Autonomía y representación

Jueves 28 de septiembre de 2006
NEIL HARVEY (La Jornada)

Los conflictos políticos actuales de México reflejan un problema que comparten otros países. Me refiero a la crisis de los modelos de representación política y cómo responder a esta situación. Hay diferencias en la manera de explicar este fenómeno, que se reflejan en los cambios que se dicen necesarios: desde reformas pactadas dentro de la institucionalidad hasta la refundación de la república o la creación de un programa nacional de lucha desde espacios autónomos.
Todos estos argumentos tienen que ver con la demanda de democratizar la relación entre la ciudadanía y los políticos que dicen gobernar en su nombre. Desde la presidencia se habla de la necesidad de defender las instituciones democráticas que tanto ha costado consolidar. Desde la convencion nacional democrática (CND) se declara presidente legítimo a AMLO y, a la par, se prepara una campaña de resistencia civil. Y desde el EZLN, el subcomandante Marcos anuncia la reanudación de la otra campaña y nos recuerda de las diferencias entre ésta y el proyecto del PRD y AMLO. ¿Cómo buscan responder el PAN, la CND y la otra campaña a la crisis de representacion política?
En primer lugar, con los datos oficiales avalados por el tribunal electoral, Felipe Calderón y el PAN parecen tener ventaja debido a la composición del Congreso. A diferencia de Fox, Calderón tendrá posibilidades de ganar más votos en el Congreso. El PAN controla 42 por ciento de la Cámara de Diputados y 41 por ciento del Senado. En la Cámara baja sólo necesita otros 45 votos para tener una mayoría para aprobar leyes, y otros 127 votos para tener mayoría calificada para pasar reformas constitucionales. En el Senado necesitaría otros 13 votos y 33 votos, respectivamente. Es probable que busque alianzas con miembros del PRI, PVEM y PANAL, poniendo en desvantaja a los partidos del Frente Amplio Progresista (FAP). Por ésta y otras razones, algunos analistas opinan que Calderón no tendrá tanta dificultad en gobernar, a pesar de la forma en que fue decidida la elección presidencial. Sin embargo, ese análisis no toma en cuenta que, según datos oficiales, casi dos terceras partes de los mexicanos que votaron el 2 de julio no votaron por Calderón. Esto es diferente a 2000, cuando Fox ganó con 43 por ciento de la votación, y si agregamos la falta de certeza en los resultados de 2006, es muy probable que Calderón tendrá más dificultades, aun en el caso de que pacte acuerdos legislativos con fracciones parlamentarias. Como Calderón y el PAN defienden la institucionalidad existente no sienten tanta necesidad de emprender reformas de fondo para superar la crisis de representación que se hizo más evidente en 2006 y esto es un limitante que podría impedir la implementación de cualquier legislación que se logre aprobar.
Es evidente que la decisión del tribunal electoral no permitió superar las sospechas de fraude. La participación de más de un millón de personas en la CND es señal inocultable del grado de descontento popular. Este movimiento tendrá que demostrar su capacidad de organización en los próximos meses frente a diversos obstáculos. Ahí el PRD y FAP tendrán que demostrar posiciones consecuentes con las de la CND, o verse rebasados por la sociedad civil organizada. Durante muchos años los movimientos sociales han mostrado su capacidad de contrarrestar al autoritarismo en barrios, colonias, escuelas, gobiernos municipales y ejidos, donde, como ciudadanos antes de ser miembros de partidos, han luchado por sus derechos. Los retos de la CND tienen que ver con la construcción de nuevas formas de representación ciudadana que van más allá de los partidos políticos y que empiezan a crear esa horizontalidad que Ilán Semo señala (La Jornada, 23/9/06) como deseo de la mayoría de los mexicanos. Sin embargo, hay que reconocer que el clientelismo y el caudillismo siguen siendo parte de la relación entre políticos y ciudadanos y la CND tendrá que crear nuevos mecanismos de participación para evitar que termine reproduciendo la verticalidad tradicional.
Por lo arriba señalado, el planteamiento de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona sigue vigente. En términos políticos es un llamado a la organización horizontal. Abrió una nueva forma de resistir al capitalismo, con base en la convergencia de gran diversidad de organizaciones e individuos, con una novedad: los mismos adherentes, y no un liderazgo centralizado, se encargarán de su promoción y difusión. Es un esfuerzo casi inédito, tanto en los movimientos sociales como en los partidos políticos, que pretende superar la crisis de representación política con base en la autonomía y la solidaridad.
A mediados de los 80 Ernesto Laclau preguntó si las crisis de los regímenes autoritarios y las transiciones políticas conducirían al restablecimiento de las formas tradicionales de la representación partidista, o, si, por el contrario, podríamos imaginar algo nuevo y distinto, donde una multiplicidad de demandas y movimientos no se encontrarían “representados” por un líder o un partido, y lucharían por una democratización de la sociedad en todos los ámbitos. En tal imaginario, la política no se reduciría a una mera relación instrumental entre representantes y representados. Creo que, si bien no son los únicos, los zapatistas son los que más han contribuido a abrir este otro imaginario político y, por lo tanto, la lucha por la autonomía de las comunidades zapatistas sigue siendo referente indispensable no solamente para la otra campaña, sino también para la reconceptualización de la política en México.
nharvey@nmsu.edu

Anuncios

La transición

Alberto Híjar
http://www.poresto.net/

Salvo la ultraderecha gobernante, todas las otras tendencias políticas proponen transición alternativa al neoliberalismo causante de desastres para todos los pobres de las tierra.
Sin duda, la propuesta más clara es la del EZLN, no sólo por su precisión ideológica sino por su práctica. El reciente comunicado del Subcomandante Marcos y su discurso del 15 de septiembre en San Salvador Atenco deslindan al EZLN del error de haber confiado a la alianza con Cuauhtémoc Cárdenas la estrategia del cambio. Al fin ha llegado la autocrítica que tanto ha lastimado a seguidores del EZLN desplazados por los perredistas siempre apresurados por las elecciones en turno.
Aunque el tiempo ha probado la razón de la Coordinadora Obrera, Campesina, Indígena y Popular (COCIP) desconocida y casi expulsada de la Primera Convención Nacional Democrática de 1994, es bueno que al fin se aclare el error sintetizado en aquel terrible comunicado del “no están convocados” recibido entre aclamaciones por los perredistas en el Auditorio Che Guevara de Ciudad Universitaria para de inmediato tomar una fila de abajofirmantes aplaudidores para escarnio de la mitad de participantes que habían ganado la necesidad de discutir a fondo los términos de la Convención, en especial la estrategia de las alianzas con quién y para qué y las posibilidades de un gobierno provisional o alternativo. Triunfó la retórica esplendorosa de Marcos, la imagen de la nave y la tormenta alusiva a la forma de la sede de la Convención y el tremendo aguacero que no la interrumpió. El conductor vocero del enlace siguió una trayectoria previsible de autodenominado comisionado del EZLN a Secretario del Trabajo del Gobierno del Distrito Federal y candidato perdedor a jefe delegacional en el D.F. como recomienda Julius Fusik, no hay que olvidar a estas figurillas como Benito Mirón Lince que todavía alcanzó a formar un grupo de faltamos nosotros para apoyar a López Obrador. Cada uno, cada una de estas figurillas encarna la corrupción, el oportunismo, del disfraz de izquierda en realidad dispuesta a ceder ante el sacrosanto poder del Estado. Usted sabe, la política como arte de lo posible, de la negociación, del acuerdo donde todos ganan, ellos sobre todo. Clase política pues.
Aún reivindica el Subcomandante Marcos el apoyo de la sociedad civil, pese a la evidencia de su acelerada politización. De aquí un límite problemático en el desprecio a los partidos políticos y el reconocimiento a organizaciones muy diversas de resistencia, no siempre dialogantes por el secuestro del Delegado Zero por las celosas custodias de su albergue y seguridad. La gira por el Norte de México y la presencia de los comisionados de Chiapas, serán la prueba de la puesta en práctica de un diálogo más allá del sólo escuchar.
Lo dijo Marcos el 15 en Atenco y lo repite en el Comunicado: nada de confianza en las instituciones y sus personeros, nada con el poder (del Estado), nada de seguidismo incondicional ni condicionado a quien adopta el papel del bueno. Aquí es donde pesa la práctica: las Juntas de Buen Gobierno y Los Caracoles con un deslinde organizativo fundamental: la separación del mando militar, vertical por necesidad del EZLN, del poder civil con predominio del proyecto horizontal. Esto plantea un límite y una esperanza porque no sólo consolida la alianza estratégica con el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, como exige la relación con la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca y sus emulaciones en Michoacán y Guerrero. De darse un proceso de vinculación y articulación, la extensión territorial y los ejes organizativos, pueden alimentar la esperanza de que 2010 de veras sea año de independencia definitiva.
Para todo esto tan bonito, la dificultad mayor es el Estado. Rechazarlo no lo anula, sino lo hace presente como poder nada despreciable porque negocia el caso Oaxaca, porque infiltra y da seguridad, orienta paramilitares y policías o masacra según el caso, todo lo cual levanta protestas y organiza y desorganiza. El problema de la transición no se resuelve con ignorar al Estado, sino con estrategia y tácticas precisas para sustituirlo por el poder popular. En este sentido, el documento reciente del EZLN resulta fundamental porque descubre la necesidad antisistémica contra el capitalismo, aunque cuida mucho decir socialismo. Será que la definición anticapitalista tendrá que producirse sobre la marcha de la Otra Campaña, de manera semejante a cómo va creciendo en las reuniones de la APPO donde coexiste, el Frente Popular Revolucionario FPR con su repudiada exaltación de Stalin y su caracterización del poder popular como reformismo clasemediero en acto, todo lo cual no impide su influencia campesina y su campamento en el centro de Oaxaca. En la dirección provisional de la APPO, sin caudillo ni protagonistas principales, están los dirigentes magisteriales, los organizadores de municipios y agencias municipales con base en el reconocimiento legal de usos y costumbres y mujeres y ciudadanos de colonias, gremios como los taxistas y los estudiantes. Las características del enemigo como socio trasnacional de importantes corporaciones y de los riquísimos negocios que el Plan Puebla Panamá ha echado a andar sobre todo en el Istmo de Tehuantepec, aclaran la raíz capitalista antipopular y la alternativa socialista todavía no explícita.
La autocrítica del documento del EZLN sobre sus erróneas esperanzas en Cuauhtémoc Cárdenas, son suficientes para no tropezarse con la misma piedra de la falsa izquierda para en cambio proponer la construcción del Programa Nacional de Lucha que tendrá que incluir una precisa caracterización del Estado y de la fase histórica que o es de transición al socialismo sin prisa pero sin pausa, una vez que va quedando clara la imposibilidad de humanizar al capitalismo.

La Comuna de Oaxaca

Carlos Beas Torres

ALAI AMLATINA, 29/09/2006, Oaxaca.-  Desde hace más de tres meses, los fantasmas de Louisa Michel y Elisee Reclus, pasean de noche por las desiertas calles de una vieja ciudad del sur de México; la oscuridad tan sólo es iluminada por la luz tenue de los focos de las lámparas o por el fuego de las hogueras que en cientos de barricadas, calientan las noches oaxaqueñas.

Los datos más conservadores indican que la población de la ciudad de Oaxaca ha levantado por lo menos unas 500 barricadas; otros más exaltados hablan de hasta 1,500 barricadas levantadas en una sola noche.

La Comuna de Oaxaca nació a raíz de que el Gobernador Ulises Ruiz, un tipo déspota perteneciente al PRI más violento; ordenó el pasado 14 de junio un agresivo desalojo en contra de un plantón pacífico que realizaban profesores en huelga.  El operativo policiaco ocurrido en el centro histórico, no sólo golpeó a los sindicalistas; ya que al ser acorralada la policía, el Gobernador ordenó utilizar un helicóptero particular para tirar desde el aire, bombas de gas pimienta.  La intoxicación alcanzo a empleados de hoteles y comercios, así como a vecinos y a cientos de turistas que tuvieron que ser desalojados del campo de batalla.  Los sindicalistas recuperaron el centro y con esta acción despertaron la conciencia de la población.

Casi de inmediato, 360 organizaciones sociales de todo tipo, desde indígenas, hasta mujeres, pasando por ambientalistas, pequeños comerciantes y universitarios, crearon una Asamblea Popular, un tipo de Parlamento ciudadano, mejor conocido como APPO.

Esta Asamblea ha realizado 5 megamarchas, movilizaciones que han reunido a cientos de miles de manifestantes; ha tomado más de 30 alcaldías y bloqueado carreteras, cerrando además las oficinas públicas y juzgados.  El Gobierno dejó de existir y sólo quedó visible en operativos nocturnos donde cientos de policías de civil y golpeadores salían a la calle a disparar armas de fuego en contra de la población.  Ante esos operativos las barricadas oaxaqueñas han demostrado su enorme eficacia.

Las mujeres en esta lucha, como en todas las demás han jugado un papel extraordinario; una buena tarde, miles de ellas se manifestaron por la ciudad, batiendo cacerolas en mano y llegaron a la televisora oficial a pedir que se dejara entrar a una comisión para dar a conocer sus preocupaciones, el personal de vigilancia les negó el paso, lo cual obviamente las indigno, acto seguido tomaron la televisora y durante varios días transmitieron, hasta que un comando policiaco inutilizó las antenas a balazos, lo cual generó una nueva acción de la población, la cual tomó de inmediato 13 radiodifusoras, donde se dio por vez primera voz a cientos de mujeres y hombres anónimos.

La represión ha sido vasta; varios dirigentes de la APPO han sido detenidos, maltratados y permanecen encarcelados, uno de ellos en un penal federal de alta seguridad; dos manifestantes han sido asesinados; decenas de personas han sido golpeadas o amenazadas.  Ante ello se ha respondido con extremada cautela; sin embargo los medios masivos de comunicación tratan a toda costa de ocultar la impresionante revuelta ciudadana y sólo destacan los posibles nexos con la guerrilla y el vandalismo que significado el cerrar el acceso a bancos, grandes centros comerciales o al aeropuerto.

¿Pero que explica esta Revuelta?, Oaxaca es junto a los estados de Chiapas y Guerrero, un Estado extremadamente pobre, habitado por una gran cantidad de comunidades indígenas.  Oaxaca ha sido un reducto controlado por los caciques del PRI, quienes se han enriquecido, aliados a grandes empresarios y compañías trasnacionales como Iberdrola.  Los gobernantes de Oaxaca se han caracterizado por su incapacidad, corrupción y estilo violento de gobernar.

Y el pueblo dijo el 14 de junio hasta aquí, Ya Basta.

Y después de tres meses de muy intensa movilización ¿ ahora que sigue?: La clase política nacional y los empresarios urgen al Gobierno federal a una solución represiva expedita, a gritos Ulises Ruiz reclama el envío de la Policía Federal Preventiva, el desalojo de los plantones y barricadas y el encarcelamiento de más opositores.

Por otro lado las negociaciones están virtualmente rotas, ya que el Gobierno Federal y los partidos PRI y el derechista PAN en el Senado se niegan a desaparecer poderes, es decir a destituir al Gobernador oaxaqueño.

Por ello el escenario más posible, es el de una salida represiva, como la ocurrida hace 30 años, cuando el pueblo oaxaqueño logró destituir al sátrapa Zárate Aquino; pero la ciudad fue ocupada por el ejército y nombrado un gobernador militar; los opositores fueron encarcelados, asesinados o exilados y sólo a una parte del pueblo le quedo la respuesta armada.

La APPO conoce esa historia y por ello ha evitado la violencia; sin embargo bien sabemos que en el estilo y en la mente desesperada de Ulises Ruiz, cabe el hecho de provocar la violencia, infiltrando policías de civil y golpeadores, para provocar desmanes y enfrentamientos y con ello justificar la represión y la entrada de la Policía Federal Preventiva.  El plan de Ulises Ruiz es quedarse en el poder, sustentado por las fuerzas policiaco-militares.

Hoy desde temprano, miles de oaxaqueños y oaxaqueñas siguen su caminar por una estrecha carretera con dirección a la ciudad de México, desde hace una semana han avanzado ya unos 260 kilometros; este puede ser el último intento para evitar la represión y para despertar la conciencia de los mexicanos; llamado que empieza a tener eco, pues en otros Estados ya se han empezado a formar Asambleas Populares.

Ante este escenario, la inmensa revuelta ciudadana oaxaqueña, reclama con urgencia de los y las ciudadanas del mundo su solidaridad activa.  Desde Oaxaca les hacemos este llamado, aún es tiempo de parar un baño de sangre; aún es tiempo de dar una salida democrática a este grave conflicto.  Mientras tanto en esta noche oaxaqueña los fantasmas de los comuneros de Paris seguirán acompañando a los hombres y mujeres rebeldes de Oaxaca e incluso se tomaran un buen mezcal minero, para el frío.  Salud.

Desde la Insurrecta Oaxaca.

_____________________________________________
Servicio Informativo “Alai-amlatina”
Agencia Latinoamericana de Informacion – ALAI
info@alainet.org
URL: http://alainet.org

Suscripciones: http://listas.alainet.org/listas/subscribe/alai-amlatina
Desuscripciones: mailto:sympa@listas.alainet.org?subject=UNS%20alai-amlatina

Para las televisoras, Oaxaca no vale un Paco Stanley

Javier Hernández Alpízar

¿Recuerdan cuando murió asesinado Francisco Stanley, conocido por el público cautivo de la televisión como Paco Stanley? ¿Recuerdan el escándalo? ¿Recuerdan a los “jueces” y “agentes del ministerio público” de la televisión exigiendo la renuncia del jefe de gobierno del DF, el perredista Cuauhtémoc Cárdenas?
Una muerte jamás esclarecida del todo, daba mucho para investigar sobre las turbiedades de la farándula y la politiquería en la ciudad de México, ya que Stanley era militante priista y había sido frustrado candidato del PRI a la Asamblea de Representantes del DF (es decir, sus vecinos no votaron por él). De hecho, en entrevista para un medio impreso, Stanley había reconocido que aportaba más a su partido, el PRI, con su trabajo en la televisión que con una militancia activa. Stanley no era un mero bufón, sabía lo que hacía. Esa sola vida bastaba, a juicio de la televisión erigida en “conciencia” de la sociedad, para pedir la cabeza de un gobernante.
Por esos días, entrevistaron a Jesús Blancornelas, editor del seminario Zeta de Tijuana, periodista especializado en el crimen organizado, en el narcotráfico y la violencia que trae aparejada. Blancornelas desestimó el llamado de los panistas a que renunciara el jefe de gobierno perredista. Dijo que en Tijuana hay ajustes de cuentas todo el tiempo, violencia en las calles, y nunca los panistas habían pedido la salida del gobernador de Baja California Norte.
Hoy es un movimiento popular masivo: Son miles de oaxaqueños agraviados quienes piden la salida de Ulises Ruiz, en un proceso que ha generado la represión selectiva del poder, escuadrones de limpieza, francotiradores que disparan contra el pueblo.
Y esta vez, las televisoras no piden la caída del gobernador priista de Oaxaca, piden la represión contra el pueblo para defender a un solo hombre, ya incapaz de gobernar a un pueblo que lo repudia. Afortunadamente nada le pasó a Ricardo Rocha. De lo contrario, incluso más allá de la buena fe y la voluntad del periodista, la televisión podría haber usado su caso, como el de Paco Stanley, pero ahora no para desestabilizar a un gobierno, sino para pedir la represión contra un pueblo.
Para los déspotas de los medios electrónicos, todo el pueblo de Oaxaca no vale un Paco Stanley. Para sus intereses económicos y políticos un hombre, Ulises Ruiz, vale la represión contra todo un pueblo.
Los oaxaqueños se preparan para resistir, y la prensa inescrupulosa, como El Universal, ya habla de “cocteles Molotov”, como si fueran grandes y peligrosas armas. Son lo contrario, armas de los pobres y sin eficacia contra las fuerzas armadas profesionales.
Lo cierto es que al pueblo de Oaxaca le asisten la razón y el derecho. Ellos no son los violentos, los violentos están allá arriba, y se les nota la ansiedad, las ganas de reprimir. En la televisión, en el lenguaje amañado de los locutores, se siente el mismo deseo represivo de los días 3, 4 de mayo y siguientes contra el pueblo de San Salvador Atenco, o los días de 2001 cuando llamaban a reprimir la huelga de la UNAM.
Corren los días, se acerca el 2 de octubre. Y los mexicanos no debemos permitir que nuevamente las fuerzas armadas que el gobierno mantiene con el dinero del pueblo sirvan para reprimir al pueblo, en defensa de los intereses de unas cuantas familias y de dos televisoras que quieren gobernar el país.
Acerca del PRD y Oaxaca
Se comprende que es “palabra dura” decir que el PRD y Convergencia, partidos integrantes de la Alianza por el Bien de Todos, y convocantes de la “Convención Nacional Democrática” celebrada en el DF, son parte del mismo gobierno que reprimió (torturó, violó, mató) en Atenco y está ansioso por reprimir en Oaxaca.
Algunos pondrán el ejemplo de las declaraciones en prensa contra la represión de Leonel Cota Montaño, exgobernador de Baja California Sur y actual presidente nacional del PRD, y la postura de Pablo Gómez en el debate parlamentario contra el PRI y el PAN, quienes sí aprueban la mano dura en privado y en público.
El problema del PRD es que tiene dos discursos, uno para la prensa, para lo público, y otro para efectos legales. Mientras, en el caso de Atenco, algunos militantes, activistas y simpatizantes de base de las redes de AMLO y la “CND” celebrada en el DF critican la represión en Atenco, los documentos publicados en La Jornada el 4 de mayo, firmados por el presidente municipal perredista de Texcoco Nazario Gutiérrez y por la fracción parlamentaria del PRD en la Legislatura mexiquense dan el apoyo oficial, incluso reconocen que el ayuntamiento de Nazario Gutiérrez pidió como poder ejecutivo municipal la intervención de la fuerza pública estatal y federal.
Asimismo, mientras algunos apoyos de base de AMLO y de su “CND” simpatizan también con la justa lucha del pueblo oaxaqueño y la ven claramente hermanada a la suya, en la lógica de repudiar los fraudes electorales y exigir respeto al pueblo y su soberanía, las firmas del PRD y Convergencia en el decreto de la Legislatura de Oaxaca son de efecto legal, y en ellas apoyan a Ulises Ruiz y piden la fuerza pública federal. También el punto de acuerdo de la Conferencia Nacional de Gobernadores es clave, porque son autoridades, son poder ejecutivo estatal en cada entidad, y en ella están todos los gobernadores perredistas apoyando a Ulises Ruiz y pidiendo al gobierno federal panista que lo sostenga en el poder.
Por correo electrónico, una lectora nos hace llegar una nota de El Universal en la cual informan que los perredistas del DF rechazaron exhortar al jefe de gobierno Alejandro Encinas que impida las manifestaciones de la APPO en la ciudad de México y también que la mayoría perredista del DF aprobó un punto de acuerdo para exhortar al gobierno de Fox a no usar la fuerza pública contra los manifestantes oaxaqueños. Entre los defensores de esta postura se encuentra Salvador Martínez Della Roca, El Pino, militante de izquierda desde el movimiento estudiantil de 1968.
El problema es que este pronunciamiento sólo puede tener efecto para que no sean reprimidos los integrantes de la APPO en la ciudad de México, donde de por sí el gobierno del DF no podría reprimir a los oaxaqueños y explicarle a la derecha mediática cómo no ha hecho caso a sus llamados insidiosos a reprimir a los simpatizantes de AMLO. Pero el llamado de los gobernadores perredistas en la Conago (donde recibieron a Fecal como presidente electo) y de los legisladores perredistas y convergentes en Oaxaca sí tiene valor legal y sí puede pesar en favor de la represión en Oaxaca contra el “trastorno interior”.
El punto no es que el PAN y el PRI no sean represivos, lo son. Lo deseable, y que no ocurrió, es que alguien, alguna oposición o disidencia, ya no digamos por ser de “izquierda”, sino por sentido ético, se hubiera dado ahí donde sí cuenta y es importante oponerse, donde su voto tiene valor legal. En resumen, no podemos confiar en que alguien allá arriba haga lo que nosotros no hagamos: Oponernos a la represión contra el pueblo de Oaxaca.

Trasnacionales redactan cartas “de agricultores”

Silvia Ribeiro

ALAI AMLATINA, 26/09/2006, México DF.-  Agrobio México es una “asociación civil” cuyos miembros son las trasnacionales Monsanto, Syngenta, Dupont, Bayer y Dow.  Son las mismas que controlan los cultivos transgénicos en el mundo.  Solamente Monsanto controla 88 por ciento.

La gerente de comunicaciones de esta asociación, Ana Laura González, envió el 7 de septiembre un correo electrónico a Jaime Sánchez Ruelas, presidente de la Unión Agrícola Regional del Norte de Tamaulipas, con argumentos para que su asociación y otros agricultores enviaran al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), en favor de las solicitudes de Monsanto, Dow y Pioneer (Dupont), para experimentar con maíz transgénico en México.  Agrobio aconseja en su carta a los agricultores que “promuevan comentarios de otras personas: colegas, familiares, etc”.  Para que no tengan que pensar ni en cómo disimular quién les hizo el texto, González envió cuatro versiones diferentes de cartas para enviar a las autoridades.

El mismo día, el diligente Jaime Sánchez envió todo el paquete a varias decenas de asociaciones de agricultores e individuos afines.  Si alguien creía que, aun siendo muy pocos, había agricultores en México que realmente querían maíz transgénico, queda claro que no hablan por sí mismos, sino por las trasnacionales.

Los argumentos que Agrobio compiló para esos agricultores con quienes tiene tan estrecha relación parecen un viaje de Prozac de las multinacionales: según ellos no hay problema alguno, sus amigos investigadores del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) ya previeron todas las medidas de bioseguridad mediante el Plan Maestro de Maíz; el maíz transgénico aumentará la producción, disminuirá el uso de químicos y ahora, por arte de magia, los agricultores mexicanos podrán competir con los millones de toneladas de maíz transgénico subsidiado que México importa desde Estados Unidos.  Sorprendente que en tan pocas hojas compilen tantas falsedades.

En una de las cartas, Agrobio esgrime que los transgénicos contribuirán a las “Metas de Desarrollo Milenario” (sic) de reducir la pobreza mundial.  Se refieren probablemente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas.  Como los funcionarios de Agrobio reciben sus instrucciones en inglés directamente de las casas matrices de las trasnacionales en Estados Unidos, no se han molestado en leer el texto original y lo tradujeron erróneamente.

De todos modos, a Agrobio lo único que le preocupa de los pobres es si los puede usar como estrategia de marketing.  En realidad las semillas transgénicas han aumentado la pobreza en los países del Sur donde se han cultivado por más tiempo, por ejemplo en Argentina, segundo productor mundial de transgénicos.

Pero Agrobio no quiere mostrar los datos de producción y uso de químicos de los transgénicos en los países que más los han usado.  Por eso no menciona los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), país pionero en estos cultivos, que tiene más de 60 por ciento de la producción mundial de transgénicos.  En su lugar coloca datos parciales, con los que manipula resultados usando fuentes de organismos creados por las propias empresas.

Si se basaran en datos oficiales de USDA, como ha hecho, entre otros, el investigador Charles Benbrook, tendrían que informar que hasta 2003 la introducción de transgénicos significó un aumento de uso de agroquímicos de 23 millones de kilogramos.  Curva que sigue en ascenso.  Que en caso del maíz, en una evaluación de cinco años, también compilada por Benbrook sobre datos oficiales, el aumento total de producción fue de 0.6 por ciento, pero como la semilla transgénica es mucho más cara, los agricultores perdieron 92 millones de dólares porque gastaron mucho más que si hubieran sembrado maíz convencional.  Que las propias empresas recomiendan a los agricultores dejar “refugios para insectos” de maíz no transgénico en un 20 a 40 por ciento de su campo, para retardar la inevitable resistencia que surge en los insectos que dice combatir.  Que por todo eso el estudio de la USDA Adopción de los cultivos biotecnológicos (2002) concluyó que “…el tema pendiente más importante es explicar por qué ha habido un ritmo de adopción tan acelerado mientras los impactos económicos parecen ser variados o incluso negativos”.

La razón de esto, que Agrobio conoce pero prefiere ocultar, es que la mayoría de los agricultores de Estados Unidos tienen una relación de esclavitud con las empresas semilleras, porque han perdido sus propias semillas y el acceso a las no patentadas de mejoramiento público.  No es que los transgénicos sean elegidos por los agricultores, sino que las empresas que monopolizan el mercado no les dan otras opciones, porque para ellas sí es un gran negocio.

Ochenta y cinco por ciento de los que trabajan el campo en México son campesinos y usan sus propias semillas, sustento de sus autonomías, de sus culturas y de poder comer sin pedir permiso a nadie.  Por ellos van las empresas, por las buenas o las malas.  Si se siembra maíz transgénico en México habrá una inevitable contaminación transgénica, con genes patentados, mucho más extendida de la que ya produjeron las empresas y el gobierno con las importaciones de maíz.  Esto sería un crimen de lesa humanidad, con consecuencias gravísimas para toda la sociedad, ahora y en el futuro.  Si el gobierno legaliza tamaña agresión en favor de las multinacionales, colocará aún más presión a la caldera a punto de estallar de la sociedad mexicana.  Y quien siembra viento…

– Silvia Ribeiro es investigadora del Grupo ETC

_____________________________________________
Servicio Informativo “Alai-amlatina”
Agencia Latinoamericana de Informacion – ALAI
info@alainet.org
URL: http://alainet.org

Suscripciones: http://listas.alainet.org/listas/subscribe/alai-amlatina
Desuscripciones: mailto:sympa@listas.alainet.org?subject=UNS%20alai-amlatina

Brasil-Argentina: Esclavos made in Bolivia

Roberto Navia Gabriel

Chaskinayrampi, 26 de septiembre.- Compran ‘bolitas’ a precio de  ‘gallina muerta’. Trata. El rentable negocio del tráfico de humanos  lleva a los bolivianos a devorarse sin piedad. Todo es real. Hay  explotación laboral, trata de personas y reducción a servidumbre.  Existe retención indebida de documentos, niños trabajando, promiscuidad  sexual y tuberculosis.

También se registran jornadas de trabajo que duran más de 20 horas,  salarios miserables a cambio de un cuartucho, un raquítico plato de  comida y, sobre todo, hay muchas máquinas de coser.

Todo ello ocurre a diario y sin frenos en los cientos de talleres de  costura clandestinos, camuflados en casas de familia, que operan de  lunes a domingo en las ruidosas ciudades de São Paulo y  Buenos Aires  que aterran a los miles de bolivianos que, sentaditos en las máquinas  de coser, están siendo sometidos a un sistema de esclavitud que no es  un secreto y que ya no avergüenza a ninguna autoridad, a no ser que uno  de los tantos desgraciados muera trágicamente.

Las víctimas son los bolivianos pobres y desempleados que sobreviven en  los rincones olvidados del país. Pero también son bolivianos sus  verdugos que ejecutan técnicas persuasivas para arrancarlos de sus  lugares y llevarlos con engaños a esas tierras lejanas donde, en vez de  llamarlos por sus nombres, les dicen ‘los bolitas’, y donde los  encierran para que costuren cientos de prendas de vestir, desde las  siete de la mañana hasta las dos o tres de la madrugada del día  siguiente.

Los consulados que Bolivia tiene en ambas ciudades revelan cifras  aterradoras: de más de un millón de inmigrantes bolivianos, muchos  viven bajo este régimen en Buenos Aires. Lo mismo sucede en São Paulo,  donde hay cerca de 80.000 inmigrantes. Como es de suponer, esto lo  saben las autoridades en Bolivia, pero también lo saben sus pares en  Brasil y Argentina, la Iglesia católica y también la Policía.

Pero el viaje de tres semanas que hice a São Paulo y a Buenos Aires, no  sólo sirvió para escuchar a esas fuentes oficiales, sino, y sobre todo,  para meterme en el ‘estómago de la bestia’, es decir, internarme en la  vida de esos hombres y mujeres, aquellos morenitos de baja estatura,  livianitos de peso y de cabeza gacha, para comprobar y escuchar sus  historias y también las historias de los dueños de los talleres y  descubrir cómo se origina y cómo crece y se fortalece ese tráfico de  ‘carne humana’, cuyo movimiento económico, por ser tan grande, nadie ha  podido medir todavía.

La persona que me ayudó a ganar la confianza de los involucrados, de  los buenos y de los malos de esa película de terror, fue Charly -su  nombre es Marco Antonio Hinojosa (62) – aquel hombre que con el paso de  los años dejó de parecerse físicamente a la estrella hollywodense de  los 80, Charles Bronson, para ahora asemejarse al presidente brasileño  Luis Inácio Lula da Silva.

“Quiero que cuenten todo a este periodista que vino de Bolivia”, les  decía con su voz imperativa y ronca a los bolivianos que habían sido  rescatados de aquel mundo sin Dios, como ellos lo llaman. A Charly lo  respetan porque él les ayuda a tramitar ante el Consulado sus  documentos de radicatoria y en detectar y llevar al hospital a los  compatriotas que tienen síntomas de desnutrición y de tuberculosis.

Una treintena de testimonios revela que fueron reclutados con engaños  en Bolivia a través de anuncios que se emiten por radio, prometiéndoles  vivienda y alimentación como la gente, y un sueldo de 300 dólares por  trabajar ocho horas diarias. Pero nada de eso ocurre. Cuando llegan a  la ciudad les quitan sus documentos y les dicen que no salgan a la  calle porque la Policía Federal odia a los inmigrantes y que los  llevarán a  la cárcel.

Les dan la triste noticia de que la paga no será por mes, sino por  prendas, entre 0,10 y 0,30 centavos de dólar por cada costura; y les  recalcaban que no recibirán ningún sueldo hasta que no terminen de  pagar el pasaje que les costearon desde Bolivia. Al pasar por la casa  número 404 de la rua (calle) Cajurú en el barrio Belén de São Paulo,  nos saluda temeroso un muchacho de 25 años con traza de costurero,  (tiene la misma pinta que los otros compatriotas que entrevisté días y  horas antes).

Parado detrás de las rejas de fierro de esa vivienda, dice que se llama  Ríder Mamani Limachi y que es paceño. Era cerca de la una de la tarde  de un acalorado sábado de junio y el boliviano empezó a quejarse de que  no podía salir de esa casa porque su patrón se había llevado la llave,  que siempre que se ausenta hace lo mismo porque no quiere que sus  empleados salgan y porque desconfía que le vacíen la casa donde  funciona el taller de costura.

“Sólo si me duele mi muela, le digo que tengo que ir a hacérmela  sacar”, comenta resignado. A Yenny Mendieta (23) la encontramos  refugiada en la Pastoral del Migrante de la rua do Glicério 225. Vomitó  una historia que dice que necesita olvidar. Ella salió embarazada de La  Paz hace un año y medio hacia São Paulo con el nombre de Zulma y su  marido Limberg Nogales (24) como Teodoro. De los apellidos ya ni se  acuerdan porque dicen que eran raros.

A finales de 2004 fueron tentados por un anuncio radiofónico, que  escucharon en la ciudad de El Alto, para viajar a Brasil como  costureros. Se contactaron con un tal Eduardo, que les prometió una  vida con mucho futuro. “Empezaron a suceder cosas raras desde un  comienzo”, recuerda Yenny Mendieta. La mujer se refiere a los carnés  que le entregó Eduardo a ella y a su marido, los que en realidad  pertenecían a otras personas. Los nombres eran ajenos y también las  fotos.

“Pero esa gente extraña se parecía a nosotros”, afirma con una voz que  a cada minuto baja de  volumen. Recuerda que el primer día de trabajo  fue tal como habían convenido en Bolivia, pero después les exigían que  se queden hasta la una de la madrugada y luego hasta las dos. Después  resultó que no les darían sueldo hasta que paguen los 180 dólares que  habían gastado en los pasajes de cada uno, pero nunca terminaban de  cubrir esa deuda.

En realidad, aclara, que solamente salió una vez de esa casa cuya  dirección nunca pudo memorizar, horas antes de que su bebé pataleara  para  salir de su vientre. La llevaron caminando y escoltada por dos  hombres a un hospital que quedaba a seis cuadras del taller. Dio a luz  un viernes, a su hijo lo llamó Ayrton (igual que al corredor de Fórmula  1 de apellido Senna); el sábado volvió a su centro de reclusión,  descansó el domingo y el lunes ya estaba de nuevo sentada al lado de su  máquina de costura.

“El tal Eduardo me reñía cuando me levantaba para dar de chupar a mi  bebé, es por eso que lo crié con mamadera, porque el patrón dijo que  prefería darme un vale de 20 reales para la leche. Él mismo iba a  comprarla porque yo tenía prohibida la salida”, rememora. Cuando  terminaron de pagar la ‘deuda’, el marido de Mendieta logró que le den  permiso para salir un sábado en la tarde.

Se encontró con otros bolivianos y visitó sus casas y en una de ellas  escuchó a través de una radioemisora conducida por bolivianos que  aconsejaban que no tengan miedo a la Policía y que podían caminar por  las calles de São Paulo.  “Fue como despertar. Nos dimos cuenta que  habíamos estado encerrados 10 meses”, dice Mendieta y muestra una  sonrisa que la tenía archivada desde que salió de Bolivia, escapando  del desempleo, pero que, como sucede con miles de bolivianos, afirma  que se encontró con una vida de perros.

»»Ellos agachan el lomo y otros disfrutan los billetes.- Los bolivianos  son los que hacen el gasto físico y sus patrones y los patrones de  éstos -que en muchos casos son ciudadanos coreanos- son los que se  llevan las ganancias.

La cadena de explotación es la siguiente, según una veintena de  testimonios entre autoridades consulares y de Derechos Humanos: un  costurero gana entre 10 y 30 centavos de dólar por cada prenda, el  dueño del taller recibe cerca de $us 2 del propietario de la  mercadería, que es el que le encarga que le costure miles de prendas y  éste las vende a los mercados en por lo menos $us 20.

La cooperativa La  Alameda y la Unión de Trabajadores Costureros de  Buenos Aires, revelaron que fabricantes de primer nivel se valen de  este sistema de explotación para obtener fabulosas ganancias a costa de  la servidumbre de los costureros y sus familias. Foto: Techo. Los que  escapan de la esclavitud se refugian en cuartos de cartón

Este reportaje fue realizado gracias al apoyo de la Fundación  UNIR-Bolivia, institución que cofinanció el reporteo en los países  visitados. Cabe informar que UNIR-Bolivia realizó a comienzos de este  año la primera convocatoria para el Fondo Concursable de Periodismo de  Investigación, cuyo jurado, eligió, entre otros trabajos, al proyecto  sobre los bolivianos ‘esclavos’ en Sáo Paulo y Buenos Aires que  presentó el periódico El Deber. web@eldeber.com.bo
 
Fuente: http://www.prensaescrita.com/ – Santa Cruz de la Sierra – Bolivia, Sábado 22, julio de 2006. (Prensa Indígena)

Universidad Veracruzana Intercultural viola derechos indígenas

Piden destitución de Sergio Téllez, coordinador de la UVI
Fracasó, argumenta la Fundación de Profesionistas Indígenas
Ofrece dos carreras que no interesan
Falló en comunicarse con comunidades
No consultó a los pueblos como ordena la OIT
Indígenas emigran a estudiar a Zacatecas y a Coahuila
Javier Hernández Alpízar.- La destitución inmediata del coordinador general de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), Sergio Téllez, es la petición que hicieron ayer al rector de la UV, Raúl Arias Lovillo, integrantes de la Fundación de Profesionistas Indígenas AC, argumentando que la UVI es un fracaso en su implementación y conducción, aunque están de acuerdo con la idea de que la universidad tenga sedes en las zonas indígenas.
Los integrantes de la Fundación de Profesionistas Indígenas José Arturo Melo, presidente; Rosalba Hernández Hernández, vocal; José Samuel Aguilera, director de la parte académica, y José Hernández Hernández, secretario general, fueron partícipes de los preparativos para la creación de la UVI, ya que consideran que la idea de sedes de la universidad en las zonas indígenas en el estado de Veracruz es muy buena. Lo que ha fracasado es su implementación actual.
Como prueba del fracaso de la UVI argumentan que el objetivo de cada sede era tener 100 alumnos, pero ninguna los alcanzó. En contraste, de los telebachilleratos egresan miles de indígenas, y en universidades privadas, por ejemplo en Chicontepec, pagando hasta 800 pesos mensuales de colegiatura, se inscriben cientos de indígenas. Incluso en la Universidad de Zacatecas, donde hay becas para estudiantes indígenas, en 2004 había 200 indígenas emigrados del estado de Veracruz, así como muchos indígenas de Papantla emigran a estudiar a estados del norte como Coahuila, señalaron.
La causa de este fracaso en matrícula es que las dos carreras que ofrece la UVI: “Gestión y animación cultural y desarrollo regional sustentable”, no sólo no han interesado a los indígenas, ni siquiera saben que esas carreras existen. Porque jamás les preguntaron qué carreras necesitan. Las ofertaron unilateralmente. Además no se han sabido comunicar con los indígenas. Y no es incomunicación por falta de carreteras, pues hay indígenas que salen por caminos y veredas, como sea, para venir la universidad a Jalapa o ir a otras ciudades del país. Es que los actuales conductores de la UVI no han sabido hablar con los indígenas, dijo José Hernández.
Los integrantes de la Fundación de Profesionistas Indígenas AC presentaron al rector de la UV un escrito, con copia al gobierno federal y el estatal, para solicitarle información sobre los sustentos académicos, jurídicos y financieros de la UVI, con base en la jurisprudencia internacional y mexicana, Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Constitución federal y la estatal.
Entre las preguntas que hacen a Raúl Arias Lovillo, rector de la UV, destacan: “¿Cuál fue el mecanismo mediante el cual se consultó a las comunidades y pueblos indígenas para ofertar las licenciaturas referidas? ¿Cuáles fueron los criterios para establecer las mal llamadas ‘regiones interculturales’? ¿Cuántos alumnos fueron inscritos en el primer periodo escolar de funcionamiento de ‘la UVI’? ¿Cuántos alumnos y por qué causas se dieron de baja en el primer periodo escolar? ¿Cuál es, a la fecha, la participación de las comunidades y pueblos indígenas en la elaboración y ejecución del proyecto educativo de la UVI? ¿A la fecha, quiénes son los responsables de la UVI y cuáles fueron los criterios de elección de dichos responsables? ¿Cuál es el presupuesto asignado a la UVI para su ejercicio anual?”, entre otros cuestionamientos, hasta completar veinte.
Los profesionistas indígenas (y algunos de ellos no indígenas, pues no excluyen que gente no indígena se interese y pueda aportar de buena fe en estos asuntos) aseguran que en las comunidades y pueblos los indígenas no saben si hay una universidad que oferta carreras para ellos.
La UVI tiene cuatro sedes en el estado, Ixhuatlán de Madero en la Huasteca, Espinal en el Totonacapan, Tequila en Zongolica y Mecayapan en el sur del estado. Pero las personas que están a cargo de la conducción de la UVI no son personas sensibles a las culturas y a los problemas de los indígenas, no son indígenas, no hablan sus lenguas, y no han consultado jamás a los indígenas.
Incluso el nombre de la UVI es equívoco, pues usa un concepto en construcción, con connotaciones ideológicas ‘globalizantes’, el concepto de “interculturalidad”, en lugar de usar, señaló el abogado Samuel Aguilera, el concepto de “indígena”, ya aceptado social y jurídicamente. Deberían ser sedes indígenas de la Universidad Veracruzana.
De acuerdo al derecho indígena nacional e internacional, explicó el abogado José Hernández, todo proyecto del estado que afecte a los indígenas debe ser previamente consultado con las comunidades y pueblos, para que lo aprueben o rechacen, y para que, en caso de aceptarlo, participen en su elaboración e implementación, y debe asegurarse un mecanismo para que vaya quedando en manos de los indígenas. Nada de esto ha pasado con la UVI. Por ende, está violando los derechos de los pueblos indígenas.
De manera coloquial lo expresó Samuel Aguilera, también abogado: “Los indígenas no deben ser sujetos pasivos, no deben ser quienes tiren de la carreta, deben ser quienes la conduzcan”.
La estructura curricular de las dos carreras les ofrece fragmentos de saberes, no los profesionaliza en nada, y los presenta solamente como quienes “acompañarán procesos”, señaló Rosalba Hernández.
“¿Por qué no recuperar la memoria histórica como parte de la currícula?”, preguntó Samuel Aguilera, pues hasta ahora las universidades se han dedicado a destruir historia y memoria, y no a preservarla. Y debe ser una preservación hecha por los indígenas, no la figura de un Tarzán o un Llanero Solitario que “civiliza” al indio.
Nos parece demagógico y fraudulento que este proyecto que está fracasando por su deficiente implementación sea considerado por todas las autoridades, del presidente de la república al rector de la UV, un éxito que los tiene maravillados, señaló José Hernández.
La Fundación de Profesionistas Indígenas AC está integrada mayoritariamente por indígenas. Sus oficinas están en Jalapa, en la calle Zamora, 96, Centro. Tiene como meta elevar la calidad de vida de los habitantes de las zonas indígenas. No cuenta con recursos propios sino que pide la aportación de personas que simpaticen con esa causa. Está impulsando proyectos como la investigación de las lenguas indígenas en el estado para apoyar su revitalización, así como la de las culturas, costumbres y sistemas normativos indígenas. Pretende que los indígenas crezcan, sin perder su identidad cultural. También proyectan hacer un centro de documentación especializado en los derechos de los pueblos indígenas.
La Universidad Veracruzana pregunta a sus alumnos de nuevo ingreso si hablan una lengua indígena, pero no les pregunta si pertenece a una etnia.
Los indígenas emigran a estudiar a ciudades como Jalapa o hasta a Zacatecas, con el apoyo de redes familiares, comunitarias, étnicas y de paisanaje. Cuando tienen becas como las que les ofrece la Universidad de Zacatecas pueden estudiar, pues sin ellas, tienen que dedicar mucho tiempo a empleos de bajos salarios y estudiar en el tiempo que les deje el empleo. Sumado esto al bajo nivel de educación escolar en las zonas indígenas, crecen la deserción y el fracaso escolar.

Diez años en la brecha

Carlos González García*

Ojarasca, suplemento mensual de La Jornada, 18 de septiembre.- El  Congreso Nacional Indígena (CNI), “la casa de los pueblos indígenas de  México”, se fundó entre el 9 y el 12 de octubre de 1996. Es hijo  directo del Foro Nacional Indígena que, convocado por el Ejército  Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), tuvo lugar en enero de aquel  año en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, pocos días antes de que los  zapatistas suscribieran los Acuerdos de San Andrés Sakamch’en -cuya  finalidad era el reconocimiento inicial de los derechos y cultura  indígena- con el gobierno federal.

En el cni se encarna el torrente de lucha indígena que significó la  conjunción del histórico levantamiento armado del ezln el primero de  enero de 1994 con la experiencia de años y años de resistencia india  por todo el país. El cni representa la expresión más alta de unidad  alcanzada por los pueblos indígenas de México en la lucha por su plena  liberación.

Siendo sus propósitos centrales la “reconstitución integral de nuestros  pueblos” y construir una nueva relación con el Estado nacional -que  debería expresarse en el reconocimiento constitucional de los pueblos  indígenas-, el cni participó hasta 2001 en todas las iniciativas que  emprendió el ezln para lograr la incorporación de los Acuerdos de San  Andrés a la Constitución federal. (El lema “Nunca más un México sin  nosotros” resume esta búsqueda.)

Después de que en 2001 los Acuerdos de San Andrés fueron traicionados  por el Estado mexicano y la clase política en su conjunto, al aprobar,  refrendar y ratificar una auténtica contrarreforma indígena (la llamada  Ley Bartlett-Cevallos-Ortega) que mutiló los escasos derechos en  materia indígena establecidos por la legislación nacional, el cni  replanteó sus objetivos tácticos.

De exigir que se reconocieran constitucionalmente los derechos  colectivos de los pueblos, pasó a desconocer la contrarreforma  indígena, proclamando a los Acuerdos de San Andrés como ley propia y  promoviendo el ejercicio directo de la autonomía indígena. Entre 2001  al 2005, años marcados por una dispersión organizativa y confusión  programática del movimiento indígena nacional, acontecieron dos hechos  tan contradictorios como importantes.

Por un lado diversas comunidades y organizaciones indígenas,  aglutinadas en el cni Región Centro-Pacífico (junto con investigadores  de la sociedad civil mexicana y varias comunidades y organizaciones  indígenas de otras regiones) iniciaron un profundo análisis de la  devastación causada por el capitalismo en su fase neoliberal y  concluyeron que en tanto nuestros pueblos, en alianza con otros  sectores explotados de la sociedad nacional, no emprendan una lucha  frontal contra el neoliberalismo, incluidas las instituciones del  Estado mexicano que lo sostienen, resulta imposible pensar en un  reconocimiento, tan siquiera mínimo, de los derechos colectivos de los  pueblos indios.

Por otro lado, una parte significativa del movimiento indígena,  aglutinada en torno a la Asamblea Nacional Indígena Plural por la  Autonomía (ANIPA), decidió integrarse a las instituciones del Estado  que durante años y, sobre todo, a lo largo del sexenio foxista, han  provocado la destrucción de los pueblos y comunidades indígenas en todo  el territorio nacional.

Curiosamente en estos días dichas fuerzas, ya con muy poca base social,  han decidido convocar a una Convención Nacional Indígena para  insertarse en el movimiento postelectoral de Andrés Manuel López  Obrador.
 
La Sexta Declaración de la Selva Lacandona emitida por el EZLN el año  pasado, llamando a conformar una fuerza política anticapitalista y de  izquierda que pugne por la conformación de un programa nacional de  lucha y por una nueva Constitución, atrajo la inmediata atención de las  comunidades y organizaciones participantes en el CNI que ven en la  convocatoria zapatista una posibilidad real de alcanzar el efectivo  reconocimiento de los pueblos indígenas y sus derechos en los marcos de  la lucha anticapitalista de liberación nacional y de la nueva  Constitución que se proponen.

El cuarto CNI, realizado los días 5 y 6 de mayo del presente año en la  comunidad ñahñú de San Pedro Atlapulco, estado de México, con la  participación de casi mil delegados de 25 estados del país, marca esta  novedosa etapa del movimiento indígena nacional que se viene gestando  desde hace tiempo. La parte final de la Declaración de N’donhuani  expresa fielmente el nuevo consenso indígena:

“Como punto último de nuestra declaración impugnamos al Estado mexicano  y llamamos a todos los pueblos, comunidades y organizaciones indígenas  y a todos los sectores oprimidos a conformar un frente amplio  anticapitalista que impulse un proceso que conduzca hacia una Nueva  Constitución y otra forma de gobierno que permita el reconocimiento de  nuestros derechos y una sociedad justa, libre y democrática”.
 
Después de Atlapulco, el cni sigue fortaleciéndose. En julio, la Nación  Comca’ac (seri) y diversas organizaciones indígenas de Sonora pactaron  en la denominada Declaración de Soocaix (Punta Chueca, Sonora)  “fortalecer al Congreso Nacional Indígena en el noroeste y en todo el  país como el espacio de unidad de los pueblos indígenas de México”.

Acordaron que “apoyados en el derecho histórico que deriva de nuestra  existencia como pueblos originarios de Sonora y otras regiones del  país, exigimos a los gobiernos municipal, estatal y federal el respeto  a nuestros territorios, autonomía, cultura, historia, tradiciones,  gobierno tradicional, derechos laborales, humanos y sociales, haciendo  del conocimiento de la sociedad nacional que aquello que nos  corresponde y nos pertenece lo defenderemos por todas las vías a  nuestro alcance, tal como lo hemos hecho en los últimos quinientos  años”.

El 27 de agosto diversas organizaciones y comunidades indígenas de la  Península de Yucatán, reunidas en la comunidad de El Pañuelo, municipio  de Candelaria, Campeche, acordaron ratificar la Sexta Declaración de la  Selva Lacandona y su adhesión al CNI, así como convocar al foro  nacional en defensa de la medicina tradicional que tendrá lugar el  próximo mes de noviembre en Mezcala, Jalisco, otra comunidad  recientemente incorporada al CNI.

En dicha reunión el Consejo Regional Indígena Nahua-Popoluca de  Veracruz planteó que llevará a las diversas asambleas comunitarias de  su región la propuesta de incorporación al CNI. Contra la opinión de  “amigos” y enemigos, el cni está lejos de desaparecer.

Aun cuando los últimos diez años significan el recrudecimiento de la  guerra de conquista contra los pueblos indígenas de México, el intento  de empresas y gobiernos de devastar los territorios y culturas  indígenas, y la masiva migración campesina a las ciudades o al  extranjero, el movimiento indígena conserva una perspectiva y un rostro  propios en gran medida gracias a la persistencia de la lucha zapatista  y a la presencia del CNI.
 
*Carlos González: asesor de la Región Centro-Pacífico del CNI y de  diversas organizaciones del sur de Jalisco.

Terrorismo y poder

Por la comuna del CIPOVAN

En el pasado Foro Mundial por la paz, una de las reflexiones que se sucedieron tuvo que ver con la impunidad. Los distintos ponentes expusieron los más variados puntos de vista, resultado de sus diversas experiencias.

El orden de exposición dio primeramente una explicación general de las causas y razones por las cuales se produce la impunidad. Después testimonios terroríficos como el del Mozote en el Salvador y los de comunidades indígenas en Guatemala y algunos casos de Colombia. Posteriormente se presentaron reflexiones en torno al que hacer para impedir la impunidad, y como el perdón no significa olvido.

Respecto al que hacer las opiniones fueron básicamente en dos sentidos: por un lado la que insistía en la necesidad de refundar las instituciones internacionales encargadas de la justicia, porque partía del supuesto que solo las instancias internacionales han sido capaces de hacer algo contra la impunidad. Esta posición reconoce que las instancias están secuestradas por el poder internacional y por lo tanto, su margen de acción es limitado y en varios casos no aceptados por los mas grandes hacedores de injusticias en todos los ámbitos, como Estados Unidos, por ejemplo.

Por el otro lado, estaban quienes partiendo del hecho que al poder del estado se puede oponer la capacidad de resistencia de los pueblos, y por lo tanto, sin despreciar el papel de las instituciones, insistía en que la refundación de las instituciones era un paso, pero que la fuerza capaz de hacer que esto sucediera era el empuje de los pueblos y que sin este empuje poco o nada era posible, incluida la refundación de las instituciones.

Las dos visiones nacen de experiencias distintas, una del uso y convivencia en los espacios jurídicos internacionales quien piensa posible que desde la estructura del poder mismo se puede sancionar a quienes hasta hoy han vivido impunes, claro si se refundan y reforman los organismos encargados de ello.

La otra, que viene desde quien ha padecido la represión, y no creen que el poder mismo, por si solo u iniciativa propia, busque castigar la impunidad, sino que justamente porque ha visto como los agresores viven tranquilamente, hasta que la presión de la gente es tanta que a las instancias internacionales no les queda mas que actuar, tenuemente pero actuar. Es decir, parte de reconocer que las instancias locales e internacionales de justicia solo funcionan en la medida que la movilización de las personas confronta al poder.

Ahora bien, en todos los casos analizados se miró con claridad que la impunidad estaba ligada al poder y que todos los actos cometidos contra los pueblos fueron para sostener a gobiernos salvajes e ilegítimos, que en nombre de la ley y el derechos sembraron atrocidades: cientos de miles de asesinados, torturados, desaparecidos, encarcelados injustamente. Millones de personas que sufren las secuelas como comunidades desplazadas, refugiados, sobrevivientes de tortura, hijos que fueron separados de sus padres y regalados a otras personas, familias enteras que buscan a sus familiares desde hace décadas, incontable el dolor.

En ese sentido, se hace evidente que entre mas ilegitimo sea un gobierno, mas requiere de la impunidad para poder mantenerse en el poder. Por ello no es casual que en países donde se presume democracia, como en México, ejemplos de estos tipos de gobierno sean fácilmente identificables, aunque nunca sea fácil hacer algo para detenerlos.

Actualmente el gobierno que mejor representa lo que hemos venido hablando es el Gobierno del Estado de Oaxaca, que en la persona de Ulises Ruiz y su Partido Revolucionario Institucional (PRI) a toda costa buscan sostenerse al frente del gobierno de este sureño y eminentemente indígena Estado.

El uso del terror de estado, como medio de control de la inconformidad, esta teniendo cada día mayores expresiones de violencia selectiva. Dado que la movilización social es tanta que ya no se pueden efectuar actos de represión masivos sin pagar altos costos, el gobierno ha optado por golpear a la Asamblea Popular del Pueblos de Oaxaca con la mayor fuerza al menor costo político. Por ello la escalada de violencia selectiva contra quienes considera actores claves en la lucha social.

Las agresiones que han sido de diversas índoles, porque se trata de generar un efecto multiplicador, generalizar el miedo, producir paranoia y un estado de crispación, que justifique el uso de la violencia. Por eso la noche del 13 de julio del 2006, se difundió por la radio un boletín oficial del gobierno del estado, que informaba de una supuesta riña entre organizaciones de la APPO en las instalaciones del CIPO-RFM y anunciaba la intervención de la policía en sus oficinas.

Por eso también la madrugada del 20 de julio del mismo año, el atentado con bombas molotov al domicilio particular de Alejandro Cruz López, dirigente de OIDHO, y el 22 de julio la agresión a Radio Universidad con armas de alto poder, AK-47, así como la agresión al domicilio del secretario general de la sección 22 de los maestros, con bombas molotov, son todas partes del mismo escenario que el gobierno de Ulises Ruiz esta montando para aferrarse al poder.

Sin duda este camino es de muy alto riesgo, pues no hay que olvidar que situaciones como esta han llevado a miles de pacíficos ciudadanos a optar por vías violentas. No podemos dejar de mencionar que una de las causas de los surgimientos de los grupos armados en todas las partes del mundo, fue cuando las vías políticas de lucha se agotaron y que las personas tuvieron que optar entre morir defendiéndose, también con violencia o morir sin defenderse o con formas pacíficas.

Pero en todo caso el clima de agresión gubernamental logre generalizar la violencia, finalmente los responsable directos de ella quedaran sin duda impunes: Ulises Ruiz será destituido, pero de ahí a que sea castigo no es muy seguro, por eso, debiéramos pensar en el que hacer desde ahora para evitar que los verdaderos hacedores de la violencia no queden impunes.

Si los indígenas, profesores, estudiantes y pueblo en general de Oaxaca están hoy cumpliendo su papel de luchar contra un tirano, quienes estando en el exilio nos decimos comprometidos con las luchas, nos debiéramos dedicar a encontrar formulas que eviten la impunidad a sátrapas como el gobierno de Oaxaca, dado que no debemos conformarnos con la salida de un mal gobierno, sino pensar en lo que sigue, porque como bien decía el celebre magonista Praxedis G. Guerrero, “la libertad no consiste en la capacidad de elegir amo, sino en la imposibilidad del amo”

Una de las cosas que siguen es hacer que los gobiernos que le sigan a Ulises entiendan que no se puede actuar impunemente contra el pueblo. Por ello, quienes estamos en el exterior debemos hacer uso de las instancias internacionales a nuestro alcance, para evitar mas dolor a nuestro pueblo, evitar la tentación de que se generalice la violencia en cualquiera de las partes, porque al final de cuentas estamos convencidos que en las guerras todos pierden, hasta los que ganan pierden, pero los pueblos son los que perdemos mas y como parte del pueblo me he cansado de perder.

Si la violencia en Oaxaca crece, si aumentan los muertos, los presos, los perseguidos, desaparecidos o exiliados, sin duda que, aunque el Ulises Ruiz va a caer, el costo pagado será muy alto y quizás, el causante de tanto dolor en la impunidad. No lo permitamos.
Vancouver, Canadá, Julio 23 de 2006

COMPARTIR DESDE EL SUR

(Saludos y agradecimientos)
Raul Gatica

Nada me gustaría mas que poder iniciar con una historia que se pudiera salir de los múltiples lamentos que sin duda van a presentarse en esta conferencia, por ejemplo, hablar de un mundo donde los perros se amarran con longaniza, los grandes capitalistas no puedan disfrutar de sus fortunas, hablarles de algo así como de foxilandia, ese lugar que el Sr. Vicente Fox, también conocido como Vicente Spot, le cuenta al mundo que es México.

Lo siento, hablaré de la historia enterrada, pero no esa que hacen los mineros, o bueno, no solo ellos, sino todos los de abajo, los que no nos vemos, a los que nos han hecho invisibles aun en el norte, porque los enterrados e invisibles también están en el norte. Contaré desde mi experiencia las certezas y esperanzas que me ha tocado vivir, porque se ocupa que en estos tiempos que todo es confusión, desilusión y desesperanza, se ocupa que los trabajadores asignemos a la reflexión, la misma importancia que le damos a una movilización.

I.- Dos proyectos donde luchan los de siempre

La libertad no consiste en la posibilidad de escoger amo, sino en la imposibilidad del amo. Esta frase del anarquista mexicano de los 1900´s resumen las coyunturas políticas más importantes de mi país, México, tanto en la capital como en el Estado de Oaxaca. Igual que en esos años permitía explicar lo que representaba el proyecto antireelecionista de Madero y el que representaba el Partido Liberal Mexicano de los magonistas.

Muchos han querido manejar que estos fenómenos son lo mismo e incluso que obedece a los dictados y dinámica electoral. Nada más falso que eso, porque justamente lo que sucede de manera simultanea en uno y otro lado son ejemplo claro de las opciones que se tienen ante la eventual imposición de un panista como Presidente de la Republica.

Por un lado esta la visión de los partidos dirigidos por un grupo de notables que tienen a la cabeza a AMLO, cuyo propósito es limpiar el proceso electoral que en términos generales estaría implicando únicamente garantizar que las transformaciones, si es que la hubiera, se realicen dentro del marco institucional, donde los cientos de miles de personas que realizan las acciones no tienen mucho margen de iniciativa, hasta ahora.

Por el otro lado, en Oaxaca, el movimiento realmente popular –la APPO- esta dirigiendo su destino, construyendo cotidianamente sus alternativas, pero que no plantea elecciones algunas, sino procesos de autonomía, que no aspira a tomar el poder para ver si después puede iniciar sus transformaciones, y lo mejor, su accionar mas radical es que todo lo hace de manera pacífica y sin respaldo de grupo armado alguno, por mas que el gobierno quiera vincularlo. Así el movimiento va destituyendo autoridades municipales, nombrando nuevos representantes, recuperando los medios de comunicación, radio y televisión, estructurando sus propios órganos de seguridad, en fin, elaborando formas de participación colectivas y diversas, en una palabra, construyendo autonomía mediante la acción directa.

En ese sentido no se trata de ver cual es el mejor camino, quien debe sumarse al otro, no, se trata de exponer como vemos cada uno de los proyectos y dejar en claro que no son lo mismo, tanto en la forma como en el fondo y que el único espacio de coincidencia es la coyuntura que implica estar sucediendo al mismo tiempo.

La situación actual en Oaxaca entre otras explicaciones tiene que al seno del estado existen ancestrales procesos de resistencia comunitaria, organización indígena y social, cuya forma ha impactado directamente al movimiento magisterial, quien al nutrirse con cientos de dirigentes comunitarios y sociales, cuando estos se incorporan a la docencia, retoman su experiencia, misma que se multiplico durante 26 años al seno de lo que se conoce como movimiento magisterial oaxaqueño, que nació públicamente el 1º de mayo de 1980, y cuya lucha a la vez ha inspirado y respaldado cientos de otras luchas en el estado y país.

La lucha por el territorio es otro componente, porque en un estado que junto con Chiapas y Guerrero ocupan los primeros lugares en calamidades (incluidos desastres naturales) y los índices de desarrollo son los mas bajos, los conflictos agrarios son importantes en el escenario actual, por ejemplo, en Oaxaca del total de su superficie total de 95,364 km cuadrados, el 74.17 % de la tierra es propiedad comunal; 5 millones 469 mil 719 -esto es 57.36 %- bajo el régimen de comunidad, y un millón 603 mil 459 –el 16.81%- son ejidales, sin embargo en su seno persisten históricamente 656 conflictos agrarios: 44 se localizan en la región Cañada, 61 en la región Istmo, 102 en la región Mixteca, 109 en el Papaloapan, 108 en los Valles, 50 en la sierra norte y 106 en la sierra sur, de los cuales 53 son considerados “de atención especial porque pueden generar estallidos sociales”

Esto sucede dentro de los 570 municipios del estado, que representan la cuarta parte de los existentes en todo México, de los cuales mas de 400 son indígenas, en apenas una población de 3,228,895, de la cual el 56.3% somos indígenas, y quienes al menos en 75% sufre algún grado de desnutrición, por lo menos el 50% no cuenta con servicio de agua potable, el 80% de sus viviendas está en malas condiciones, y la cuarta parte de los presos indígenas del país están en Oaxaca, provenientes de las 16 naciones indígenas que convivimos, de un total de 62 en el país.

La ubicación estratégica geográfica es otro componente, pues la necesidad del gran capital transnacional por implantar en el estado distintos megaproyectos como el Plan Puebla Panamá, el andador turístico, el corredor biológico, y ahora el proyecto Eolo eléctrico, ha generado procesos de resistencia a las medidas gubernamentales por privatizar la tierra como el PROCEDE y PROCEDECOM, a los desalojos de pueblos enteros de sus comunidades, expropiación de tierras comunales y ejidales, ante el asesinato, desaparición, encarcelamiento y persecución de opositores y críticos, cuya cantidad es escandalosa solo en los gobiernos de Diodoro Carrasco Altamirano, continuado por el de José Murat y superado con creces con el actual de Ulises Ruiz Ortiz.

Del mismo modo los procesos migratorios masivos y las políticas gubernamentales para imponer un modelo de vida distinta al comunitariohan impactado en la perdida paulatina de la identidad cultural: lengua, vestido, alimentación, medicina, forma de organización y funcionamiento, etc., lo que ha traído consigo el desgaste de valores como colectividad, ayuda mutua, servicio comunitario (gratuito y voluntario) etc., sustitución de instituciones comunitarias por gubernamentales, dependencia alimentaria, al perder la autosuficiencia en la producción de granos básicos, incremento de enfermedades y surgimiento de nuevas, etc.

Para impedir que la resistencia comunitaria y social se potenciara y desbordara en la búsqueda de alternativas, los distintos niveles de gobierno crearon grupos de choque y paramilitares, como el CROCUT, Consejo Regional Obrero Campesino y Urbano de Tuxtepec, permitieron el crecimiento del narcotráfico, fomentaron toda forma de negocios ilícitos, la llegada de nuevas sectas religiosas y toda aquella actividad que permitiera romper el tejido comunitario. Pero además usaron como política de gobierno criminalizar la lucha social, negar las garantías constitucionales como el derecho de organización, petición y manifestación e instalar un gobierno de facto cuya única respuesta a las legítimas demandas de todos los sectores era el desalojo, la cárcel, el asesinato, la persecución, el exilio.

Esta forma violenta de gobernar fue llevada al extremo por Ulises Ruiz Ortiz, quien ocupo el cargo de gobernador en medio de impugnaciones por fraude y con un escaso margen, 45 mil votos. Como muestra de su forma de gobernar, desalojó del centro de la ciudad a cientos de miembros del ( Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón”) CIPO-RFM el 14 de septiembre y 23 de diciembre de 2004, que dejó 14 de sus representantes presos por mas de un año y un centenar de ordenes de aprehensión vigentes; en enero y marzo de 2005, la detención de 6 representantes de la COMPA, así como, el intento de detención al ex candidato a gobernador, detención del cabildo de San Juan la Lana, agresión al municipio de San Blas Atempa, Huautla de Jiménez, Jalapa del Marquez, etc., y el 14 de junio de 2006 el intento de desalojo de maestros de la sección 22.

En ese sentido podemos decir que la situación actual en Oaxaca tuvo todo esto como abono y explica, de alguna forma, el porque ahora en la APPO (Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca) confluyen todos los procesos organizativos anteriores. Por ello, en la actual insurgencia oaxaqueña no esta solo el ingrediente magisterial, aunque su presencia potencie la lucha, sino cruzan la lucha por defensa del territorio, por los derechos humanos, la justicia, la libertad a los presos políticos y retorno de los exiliados, la educación, el respeto a las formas tradicionales de organización, de producción, de cuidado de la madre tierra, del maíz, el agua, la biodiversidad, en fin, la lucha es por la vida misma y no solo por las mejores salariales y laborales del magisterio a que el gobierno ha querido reducir el actual movimiento popular oaxaqueño.

II.- Construir desde la ilegalidad
Urgente recuento de la historia
Ricardo Flores Magón, ilustre revolucionario indígena mexicano y fundamental en la lucha armada de 1910, afirmaba que la historia de la humanidad era la historia de los ilegales que se habían atrevido a construir otro mundo, pasando encima de la legalidad establecida.

En ese sentido, la historia del movimiento magisterial popular es una historia donde los actos ilegales son los que justamente les han permitido obtener logros fundamentales, mantener el movimiento y avanzar en distintos planos y construir una nueva legalidad. Pero aprender esto ha sido largo y tortuoso, e incluso hay quienes al seno del movimiento magisterial no reconocen esta situación, quizás porque quienes tomaron las calles ese 1º de mayo de 1980, rompiendo las reglas de cómo se hacían los desfiles oficiales, nunca imaginaron la trascendencia de su acción en la larga lucha por la democracia sindical; contra la corrupción en sus distintas formas; por el respeto a los derechos laborales y sindicales; por mejoras laborales, económicas y sociales, sin distingo de filiación política, credo religioso, color o sexo, amiguismo, venta de plazas, abuzo y chantaje sexual.

La lucha magisterial de los 80’s no fue solo por recuperar la estructura sindical y ponerla a servicio de los trabajadores sino también la confrontación de dos concepciones de democracia, que para las posiciones reaccionarias encarnados en el grupo hegemónico, “Vanguardia Revolucionaria” era el derecho de las cúpulas para decidir que es lo que le convenía a los trabajadores de la educación que decían representar. La democracia como ejercicio de imposición, control y dominación del sentir de los trabajadores. La democracia al gusto y voluntad de la mafia sindical de turno, donde los trabajadores éramos apenas el pretexto para que en eventos amañados, legitimáramos nombramientos de dirigentes que al gusto se podrían distribuir los cargos, gastar el dinero de las cuotas sindicales en proyectos personales y partidarios, pues ser del sindicato era paso previo para ser diputado, presidente municipal o funcionario publico.

La parte insurgente no planteo ni definió lo que era democracia, pero ejerció prácticas que dibujan con toda claridad una concepción distinta a la del grupo hasta entonces hegemónico:

De manera cotidiana, permanente y en todos los espacios, se consultaban las decisiones del que hacer, se realizaba sólo aquello que contara con el aval, respaldo y acuerdo de la mayoría de los trabajadores. Desde entonces se generalizó el método de la consulta de base. Situación que garantizó que los representantes fueran nombrados desde sus centros de trabajo y que todo aquel que pretendiera representar a los trabajadores debía pasar un proceso desde abajo.
Se dejó de tener representantes sindicales profesionales, a partir de que los cargos sindicales tenían una duración de 3 años y nadie podía reelegirse y que al término de su gestión regresaba al mismo centro de trabajo, con el mismo nivel y puesto con el que salieron.
Se crearon instancias de discusión análisis y toma de acuerdo colectivos como las asambleas estatales, regionales y sectoriales, así como instancias no formales (ilegales pues) de vigilancia, que aunque no las reconoce ningún reglamento ni ley, es valida para el movimiento y responsable de todo el trabajo político, que se llamaron primero Comités de Lucha y que ahora son Coordinadoras.
Incluso esta concepción de democracia garantizó la libre participación política de cada trabajador en lo individual, donde el actuar como gremio se estableció en los iniciales 19 principios rectores (ahora hay un principio 20) que son la herramienta que guía al movimiento magisterial hasta la fecha.
En ese sentido el movimiento magisterial de Oaxaca ciñe sus actos no en función de los estatutos legales del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación, sino a lo que constantemente van decidiendo sus bases, sin importar que esto este legalizado o no, pero que responda al sentir de los trabajadores.

III.- Un sindicato sin clase.

Dado que la sobre vivencia de nuestra lucha no se debe solo a la infinidad de protestas realizadas, sino también al modesto esfuerzo de reflexión, análisis, autocrítica y sistematización de todo lo que pasa en nuestro movimiento, es que hoy podemos decir sin temor alguno nuestros fallos.

El mayor punto de diferenciación del movimiento magisterial de Oaxaca con el sindicalismo oficial no es solo en cuantos beneficios económicos o prestaciones conseguimos, sino también en la capacidad que tenemos de propiciar que la gente participe; que los trabajadores tomen en sus manos las decisiones, por muy equivocadas que ellas sean; es decir, demostrar que el poder no reside en quienes nos representan, sino en la capacidad de organización, reflexión y acción colectiva.

Sin embargo, pese a esta practica fundamental del gremio, este no ha sido capaz de asumir una identidad de clase y hasta antes de la jornada actual solo habíamos actuado dentro de los estrechos márgenes de las reivindicaciones laborales y una que otra acción de solidaridad con las luchas sociales. Sin duda el papel de fuerzas al interior del magisterio que simpatizan con el gobierno local y los partidos oficiales, PRI y PAN se han encargado de insistir que el sindicato es solo para la defensa laboral y a lo sumo herramienta para proveer servicios. Esta situación se ha visto muy marcada en las tres últimas direcciones sindicales: 1998-2001, 2001-2004 y 2004 a la actualidad.

Este alejamiento de un magisterio que nació ligado a las luchas sociales permitió que en los 8 años pasados se haya reprimido, en promedio, a más maestros que en tiempos anteriores, incluidos dirigentes y ex dirigentes ligados a los movimientos sociales y comunitarios. Pero además, en estos períodos se consolidó la participación sindical al interior de las estructuras oficiales del Instituto Estatal de Educación de Oaxaca, sin que por ello representara democratización o transparencia la administración educativa, o se mejorara y avanzara en el servicio educativo. Por el contrario generó espacio para la corrupción, agudizó la confrontación entre regiones, corrientes políticas y niveles educativos. Lo peor es que en estos tiempos se fortalecieron posiciones proclives al gobierno y al pensamiento gremialista, que han tratado a toda costa de romper la relación con la comunidad y las luchas sociales.
Por lo anterior pensamos que el contexto actual en que el movimiento magisterial de Oaxaca participa, la lucha social los refrescará y ayudará, sin duda, a profundizar la reflexión hacia el tipo de sindicato que requieren, pues sin duda hasta antes de ahora la practica democrática de la sección 22 se había inmovilizado y en algunos casos degenerado en lugar de avanzar en la construcción de formas que sustituyeran las viejas practicas representativa, por las participativas o directas, cuya aplicación sea mas allá de la elección de nuestros representantes, incursionando en los ámbitos económico, sindical, educativo, social, cultural y siempre vinculado tanto a materia de trabajo como a la comunidad

Al igual que nuestros antecesores creyeron incorrecta la forma vertical de llevar los destinos del gremio y no vincularlo a la lucha del pueblo; hoy consideramos que a la luz de la nueva realidad mundial y local, seguir sosteniendo la democracia representativa como forma de vida sindical es, si no un retroceso, por lo menos un grave estancamiento y define con mayor claridad su alejamiento de un posicionamiento como parte del pueblo.

Arribar a una nueva forma de democracia hará que las distintas corrientes de pensamiento que convergen en el movimiento magisterial oaxaqueño retomen su papel de aportar al análisis y se alejen cada vez mas de la tentación de manipular la lucha y dejen de insistir en practicas antidemocráticas como la persecución política, la exclusión, la componenda a ultranza y de sustituir la discusión por la votación. La apuesta es que pasar a la democracia participativa frene los signos de corrupción que comienzan a notarse, la ineficiencia de nuestras estructuras sindicales y supere incluso, los magros beneficios laborales obtenidos por las dos últimas representaciones, bajo el modelo clásico de la lucha gremial.

En ese sentido para que la lucha de los maestros de Oaxaca sea una lucha “con clase” pasa porque se reconozca y supere vicios, pues pese a 26 años, el magisterio de Oaxaca no ha logrado desterrar una estructura y funcionamiento corporativo, la practica anti democráticas de algunas corrientes de pensamiento en pugna por ocupar los cargos sindicales y oficiales, la disminución del nivel político de sus agremiados, estructura obedece más un planteamiento de distribución de poder que a la distribución igualitaria entre la diferencia.

Es decir, el reto esta en que sean capaces de mirar su lucha ligada tanto a su materia de trabajo como a la comunidad. Si no hacen esto su lucha no dejará de ser limitada, aislada y como decimos, “sin clase” y su ejemplo no inspirará ni dará aliento a otras luchas del mundo.

IV.- Actuar al revés

Finalmente, si reconocemos que el modelo sindical de nuestro gremio esta agotado y que se hace necesario construir otro, implica de alguna manera pasar de la democracia representativa cupular y copular, a la democracia participativa, o directa como también se llama. Pero esto estará incompleto si no va vinculado con el ingrediente comunitario. Es decir la alternativa de sindicalismo que pensamos tiene tres ingredientes: lo político sindical, la materia de trabajo (proyecto educativo) y la comunidad.

La lucha actual de los maestros en Oaxaca demuestra que solo en la medida en que lo gremial se vuelve popular los gobiernos prestan atención a sus demandas e incluso ofrecen soluciones muy por encima a lo logrado en las negociaciones cupulares nacionales.

Entonces, lo que va a caracterizar las posibilidades de éxito no es que solo logremos la mayor unidad al interior del gremio o en el sector de maestros y sindicatos del mismo tipo, o que sepamos bien la técnica de la negociación del pliego petitorio, que es importante saberlo, sino mas bien, la capacidad que se tenga de articular la lucha gremial con la lucha comunitaria. Y eso es lo que se esta viendo en Oaxaca, es decir al revés las cosas.

Las lecciones que nos dan en lo inmediato, es que sus acciones son radicales justamente porque son justas y pacíficas, aunque en muchos casos su legalidad este cuestionada, pero ¿que es lo legal en tal caso? Hay que recuperar que la construcción de la nueva identidad del gremio considera el debate abierto, públicos y diversos. Las demandas deben ser de carácter político, educativo y comunitario, para no perder perspectiva de largo plazo a cambio de soluciones inmediatas

En este sentido el reto es hacer que los demás no solo miren y sepan de nuestras demandas sino que se sientan parte de ellas, por eso lo que impidió que la represión al magisterio del 14 de junio tuviera dimensiones mayores fue ese precario, pero real vinculo con la comunidad y movimiento social, situación que permitió al movimiento en su conjunto colocarse a la ofensiva.

Es decir, retomar las banderas de los otros no nos debilita, sino que nos hace mas fuertes, aunque ello requiera mayor trabajo y la humildad suficiente de mirar que los maestros no somos distintos al resto del pueblo y que la solución a los problemas del pueblo son de alguna manera la solución a los nuestros
Si tuviéramos que resumir las ideas que debiera contener este bosquejo del gremio que pensamos estarían.

Un proyecto político-sindical-económico, elaborado por todos y renovado constantemente que considere prioritariamente la formación político-ideológica de los trabajadores, la autosuficiencia económica, las relaciones internacionales, la negociación pública, la colectivización de la gestión gremial y social, etc.
La recuperación de la materia de trabajo, como estrategia para la toma de conciencia, con una propuesta de movimiento educativo.
La vinculación con el trabajo comunitario y social concreto de todos y cada uno de los maestros, donde se ensayen y fortalezcan procesos de autogestión y autoorganización en todas las áreas de la vida.
Instancias de decisión colectivas, como ahora sucede con la APPO, en la cual se elaboren, decidan e instrumenten las formas de concretar las demandas comunes de toda la sociedad, no solo de los maestros.
En ese sentido la idea es que la lucha de los maestros de Oaxaca sea hoy una lucha “con clase” y su experiencia pueda ser aleccionadora y alentadora de otros procesos en distintas parte del mundo. Ojala haya podido contribuir a eso.

Muchas gracias.
Raul Gatica.
Indígena Mixteco y miembro del CIPO-RFM en el exilio.
Vancouver Canadá, Agosto 11 de 2006
Praxedis G. Guerrero, Puntos Rojos, 1907.

Violencia recurso de la ilegitimidad

Raúl Gatica

Sin duda la violencia, venga de donde venga, es condenable, pero mucho mas cuando esta viene justamente de quienes debieran garantizar la armonía y convivencia, los gobiernos, o peor aún, cuando esta se usa para legitimar un cargo que no merecen. Pero sea cual sea su causa u origen, la violencia aparte de reprobarla debemos prevenirla de cualquier modo.

Por ello preocupa que México siga acumulando hechos que pueden conducir a una generalización de la violencia. Entre ellos está las denuncias, documentadas cada vez con mayor contundencia, del fraude electoral cometido por el Partido Acción Nacional, PAN y las protestas ante este hecho, organizadas y realizadas por la alianza de partidos y organizaciones llamada coalición “por el bien de todos”, que postulo como candidato presidencial a Andrés Manuel López Obrador, AMLO, la agresión a los miembros de la otra campaña y en particular a San Salvador Atenco, los mineros de Michoacán y los profesores de Oaxaca.

Las recientes noticias de movilización del ejército en puntos neurálgicos del país, creación de unidades militares con capacitación especial en disuasión de la protesta social y detener a dirigentes; el estado de sitio a una parte del Distrito Federal durante el ultimo informe de Vicente Fox; el asesinato de mandos policiales a manos del narcotráfico e incremento de la actividad criminal, así como la desatención deliberada a conflictos de toda especie presagia tiempos duros.

Y mientras crece la pobreza, se pierden empleos y aumenta la migración, el incapaz Vicente Fox sigue poniendo ingredientes para un estallido social de grandes dimensiones al exhibir al poder judicial y legislativo totalmente supeditado a las alianzas cupulares e intereses empresariales, que hicieron a los diputados y senadores del PRD y PT ocupar la tribuna e impedirle su último informe presidencial.

Paralelo al fraude electoral, en estados como Oaxaca, aunque no por razones electorales, sino por hartazgo ante la tiranía de Ulises Ruíz Ortiz, que ha sido desconocido como gobernador, se incrementa la agresión de grupos paramilitares formados por delincuentes comunes sacados de la cárcel ilegalmente y policías, dirigidos por Jorge Franco Vargas, Aristeo Martínez, Manuel Moreno Rivas y Vera Salinas contra los oaxaqueños organizados en la APPO, Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, cobra mas victimas.

Este conflicto social que no comenzó sino que se agudizó con el intento de desalojo a los profesores de la sección 22 de SNTE-CNTE el 14 de junio de 2006, y sin temor a equivocarnos ha rebasado a todos, tiene sus antecedente históricos en la tradición de resistencia de las comunidades indígenas, y en lo inmediato en el desalojo del Zócalo del Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Tres Poderes del Estado el 12 de junio de 2003, el de las comunidades del CIPO-RFM el 14 de septiembre y 23 de diciembre de 2004, la imposición de un gobernador (Ulises Ruíz) en un proceso electoral impugnado, así como las agresiones al Frente Cívico Huautleco, San Juan la Lana, San Blas Atempa, Santiago Xanica (COMPA), todos con sus respectiva cuota de presos y el exilio quien esto escribe.
Y sin duda, el que la APPO vaya mucho mas allá de lo meramente gremial o partidario al ensayar la autogestión y autonomía, mediante la acción directa pacífica recuperando ayuntamientos, radiodifusoras, crear las brigadas volantes de vigilancia, poner mercados alternativos a las grandes transnacionales, ocupar edificios para restaurarlos y darlos al servicio de la comunidad, colocar barricadas para frenar las agresiones policíacas, etc., es que el gobierno instrumenta la guerra sucia para generar terror que desaliente la participación de la población en general, permita el aislamiento de los núcleos organizados y facilite la desactivación del movimiento mediante la represión quirúrgica.
A la estrategia de guerra sucia obedece el señalamiento gubernamental de que el movimiento actúa como guerrilla urbana, pese a que los muertos, heridos y agraviados han sido siempre de la APPO, ellos nunca van encapuchados, y todas sus acciones, desde una manifestación con niños y flores, hasta una procesión y misa cristina, cantos y bailes, están totalmente enmarcados en las leyes y la constitución, y si la violencia no se ha desbordado es justamente por la sensatez de la APPO, quien después de su última mega marcha el pasado viernes 1º de septiembre ha comenzado a desarrollar acciones unilaterales de distensión.
Al mismo tiempo, las desconocidas autoridades llaman “elegantemente” a sus acciones paramilitares “operativos de limpieza de vialidades”, pero por el daño que han causado se les conoce como “convoy de la muerte”: la invasión armada a Radio Plantón, Radio Universidad y Radio APPO y TV Cacerola (de mujeres), al periódico “Noticias”, a las barricadas que existen en Oaxaca, (en todo el estado suman mas de tres mil) embates a periodistas, daños en comercios y generalizado el miedo porque han asesinado a José Colmenares, Lorenzo San Pablo Cervantes (STSPEIDCEO), Gonzalo Cisneros Gautier, herido a Benito Castro (sección 22) y muchos mas, torturado y detenido ilegalmente a German Mendoza Nube (UCP), Erangelio Mendoza (Sección 22), Ramiro Aragón Pérez (ProOax), entre otros, así como atentado contra Alejandro Cruz López (OIDHO-COMPA) y Flavio Sosa (NIOAX) en sus domicilios y amenazados de muerte a Refugio Gregorio Bautista “Doña Vicky”(CIPO-RFM), Rogelio Vargas Garfias (UTE), y muchos mas.
Nos queda la impresión que todo el aparato del estado actúa contra el pueblo y que las instituciones políticas encargadas de velar por el bienestar de todos no les importa Oaxaca, pues eso se interpreta al comprobar que ni siquiera han conminado a las autoridades estatales a frenar la violencia y mucho menos toman iniciativas que garanticen el cumplimiento de la demanda fundamental, la destitución de ULISES RUIZ como gobernador y por el contrario, agravan el clima de tensión al movilizar las tropas del 36 batallón de infantería del ejercito federal a Oaxaca e iniciar vuelos rasantes de aeronaves militares sobre los campamentos de las protestas pacíficas.
Ojala que los gobiernos federal y el desconocido estatal, entiendan que de parte de la insurgencia popular esta la vocación de encontrar una salida pacífica al conflicto. Y que cesen del uso faccioso de la ley y el derecho como instrumentos para criminalizar la inconformidad social, y dejen de inventar procesos jurídicos falsos a cientos de activistas para anular su participación, obligándolos a vivir con zozobra y ocultos ante el temor de ser detenidos u asesinados, dado que se ha generalizado la agresión selectiva contra ellos, tal como sucede ahora contra miembros del Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón” CIPO-RFM, a quienes se les dictará sentencia en septiembre, por cargos presentados en Abril de 2000, y cuando el proceso debió terminar en 2001.
Y mientras esto pasa con el pueblo de Oaxaca, los gobiernos y el capital se ayudan entre si. Por ejemplo los gobernadores del país le han dado el apoyo a Ulises Ruiz, con el único argumento que si ahora pasa esto con el, puede pasar con cualquier otro, es decir, se protegen ente truhanes. También los gobiernos de otros paises dan su apoyo a este tipo de tiranos, al llamar por un lado a que sus ciudadanos no pasen vacaciones en Oaxaca y por el otro, presionan para que salgan de Oaxaca quienes legalmente acompañan procesos de intercambio cultural y derechos humanos con comunidades y organizaciones indígenas. Esta presión sin duda es para quitarle al gobierno de Oaxaca testigos incómodos que denuncien sus atrocidades.

En ese sentido, es importante que quienes queremos la paz pero no a secas, sino con justicia social, nos demos tiempo para encontrar formas de apoyar las luchas en México, pues en la medida que los mexicanos en todos sus espacios transiten hacia una democracia que vaya mas allá de los simples cambios de gobierno, todos estaremos en mejor posición geopolítica ante el imperio de USA. Por ello, no es descabellado aventurar que la lucha que se libra tanto en México contra el fraude electoral, como la de Oaxaca por establecer nuevas relaciones de convivencia es, para el mundo de vital importancia. El reto es ¿como hacer para que lo entiendan?

Tenemos que hacer algo que indique nuestra indignación ante el violación de la voluntad popular, y no reducirnos a celebraciones fatuas de una independencia que no tenemos, en eventos patrioteros que nada representan ante el robo de la esperanza que Vicente Fox y el PAN han hecho a los mexicanos y la amenaza latente de la violencia contra un movimiento pacífico como el de la APPO.

Convocamos a todos los mexicanos que viven en distintas parte del mundo a no quedarse sin hacer nada, porque eso sería tanto como participar de la violencia o disfrutarla al menos. La situación de violencia que sobre varias partes del mundo tenemos nos convoca a no guardar silencio y más si se trata de la tierra donde tenemos enterrado nuestro ombligo.

Para mayor informacion consulte las paginas del cipo:
http://www.nodo50.org/cipo
http://nodo50.org/cipo-van/oaxacareport/

La otra campaña continúa

La palabra andante

LIBERTAD Arredondo
Redacción/Cambio de Michoacán

Lunes 25 de Septiembre de 2006

La otra campaña nace a mediados del año pasado a partir de la propuesta zapatista dada a conocer a través de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, donde el EZLN invita a crear otra forma de hacer política, anticapitalista. En estos tiempos aciagos por los que atraviesa el país después del fraude electoral y con la violencia de Estado más evidente y brutal en los últimos meses del sexenio de Fox, pareciera que La otra campaña se ha desdibujado del panorama nacional, sobre todo cuando los medios electrónicos de comunicación masiva la excluyen de la agenda política. La otra campaña, sin embargo, sigue su andar trabajando en sus objetivos y su autodefinición. Este artículo tratará de abordar someramente el porqué los que suscribimos esta invitación del EZ y que ahora somos adherentes pensamos que es necesario buscar otras formas de hacer política, por qué nos definimos anticapitalistas y qué andamos haciendo por estos días.
De por qué otra forma de hacer política
La política, como la conocemos hasta ahora, es asunto de los políticos, la gente común sólo tiene injerencia en ella a través de las votaciones y son los políticos electos los que deciden el rumbo que debe seguir el país y cuáles son las prioridades. Pero las prioridades de los políticos no son las mismas que las del pueblo y sus necesidades, lo que a ellos les preocupa es cómo conservar el poder y los beneficios que éste les otorga. Así, los partidos no representan a nadie sino a sus propios intereses. Un ejemplo de esto es el conflicto de Oaxaca, prácticamente todo el estado está expresándose por la destitución de un gobernador que llegó al poder por la vía del fraude y que ha gobernado terriblemente generando el descontento generalizado. Tanto el Poder Legislativo como el Ejecutivo han declarado su apoyo al actual gobernador a pesar del repudio que su pueblo le muestra, ¿dónde queda entonces el gobierno del pueblo? ¿En dónde reside entonces la democracia, en los políticos o en el pueblo?
Una nueva forma de hacer política implica que el poder resida en el pueblo, no en los políticos como hasta ahora ocurre. Que las decisiones sean tomadas a partir de lo que el pueblo manda, que el gobierno obedezca lo que quienes lo eligieron creen que es correcto. En esta idea, la voz de todos debe tener la misma relevancia para los demás, por lo que un principio básico de la organización que La otra campaña está construyendo es el «escuchar al otro», pero esto no como un fin sino como un camino, pues en la medida en que una organización va aprendiendo nuevas formas de relación entre sus integrantes, puede ofrecer a la sociedad su propuesta con la dignidad y el valor moral que da la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.
De por qué anticapitalista
Para el capitalismo lo más importante es la ganancia, el capital, y todo debe girar en torno a esto. Para que los dueños de las empresas tengan más ganancias se requiere bajar sueldos, quitar prestaciones que les resultan costosas, pagar menos impuestos, producir más y más barato y para que esto pueda darse, es necesario que la gente no se interese sino por sus propios intereses con la falsa idea de que lo que a otros ocurra, no le afectará. Así que lo que los poderosos promueven es la idea de la competitividad, el individualismo, donde para ser alguien en el mundo debes ser el mejor sin importar la ética con que hagas tus labores o que al sobresalir aplastes a otros, donde se alimenta el miedo a meterte en problemas por otro, pues lo importante es que tú y sólo tú estés bien, donde el luchador social que busca justicia para otros es terrorista porque atenta contra la santísima ganancia.
Para el capitalismo también es esencial que todos seamos iguales porque así puede manufacturar productos en serie y abaratar los costos, lo que se traduce en más ganancias. Así, desvirtúa las expresiones culturales y las transforma en modas como ocurrió con la corriente hippie o más recientemente la imagen del Che Guevara. El bombardeo mediático convence a la gente de lo bonito que es parecerse a los modelos estéticos que la moda crea y desprecia al diferente como una aberración, una amenaza para la sociedad, sólo ver cómo los malos de las películas siempre son punketos, darketos, cholos, musulmanes.
El capitalismo, en su sed de ganancias, destruye lo más valioso de la humanidad: lo humano. Su expresión cultural, su diversidad, las relaciones interhumanas, además de la naturaleza en y de la que vivimos. La lucha de La otra campaña está centrada en que haya justicia para todos, que en este país podamos vivir de manera digna todos los que aquí habitamos, por ello se define como anticapitalista, porque su lucha es por lo humano.
De dónde está ahora La otra campaña y qué anda haciendo
A raíz de la brutal embestida de la fuerza pública contra los campesinos del pueblo de San Salvador Atenco en mayo pasado, el recorrido del subcomandante Marcos por los estados del país se vio suspendido por la necesidad de impulsar la lucha por la liberación de los compañeros presos políticos. Entonces la represión contra los compañeros de Atenco obligó a La otra campaña a movilizarse para exigir su liberación, lo que generó expresiones de apoyo incluso a nivel internacional.
Ahora La otra campaña entra en una nueva etapa de lucha en la que el subcomandante seguirá el recorrido por los estados que le faltan hacia el norte del país y otros compañeros zapatistas, comandantes, acompañarán la lucha por los presos en Atenco. Ya durante los meses anteriores, en los distintos estados del país (incluso donde el sup no ha pasado), los adherentes a La otra campaña iniciamos un proceso de discusión interna, enriquecido por la necesidad de organizarnos para apoyar a nuestros compañeros presos; ahora esta discusión se intensifica en la búsqueda de mayor definición de lo que como otra campaña somos.
Estamos pues definiendo cómo le hacemos para generar otra forma de hacer política, cómo le hacemos para que dentro de La otra campaña la palabra de todos sea escuchada con el mismo respeto, qué significa que seamos anticapitalistas, o sea, cómo vamos a luchar contra este sistema que no nos gusta y que está destruyendo a la humanidad.
La otra campaña va caminando, en silencio a veces, manifestándose públicamente otras, tratando de construir una propuesta alternativa, que no se corrompa y sea coherente, por un país más justo.

Humor

Javier Hernández Alpízar
Ante la dureza que pudiera percibirse en el debate entre las diferentes fuerzas vivas y fuerzas difuntas del país, hace falta el humor. Una conversación que deje los filos ariscos y ponga pompones de gracejadas a estos días en que los presidentes pululan y se multiplican en México, de tal manera que cuando se acabe el petróleo (porque todo se acaba algún día) tal vez podamos exportar presidentes, que en México tenemos para dar y prestar.
Algunos diálogos del cotidiano consumismo en Jalapa, Ver.
– ¿Sabías cuáles son los cigarros favoritos de Fidel?
– Los Kamel.
– Claro, son unos cigarros preciosos.
– Importados de Líbano.
– No, de Puebla, ahí los maquilan.
De la discusión literaria y culta:
Después de que a Sergio Pitol le dieron el Premio Cervantes, la Universidad Veracruzana y el gobierno del estado le rindieron sendo homenaje.
Parafraseando a Nicanor Parra:
– Una deuda ha quedado saldada, el homenaje de la UV y el gobierno estatal a Sergio Pitol.
– Una deuda queda pendiente, el premio municipal de literatura de Jalapa…
– Primero tienen que revisar si en su obra no ha escrito groserías.
– Y la opinión de Fidel: “lo mucho que ha escrito sobre Veracruz”…
– Tema para tesis: Nopaltepec en la obra de Sergio Pitol…
Y con un presidente Fecal, ¿qué humor político prevalecerá?
– Tiene que ser un humor políticamente recto.
¿ Y cuál será el miedo permanente de los de abajo?
– Que Fecal vaya a caer…
– Será por eso que incluso sus más férreos sedicentes opositores no hacen nada para que caiga.
Hay un método típico de las izquierdas comunistas que podría ayudar a solucionar el problema de Fecal.
– Claro, una purga.

Protectores de pederastas

Utopía
 
Eduardo Ibarra Aguirre
 
Si prominentes hombres y mujeres del poder político no actuaran como discretos pero eficientes protectores de pederastas, aunque últimamente gracias al ilegal y criticado espionaje telefónico los identificamos mejor, difícilmente sería explicable tanta impunidad en esta execrable práctica.
    Naturalmente que el problema no es nuevo. La novedad es que el ajuste de cuentas políticas y financieras ha permitido exhibir a políticos de primera línea relacionados con pederastas o de plano como protectores de éstos. Valga mencionar sólo los casos más sonados:
Marcial Maciel Degollado, tío en segundo grado de Martha María Sahagún Jiménez, protegido de la autodenominada pareja presidencial y quien tras abusar sexualmente de cientos de niños durante cinco décadas, fue castigado con rezar mil padres nuestros por Joseph Ratzinger.
El pedófilo convicto y confeso Jean Succar Kuri, vinculado –de acuerdo a declaración ministerial– a Miguel Ángel Yunes Linares y Emilio Gamboa Patrón. La Procuraduría General de la República investiga al prisionero de Cancún por encabezar una red internacional de pornografía infantil y lavado de dinero.
Kamel Nacif Borge, paidófilo exhibido en una ilícita pero reveladora grabación en la que Succar Kuri le ofrece niñas salvadoreñas y estadunidenses, y el entonces senador Gamboa Patrón legislaba bajo la instrucción “¡Dale pa’trás papá!” Como se recordará, el primero regalaba “botellas preciosas” a Mario Marín Torres y ambos se concertaron para secuestrar, detener y vejar a Lydia Cacho Ribeiro por exhibir periodísticamente esta colusión de pederastas y políticos.
Hasta Irma Benavides Montes de Oca, esposa de Nacif Borge, le dice: “Son tus actos y no tus palabras los que son imperdonables y los que ahora avergüenzan y que repudiamos”.
Y el caso más reciente, pero desgraciadamente no el último. Norberto Rivera Carrera quien convencionalmente no es un político pero actúa diariamente como si lo fuera, denunciado ante la Corte Superior de California por ocho delitos de “protección a la pederastia” cometidos por el sacerdote Carlos Aguilar Rivera, acusado de violar a 90 menores.
José María Abascal Carranza y sus buenos pero fallidos oficios represivos con agentes del Instituto Nacional de Migración para intimidar a los abogados y dirigentes de la Red de Sobrevivientes de Víctimas de Abuso Sexual de Sacerdotes. El cardenal y el secretario de Gobernación que se apersonó ante Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa para solicitarle repetir en el cargo, no entienden aún que “No es lo mismo Puebla de los Ángeles que Los Ángeles, California”, como bien dice Marín Torres a Rivera Carrera, en el cartón de Rocha (La Jornada, 21-IX-06, p. 8).
Más lo que se acumule en una tan antigua como aberrante práctica que destruye el presente y el futuro de 20 mil niños y niñas mexicanos que viven de la prostitución.
Aparte están los menores abusados sexualmente en el entorno escolar, familiar y religioso. El primer testimonio del que dispongo data de 1955, cuando Alfonso Ornelas oficiaba como párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, frente a la plaza Allende de la fronteriza y tamaulipeca Matamoros.
    Un día llegó al confesionario una niña bajita, güerita y regordeta, con sus primeros ocho años de edad. Miana le dicen sus familiares.
Abusada sexualmente de manera reiterada por Roberto Cisneros Gutiérrez, en presencia de Guadalupe Ledesma, la niña se quejó ante María de Jesús Gutiérrez sobre lo que le hacía su hijo. Ésta reaccionó con amenazas homicidas.
Pasaron las semanas y los meses. Finalmente, tras mucho pensarlo, se decidió a acudir con el padre Ornelas, como le decía medio Matamoros.
    Hincada frente al sacerdote sentado y con los 10 dedos de las manos unidos, de los que sobresalía una aguamarina, la niña empezó a platicarle en voz baja todo lo que recordaba le había hecho el primo hermano político con la anuencia de la esposa, ambos mayores de edad.
Unos cuantos minutos duró el reencuentro de la niña consigo misma.
Un extraño, creciente aunque reprimido jadeo llamó su atención.
Levantó la vista.
Ornelas, el sacerdote de los lujosos anillos que sólo le podían besar las mujeres, sostenía en una mano algo parecido a lo que a ella obligaron a llevarse a la boca porque “es como una paleta”.
Con la otra mano Ornelas acariciaba suavemente los minúsculos botones que empezaban a brotarle a la niña a la altura del pecho.
Eran años en que el fundador y líder de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, predicaba ilimitadamente con el ejemplo que trascendía a muchos puntos de la geografía nacional.
forum@forumenlinea.com

Consideraciones: a propósito de la Otra Campaña en México

Por: Ricardo Jara / Agencia Bolivariana de Prensa ABP- México (publicado por APIA Virtual)

No cabe duda, las más grandes e importantes luchas populares que se libran actualmente a lo largo y ancho de la patria americana están siendo guiadas por los principios de la unidad, la solidaridad y el antiimperialismo, y México no es ni puede ser la excepción. La Otra Campaña, convocada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en su Sexta Declaración de la Selva Lacandona, es uno de los referentes unitarios más importantes que existen hoy en día en la patria de Ricardo Flores Magón y Emiliano Zapata.


El llamado de la Otra Campaña es categórico: unificar esfuerzos y luchas entre todos aquellos vilipendiados por el capitalismo para conformar un amplio movimiento nacional que renueve nuestro país.
En la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB) –organización solidaria e internacionalista- vemos y analizamos la Otra Campaña desde la perspectiva bolivariana y la revolución continental, y nos congratulamos con este emprendimiento que se suma a la nueva ola revolucionaria en Nuestra América que se levanta contra los enemigos de nuestros pueblos.
Hacemos votos por que proyectos anticapitalistas y unitarios como la Otra Campaña en México, avancen con éxito y sin tropiezos calamitosos que frenen los anhelos de nuestro pueblo mexicano.
Primera consideración
Vemos con preocupación el incremento considerable de la represión por parte del Estado mexicano en contra de todos los que, con determinación, se han sumado a la lucha por la conquista de sus derechos fundamentales, históricamente negados por la clase gobernante. Tan sólo en la Otra Campaña –sin contar a los compañeros de otras instancias- ya existe un número considerable de martirizados, entre los que han sido encarcelados, violados, golpeados, torturados, amedrentados, perseguidos y asesinados, por el único motivo de hacer uso de su legitimo derecho a luchar, de manera legal y pacifica, contra un sistema injusto y oprobioso.
Ante la actual situación nacional, caracterizada por el terrorismo de Estado, se hace necesaria una organización cada vez más férrea, que nos permita continuar con nuestra labor revolucionaria y salvaguardar a nuestro pueblo de las brutales agresiones provenientes de los que ostentan el poder. Además, la amplitud no puede interpretarse como desorganización y dispersión; conseguir una organización cada vez más efectiva y disciplinada es posible, sin que ello signifique transgredir los lineamientos políticos, las ideologías y las diferentes maneras de organizarse de quienes conforman el movimiento.
Se trata de una cuestión elemental. Si nos hemos decidido a emprender una lucha para derrocar al gobierno y al sistema económico imperante, nos exponemos a las prácticas represivas del Estado. Esta idea debe estar sembrada en las conciencias de nuestro pueblo, de lo contrario, el horror y la barbarie ejercida por la clase gobernante surtirá su debido efecto, mermando la capacidad y disposición de lucha de nuestro movimiento.
Segunda consideración
Porque consideramos que la unidad, la amplitud y la pluralidad son temas fundamentales en este contexto, no podemos dejar de mencionar otros acontecimientos políticos de gran envergadura que acontecen actualmente en nuestro país: las movilizaciones del bravo y digno pueblo oaxaqueño aglutinado en la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO); la lucha de los mineros de Sicartsa y las movilizaciones encabezadas por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) contra la imposición de un candidato fascista en la presidencia de México. Estos, entre otros, son algunos casos que cobran relevancia a nivel nacional por que aglutinan una fuerza popular considerable y son motivados por las nefastas repercusiones que ha traído la aplicación del capitalismo neoliberal a nuestro país.
Nos hemos percatado de la preocupación que pesa en un sector considerable de organizaciones e individuos que, dentro y fuera de la Otra Campaña, señalan que dicha iniciativa ha caído, aparentemente, en prácticas sectarias que la conducen al aislamiento. La postura de la Otra Campaña –su negativa a aliarse con el PRD- es absolutamente comprensible desde una perspectiva revolucionaria y verdaderamente popular; al igual que los demás partidos oficialistas, el de la “Revolución Democrática” ha demostrado ser corrupto y traidor a las causas e intereses del pueblo mexicano. Sin embargo, el punto álgido al que ha llegado el conflicto originado por el fraude electoral, que ha declarado triunfante al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), debería ser un tema de primer orden en el análisis y la acción de toda iniciativa unitaria y amplia, incluyendo a la Otra Campaña.
Un planteamiento de amplitud y pluralidad debe considerar a las bases del PRD y a la enorme cantidad de gente que, sin pertenecer a este partido, participa activamente de las acciones convocadas por AMLO. De igual manera, una instancia amplia y unitaria tiene que buscar los mecanismos adecuados para trabajar conjuntamente con la APPO. El objetivo es hacer realidad la consigna Nunca más una lucha aislada .
Tercera y última consideración

En la CCB, venimos impulsando desde que nacimos como organización, la idea estratégica de unificar a nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños a través de las luchas que libran las organizaciones populares y revolucionarias de nuestro continente. Nuestro planteamiento es eminentemente internacionalista y emancipador, y de ninguna manera excluye a los demás pueblos del mundo: “Construir un nuevo polo de poder” en Latinoamérica y el Caribe -decía Bolívar- cumplirá la finalidad de restarle poder a las potencias imperialistas y, así, conseguir “el equilibrio del Universo” que nos posibilite ser solidarios y consecuentes con el objetivo libertario de los pueblos de Europa, África, Asia y Oceanía. Tal idea nos ha guiado todo este tiempo, por lo que hemos buscado enlace y coordinación con organizaciones como el MRP Quebracho de Argentina, el Partido Comunista de Chile, la organización mapuche Arauco Malleuko, los Fogoneros de Uruguay, el Partido Patria Libre de Paraguay, el movimiento indígena de Felipe Quispe en Bolivia, el movimiento independentista vasco, el movimiento popular peruano, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC-EP) en Colombia y una larga lista de organizaciones y personalidades que se han sumado a este esfuerzo unitario.
Nos resta sólo desearle el mejor de los éxitos a la Otra Campaña, así como hacer extensiva nuestra más sincera invitación a todos y todas sus integrantes a que se sumen a la CCB y que hagan suya esta herramienta de lucha que los bolivarianos del continente y todo el mundo construimos día a día con ahínco y decisión.
Sepan que la causa de la Otra Campaña es también la causa de los bolivarianos que, en México y el mundo, luchamos por una sociedad equitativa y plena de justicia social.
¡¡Libertad a los presos políticos de Atenco y de Nuestra América toda!!

Ciudad de México, 28 agosto 2006
Enviado el Wednesday, 13 September a las 14:32:52 por apia

De la Decena Trágica a la escena irónica

Martes 19 de septiembre de 2006
MARCO RASCÓN

En 1988, en el Angel de la Independencia, los panistas en resistencia civil pacífica también declararon a Manuel J. Clouthier “presidente Maquío”, y éste a su vez nombró un gabinete paralelo, del cual nadie se acuerda. Nada inédito. En este afán de ser el espejo, el paralelo de la historia, de la misión y la visión dramática de la historia se ha pasado de la invocación de la Decena Trágica a la escena irónica.
Ironía ha sido que la rechifla inducida por Elena Poniatowska a Cuauhtémoc Cárdenas, por señalar las incongruencias del lopezobradorismo, demostró que la escritora dice no saber de política, pero exhibió habilidad para manejar mítines. Pero en el fondo, Poniatowska reafirmó las razones de Cárdenas sobre la intolerancia y el sectarismo en el PRD. Esos mismos que chiflaron y quienes los indujeron son los que minutos después votaron por la purificación de los tránsfugas, operadores, trapecistas del salinismo y el zedillismo, como su dirección histórica. La inducción y la memoria no se llevan. Mejor el embriago del olvido.
La inducción de Poniatowska y la fundación de un gobierno integrado mayoritariamente por personajes espurios, de vocación espuria, hicieron de la elección del “presidente legítimo” la continuación no sólo del error, sino de la farsa. Pero eso no importa, pues lo único trascendente era justificar y salvar el prestigio de los conductores y fabricantes de la derrota.
¿Cuál López Obrador fue electo “presidente legítimo”? ¿El que fue candidato y no dijo lo que realmente pensaba? ¿El que fue gobernante? ¿El que organiza odios contra sus críticos?
La pasión de los convencionistas no les permitió observar no sólo a quiénes elegían en paquete como dirección histórica, sino los “artículos transitorios” que conlleva todo acto legislativo y que en esta convención no faltaron, y fueron:
1. Por sólo una vez se da permiso al próximo Gobierno del Distrito Federal para tratar con el presidente ilegítimo Felipe Calderón. A los dirigentes que no aparecieron en las tres comisiones no se les excluye; serán parte del gabinete del gobierno capitalino, que reconocerá al presidente espurio.
2. Se reconoce, por parte del “presidente legítimo”, el Congreso de la Unión, sus diputados y senadores, surgidos del fraude del 2 de julio.
3. Mientras la convención y su gobierno itinerante viaja, se reconoce al Frente Amplio Progresista (FAP), bajo lo señalado por Manuel Camacho (Proceso, 17/09/06): “López Obrador queda al margen de su coordinación política. Eso es sano, porque necesitamos que haya responsabilidades institucionales y partidistas, que haya proceso de diálogo, negociaciones y decisiones… Es una salida institucional a la convención”.
4. La convención es para declarar la guerra a las instituciones; el FAP, para negociar con ellas. Mientras la convención sueña, los dirigentes del frente trabajarán con las instituciones, pues de ellas dependen las prerrogativas a partidos y las becas del Fonca a los convencionistas.
5. Toda crítica a estos puntos es ilegítima y se considerará una alianza con la derecha.
6. No se pondrá a votación el levantamiento de los plantones, pues nunca habrá responsables de tal decisión. Los errores, declara esta convención, no tienen dueño. (Hasta aquí los transitorios.)
La convención surge sin memoria; es una salida ciega ante lo que fue un mar de posibilidades políticas y trata de unificar todas sus incongruencias con acuerdos dictados de manera vertical y autoritaria. La convención queda a la deriva, sin raíces, repudiando todo ejercicio de la memoria, menguante, intolerante, utilizando la pasión para no responder a la razón. Una convención sin raíces, ni del cardenismo histórico, a los cuales repulsa y define como parte de sus enemigos. Pero sin raíces tampoco, ni con el 68 ni las insurgencias democratizadoras y en abierta confrontación con el 88, al cual se abomina, pero se le rinde pleitesía; 1997 no existe, pues para el lopezobradorismo la historia nace en 2000 y cuando se purifica a los defraudadores.
Con actitud bonapartista, los dirigentes de la convención quieren estar al mismo tiempo en las barricadas de la calle y en la plaza, sin dejar sus espacios como comensales en los clubes y restaurantes de la oligarquía, que va de la plaza con el pueblo anhelante a la fiesta privada con los invitados derechistas y sus mesas de regalos.
El lopezobradorismo no nació por convicción, sino por resentimiento y frente a la República simulada; un progresismo simulado que arenga no por la reforma, sino con el grito del resentimiento confeso: “¡Tengan, para que entiendan!”
Si la repetición histórica es válida para todos, declaro mi adopción a la posición crítica, disidente, políticamente incorrecta de Ricardo Flores Magón y Emiliano Zapata, opositores al maderismo y su gobierno atestado de porfiristas al acecho. Por eso, ante la apoteosis lopezobradorista, ¡viva Flores Magón! ¡viva Zapata!
marcorascon@alcubo.com

Paradojas de la resistencia

Martes 19 de septiembre de 2006
LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO

Casi dos meses y medio después de formado, el movimiento contra el fraude electoral mantiene una vitalidad y una capacidad de convocatoria notables. Los fuertes golpes que ha sufrido, lejos de mermarlo parecen robusterlo. Y, pese a que perdió la batalla legal, ha ganado dos grandes escaramuzas simbólicas en la disputa por el calendario patrio, nada despreciables en el pleito por la legitimidad: 1º y 15 de septiembre.
A pesar de que los medios de comunicación electrónicos le cerraron espacios ha encontrado la forma de transmitir su mensaje. No obstante la defección de algunos intelectuales que originalmente apoyaron a Andrés Manuel López Obrador, ha mantenido viva la adhesión de una significativa parte de la comunidad intelectual y académica. La impopularidad que el plantón en Reforma le provocó entre sectores medios no mermó las simpatías entre su base apoyo principal.
El movimiento cuenta con una sorprendente legitimidad. Por lo pronto, más allá de su desenlace final, ha ganado ya la batalla por la historia. En unos cuantos años su versión de las elecciones de 2006 será “lo realmente sucedido”. De hecho, en muchos lugares, dentro y fuera del país, se da por sentado que Felipe Calderón triunfó merced a un gran fraude electoral.
No siempre ha sido así. Por el contrario, las explicaciones críticas sobre conflictos como el que vive México deben remar contracorriente durante un largo periodo para triunfar. La visión de la sociedad mexicana que no participó en las protestas de 1968, la lucha contra el fraude de 1988 y el levantamiento zapatista de 1994 era mucho más crítica y desconfiada en relación con la que la opinión pública tiene en la actualidad del movimiento de resistencia civil.
Hoy casi nadie duda que en 1968 el gobierno actuó represiva y autoritariamente, o que en 1988 Cuauhtémoc Cárdenas ganó las elecciones, o que el levantamiento zapatista fue una sublevación indígena genuina. Pero cuando estos hechos sucedieron, la percepción pública sobre ellos era diferente. Se les veía con enorme desconfianza. Para que esta visión se transformara en el relato sobre “lo que verdaderamente pasó” transcurrieron varios años.
El movimiento ha rebasado ya su carácter de protesta contra el fraude y parece encaminarse a la conformación en una coalición antioligárquica y en lucha por la transformación de las instituciones, pero no contra el neoliberalismo. Tiene frente a sí el desafío del 1º de diciembre, fecha en la que deberá de tomar posesión Felipe Calderón, pero posee ya un horizonte de lucha más allá de este momento.
La convención nacional democrática (CND) proporcionó al movimiento la visión y el mandato para emprender la lucha por el cambio institucional. Permitió también un momento de encuentro entre la movilización social y la representación política institucional en el congreso de los partidos que hoy integran el Frente Amplio Progresista. No está claro aún si esta relación entre acción en las calles y representación parlamentaria y gobiernos locales podrá mantenerse o, por el contrario, como ha sucedido una y otra vez en el pasado, los legisladores y mandatarios actuarán de acuerdo con sus propios intereses. No se trata de una especulación. Recordemos lo sucedido con la contrarreforma indígena, la ley Televisa y la ley Monsanto.
Pero esta contradicción no es única. El movimiento plantea alcanzar su objetivo estratégico, el cambio de régimen y la creación de una cuarta República, sin convocar un nuevo constituyente y sin una nueva constitución. Es decir, quiere un cambio sin ruptura. Sin embargo, la dinámica del movimiento desde abajo es muy otra. Su vocación contra el neoliberalismo y su radicalidad en la acción son evidentes. El viejo pacto social ha sido roto por el fraude y su reconstitución requiere mucho más que un mero cambio de régimen.
De la misma manera, no es poca cosa que un movimiento reformador que proclama la necesidad de una nueva política esté conducido por la vieja clase política de izquierda, acostumbrada a los acuerdos cupulares y al gradualismo inmovilizador. Tampoco que en una coalición que busca refundar la República la presencia juvenil sea testimonial y escasa. Los centros de educación superior, en lo general, y la UNAM, en lo particular, han sido un factor clave en la lucha por la democracia en México, pero en esta ocasión su presencia en las jornadas de lucha (y durante la campaña electoral) ha sido limitada.
Asimismo resulta paradójico que un movimiento que reivindica una democracia radical tenga un liderazgo vertical y unipersonal. No es un hecho insignificante que en una movilización de esta naturaleza el peso político en la toma de decisiones de las organizaciones sociales sea tan pequeño; conforme pase el tiempo la continuidad de la coalición dependerá en parte de sus estructuras y recursos.
Hasta hoy la autoridad de López Obrador y la gravedad de la situación política han creado una situación en que estas contradicciones han pasado a segundo plano, ante la necesidad de responder con rapidez al fraude y la imposición. La emergencia ha hecho de estos asuntos una cuestión aplazable. Coaliciones populares de orientación progresista en América Latina tienen en su interior contradicciones parecidas a las que vive la resistencia civil en México.
Pero no hay plazo que no se cumpla. Tarde o temprano, si el movimiento quiere convertirse en una fuerza transformadora de largo aliento, necesitará resolver las paradojas de su origen. De no hacerlo, el formidable impulso que tomó en su despegue podría agotarse, asfixiado por las prácticas y los vicios políticos que hicieron del PRD la caricatura de lo que quiso ser en su fundación.

“Lula: ¿una oportunidad desperdiciada?”. Entrevista con Leonardo Boff

Por Sergio Ferrari *

Lula, a mi juicio, no tenía la consciencia suficientemente clara de su misión histórica. Su preocupación inicial fue la de salvar al país de un desastre económico inminente en detrimento de las grandes reformas estructurales que podrían, éstas sí, salvar la nación del desastre. El pertenece a la parte más izquierda del sistema imperante, pero no deja de ser un elemento del sistema.
Brasil, cuatro años después…
Difícil imaginar que a sus 67 años y con toda una exuberante historia personal de reflexión y práctica haga concesiones. Ni a la situación política brasilera, ni a la gestión de su amigo Lula, ni a las limitaciones propias de un tibio proceso de reformas en marcha. Leonardo Boff, teólogo franciscano y militante social desde décadas, tampoco reduce su mirada a las fronteras de Brasil. Para él, en su visión global del hombre y la naturaleza, todo tiene su lugar y su importancia. Desde cada paso de la construcción cotidiana del movimiento popular, hasta la denuncia de un sistema mundial hegemónico que conduce irremediablemente a la autodestrucción del planeta. Y no duda, incluso, en lanzar un grito de alarma: “¿No habrá acaso llegado el momento de desaparecer y dejar la tierra libre de ese cáncer que somos nosotros?”

P: Casi ya cuatro años del gobierno Lula, con las próximas elecciones presidenciales en vista…. ¿Qué deja esta experiencia?
R: Fui uno de los más entusiastas cuando se dio la elección de Lula. Escribí más de diez artículos sobre la revolución brasileña que sería inaugurada por él. Fue mi ilusión y desilusión. Tuve que confrontarme al “realismo” de la política de lo posible en el cuadro histórico en que se mueve la sociedad brasileña. 
Nunca hay que olvidar que estamos sentados sobre el pasado colonial; sobre el genocidio de los indígenas -eran seis millones cuando vinieron los portugueses, hoy son apenas ochocientos mil-; sobre el esclavismo (doce millones de negros fueron arrancados violentamente de África y traídos a Brasil y hoy son sesenta millones de afro descendientes); y sobre una elite que tiene, según datos del Banco Mundial, los más altos niveles de acumulación del mundo. Un rico común en Brasil es mucho más rico que un inglés o un norteamericano. Al lado de todo esto, existe una masa enorme de “empobrecidos” que sólo a partir de la mitad del siglo pasado logró organizarse en movimientos sociales y sindicatos libres, que fueron acompañados por sectores importantes de la Iglesia Católica. Que inventó y promovió las comunidades de base y las pastorales sociales de la tierra, techo, salud, educación, derechos de los pobres y otras iniciativas similares. 
Cambiar esta realidad histórica tan condicionante exigiría una revolución. Lula, a mi juicio, no tenía la consciencia suficientemente clara de su misión histórica. Su preocupación inicial fue la de salvar al país de un desastre económico inminente en detrimento de las grandes reformas estructurales que podrían, éstas sí, salvar la nación del desastre. Se desperdició una oportunidad. Él pertenece a la parte más izquierda del sistema imperante, pero no deja de ser un elemento del sistema. 
Por eso los grandes organismos económicos mundiales y los principales Jefes de Estado están tan felices con él. Se pospuso la tan temida revolución desde la periferia…
“Se descolgó de los movimientos sociales”
P: ¿Esta reflexión implica un balance más negativo que positivo?
R: A pesar de estos límites, Lula ha hecho lo que ningún gobierno antes había intentado: dar mucho más énfasis a los temas sociales. En esa esfera, de hecho, el Gobierno fue innovador con la “Bolsa de Familia”; “Luz para todos”; el apoyo a la agricultura familiar y otros proyectos sociales. Con estos planes se han beneficiado cerca de once millones de familias lo que equivale a unas cuarenta millones de personas. Pero hay que ver este avance en el contexto de la política global. Mientras transfiere diez mil millones de reales – un dólar equivale a 2,12 reales- a los proyectos sociales, otorga ciento cuarenta mil millones de reales al sistema financiero que le presta el dinero necesario para llevar adelante su política y le permite pagar las cuentas gubernamentales. Esta contradicción es dolorosa y muestra como la macroeconomía neoliberal sigue chupando la sangre del pueblo, mientras selectivamente atiende sólo las exigencias de una pequeña porción de la población. Así los operadores de la macroeconomía tranquilizan su mala conciencia, y al mismo tiempo Lula se muestra fiel a algunas raíces de su biografía personal.
P: Saliendo del plano estrictamente brasilero y teniendo en cuenta las enormes expectativas que el Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) creó en amplios sectores del continente… ¿En qué medida una experiencia de esta naturaleza fortalece o debilita al movimiento social en su conjunto, en sus apuestas estratégicas de cambio?
R: A mi juicio, una de las limitaciones del Gobierno Lula fue descolgarse de los movimientos sociales que eran su base real de sustentación y apoyo. Prefirió optar por una base de apoyo parlamentaria articulada con partidos que no tenían nada que ver con el ideario del PT. Hay que reconocer que Lula no criminalizó a los movimientos sociales como se hacía sistemáticamente antes, aunque no les dio la importancia que les correspondía porque consideraba que ya estaban de su lado. Entre ellos hay mucha decepción y hasta rabia. Pero tienen inteligencia política. Dicen: “Lula es nuestro, viene de nuestro lado, conoce nuestras tribulaciones”. Por más errores que haya cometido no vamos a entregarlo a la burguesía. Al revés, vamos a presionarlo para que se reconvierta a sus antiguos sueños y como el hijo pródigo del Evangelio redescubra el camino de vuelta hacia los movimientos sociales. Votarán por Lula pero con el propósito de cobrarle las antiguas promesas y de algún modo, atenuar o cambiar la propuesta macroeconómica del Gobierno.

“A Lula le falto valentía”

P: Un balance tan mitigado de la parte de los actores y movimientos sociales, nos confrontan a la pregunta de fondo sobre la viabilidad de cambios profundos en Latinoamérica el marco de un sistema de democracia formal parlamentaria…
R: Objetivamente lo que se necesita es una revolución. Pero sabemos que el tiempo de las revoluciones clásicas ha pasado. Es decir, la revolución posible en el cuadro globalizado de la política mundial bajo el imperio norteamericano implica meter, lentamente, cuñas en las brechas del sistema. Esto lo ha entendido el presidente de Argentina Néstor Kirchner. No ha dicho al sistema financiero mundial y a Bush: “no voy a pagar la deuda”. Lo que constituiría un atentado contra el sistema y su lógica. Ha dicho: “yo pago. Pero por cada dólar pagaré solamente diez centavos”. Y tuvieron que contentarse con esto. Lula tenía mucha más autoridad moral para hacer algo parecido y quizás, incluso, más radical. Pero le faltó valentía, la capacidad de captar la potencialidad de una situación y actuar en correlato con determinación. Fue otra ocasión desperdiciada. Ahora tenemos que contentarnos con reformas que alivian los problemas, perpetuándolos, sin cambiar la estructura de base, lo que significaría una revolución o el comienzo de la misma.

“Juan Pablo II decapitó a los profetas”
P: ¿Los teólogos progresistas, la iglesia de avanzada, tienen en esta etapa una palabra/reflexión profética para relanzar la esperanza en Brasil? ¿Qué habría realmente que inventar en esta etapa para alentar la esperanza?

R: La actuación conservadora del Papa Juan Pablo II ha decapitado a los profetas. Para la política en América Latina, es decir, para la práctica de la Iglesia en la sociedad y su enraizamiento popular, ese papado fue un flagelo. Otra cosa hubiera sido si el Papa hubiera tenido una mínima iluminación espiritual y una sensibilidad pastoral hacia la pasión dolorosa del pueblo latinoamericano, cristiano y explotado. Si hubiera apoyado a las comunidades eclesiales de base – y la dimensión liberadora de la fe con su reflexión llamada teología de la liberación-, sustentándolas en las conferencias nacionales de obispos en vez de someterlas a pesada vigilancia llevándolas hasta, en algunos casos, a una verdadera desmoralización. Si todo hubiera sido de otra manera, diversa sería la situación política de América Latina. Su ceguera anticomunista le ha impedido ver lo nuevo que nacía en esta parte del continente que no tenía nada a ver con el marxismo pero sí mucho que ver con una alternativa viable al capitalismo salvaje imperante. Por lo tanto, otra ocasión desperdiciada. Vivimos en los últimos veinte años pérdidas irreparables y un invierno espiritual implacable. Recién comenzamos a rehacernos. Surgen algunos profetas y se reaniman las comunidades, no por contar con el apoyo de Roma, sino por que quieren dar una respuesta apropiada, desde el Evangelio, a la miseria a la que están sometidos tantos millones de seres humanos.
P: La experiencia brasilera actual nos indica un cierto agotamiento de las formas tradiciones de hacer política. O de la política como mecanismo “tradicional”. ¿Desde dónde habría que destrabar y superar este freno?
R: Es voz corriente que la forma de representación social mediante los partidos está absolutamente obsoleta. Es engañadora y permite la reproducción de las condiciones de desigualdad y de injusticia social. La convicción que crece en los movimientos sociales como los “Sin Tierra”, que acompaño, es que este tipo de democracia es buena para mantener la situación, pero inadecuada para hacer los cambios necesarios que respondan a las demandas fundamentales del pueblo. Lo que se está pensando es dar un carácter político a los movimientos sociales que hasta ahora tenían apenas un perfil social. Es decir, transformar el poder social acumulado en un poder político por encima de los partidos o atravesando los partidos; creando articulaciones con sectores de partidos que se propongan cambios sustanciales en la sociedad. Esta iniciativa está madurando en varios movimientos sociales en Brasil y ya se están articulando en este sentido para, 
eventualmente, hacer su aparición oficial aún en estas elecciones presidenciales de octubre. Yo no sé cual es el camino. Pero estoy convencido que el mismo se hace caminando.

“O cambiamos o morimos como especie”
P: Al mismo tiempo que “se desperdician oportunidades”, los grandes poderes económicos no dudan ni un segundo. Las grandes empresas transnacionales avanzan, masacran especies y biodiversidad. ¿No es casi dramática esta complementación entre gestión política decepcionante y destrucción abusiva cotidiana del planeta?
R: Este es un tema que me ha ocupado bastante en los últimos años, escribiendo, hablando, intentando influenciar políticamente sectores del Gobierno Lula. A excepción de la Ministra del Medio Ambiente, Marina Silva, que piensa como nosotros, este discurso es considerado como de locos en una sociedad pretendidamente de bien pensantes. Todos hablan de crecimiento. Lula es el que más habla. Todos los administradores del mundo, desde los Gobiernos hasta las corporaciones más sencillas se proponen crecer más y más. Infeliz del país que no presente porcentajes importantes de crecimiento cada año. Pero este objetivo es suicida. La Tierra no aguanta el tipo de producción y consumo que supone y que propone explotar sistemáticamente todos los recursos disponibles de la naturaleza. China e India van a hundir la humanidad, por que son como una esponja que chupa todos los recursos posibles del planeta. Y ambos tienen una clase media de
trescientos millones de personas -equivalente a toda población de Europa- que quiere consumir a la occidental. Esta lógica nos lleva al abismo. No soy yo quien lo dice. Sino los grandes nombres de la ecología, de la astrofísica como el astrónomo inglés Martin Rees, en su libro “La hora final”, o el promotor de la teoría Gaia, James Lovelock, en su reciente libro “La venganza de Gaia”. Ellos nos anuncian escenarios dramáticos para los próximos años. Estoy convencido de la teoría que dice que el ser humano no aprende nada de la historia pero que aprende todo del sufrimiento. Esto es trágico pero parece ser el camino infalible del aprendizaje. O cambiamos, o morimos como especie.
P: La tierra en crisis, amenazada por un sistema. ¿De dónde vendrán las fuerzas para poder estructurar una propuesta alternativa diferente para frenar esa tendencia?
R: Pienso que la crisis es tan global que ya no funcionan políticas convencionales ni extraordinarias. Solamente una coalición de fuerzas basadas en una ética mínima fundamental, en otros valores que pongan la vida, la Tierra, la humanidad y la naturaleza en el centro. Esta coalición podrá ofrecer una alternativa que nos pueda salvar. Cada año desaparecen, naturalmente, en el proceso de la evolución, trescientas especies de seres vivos. Con la agresión sistemática de los humanos desaparecen cerca de tres mil. Esto equivale a una verdadera devastación. Pregunto: ¿será que no ha llegado el momento de desaparecer y dejar la tierra libre de este cáncer que somos nosotros y permitir que siga el proceso de la evolución con la aparición de otras formas de vida y con otro sentido de cooperación de todos con todos? Ya que el espíritu y la conciencia están primero en el cosmos y solamente después en nosotros, esta desaparición de la especie humana no sería una tragedia absoluta. Dentro del proceso de la evolución, el principio de inteligibilidad y amor reaparecerían en seres complejos y de un orden más alto. Espero que con mas compasión y ternura que nuestra especie…
P: Sigue siendo la vida de la tierra uno de tus temas principales de reflexión… ¿Se sigue sintiendo sobre todo teólogo o “simple enfermero” de la Pachamama?
R: Las religiones pueden tener una función pedagógica muy grande en le proceso de respeto, salvaguardia y veneración de lo creado. Todas ellas dan centralidad a la vida. Más que hablar de naturaleza, hablan de creación que salió de las manos del Creador. Ellas pueden educar a las personas a cuidar de esta herencia que nos fue entregada por Dios. Debemos comprendernos, y esto está en el capítulo segundo del Génesis – como jardineros y cuidadores del Jardín del Edén. Esta es nuestra misión: cuidar, regenerar lo dañado y permitir que todos puedan convivir. Mejor aún: no permitir que la selección natural que privilegia los más aptos y fuertes prevalezca en el proceso de evolución. Nuestra misión debe ser la de salvar los débiles, permitir que sigan dentro del proceso que ya tiene por lo menos 13 mil millones de años de existencia. El propósito de la evolución no se resume en privilegiar a los más fuertes, sino en permitir que cada ser, también los débiles, muestren nuevas posibilidades de la naturaleza, revelen dimensiones nuevas que vienen del Abismo alimentador del Todo (el vacío cuántico como lo llaman los cosmólogos) y que yo prefiero llamar la Fuente originaria de todo el ser, en una palabra, la reverencia o Dios. http://www.ecoportal.net
* Colaboración E-CHANGER, ONG de cooperación solidaria

« Older entries