente de América, Europa y Oceanía ha salido a las calles y ha gritado su indignación. En un mes 48 representaciones diplomáticas mexicanas han sido blanco de plantones y manifestaciones. “El mundo exige explicaciones de la barbarie cometida, aunque embajadores y cónsules escondan la cabeza, respondan insultando a los manifestantes o se mantengan indiferentes”.
 
Al grito de “Todos somos Atenco!”, en un mes se han registrado 149 movilizaciones en al menos 64 ciudades de 27 países del mundo. Los países son: Argentina, Ecuador, El Salvador, Costa Rica, Chile, Canadá, Colombia, Venezuela, Bolivia, Estados Unidos, Brasil, Cuba, Martinica, País Vasco, Austria, Alemania, Estado Español, Suiza, Francia, Dinamarca, Grecia, Italia, Suecia, Reino Unido, Noruega, Bélgica y Nueva Zelanda.
 
Ciudades en las que se ha reportado al menos una movilización: San Diego, San Francisco, Nueva York, Washington, Los Ángeles, Riverside, Santa Ana, San Diego, Houston, Sacramento, Boston, Chicago, Minneapolis, Tucson, Portland, San Antonio, Albuquerque, Montreal, Vancouver, Bogotá, Quito, Caracas, San Salvador, Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca, Mar del Plata, Brasilia, Cochabamba, Santiago, San José, La Habana, Managua; Estocolmo, Bilbao, Barcelona, Madrid, Munich, Munster, Heidelberg, Berlín, Frankfurt, París, Toulouse, Burdeos, Atenas, Volos, Venecia, Roma, Mestre-Marghera, Bologna, Nápoles, Milán , Londres, Oslo, Copenhague, Viena, Salzburgo; Berna, Zürich, Ginebra, Lugano, Lieja, y Wellington.
 
Asimismo, una cascada de mensajes solidarios con los presos ha llegado al correo de la Zezta Internazional, precedentes de Palestina, Turquía, País Vasco, Grecia, Estado Español, Italia, Alemania, Francia, Austria, Dinamarca y Bélgica; y de Argentina, Puerto Rico, Canadá, Perú, Brasil, Guatemala, República Dominicana, Bolivia, Venezuela, Estados Unidos, Cuba, y Chile.
 
San Salvador Atenco es uno de los 125 municipios que conforman el Estado de México, colinda con el Distrito Federal y a su vez es una de las entidades más pobres de todo el país. Los habitantes de San Salvador Atenco son en su mayoría campesinos ejidatarios que se dedican principalmente a la agricultura de subsistencia y comercial. Históricamente este pueblo ha mantenido una fuerte tradición organizativa y se habla de enfrentamientos con el gobierno mexicano que datan del siglo XIX.
 
El pasado 10 de abril, campesinos de la región llevaron sus hortalizas para venderlas en el mercado Belisario Domínguez, pero cerca de 100 policías municipales y 20 funcionarios del Ayuntamiento les impiden trabajar, obligándolos a retirarse. Dos días después se produce un enfrentamiento al resistir a un desalojo. El 25 de abril, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra recibe a La Otra Campaña y al subcomandante Marcos en San Salvador Atenco.
 
El 3 de mayo por la mañana un grupo de floricultores que se resisten a dejar sus puestos de venta, es desalojado en forma brutal por elementos policíacos municipales y estatales. Como resultado de tal acción se origina un enfrentamiento con las fuerzas policíacas. En el día siguiente la Policía del Estado de México y la Policía Federal Preventiva entran fuertemente armados al poblado de San Salvador Atenco. En el operativo, más de 3 mil elementos policíacos enfrentan la resistencia de un reducido grupo del Frente de Pueblos. Empiezan la cacería despiadada, las detenciones, las vejaciones, violaciones, golpes brutales, torturas y un sin fin de violaciones a los derechos humanos por parte de las diferentes corporaciones policíacas.
 
Son detenidas más de 200 personas con extrema violencia institucional, de las cuales 189 son recluidas en el Penal de Santiaguito, cuatro son hospitalizados en el Hospital General de Toluca, cuatro menores son puestos en libertad por falta de elementos, nueve son remitidos al Consejo Tutelar Quinta del Bosque, en Zinacantepec, dos presos en el penal presos en el penal federal de La Palma y cinco extranjeros son deportados arbitrariamente.
 
En el día 13 de mayo las mujeres presas políticas en el penal de Santiaguito dan a conocer una carta en la que expresan: “no sólo fuimos insultadas, humilladas, golpeadas, torturadas, abusadas sexualmente y violadas, sino que ahora somos también presas y delincuentes. Estuvimos sometidas a todo tipo de represión”.
 
La oficina de la Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, reclamó el esclarecimiento de hechos de violencia registrados en San Salvador Atenco. El representante de la Alta Comisionada en México, Amerigo Incalcaterra, expresó que el gobierno debe investigar lo sucedido y dar claridad a la comunidad internacional. Consideró que al haber sido designado presidente del nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU, México tiene una enorme responsabilidad para hacer valer la justicia y cumplir con las garantías individuales.

Reporteros sin fronteras pide la liberación de Sami Al-Haj, arbitrariamente detenido en Guantánamo desde hace cuatro años

Reporteros sin Fronteras denuncia que Sami Al-Haj, ayudante de cámara del canal qatarí por satélite Al-Jazira, se encuentra detenido arbitrariamente desde hace cuatro años. Detenido en diciembre de 2001 por las fuerzas de seguridad paquistaníes, fue entregado a las fuerzas norteamericanas el 7 de enero de 2002. Tras permanecer detenido en Afganistán, fue trasladado a Guantánamo el 13 de junio de 2002. El aniversario de los cuatro años de
detención de Sami Al-Haj se produce en el momento en que se ha reavivado la polémica en torno a Guantánamo con el suicidio de tres detenidos, ocurrido el 10 de junio de 2006.

“Este triste aniversario viene a sumarse a los acontecimientos de los últimos días, y pone de manifiesto la necesidad de terminar con el escándalo jurídico y humanitario de Guantánamo. Hacemos un llamamiento a la liberación inmediata de Sami Al-Haj, detenido sin motivo en Guantánamo, desde hace cuatro años. No se ha formulado ningún cargo contra él, pero continúa encarcelado por tiempo indeterminado. Por otra parte, según su abogado, padece un cáncer de garganta y necesita tratamientos que nunca se le podrán proporcionar en la cárcel”, ha declarado Reporteros sin Fronteras.

Reporteros sin Fronteras investigó acerca de los periodistas detenidos por las fuerzas norteamericanas, en Irak y Guantánamo. Esa investigación dio como resultado el informe “Camp Bucca y Guantánamo : Cuando América encarcela a periodistas”, difundido en febrero de 2006, que expone los riesgos que corren los medios de comunicación presentes en Irak. En él, está ampliamente explicado el caso de Sami Al-Haj.

Según Clive A. Stafford Smith, abogado británico de Sami Al-Haj, durante estos cuatro años de detención a su cliente le han interrogado más de 130 veces, y los investigadores habrían formulado amenazas contra su familia, y más particularmente contra su hija. La mayoría de las veces, esos interrogatorios iban dirigidos a hacerle decir que existe una relación entre
Al-Jazira y Al-Qaeda. A través de la detención de Sami Al-Haj, se estaría apuntando también al canal informativo árabe. Su detención encarnaría la manifiesta hostilidad de la administración norteamericana hacia el canal qatarí.

Las condiciones de detención del camarógrafo son deplorables. Muy afectado psicológicamente, según su abogado ha sido objeto de torturas, especialmente sexuales. Clive A. Stafford Smith estuvo muy preocupado recientemente por “las tendencias suicidas de Sami Al-Haj. Hace cuatro años que está detenido sin motivo, sin juicio, sin visitas ni llamadas telefónicas de sus allegados. (…) A pesar de que no existen pruebas tangibles de su culpabilidad, las autoridades norteamericanas le han dicho que podría permanecer detenido de por vida”.

Sami Al-Haj está muy lejos de ser un caso aislado : seiscientos detenidos se encuentran igualmente encarcelados, en el marco de la “guerra mundial contra el terrorismo”. Reporteros sin Fronteras se suma a las numerosas personalidades políticas y a las instituciones internacionales, tales como la ONU, para pedir el cierre del centro de detención militar de Guantánamo.

El Tribunal Supremo norteamericano tiene que pronunciarse en las próximas semanas sobre la legalidad de los tribunales militares, instaurados por George Bush para juzgar a los detenidos de Guantánamo. La creación de esos tribunales iba dirigida a evitar que los detenidos se presentaran ante tribunales civiles, entre otras cosas a causa del carácter limitado, y con frecuencia clasificado como secreto de defensa, de los cargos.

La mirilla imperial apunta a internet

Por: Angel Rodríguez Alvarez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

El Imperio es el Imperio. Aunque parezca, no es una verdad de perogrullo, pues se trata de expresar de la forma más sintetizada posible, la concepción imperial de que nada en este mundo debe quedar fuera de su dominio.

En el centro de las ambiciones hegemónicas de la Casa Blanca se encuentra ahora Internet y en este caso el pretexto no resulta la lucha antiterrorista, tal como si ocurre con el amplio abanico de medidas aplicadas para controlar el planeta.

La justificación, manifestada con toda seriedad se presenta sin el menor viso político al relacionarla con un tema acerca del cual existe absoluta unanimidad: salvaguardar al mundo de la pornografía infantil.

Increíble, pero absolutamente cierto.

La Red de Redes surgió en Estados Unidos, allí se originan los mayores y más poderosos portales, buscadores y sitios, en los que destacan aquellos administrados por las gigantescas transnacionales de la información, formadas a partir de las megafusiones de los últimos años.

Añádase a ello que en el territorio de la Unión funcionan algo más de la mitad de todas las computadoras existentes en el planeta, las que sumadas a las de Europa y Japón, alcanzan las dos terceras partes del total.

Pero a pesar de esta enorme brecha digital, la Red de Redes ofrece la posibilidad a quienes no están alineados en la orbita imperial, a expresarse sin cortapisas y limitaciones.

Para Bush, Rumsfeld y los restantes halcones ‘dueños del orbe’, esta filtración deviene una molesta e inaceptable situación que de un modo u otro debe ser eliminada.

Ya los planes están sobre la mesa y las intenciones afloran en declaraciones y artículos del mismísimo Secretario de Defensa, como para no dejar lugar a dudas sobre la prioridad conferida al asunto por las más altas esferas de Washington.

En un artículo publicado por el Council of Foreign Relations, titulado ‘La Guerra de los medios contra el terror’, Rumsfeld deja ver su preocupación cuando expresa: ‘Los enemigos tienen la capacidad para actuar con rapidez con un número relativamente pequeño de personas y con recursos modestos en comparación con las enormes y onerosas burocracias de los gobiernos democráticos.’

Más claro ni el agua. El Señor de la Guerra no acepta la idea de que otros ‘ con recursos modestos ‘ posean la osadía de desafiar el poder imperial y lo hagan por terrenos considerados exclusivos de los poderosos.

En el lenguaje del imperio se trata de una intromisión, razón suficiente para sentirse amenazado y con derecho a actuar.

Rumsfeld no lo dice, pero tiene muy presente el modo en que la Red de Redes se ha convertido en un medio de identificación y concertación de los contestatarios movimientos sociales.

Súmese a lo anterior las posibilidades brindadas por Internet a los medios alternativos, los que por otras vías estarían imposibilitados de llegar con sus informaciones y criterios discrepantes a millones de personas en decenas de países.

Que el Pentágono no está cruzado de brazos y actuando en grande no debe sorprender a nadie. Un primer paso -al menos conocido- fue la recepción de datos pertenecientes a los usuarios de Microsoft, con la anuencia de Bill Gates, y la imposición a Google para fiscalizar sus servidores.

Otro paso -¿será el segundo?- es el programa llamado Advise, que tiene el propósito de organizar una gigantesca base de datos contentiva de toda la información digital vinculada a sistemas empresariales y comerciales, capaz también de interceptar mensajes y almacenar información de individuos, con datos de los documentos de identidad, la seguridad social, tarjetas de crédito y números de teléfonos.

No es preciso indagar mucho para descubrir qué pretende con estos elementos el Pentágono y la CIA, pues con tales fichas estarán en capacidad de elaborar perfiles de todos aquellos que se les antoje potenciales enemigos en cualquier punto de la geografía mundial.

Mientras el Departamento de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa, subordinado a Rumsfeld, elucubra programas para controlar el ciberespacio, Washington hace de las suyas contra los países que no se le someten.

Con el bloqueo a Cuba, por ejemplo, impiden el acceso a la conectividad por el cable de fibra óptica que circunda el archipiélago y obliga a utilizar la vía satelital, con lo cual limita el número de conexiones, eleva considerablemente los costos operacionales y, depaso, ejerce el control de las comunicaciones.

Parejo con ello prohíben la utilización oficial de varios importantes programas informáticos y financian numerosas páginas web, con cuyo contenido subversivo persiguen extender a este medio la campaña mediática contra la Isla, con la eterna aspiración insatisfecha de desestabilizar al país y derrocar la Revolución, como pretende con las llamadas Radio y TV Martí.

Sin duda alguna, en el ciberespacio está abierto un nuevo frente para todos los luchadores sociales de estos tiempos.
redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info 
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS® 
webmaster@argenpress.info

Atenco: el horror, la impunidad

Martes 13 de junio de 2006
LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO
Ha pasado más de un mes y una semana de la incursión policiaca en Atenco. Dos jóvenes fueron asesinados por las fuerzas del orden. Más de 200 personas, entre los que hay nueve menores, fueron detenidas sin orden de aprehensión, salvajemente golpeadas y torturadas. La mayoría de las 47 mujeres presas sufrieron agresiones y abusos sexuales. Cinco extranjeros fueron ilegalmente expulsados del país después de ser maltratados.
El 4 de mayo de 2006 es una fecha para recordar. Ocupa ya un lugar en el vergonzoso calendario de la impunidad gubernamental, al lado del 2 de octubre de 1968, del 10 de junio de 1971 y del 22 de septiembre de 1997. Es muestra de que, a pesar de los años transcurridos desde la guerra sucia, la cara más represiva y autoritaria del gobierno mexicano permanece intacta.
Nadie ha sido castigado por las graves violaciones a los derechos humanos que se cometieron en el operativo de Atenco. Por el contrario, los jefes policiacos responsables se presentan como los nuevos héroes del estado de derecho. La mayoría de los grandes medios electrónicos guardan silencio ante las atrocidades cometidas. Los partidos políticos se han desentendido del asunto. Todos apuestan al olvido.
La barbaridad sólo parece interesar fuera de México. Miles de personas se han movilizado en casi 30 países para denunciarla. El 11 de marzo Amnistía Internacional emitió una acción urgente exigiendo el esclarecimiento de los hechos. El 11 de mayo Human Rights Watch condenó el uso excesivo de fuerza. Naciones Unidas ha hecho varias advertencias. La Comisión Civil Internacional de Observación de los Derechos Humanos (CCIODH), integrada por 28 personas de siete países, se trasladó a México entre el 29 de mayo y el 4 de junio y elaboró un documentado informe sobre las atrocidades cometidas.
Se trató de una revancha anunciada. Cuando en marzo de 2003, el relator especial de Naciones Unidas, Miloon Khotari, conoció la situación que se vivía en San Salvador Atenco, recomendó al gobierno mexicano garantizar “que no haya repercusiones ni medidas punitivas contra los activistas y defensores de vivienda. El relator especial sigue preocupado por las acusaciones formuladas contra los activistas principales, que se han convertido en un obstáculo para el mantenimiento del diálogo y la reconciliación”. Lamentablemente Khatari acertó en su advertencia.
En los operativos del 3 y 4 de mayo las policías utilizaron armas de fuego, gases lacrimógenos, toletes y palos eléctricos. Agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) entraron a lo largo del 4 de mayo a viviendas particulares sin orden de cateo. Golpearon bestialmente y detuvieron sin orden de aprehensión a sus moradores. Destrozaron y robaron sus escasos bienes. Los vidrios de los coches de los atenquenses fueron destrozados. Aprehendieron, también, a defensores de derechos humanos y comunicadores presentes.
No se permitió acceso al lugar de los hechos ni a ambulancias ni a médicos, a pesar de que muchas personas sufrieron heridas de gravedad.
El traslado de los detenidos hasta el penal de Santiaguito duró más de seis horas. Las mujeres fueron abusadas y violadas sexualmente. El informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) demuestra que, por lo menos, 23 de las detenidas sufrieron abuso sexual.
Los hombres fueron salvajemente golpeados. Varios testimonios señalan que a dos de ellos se les metió un palo por el ano. Los policías insultaron, vejaron y humillaron a los aprehendidos. Golpearon a personas inconscientes. “Los vamos a matar como perros”, les dijeron.
Al llegar a la cárcel las cosas no fueron mejores. Los más golpeados fueron trasladados a un hospital en el que se les dio paracetamol y se les atendió sin las más elementales condiciones de higiene. Las mujeres violadas estuvieron sin atención médica y sin medicamentos durante días. Fueron examinadas por un ginecólogo hasta cuatro semanas después de la agresión. Se les impidió, además, presentar las denuncias legales. Incluso fueron amenazadas por querer hacerlo.
Los detenidos fueron hacinados en las celdas. No se les dio agua. Se les impidió comunicarse con el exterior. Uno de ellos dijo a la CCIODH: “cuando pedíamos hacer una llamada, que queríamos ver un abogado, nos dijeron que ya no viéramos películas gringas, que eso sólo pasa en Estados Unidos. Aquí estás en México…”
Irónicamente, el 10 de mayo, Día de la Madre, la directora de la cárcel fue a felicitar a las mujeres. Ellas relataron a la CCIODH que “las mujeres empezaron a levantar las camisas y bajar los pantalones, a enseñar los moretones, y dijeron: ‘¿felices con esto? Ustedes tienen, hermanas, hijas, ¿estarían felices con esto?’ ”
El informe de la CCIODH -el más amplio de los hasta ahora elaborados- concluyó que el operativo policial se produjo con uso excesivo de la fuerza pública, contrario a los principios de proporcionalidad, razonabilidad y absoluta necesidad que debería guiarla. Establece que no se condujo conforme a lo dispuesto por la Constitución ni los tratados internacionales suscritos y ratificados por México.
Dicha comisión considera que el ex comisionado de la PFP, Wilfrido Robledo Madrid, así como David Pintado Espinos, Alejandro Eduardo Martínez Aduna y Ardelio Vargas Fosado deben ser cesados inmediatamente. Asimismo, sostiene que es necesaria la inmediata puesta en libertad de las personas detenidas con base en el principio de presunción de inocencia.
Hoy ha quedado claro por qué el gobierno de Vicente Fox se negó a juzgar y castigar los crímenes del pasado: sabía que al hacerlo se estaba poniendo una soga al cuello. Las administraciones panistas no se distinguen en nada de las priístas en cuanto a la violación de derechos humanos. Están hechos con la misma horma: la impunidad.

‘Es necesario reconstruir la historia de América Latina’

Entrevista al sociólogo Marcos Roitman Rosenmann
Por: Mario Casasús (LA JORNADA)

El entrevistado, Roitman Rosenmann, es doctor en Sociología y profesor Titular de Estructura Social de América Latina en la Universidad Complutense de Madrid, columnista de La Jornada, El Clarín de Chile y la página española REBELION.ORG. A continuación presentamos la segunda mitad de la entrevista exclusiva con este reconocido intelectual, cuya primera parte está publicada en Clarín. 

- ¿Cómo les explicas a tus alumnos el panorama actual de América Latina? 

- Busco romper tópicos. No intento darles información. Les trato de formar en sus realidades disímiles. En otras palabras les hago leer autores desde propuestas contradictorias. Teorías de la modernización, de la dependencia, neoliberalismo, colonialismo interno, sociología de la explotación, desarrollo y subdesarrollo. Les empapo de autores latinoamericanos. La mayoría no han oído hablar de González Casanova, Celso Furtado, Ianni, Do Santos, Stavenhagen, Ribeiro, Sunkel, Florestán Fernandes, Leopoldo Zea, Mauro Marini, Germani, Antonio García, Zavaleta, O Donnell, Lechner, Hernando de Soto, Agustín Cueva, por citar algunos. Y recuerdo que han pasado por asignaturas como reforma del estado, regímenes políticos, geopolítica e ideologías contemporáneas en América Latina. Mi asignatura, estructura social, es de último curso. Eso sí, leen autores ingleses, estadounidenses, españoles y sus propios enseñantes. Todo un símbolo de colonialismo intelectual. Mis colegas me apodan el indio Roitman porque enseño sobre autores latinoamericanos y acabo mi curso con un texto del subcomandante Marcos: A la guerra por la palabra de editorial Rizoma. Ya me han llamado la atención y eso que hay libertad de cátedra. 

- El sábado 6 de mayo, en La Jornada, escribiste sobre la desinformación que existe en España contra el proceso boliviano, incluso vos comparas lo hecho por Evo con la nacionalización del cobre hecha por Salvador Allende. ¿Qué miras en Evo Morales? ¿Qué se puede hacer contra la desinformación inducida en España y México sobre los procesos bolivarianos de nuestra América? 

- En Evo Morales veo una posibilidad de refundación de un proyecto de izquierda para Bolivia. Una concepción de nación y Estado que recupere la identidad de un país roto desde el siglo XIX. Más de dos tercios de su territorio han sido esquilmados en guerras sucesivas y donde la mayoría de la población, más del 50 por ciento indígena ha sido relegada, explotada y marginada del proceso de toma de decisiones. Creo que se abre un proceso nuevo donde la propuesta constituyente y la redefinición de estado-nación compromete el MAS y toda la alternativa que una buena parte de la izquierda latinoamericana se juega en Bolivia. Ya se lo jugó en 1952 y la contrarrevolución acabó por diluir los cambios. Hoy la esperanza está en no confundir los procesos sociales y políticos con las personas y en esta lógica creo que Evo Morales expresa un proyecto nada improvisado y muy trabajado. Más que desinformación, estamos ante un proceso de contra-información. La única manera de romper esta dinámica es formar, dar argumentos, construir ciudadanía y no mentir, decir toda la verdad aunque duela. Usar los medios de comunicación públicos, sin demagogia y con calidad. Crear opinión e instruir, movilizar, no adoctrinar. En eso consiste el secreto. Es realizar una contra-información, dado que existe un cuasi monopolio de medios privados que desvirtúan y dominan la televisión, los periódicos, las revistas y las radios. Se trata de construir democracia como práctica social de control del poder, la gente no es tonta, sabe discernir y podrá romper el mecanismo de la mentira social. 

- Víctor Pey me contó que vos fuiste de los creadores de la alianza informativa entre La Jornada y El Clarín de Chile. ¿Cómo surgió la idea? ¿Hace cuánto que trabajas en La Jornada? 

- Bueno, siempre se mitifica un poco. Pero constituye secreto de sumario. Lo tendrán que contar más adelante Joan Garcés, Carmen Lira y el propio Víctor Pey en sus memorias. Mi vínculo con La Jornada se lo debo desde luego a Carmen Lira quien me abre las puertas y me invita a colaborar tras las elecciones de 2000 y el triunfo de Fox y el PAN. Aunque todo parte de una entrevista realizada por Miguel Angel Velázquez y Karina Avilés sobre el triunfo del PAN. De allí nace una amistad que se mantiene hasta hoy. Son ellos mis mentores ante Carmen Lira. Espero no haberles defraudado. 

- ¿En qué va el proceso del rescate del diario El Clarín de Chile? 

- Lo sigo como muchos, con inquietud. No entiendo cómo se puede manipular y caer tan bajo. Gobierno, parlamento, contraloría, jueces en Chile se han unido para crear el mayor fraude político de la historia del país. Todas las instituciones se han unido en el mayor acto de corrupción y violación del derecho internacional de defensa de inversiones extranjeras. Ya no se trata de lo que haga o diga el Banco Mundial. Con sentencia a su favor, el Estado Chileno nunca aceptará la decisión, seguirá la misma línea, profundizando, su objetivo es evitar que reaparezca El Clarín y que en Chile exista realmente libertad de prensa. En eso están de acuerdo todos, sin excepción. Después de tantos años recusarán otra vez al candidato si no pueden, buscarán más actos rastreros. Todo con tal de impedir la salida de El Clarín. 
- ¿Qué tal le fue a Michelle Bachelet en España? 

- Su imagen como primera presidenta de Chile, hija de general torturado y con un pasado de sacrificio, lleno de espinas y con voluntad de trabajo la convierte en un icono. Es una intocable. Además no debemos olvidar que tiene un muy buen equipo de asesoramiento para el mercado. Se vende como un producto y ella lo hace bien. Cuenta con el aval de Ricardo Lagos que la acompañó en su visita tras bambalinas. Yo diría que es una mujer de cobre y no de hierro, es decir dúctil, ciertamente venenosa que puede aparecer mezclada con metales innobles y con otros también nobles, aunque su pureza sólo es posible si se hace un proceso de limpia electrolítica, en este caso de recuperación ética. 

- José Saramago le dijo a la presidenta Bachelet en Madrid: “Hágame el favor de mirar a los mapuches”. ¿Qué tanto se sabe en España sobre los presos políticos mapuches? 

- De la primera parte, la Presidenta no contestó, se sintió incomoda y además no respondió a Saramago. Este le dijo que sus interlocutores cuando fue a Chile estaban hoy presos. Bachelet guardó silencio. Más adelante le dijo que las multinacionales les estaban aniquilando y exterminando, Bachelet no contestó. Solo se limitó a señalar que en Chile los mapuches son un pueblo que se respeta. Además Saramago le señaló que se les aplican leyes anti-terroristas de la tiranía pinochetista. Bachelet ni se inmutó. Respecto a si en España se sabe sobre los presos mapuches, la respuesta es lacónica: no. 

- ¿Y sobre el presidente de la Fundación Neruda que invoca leyes antiterroristas contra dos lonkos mapuche? 

- Tampoco, es más, existe un documental muy bueno realizado por un español sobre Endesa que entrevista a dicho personaje y le pregunta en su condición de presidente de la Fundación Pablo Neruda y su contencioso con los lonkos mapuches cuál es su argumento y no tiene más respuesta que la de ser unos terroristas que atacan la propiedad privada. Lo más interesante es que le dice que por favor le recite un poema de Neruda, el que más le guste para concluir la entrevista y se queda mudo. No sabía ninguno. ¡Ese es el presidente de la Fundación Neruda! 

- Hablemos de tu último libro, divides la historia de Latinoamérica de la Revolución Cubana a la Unidad Popular y de la UP al Frente Sandinista; en México analizas la construcción de un Estado multiétnico. ¿Qué posibilidades hay de llegar a ese mundo donde quepan muchos mundos? ¿Por qué dividiste así la Historia? 

- Efectivamente, en Las razones de la democracia en América Latina hago una división histórica de las luchas democráticas del siglo XX en función de la construcción de ciudadanía política. Desde esa perspectiva considero que en el siglo XX hay momentos constituyentes. El primero, la Revolución Mexicana de 1910, la lucha contra la oligarquía, el anti-imperialismo y la construcción nacional. La Revolución Cubana abre las luchas democráticas al socialismo y el anticapitalismo y de liberación nacional. La Unidad Popular incorpora la vía pacífica al socialismo con cinco puntos básicos frente a la insurreccional armada. Dichos factores de construcción de la ciudadanía plena se desarrollan en el marco del discurso de Salvador Allende al Congreso Pleno el 21 de Mayo de 1971. La legalidad, la institucionalidad, las libertades políticas, la violencia y la socialización de los medios de producción. Más adelante la Revolución Sandinista se declara como nacional, democrática, popular, antiimperialista y de economía mixta. El concepto de socialismo se difumina y abre una discusión en la izquierda latinoamericana. Mejor leerlo en el libro. Y más adelante el gran aporte está en el EZLN. El desarrollo de un concepto de democracia multiétnica redefiniendo la nación, el Estado, el proyecto y las luchas dentro del neoliberalismo. 

Son momentos de inflexión y aportes. Se trata de asumir el debate y volver sobre las alternativas y los proyectos de cambio social. Hay más momentos constituyentes en la historia de las luchas democráticas que es necesario rescatar y repensar desde nuestra realidad contingente. El texto, editado por siglo XXI México, recoge algunas reflexiones de los años noventa. Hoy hay que integrar el proceso boliviano, los cambios en Venezuela, reinterpretar Centroamérica, Cuba, Brasil, bueno toda América Latina y el Caribe. Desde luego los movimientos sociales, pero sobre todo volver sobre la experiencia del EZLN. Es necesario reconstruir la historia de América Latina. El futuro no está diseñado, ésta es mi respuesta al interrogante para que quepan todos los mundos. Crear alternativas en cada lugar. Recuperar la diferencia y hacer historias, romper el colonialismo cultural y sus formas de analizar nuestras experiencias en clave de la agenda neoliberal.

- En tu libro mencionas el proyecto inacabado de América Latina incluso detallas sus límites, pero te revierto la pregunta: ¿Qué limites tiene el neoliberalismo? 

- El control del tiempo y del futuro supone uno de los factores claves del poder, en eso consiste la clave del ideario neoliberal. Es el mecanismo para diluir las alternativas y presentar un orden lineal sin posibilidad de abrir la historia a otros posibles contingentes. Así se presenta el neoliberalismo, como el orden que genera una realidad compleja y estable, certera y sistémica, con un lenguaje unívoco. Donde todo está pensado. Pero lo interesante es que no puede por definición detener la flecha del tiempo. Su realidad termina por generar su propia incertidumbre, sometiendo su proyecto a una continua práctica de comerse el tiempo para evitar la explosión de alternativas. Su futuro es su crisis. 

- Mi última pregunta: ¿Sobre qué esbozas tu nueva tesis? ¿Da para otro libro? 

- Ahora estoy trabajando en la tercera edición corregida de El pensamiento sistémico: los orígenes del social conformismo para siglo XXI. Pero este año sigo escribiendo una historia del siglo XX latinoamericano que se complementa con la maestría del consejo latinoamericano de Ciencias sociales CLACSO que realizó en el Campus Virtual. Supongo que será un libro dentro del año 2007. Se trata de un patrón de análisis que busca romper las tradicionales historias como las de Tulio Halperin. Busco otro principio de explicación. Por ahora llevo escrito unas cien páginas. Veremos en qué acaba. Los estudiantes del campus virtual están respondiendo bien a las clases donde se están exponiendo en forma de borrador, son mis mejores jueces y críticos. De ellos aprendo.
redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info 
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS® 
webmaster@argenpress.info

La Otra Campaña Zapatista vs las campañas presidenciales de México en el 2006

La Perspectiva desde Arriba y la Derecha falla porque ignora “La Encuesta de la Represión” proveniente de abajo

Por Al Giordano (Narconews)
Segunda de dos Partes
9 de junio de 2006
Ayer, en este espacio, analizamos los sistemas horizontales de comunicación de la Otra Campaña Zapatista en México, y la forma en que el gobierno represivo de Vicente Fox, junto con sus medios de comunicación, ha perdido la ”netwar” (ciber-guerra) con respecto a la definición de los hechos atroces ocurridos en Atenco.
Si esta es la primera vez que usted lee acerca de esta historia amable lector, tal vez considere leer primero la Parte I.
En la Parte I, concluimos que los principales sectores que son parte de la Otra Campaña han desarrollado la habilidad de acceder y utilizar la misma información que esta disponible para los de arriba (lo que los analistas del Pentágono llaman “top sight”). Hoy se concluye que el “top sight” no es suficiente; que los avances que el Subcomandante Marcos del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha logrado- y que pueden ser llamados el “bottom sight” o el “enfoque desde abajo”- han traído una ventaja crucial a la Otra Campaña durante un momento de crisis que logró – junto con esa especie de red de comunicaciones que ha conformado- poner en tela de juicio la credibilidad de una historia falsa impuesta desde arriba a cerca de lo sucedido en Atenco, donde una redada policial y la invasión que le siguió, dejaron como consecuencia 217 arrestos y mas de 150 casos documentados de violaciones de derechos humanos, incluyendo golpizas, torturas sexuales y violaciones.
Como el “enfoque desde arriba” incluye monitorear como ven ellos cierta situación – aun sí es llevada a cabo desde abajo y a la izquierda, pues están obsesionados con la elección Presidencial en México del 2 de Julio-, echemos un vistazo al Santo Grial de una de sus maneras de hacer política: las encuestas.
(Para aquellos que sientan hastió por las encuestas y las simulaciones electorales, les ofrecemos nuestras más sinceras disculpas. Esta sección será breve, pero es necesaria para explicar después que es lo que esta sucediendo realmente en México. Parte del argumento discute aquellos aspectos que las encuestas no pueden ver)
De acuerdo con las encuestas de opinión publica de los últimos tres años, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador del PRD (Partido de la Revolución Democrática) se mantenía a la cabeza, hasta esta primavera cuando – de acuerdo con la encuesta hecha por el periódico El Universal del 5 al 8 de Abril – el candidato perredista comenzó a caer, del 42 por ciento, según la encuesta hecha por el periódico en Marzo, al 38 por ciento en la realizada a principios de Abril. Felipe Calderón del Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el Presidente Fox, había incrementado al 34 por ciento. El tercer candidato Roberto Madrazo, del anteriormente supremo PRI (Partido Revolucionario Institucional) que gobernó México por siete décadas hasta su derrota en el 2000, estaba, de acuerdo a la encuesta, ubicado detrás del 25 por ciento.
Dos semanas después, en una encuesta del periódico Reforma, hecha el 20 de Abril, Calderón por primera vez tomó la delantera. Estos resultados fueron publicados dos semanas después de las atrocidades de Atenco. Calderón se posicionaba entonces en el 38 por ciento, seguido por López Obrador con el 25 por ciento, y en tercer lugar, por Madrazo con el 23 por ciento.
Una semana después, una encuesta hecha del 26 al 29 de Abril por el diario Milenio, reporto el “margen de error” de la encuesta anterior de Reforma, y mostró a Calderón una vez mas a la cabeza: 36 por ciento para el candidato del PAN, 33 por ciento para el candidato del PRD, y 28 por ciento para el PRI. En otra encuesta, tomada del 28 al 30 de abril por Reforma, Calderón disfrutaba un margen de siete puntos porcentuales comparado con López Obrador con un 33 por ciento, posicionándose en un 40 por ciento, mientras Madrazo estaba abajo con el 22 por ciento. Estas dos encuestas fueron hechas después del debate presidencial televisado el 25 de Abril, al cual López Obrador no asistió. Otra encuesta más hecha del 27 al 30 de abril por GEA-ISA, le daba a Calderón una ventaja de diez puntos porcentuales al 41 por ciento por encima de López Obrador en el 31 por ciento y de Madrazo en el 25 por ciento. La encuesta del grupo Mitofskym hecha del 28 de abril al 2 de mayo, reportó un margen de ventaja mucho menor con Calderón en el 35 por ciento, López Obrador en el 34 por ciento y Madrazo con el 27 por ciento. Entre tanto, la encuesta hecha del 30 de abril al 3 de mayo, por Ulises Beltrán y Asociados, reportó a Calderón con el 37 por ciento, a López Obrador con un 32 por ciento y a Madrazo con el 27 por ciento.
Una vez mas, estas encuestas fueron realizadas antes de los acontecimientos de Atenco del 3 de mayo, y mostraban ya una obvia contienda electoral entre dos hombres: Calderón y López Obrador.
La primera encuesta publicada después de Atenco, fue hecha del 5 al 8 de mayo por el grupo Parametría y mostraba una contienda entre Calderón con el 36 por ciento, López Obrador con el 34 por ciento, y Madrazo con el 26 por ciento. Una encuesta realizada por el periódico El Universal, hecha durante los mismos días, daba a Calderón un 39 por ciento, a López Obrador un 35 por ciento, y a Madrazo un 21 por ciento. Y otra, realizada del 6 al 9 de mayo por Zobgy (un día después), mostraba a Calderón con el 38 por ciento, a López Obrador con el 33 por ciento y a Madrazo con el 25 por ciento.
Más recientemente, una encuesta hecha por Reforma del 19 al 21 de mayo mostraba a Calderón con un 39 por ciento, a López Obrador con un 35 por ciento y a Madrazo con el 22 por ciento.
De acuerdo con todas estas encuestas realizadas desde abril hasta hoy, Calderón ha estado entre el 41 y el 36 por ciento, López Obrador entre el 35 y el 31 por ciento, y Madrazo entre el 28 y el 21 por ciento. Las encuestas hechas después de Atenco muestran, si es que en realidad muestran algo, una contienda más fuerte: una caída de Madrazo, y una mejor posición para López Obrador, frente a los resultados de aquellas encuestas hechas antes de Atenco, con el apoyo del electorado fluctuando entre el 33 y el 35 por ciento y el de Calderón entre el 36 y el 39 por ciento.
Todo esto es cierto solamente si creemos en las encuestas, las cuales son financiadas por los medios de comunicación comerciales que tienen sus propios intereses políticos y preferencias partidistas: esos mismos medios de comunicación comerciales que nunca han sido honestos en México (como lo demuestra la cobertura de los acontecimientos en Atenco. Nosotros simplemente ofrecemos este examen de las encuestas como parte de nuestro análisis acerca de cómo ven las cosas los de arriba).
En cualquier caso, nadie puede mostrar datos de encuesta sólidos en donde se muestre que los hechos de Atenco han dado ventaja a la derecha electoral, una preocupación que varios seguidores de López Obrador han expresado. De hecho, podría argumentarse, usando estos datos de las encuestas, que el apoyo al candidato oficial Calderón – quien es respaldado por el Presidente Fox – se ha debilitado, pues además su manera negativa de hacer campaña, inadvertidamente, ha causado una contra corriente que derivará, dentro de seis semanas, en que los votantes se vuelvan contra él.
El encuestador Federico Berrueto de GCE, quien mostró a Calderón con 10 puntos porcentuales de ventaja sobre López Obrador, en la encuesta hecha a finales de abril, dijo a la Jornada esta semana:

“Mi pronóstico es que lo que está generando es un vuelco de la gente, y yo diría hasta una rebelión social, que es lo que está provocando la campaña del miedo. También la postura de los sectores empresariales y conservadores me preocupa, porque no es la manera de impedir que un candidato gane; es la manera de polarizar a la sociedad. A esos sectores yo les puedo dar el siguiente tip: bajo esas condiciones han ganado los candidatos de izquierda en los últimos cuatro años. Hagamos una revisión de las últimas elecciones presidenciales en América Latina, y las campañas del miedo llaman más a votar a la gente”.

Berrueto también hizo la observación de que el México de López Obrador es “más moderado” que el de los de otros presidentes Latinoamericanos, quienes dicen ser de izquierda; incluso más moderado, dice, que el de Lula da Silva de Brasil. Este, es por supuesto uno de los puntos que Marcos y la Otra Campaña han estado planteando desde el principio: que no existe un candidato de izquierda en la contienda electoral de México. Pero la brutalidad del gobierno de Fox, y la defensa de Calderón por los acontecimientos de Atenco, han generado tal resentimiento hacia ellos, que podría convencer a mucha gente de salir a votar en su contra; gente que tal vez, si no fuera por ello, se quedaría en casa.

Otro tipo de Encuesta… desde Abajo

Mientras aquellos- enfocados en la campaña electoral hecha desde arriba, se fijan en un tipo de encuesta, existe otra que hemos estado observando aquí: la cuenta diaria de la represión en México, contra organizadores y líderes sociales. Mucha de la cual ocurre fuera del contexto de la Otra Campaña Zapatista. La violenta (y fracasada) redada contra las huelgas de mineros y obreros metalúrgicos en la zona del pacifico y más específicamente en Michoacán – la cual desembocó en actos violentos, durante el 20 de abril, que provocaron dos muertes y 40 heridos – sucedió dos semanas antes de lo ocurrido en Atenco, y poco tiempo después de la visita del Subcomandate Marcos a este estado.
De hecho, Marcos había planeado visitar el puerto de Lázaro Cárdenas a principios de abril, unos días antes de la confrontación, pero decidió suspender su aparición ahí. El comité organizador de la Otra Campaña en Michoacán, dijo al periódico Cambio en esas fechas que la visita había sido suspendida porque el portavoz Zapatista no quería involucrase en un conflicto que giraba alrededor de lideres sindicales charros (corruptos). De hecho el 2 de abril, mientras Marcos visitaba otras partes del estado, explotó una huelga en el molino de acero, en contra del hecho de que el gobierno no reconociera legalmente al líder de su sindicato. Los huelguistas ocuparon las instalaciones. El 20 de abril, el gobierno mandó 800 tropas de “choque” resultando en una sangrienta confrontación, causando dos muertes y 40 heridos durante el primer dia del conflicto que todavía continua un mes después.
Imaginen, en retrospectiva, lo que hubiera sucedido si Marcos hubiese ido a Lázaro Cárdenas, y si, en el tumulto, adherentes a la Otra Campaña hubieran sido arrestados o golpeados. Los medios de comunicación hubiesen tratado – como lo hicieron en Atenco – de culpar a la Otra Campaña y a su portavoz. Además, el carácter de las circunstancias hubiese puesto a Marcos en una situación difícil, pues hubiera sido visto como el defensor de aquel tipo de lideres sindicales e institucionales que históricamente han defraudado y traicionado a los trabajadores de la nación (y quienes adicionalmente, esta involucrados con dos de los mayores partidos políticos: el PRI y el PRD). De hecho, semanas después de estos acontecimientos, la izquierda ha criticado a Marcos por no haberse involucrado en ese conflicto, y por no haberse unido a la mega marcha organizada por los sindicatos institucionales el 1 de mayo en la Ciudad de México, como apoyo a los huelguistas. Sin embargo, el vocero zapatista convocó a una marcha más pequeña, pero significativa, que atrajo a 40,000 adherentes a la Otra Campaña, desde la Embajada de Estados Unidos hasta el Palacio Nacional.
“Hay que prepararse compañeros y compañeras para la represión,” dijo Marcos el septiembre pasado. La represión no comenzó en Atenco (tampoco en Lázaro Cárdenas). Detrás del mito de los medios de que México ha logrado la transición a la “democracia”, está la realidad de la represión estatal en contra de los movimientos sociales que continúa hoy, bajo Vicente Fox, con la misma furia de la que había tenido lugar durante el mandato del presidente anterior, Ernesto Zedillo, del PRI. Y esto nos conlleva una vez mas a los sistemas de comunicación establecidos por la Otra Campaña – las listas de distribución electrónicas, los sitios web, etcétera –, porque han evolucionado considerablemente durante los cuatro meses antes del 3 de Mayo en Atenco y han contribuido, exitosamente, a hacer pública y visible la historia real, contraria a la que los de arriba deseaban que se diera a conocer.
El 10 de enero, durante los primeros días del tour nacional de la Otra Campaña, Marcos estaba distribuyendo en Chiapas cartas de dos prisioneros políticos activistas sociales: Horacio Enríquez Escobar, condenado a siete años – ahora vive su sexto año de sentencia- y Santana Campos Pérez, en prisión desde septiembre, acusado de homicidio. Dichas cartas fueron enviadas por Marcos y la Sexta Comisión a todos los adherentes de la Otra Campaña en México, por medio de una lista de distribución electrónica
Después vinieron más denuncias, que recibió Marcos por correo electrónico, acerca de la represión que enfrentan diferentes personas en todo el país, debido tanto a sus opiniones como a sus actividades políticas y, en muchas ocasiones, por estar vinculados con la Otra Campaña. Por esta razón, compartir las denuncias de la represión, en contra de sus adherentes, se convirtió en una política de la Otra.
Desde entonces, mas de 70 denuncias de represión – sin incluir las de Atenco-Texcoco – han sido distribuidas por esa misma ruta. Estas incluyen tres asesinatos políticos de lideres indígenas en México durante un periodo de cuatro meses en el 2006; arrestos ilegales (incluso de periodistas), golpizas, secuestros; casos de personas que fueron drogadas a la fuerza; incursiones ilegales en los hogares de trabajadores de derechos humanos en Chiapas; intimidación y espionaje en contra de activistas sociales; el retiro de fondos y programas sociales en comunidades y universidades que recibieron al Subcomandate Marcos durante su tour; ataques a gente, al estilo paramilitar, por distribuir panfletos o afiches, y las acusaciones, bajo cargos fabricados, a un abogado de derechos humanos por posesión de droga, entre otros abusos.
En su gran mayoría, estos ataques de represión contra de los adherentes de la Otra Campaña, tienen su origen en un deseo de venganza provocado porque organizaron una junta o una asamblea; o – como en el caso de los 73 campesinos arrestados en Hidalgo y los 26 que protestaron afuera del Foro Mundial del Agua en la Ciudad de México – porque llevaron a cabo una protesta pacifica; o – como sucedió con los 80 jóvenes que fueron atacados por la policía en Jalisco – porque decidieron hacer una fiesta. O por asistir como invitada a un evento en el Día Internacional de la Mujer, como en el caso de la activista ambiental Lucilia González, quien justo cuando se encontraba en camino para llegar al acto, que tenía lugar en el salón del Congreso Estatal en Cuernavaca, fue arrestada ilegalmente por la policía.
Como ha sido la regla en México durante los últimos seis años, estos ataques en contra de gente decente por un Estado represivo, para castigar el hecho de hacer valer su libertad de expresión y participar en la “democracia”, no han recibido ninguna cobertura por los medios comerciales. Las organizaciones corporativas de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional no dicen o hacen nada al respecto. Y en la mayoría de los casos, la gente es abandonada en prisión o herida, o muerta…sola y de manera silenciosa.
La Otra Campaña, con el sistema horizontal de comunicaciones que ha desarrollado, y su consigna ética de “todos para uno”, ha comenzado a pelear. En algunos casos, la solidaridad nacional e internacional ha producido rápidos resultados: Nicanor Salud de San Blas Atempa, Oaxaca, fue liberado el mismo día de su arresto cuando una multitud de gente rodeó la oficina del abogado fiscal del Estado y este fue aprehendido por una fuerza no armada; la liberación, después de dos noches en prisión, de periodistas de Narco News, y otros que fueron ilegalmente arrestados el 1 de Mayo en Oaxaca: la liberación del prisionero político Jacobo Silva – sometido a un confinamiento solitario-, después que la Otra Campaña reveló lo que las autoridades le habían hecho; a en la prisión de Chiapas. Y, de hecho, en Atenco, 188 de las 217 personas arrestadas, el 3 y 4 de Mayo, están fuera de prisión (aunque la mayoría de ellas todavía tienen cargos y cinco han sido deportadas). Si no fuera por los esfuerzos de solidaridad de la red de comunicaciones de la Otra, probablemente todavía estarían en prisión, o habrían desaparecido, o algo peor les hubiera sucedido.
Una regla de las encuestas de opinión publica (este corresponsal, años atrás, diseñó y llevó a cabo muchas de ellas), es que para obtener resultados realistas, al menos 400 personas deben ser entrevistadas. En menos de cinco meses de la Otra Campaña, más de 400 adherentes – activistas sociales- han sido encarcelados por un régimen represivo. Esta encuesta – para medir la represión – demuestra lo que es visto desde abajo y lo que continua generando esa rebelión social que preocupaba tanto, esta semana, a aquel encuestador de arriba.
Al final, la visión clara de lo que esta sucediendo realmente en México no requiere un “enfoque desde arriba” o “top sight” como lo llaman los analistas del Pentágono. Requiere un “enfoque desde abajo”. Desde este “enfoque” la represión ha fallado pero el sistema es frágil y se está rompiendo, y se espera aún más. Y para aquellos quienes, en su manera de pensar optimista, o en sus nociones privilegiadas de civismo, crean que esta crisis puede ser solucionada con una votación; o que existen las elecciones libres y justas en una tierra de tanta represión estatal; o que esta tormenta social va desaparecer en cualquier momento, les recomendamos que traten de llevar a cabo un mejor “enfoque desde abajo”. Hoy, cualquier persona de quince años con un módem puede desarrollar un “enfoque desde arriba” que genere rivalidad a la vista de los gobiernos. Asumir un “enfoque desde abajo” implica compartir los riesgos que asumen aquellos que luchan desde allí.
Es este “enfoque desde abajo” lo que provee a Marcos y la Otra Campaña, en estos momentos, una ventaja estratégica sobre quienes tienen al Estado y a los medios de comunicación a su servicio. Es lo que le dio a Marcos la habilidad de imponer recientemente – por primera vez en la historia – condiciones a Televisa y otros medios para tener acceso a él, tales como mostrar sus declaraciones sin censura, sin ediciones, haciendo entrevistas al aire y en otros lugares. Justamente, en esas entrevistas, él lo explicó de la siguiente manera: la Otra Campaña no está generando conflictos. Está haciendo visible el conflicto que existe desde abajo, y haciéndolo visible, ha implementado un modelo innovador para formar una red de comunicaciones que puede ser usada por activistas sociales serios en todas partes del mundo.
Publicado en inglés el 27 de mayo. Traducido por Maria Garrido.

La muerte de Alexis Benhumea es el “estado de derecho” del gobierno mexicano

César Rojo

La tarde del 3 de mayo de 2006, la represión policíaca del gobierno mexicano contra  habitantes de Texcoco y San Salvador – en particular al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, (FPDT) -, asesinó al joven Francisco Javier Cortés.

En la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, DF, donde se realizaba un mitin de la Otra Campaña, América del Valle – del FPDT – comunicaba lo ocurrido:

“Nos dicen que ya falleció un compañero. Responsabilizamos al gobierno municipal de Texcoco, a los perredistas que siguen levantando equivocadamente sus banderas de sol, al gobierno estatal, a todos los priístas que ahora se sentaron en la silla del gobierno estatal, a Fox y al PAN. Desde aquí responsabilizamos a toda la clase política de esto que se está suscitando en nuestras comunidades”.

El gobierno, apoyado en los medios masivos de comunicación (Televisa y TV Azteca), negaba y silenciaba el asesinato. Sin embargo su mentira no pudo soportar mucho. El 10 de mayo el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro presentaba un video con entrevistas a tres elementos de la policía del estado de México, quienes aseguraron que “'la bala que quitó la vida al niño Francisco Javier Cortés en San Salvador Atenco, sí fue disparada por un policía estatal”.

Los tres agentes revelaron asimismo que en el operativo policiaco del 3 y 4 de mayo, “algunos elementos portaban armas como R-15, escopetas calibre 38 y 9 milímetros; recibimos orden de golpear a todo lo que se moviera, siempre que no nos vieran los medios (de comunicación), y que entráramos a las casas a sacar a la gente que se pudiera”.

Pero así como el gobierno continúa negando su participación en el asesinato de Javier Cortés, también niega los abusos y violaciones sexuales a varias mujeres en la “Operación Rescate” empleada en Atenco (“diseñada y planificada con antelación por mandos expertos en lucha antisubversiva pertenecientes a la Policía Federal Preventiva (PFP), con apoyo de elementos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y de la Agencia de Seguridad del Estado de México (ASE)”, Carlos Fazio, Jornada, 20 mayo).

Cuando se le cuestiona al gobierno, él sólo sabe decir, se “aplicaron las leyes, el estado de derecho”. Entonces “Durito baja su mochila y la abre mientras dice (el pasado viernes 2 de junio en un festival cultural y de comunicación en la ENAH, DF, en apoyo a los y las presas políticos de Atenco):

– Que nada bueno se puede esperar de quien hace residir la legalidad de las instituciones en los penes de los policías – dice Durito.

– El Estado de Derecho en México es sexista, machista y, como tal, estúpido. No es posible hablar de legalidad mientras hay tantos ladrones y criminales libres (algunos hasta son candidatos en las próximas elecciones). La justicia en México es una mercancía y cara. La compra quien tiene la paga. ¿Acaso no te has dado cuenta de que, cuando un rico delinque, se siguen todos los procedimientos “legales”, se alarga el proceso y, las más de las veces, cuando se llega a la conclusión de culpabilidad, el susodicho se huye? ¿No es cierto que al pobre primero se le detiene, se le golpea, se le encarcela, y ya luego, mucho después, se averigua si es culpable o no?-”

Tal es el “estado de derecho” del “gobierno mexicano”. Y funciona tan bien, que hoy, 7 de junio, por la madrugada,  cobró la vida de otro compañero: Alexis Benhumea Hernández.

De 20 años, estudiante de Economía de la UNAM, permaneció alrededor de mes en estado de coma a causa de un proyectil de gas lacrimógeno que disparó la policía el 3 de mayo. Habitantes de Atenco, en memoria de Alexis Benhumea, han colocado moños blancos y un poema en el Auditorio Emiliano Zapata, en el centro del poblado. El poema dice: “Hoy es un buen día para morir, los hombres valientes como tú fueron al frente porque la justicia y la libertad se lucha y se conquista, pero hay que pagar el precio y ese precio es la vida. Mataron tu cuerpo mas tu espíritu combativo, vivirá en Atenco… por siempre. Descanse en paz, Alexis”.


La Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos que vino a investigar los hechos violentos en Atenco, en su primer reporte señala que hay pruebas acerca del exceso de fuerza pública y una grave vulneración masiva de derechos humanos. Sin embargo, el gobierno sigue empeñado en la negación y el silencio, pues para ellos, para el poder político, tal parece que la represión, la brutalidad, los abusos y violaciones  sexuales, la muerte de Francisco Javier Cortés  y ahora, la muerte de Alexis Benhumea, es tan sólo el resultado de la aplicación del “estado de derecho”. Esa es su lógica, ese es su modus operandis.

In memoriam por  los caídos en Atenco, vayan estas líneas de Miguel Hernández (1910-1942)

(…)

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.
Vientos del pueblo me llevan  

(…)

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene,
y aquí estoy para morir,
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.

Sentado sobre los muertos

Alternancia o revolución: he ahí el dilema

Gilberto López y Rivas
Rebelión
Los proyectos de nación no son documentos coyunturales que ostentan tal denominación; éstos, si acaso, son propuestas de gobierno, plataformas electorales o programas partidistas. Los reales “proyectos de nación”, desde la izquierda, son construcciones histórico- sociales que se van elaborando en la lucha contra el poder capitalista establecido y contra sus renovadas formas de explotación y dominación, por sujetos socio-políticos en busca de transformaciones fundamentales y a partir de su autonomía.
Por ello, la Otra Campaña en su primera etapa se propone escuchar abajo y a la izquierda; para que los propios sectores explotados, discriminados, segregados, establezcan las bases de un programa anticapitalista y antineoliberal. Cabe señalar que uno de los pocos grupos que cuentan con una propuesta con esas características históricas son los pueblos indios. El dialogo de San Andrés y sus acuerdos resultantes, firmados el 16 de febrero de 1996, constituyen una especie de constituyente en lo que a la problemática étnico-nacional se refiere.
Así, la finalidad de la Otra Campaña es lograr crear una fuerza de abajo, independiente de los partidos, los tiempos y las reglas de juego de la democracia tutelada; aquella que definimos en otro escrito como propiciada por:
“el capitalismo neoliberal, en la cual las izquierdas institucionalizadas pierden toda capacidad contestataria y transformadora; incapaces de sustraerse a la lógica del poder capitalista, dada la efectividad de éste para cooptar a sus dirigentes; y asumen finalmente un papel de legitimación del sistema político basado en la desigualdad y la explotación capitalistas” [1] .
Como lo expresa Roberto Regalado:
“No se trata de negar o subestimar la importancia de los espacios institucionalizados conquistados por la izquierda, sino comprender que estos triunfos no son en sí mismos la “alternativa”. De ello se desprende que la prioridad de la izquierda no puede ser el ejercicio del gobierno y la búsqueda de un espacio permanente dentro de la alternabilidad neoliberal burguesa, sino acumular políticamente con vistas a la futura transformación revolucionaria de la sociedad.” [2]
Esta nueva fuerza política a la que aspira la Otra Campaña debe ser lo suficientemente poderosa como para imponer un poder constituyente, un poder fundacional de un nuevo tipo de nación. La Otra Campaña parte de la hipótesis de que es imposible reconstruir desde arriba las bases de los actuales Estados nacionales. No existe poder delegado o heterónomo que lo haga posible. Es necesario erigir un poder que descanse en las propias fuerzas, sin intermediarios, burocracias, políticos profesionales, clase política, mesías o tlatoanis que decidan por otros.
Esta es la razón fundamental por la que no es posible la unidad entre la izquierda institucionalizada y la izquierda anticapitalista. Se parte de dos lógicas diametralmente opuestas. No es posible la “doble campaña”. La Otra Campaña no quiere ser cómplice ni víctima de una nueva ilusión, de un nuevo espejismo. Esta no es una posición nihilista ni irresponsable, sino una perspectiva coherente con un análisis de lo que significan, en las actuales circunstancias, la crisis ética y los límites terminales a los que ha llegado la izquierda institucionalizada. Lula en Brasil, Tabare Vásquez en Uruguay, Bachelet en Chile, incluso Daniel Ortega en Nicaragua, (en la eventualidad de su triunfo electoral este año), y el propio Andrés Manuel López Obrador en México representan esa izquierda que se conforma con la alternancia y que renuncia a realizar cambios de fondo en sus respectivos países. Aquí no hay ruptura con el modelo de dominación e, incluso, representan formas más modernas de “gobernabilidad democrática”.
La Otra Campaña, a diferencia de la izquierda institucionalizada en lo que respecta a sus experiencias mexicanas de gobiernos estatales y locales, parte de una práctica de construcción de poder autónomo que se expresa en los municipios rebeldes zapatistas y en las Juntas de Buen Gobierno; parte también de una coherencia ética del movimiento zapatista que le otorga autoridad moral para hacer las propuestas contenidas en la Sexta Declaración. No se trata de un voluntarismo insensato, sino el resultado de una experiencia donde todo lo logrado se debe a los propios esfuerzos de los pueblos y las comunidades; y sobre todo, no a una concesión del gobierno.
La Otra Campaña también parte de un análisis acucioso sobre los límites de las conquistas alcanzadas. Las Juntas de Buen Gobierno son un logro histórico; sin embargo, no es suficiente y, además, hay conciencia de que el futuro de las autonomías es incierto ya que el capitalismo neoliberal pretende apoderarse de los territorios, los recursos, los saberes de los pueblos indígenas. Se trata de una guerra total en la que los pueblos indios están inmersos y en la que es necesaria la más amplia alianza de los explotados, oprimidos, discriminados y segregados; se trata de una guerra por la sobrevivencia no sólo del país, sino de la humanidad en su conjunto.
Contrario a lo que se dice y piensa sobre la Otra Campaña en cuanto a la “toma del poder”, Marcos hizo recientemente declaraciones importantes que cito en extenso:
“Y, entonces, ya construido este movimiento, nosotros pensamos que el problema del gobierno –y de la toma del poder—se invierte: deja de ser el objetivo central de un movimiento de transformación y se convierte en una pieza más de ese movimiento. Ojo: una pieza más; no es excluida de ese movimiento. Sí va a haber eso, pero no es el punto de partida, ni el de llegada. Es uno de los pasos que hay que dar en esa organización de la sociedad. Y, a lo mejor –pensamos nosotros—, podemos construir un referente mundial que no sea un muro, como el de Berlín, sino que sea otra cosa. Un rompecabezas cuya figura no esta definida y que se va modificando con cada pieza que se agrega. Y como es abajo, y donde cada quien asegura su lugar, el problema aquí no es qué imagen va a quedar al final, sino que cada pieza tenga mi figura y mi color, que esté yo ahí. Y eso es lo que hace que el movimiento que la Otra Campaña…que ese rompecabezas se siga armando abajo, no arriba, Y, eventualmente, ahí va a caber la pieza del gobierno, o la pieza de la democracia electoral, ola de los derechos…muchas cosas pues que están ahí. Pero no es ni el punto de partida, ni ojo—el punto de llegada. Pero tampoco se trata de evitarlo. Eso es lo que el EZLN está diciendo una y otra vez.” [3]
La Otra Campaña tiene en mente una democracia autonomista de nuevo tipo que se fundamenta en una construcción de poder y ciudadanía desde abajo; como una forma de vida cotidiana de control y ejercicio del poder de todos y todas desde el deber ser, esto es, con base en términos éticos. No se trata de una alternancia bajo la tutela del capitalismo. Se trata de una revolución.
[1] Gilberto López y Rivas. “Democracia tutelada versus democracia consejista”. Rebelión, 28 de marzo del 2006.
[2] Roberto Regalado. América Latina entre siglos: dominación, crisis, lucha social y alternativas políticas de la izquierda. Melbourne-Nueva York-La Habana: Ocean Press, 2006. Pp.213-214.
[3] Entrevista de Sergio Rodríguez Lazcano al Subcomandante Marcos. Rebeldía. Mayo de 2006

El silencio de Dios

Pedro Miguel (LA JORNADA)

Quién sabe si, como dijo Joseph Ratzinger en Polonia, Dios permaneció en silencio cuando los nazis asesinaban a millones de eslavos, judíos, comunistas, socialistas, liberales, homosexuales y gitanos, entre otros. Sus designios, ya se sabe, son inescrutables: tal vez El Altísimo quería poner en evidencia los límites de la maldad humana o la inexistencia de ellos, o acaso se expresó, pero lo hizo por las bocas de los cañones soviéticos e ingleses y por el trabajo de los grupos de la resistencia antifascista, o puede ser que anduviera arreglando asuntos más importantes, que los nazis lo pillaran distraído, que no haya estado on line en ese momento, o nunca. A fin de cuentas, Su condición es un misterio inmarcesible hasta para quienes la pregonan, empezando por el que este domingo abrió la boca en el centro de exterminio. Podría ser también que las diversas caras de Dios -la inescrutable del Jehová de los hebreos, el severo e implacable rostro del Señor de los protestantes, el Dios Padre bonachón e indulgente de los católicos- no se hubieran puesto de acuerdo sobre cómo reaccionar ante la carnicería.

Lo cierto es que el horror tuvo lugar y que unos 50 o 60 millones de seres humanos -soviéticos, hebreos y alemanes, principalmente- fueron exterminados por el Tercer Reich, por las guerras que provocó y por el gatillo alegre de los Grandes de Yalta, quienes no consideraron necesario proteger a la población civil del poder de sus bombas. Pero Dios tampoco estuvo disponible (o sí lo estaba, pero pensó que así debía ser, o no le importó, o quién sabe) cuando estadunidenses e ingleses achicharraron a los habitantes de Dresde y a los de Hiroshima, o cuando los soviéticos permitieron que los soldados alemanes despedazaran a los judíos insurgentes en Varsovia.

La proyección del nazismo en Europa y la Segunda Guerra Mundial fueron precedidas por muchos signos ominosos. El alzamiento franquista en España, en el que los fascistas ensayaron algunas de las atrocidades que perpetrarían después en muchos otros países, recibió el respaldo apenas disimulado de casi todos los obispos y los arzobispos y los cardenales. Los pontífices romanos aseguran que representan a Dios en la Tierra. Si eso fuera cierto, entonces El Señor habría sido cómplice de los bombardeos de Barcelona, Madrid y Guernica. Pero también es posible que los Papas mientan y que su supuesto representado no haya tenido nada que ver en el asunto: tal vez, simplemente, consideró necesario y bueno el alzamiento de Franco con toda su secuela de muerte, destrucción y sufrimiento; o tal vez estaba atendiendo asuntos más importantes; o habrá sido que no Está y que no Es, o Sus razones tendrá, y éstas son inescrutables.

Las acciones humanas, a diferencia de las divinas, son susceptibles de comprensión racional. Y los que sí andaban por ahí cuando los nazis secuestraban, apaleaban, despojaban, explotaban y exterminaban a los hijos de David, y a muchos otros, eran Ratzinger y su antecesor en el cargo, Pío XII. Ante el exterminio, el segundo guardó un silencio muy próximo a la complicidad. El primero, el actual pontífice Benedicto XVI, se paseaba con un uniforme de las juventudes hitlerianas mientras Auschwitz, Dachau, Treblinka y otros mataderos funcionaban a toda su capacidad en la tarea de destruir judíos y gentiles. Acaso más tarde, en su fuero interno, Ratzinger se haya disculpado ante Dios, pero nunca ha pedido perdón a los mortales. A lo más que ha llegado su humildad es a la explicación de que haber sido nazi no fue su culpa.

Si no hay memoria personal tampoco puede haber memoria histórica. Dijo el pontífice en su visita a Auschwitz: ‘Al destruir a (el pueblo de) Israel, (los nazis) querían en última instancia destrozar la fuente de la fe cristiana’. O sea que los judíos fueron bajas colaterales, que en realidad se cruzaron en un tiroteo entre el Tercer Reich y la cristiandad y que era ésta el objetivo real de la maquinaria hitleriana de destrucción. Pero qué mala leche (o cuánta ignorancia) la de este pontífice: ocurre que la máxima ‘fuente de la fe’ antisemita a lo largo de la historia ha sido la Iglesia católica, y que lo que Hitler puso en práctica, en escala industrial, en los años 40, fue política regular del Santo Oficio durante varios siglos: perseguir, torturar y asesinar a judíos y a judaizantes (y a muchos otros), fabricarles calumnias monstruosas, echarlos del Sefarad, quemarlos en leña verde.

Más difícil es entender cómo Dios puede guardar silencio cuando su presunto delegado abre la boca. Pero Sus actos son inescrutables.

redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS®
webmaster@argenpress.info

¿Derechos Humanos en México?

José Francisco Gallardo Rodríguez

La actuación reciente de las fuerzas de seguridad de los tres órdenes de gobierno, como lo vimos en Atenco a principios de mayo pasado, deja mucho que desear de una administración que se autocalifica como democrática: “la fuerza pública se utilizó para restablecer la paz y el estado de derecho”, decían los encargados de hacer cumplir la ley; sin embargo, las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos nacionales e internacionales, tenemos otra visión de esa abusiva y deplorable actuación policial, al sobreponer la seguridad humana sobre la seguridad del gobierno o del Estado. Así lo dejan ver los informes y monitoreos sobre derechos humanos de las tres organizaciones más prestigiadas a nivel internacional: Amnistía Internacional, Human Rigths Watch y Naciones Unidas.

Varios de los problemas más apremiantes de México en materia de derechos humanos, se derivan de las deficiencias en su sistema de justicia penal. Estos incluyen la tortura y otras formas de maltrato por parte de los agentes policiales, así como la falta de investigación y enjuiciamiento de los responsables de violaciones de los derechos humanos.

El Presidente Fox ha prometido repetidamente resolver estos problemas y ha adoptado importantes medidas en este sentido, estableciendo una fiscalía especial para investigar los abusos cometidos en el pasado y proponiendo reformas judiciales destinadas a prevenir que sucedan en el futuro. Sin embargo, ninguna de las iniciativas ha recibido el apoyo gubernamental adecuado; asentaba Human Rigths Watch en su informe sobre México 2006.

La tortura es un problema persistente dentro del sistema de justicia penal mexicano. Un factor que perpetúa dicha práctica, es que algunos jueces aceptan el uso de pruebas obtenidas mediante violaciones a los derechos humanos de los detenidos. Los presos están sometidos a abusos, que incluyen la extorsión por parte de guardias y la imposición del confinamiento en solitario durante períodos indefinidos.

En marzo de 2004, el Presidente Fox propuso una serie de reformas destinadas a resolver algunos aspectos del proceso penal mexicano, que persisten e incluso fomentan el uso de la tortura por parte de agentes de las fuerzas policiales. La nueva legislación desestimaría todas las pruebas obtenidas ilegalmente y sólo admitiría como prueba en el juicio las confesiones que se hayan realizado en presencia de un juez y un abogado defensor. Sin embargo, el impacto de estas disposiciones se vio debilitado por la posibilidad de eximir de éstas y otras garantías procesales a los sospechosos en casos contra el crimen organizado.

El sistema de justicia penal no administra habitualmente justicia a las víctimas de crímenes violentos y abusos contra los derechos humanos. Las causas de esta situación son variadas e incluyen la corrupción, la formación y los recursos inadecuados y la falta de voluntad política. Un ejemplo destacado son los asesinatos sin resolver de cientos de mujeres ocurridos durante la última década en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En 2001, el Presidente Fox estableció una Fiscalía Especial encargada de investigar y enjuiciar los actos de violencia política cometidos en el pasado, incluidas las masacres de manifestantes estudiantiles en 1968 y 1971 y la desaparición forzada de cientos de opositores al gobierno durante la ‘guerra sucia’ de los setenta. Durante dos años el progreso de la fiscalía se vio limitado por la cooperación insuficiente de las fuerzas armadas y el acceso inadecuado a documentos oficiales. Finalmente la fiscalía fracasó en el objetivo de su creación. Claro que, desde el inicio no se trataba de aclarar los crímenes del pasado ni llevar a nadie ante la justicia, sino administrar el conflicto solamente.

La cereza en el pastel, las leyes mexicanas sobre difamación, son excesivamente restrictivas y tienden a socavar la libertad de expresión. Además de las sanciones económicas, los periodistas se enfrentan a procesos penales por presunta difamación de funcionarios públicos. En ocasiones, los periodistas han sufrido la violencia de los agentes del gobierno, incluso desde la misma presidencia de la República, pero eso sería lo de menos, México se coloca en uno de los primeros lugares en asesinatos a periodistas en el mundo.

El nivel de democracia de un Estado o de un gobierno, se mide en el trato que tiene con sus periodistas.
redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS®
webmaster@argenpress.info