Carta de Miguel A. Benhumea al Presidente

Señor presidente Vicente Fox Quesada:

Escribo en alusión a sus comentarios de hace dos días ante empresarios, para recordarle que el tema Atenco no se resolvió por la vía del diálogo y la negociación sino por la vía de la violencia y la violación de los derechos humanos de cientos de pobladores de Atenco y gente que fue apoyar el movimiento.

Agresiones sexuales a mujeres, torturas, incomunicaciones, abuso de autoridad, allanamientos, gente que no pudo declarar ante su abogado, lesiones, amenazas, homicidios -entre ellos el de Alexis Benhumea-, etcétera. En resumen, el gobierno federal y el estatal violaron todo el Código Penal del estado de México, el de Procedimientos Penales y la Constitución de la República. Esto está comprobado porque la ONU, Amnistía Internacional, la CNDH, la Comisión Civil Internacional por los Derechos Humanos, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, la LIMEDH-FIDH y hasta ministros de la Suprema Corte han mencionado diversas violaciones a las garantías individuales y a los derechos humanos en Atenco.

Por lo tanto, no puede decir que tiene limpias las manos y que respeta la ley; su gobierno será recordado por violaciones constantes a la ley, por decir una cosa y hacer otra.

Por eso es preocupante cuando menciona que así como se resolvieron los casos de Chiapas y Atenco sin usar la violencia, así se resolverá el conflicto en Oaxaca.

Los de arriba y la clase política luchan por dinero y poder, nosotros por justicia y libertad.

Atentamente.

Miguel A. Benhumea

http://mujeressinmiedo.blogspot.com/

Importancia de la Defensa de los Derechos Humanos en las demandas sociales

Pronunciamiento

El desarrollo histórico del movimiento social ha logrado arrancar conquistas en beneficio de la clase más desfavorecida, los oprimidos por el Estado. Éstas conquistas de carácter social no han sido fortuitas, mucho menos dádivas institucionales, al contrario, son producto del esfuerzo colectivo que mediante la presión política obligan al gobierno en turno a dar, en primera instancia, un reconocimiento público a dicha organización del pueblo, en segundo lugar, desenmascara su incapacidad para solucionar las demandas básicas de la población, y un tercer aspecto importante es el hecho de ceder a las exigencias que se le plantean, es decir, que el Estado en la practica, no satisface demandas sociales al contrario da asistencialismo a estas, por lo que se hace necesaria la organización para conseguir mejores condiciones de vida. Si nosotros nos somos participes en la solución de nuestras necesidades, nadie lo hará por nosotros.

Parte importante y fundamental de esta lucha, son los derechos humanos, ya que la contraparte de la organización social, es decir, la represión, son también agresiones indebidas del estado, las cuales tienen sus razones en la defensa de los intereses de un grupo minoritario pero poderoso de personas, es así, como estos Derechos humanos, son una conquista, un reconocimiento a los movimientos sociales a nivel internacional. Han contribuido al mejoramiento en la calidad de vida, a luchar contra el racismo, a tener mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, etc. Una de las manifestaciones mas objetivas es la promulgación de la “declaración universal de los DH” de 1948. Sin embargo, el discurso oficial se vuelve simple demagogia porque en los hechos, se intimida, encarcela, y hasta se asesina a los propios defensores de derechos humanos, siendo el único responsable de estos hechos el Estado.

Muchos se preguntaran cómo es posible tal latrocinio, si los dh institucionales sólo mediante recomendaciones a las instancias correspondientes es como apoyan a las victimas. Pues bien, a diferencia de los organismos “oficiales” como la cndh y la cedh los defensores de derechos humanos obtienen el reconocimiento por su trabajo práctico, ahí donde existe una demanda social como la vivienda, educación, trabajo, etc. es decir, que el ddh es aquella persona que pone a su disposición su esfuerzo físico y capacidad intelectual para denunciar agresiones, al tiempo que coadyuva a proteger a la organización social y a sus integrantes. No es fortuito, por ejemplo, el asesinato de la Lic. Digna Ochoa y Placido, que en su compromiso como defensora de derechos humanos conlleva casos en los cuales se involucraban altos mandos militares con casos de tortura, detenciones arbitrarias, encarcelamiento y asesinatos extrajudiciales. El 19 de octubre, un día antes de su primera audiencia en defensa del caso de los Hermanos Cerezo Contreras, es asesinada en su oficina en el Estado de México.

En el caso que llevara unos días antes de su asesinato, el de los Hermanos Cerezo Contreras, jóvenes universitarios, y el de Pablo Alvarado flores, indígena nahuatl (Alejandro Cerezo y Pablo Alvarado actualmente libres) fueron detenidos el 13 de agosto de 2001, torturados por 12 horas y recluidos en el penal de exterminio “la palma”, hoy llamando “altiplano”. A la fecha se les ha absuelto 4 de 7 delitos, sin embargo, todas las instituciones jurídicas nacionales están agotadas, sólo queda impulsar una ley de amnistía federal para todos los presos políticos y de conciencia del país, que elimine los “records” criminales de los expedientes y que cancele ordenes de aprensión y que cese a la persecución de los luchadores sociales.

Cabe destacar que el hostigamientos, mediante amenazas de muerte vía telefónica y vía Internet, seguimiento policiaco, así como distinto tipo de las calumnias y difamaciones en contra de los distintos Comités Cerezo del país no han cesado, se divulga falsamente que somos fachada del narco, grupos armados, y dirigencia de infinidad de movimientos sociales, todo esto acompañado desde los órganos de inteligencia del estado con el beneplácito del Procurador General de la República Daniel Cabeza de Vaca, el Secretario de Gobernación Carlos Abascal y del Presidente de la republica Vicente Fox Quesada. Todo lo anterior con el objetivo de amedrentar, desarticular e interrumpir la defensa de los derechos humanos que dignamente asumimos.

El movimiento social democrático debe tomar conciencia que los Derechos Humanos son producto de la lucha de personas que en este momento no se encuentran con nosotros porque están desaparecidas, asesinadas, o en el mejor de los casos, en las cárceles.

Si bien es cierto que las situación actual de nuestro país es compleja y que el gobierno en su incapacidad por resolver las demandas del pueblo unido, ha optado por el uso de la fuerza publica -recordemos a Sicartsa, Atenco, Oaxaca, sólo por mencionar algunos-, es imperante que los aquí presentes consideren dentro de su estrategia político-jurídica, también la creación de sus propios monitores y defensores de los DH, visto esto como una necesidad del movimiento social que poco a poco valla ganando terreno desde la dinámica propia de su organización, y que de esta manera, contribuya a la democratización de nuestro país.

¡Castigo a los responsables de crímenes de lesa humanidad!

¡Presentación con vida de los desaparecidos!

¡Alto a la criminalización de la lucha social!

¡Cese al hostigamiento en contra de los defensores de derechos humanos!

¡Solución inmediata a las demandas de la APPO!.

¡Por una Ley de Amnistía Federal que libere a todos los presos políticos y de conciencia del país!

Porque ser defensor de los derechos humanos no es sinónimo de terrorista

Comité Pro-liberación “Hnos. Cerezo Contreras” –Puebla.

Comité Pro-Liberación “Hermanos Cerezo” Puebla

“Porque ser defensor de derechos humanos no es sinónimo de terrorista”

Sicartsa: Alianzas turbias

Eduardo Ibarra Aguirre

Hace seis meses, exactamente el 20 de abril, se realizó un operativo para desalojar violentamente a los huelguistas de la Siderúrgica Lázaro Cárdenas-Las Truchas (Sicartsa). El alto costo humano fue de dos muertos: Héctor Alvarez Gómez y Mario Alberto Castillo Rodríguez; 54 heridos, 21 de ellos por arma de fuego.

Gracias a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la que adquiere un protagonismo plausible, y a su presidente José Luis Soberanes Fernández corroboramos medio año después que el Plan de acción Lázaro Cárdenas 2006 “fue planeado, coordinado y dirigido” por la Policía Federal Preventiva, cuyos miembros “portaban armas de fuego e incluso las accionaron”, apoyada por la tercera brigada de la Policía Militar de San Miguel de los Jagüeyes, estado de México, perteneciente a la Secretaría de la Defensa Nacional.

También participaron 299 integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Michoacán, 172 de la Policía Ministerial y 30 del grupo motorizado Lince, pero la ejecutaron los mandos de la PFP, aseguró el doctor Soberanes.

Dicho llanamente: se trató de un operativo policiaco-militar, realizado en la recta final del autodenominado gobierno del cambio de Vicente Fox Quesada, también por el neocardenista, antes que perredista, Lázaro Cárdenas Batel.

Sin embargo, el primogénito de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, con notable eficacia ministerial, función que no le corresponde, deslindó a la PFP de cualesquiera responsabilidades sobre el asesinato de los dos obreros metalúrgicos y junto con Eduardo Medina Mora ocultaron eficaz pero efímeramente la participación de un cuerpo del Ejército en la brutal acción represiva contra los obreros.

Atenidos al diagnóstico de la CNDH resulta, entonces, natural que la recomendación 37/2006 sea dirigida al titular de la Secretaría de Seguridad Pública, antes jefe de los espías y escuchones del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, y al gobernador michoacano.

A Cárdenas Batel le solicita de plano que “se determine conforme a derecho los procedimientos que radicó en contra de los presuntos responsables de los homicidios…”

La misma CNDH expresa, así, dudas sobre que la inculpación de agentes policiacos estatales como autores materiales del asesinato de los dos militantes de la sección 271 del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, corresponda a la verdad.

Como se recordará, el Ministerio Público le presentó, raudo y veloz, al gobernador a los presuntos autores materiales que resultaron ser agentes michoacanos. Y Cárdenas procedió a hacerlo público con bombo y platillo, exculpando así a los 450 agentes de la PFP que intervinieron, a Medina Mora, al Ejército, a Ricardo Clemente Gerardo Vega García y a Fox Quesada.

Con este extraordinario favor político, Cárdenas cubrió otro que le hizo la autodenominada pareja presidencial que dentro de 39 días dejará de ser por lo menos lo segundo, cuando lo protegieron al máximo de los videos del escándalo producidos y dirigidos por Carlos Agustín Ahumada Kurtz, distribuidos por Diego Fernández de Cevallos y con los servicios de mensajería a cargo del ahora senador Federico Döring Cásar.

De acuerdo a Complot contra un proyecto de nación (página 152), Ambito Financiero, de Argentina, cuantificó “en 44 millones de dólares las licitaciones públicas logradas por Ahumada en tierras tarascas”. Y la cubana Prensa Latina estimó “en mil 565 millones de pesos el monto de los contratos obtenidos por las 13 empresas vinculadas al exvendedor de piedra molida al Ejército Mexicano” y amigo de Rafael Marcial Macedo de la Concha, becario éste de la Sedena en Bruselas, donde cobra como agregado militar ante la Unión Europea.

Las alianzas entre los Cárdenas y los Fox preceden, y con mucho, la elección del 2 de julio y sus resultados impugnados severamente todavía.

redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info 
COPYRIGHT 2002 – 2006 ARGENPRESS® 
webmaster@argenpress.info

Las oaxaqueñas no tenemos miedo, tenemos coraje

Lourdes González (Prensa Indígena)

CIMAC. Recibido de Melina Alfaro, corresponsal de Prensa Indígena, 16 de octubre.- No, esto no es una muestra de gastronomía oaxaqueña, ni la Semana de Oaxaca en el Distrito Federal, aquí se respira un ambiente de lucha y compromiso con una causa. Carpas, pequeñas casas de campaña o una sencilla cubierta de plástico dan cobijo a los cientos de mujeres, niños y hombres oaxaqueños que se encuentran apostados en el corazón del Distrito Federal esperando un “milagro”.

“Las mujeres oaxaqueñas creemos que es posible que ocurra un milagro, porque yo que soy católica confío en los milagros y aquí, las mujeres rezamos todas las noches para que, como dijo el señor (Carlos) Abascal, no nos repriman”, dice la maestra Rosalía Bolaños, quien participa aquí en el movimiento de resistencia que encabeza la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO).

Esto es una verbena popular, una romería, cadenas humanas bajan de una pequeña camioneta de redilas cientos de víveres, leche en polvo, arroz, agua, frijol, pan, café y demás abastecimientos recolectados entre los simpatizantes de la causa. Codo a codo, mujeres, niños, ancianos y hombres por igual, vacían el vehículo con la alegría clásica de un día de fiesta, decenas de mujeres clasifican una a una las provisiones para sobrevivir a una lucha que no tiene aún fecha de despedida.

Aunque apenas empieza a caer la noche, trabajadores de Luz y Fuerza se aprestan a colocar varios reflectores para dar un poco de luz a este movimiento. La tarde-noche es tibia, caminar por las calles circundantes de la plaza Tolsá, asemeja un pequeño paseo por algún municipio, cualquiera, del sur o del norte de Oaxaca.

Pero pernoctar aquí, a los pies de la estatua de Carlos IV, no es un sacrificio para las mujeres de Oaxaca, sino un orgullo, se vanaglorian de ser ellas las elegidas para marchar desde la tierra de Juárez en repudio de un gobierno que, aseguran, es una ofensa en la tierra de Juárez

“Esto no puede pasar en la tierra de Juárez -dice con voz entrecortada la maestra Bolaños–, no se vale que el pueblo de Oaxaca tenga un gobierno de esta naturaleza. Las mujeres no tenemos miedo, tenemos coraje, rabia, no nos importa pasar hambre, no nos importa tener que dejar quien sabe cuántos días a la familia sola, pero todo es para no tener que padecer un gobierno como este”.

Desde la llegada del actual gobierno estatal, las mujeres padecemos en nuestra economía, en salud, en educación, porque, por ejemplo, tenemos que pagar cuotas en las escuelas porque el IEEPO (Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca) no está cubriendo nada de materiales porque el gobierno no entrega los recursos y como madres de familia tenemos que ver como solventamos los gastos”.

En cuestiones de salud, en todas las comunidades existen centros de atención, pero sin medicamentos, sin médicos, de vez en cuando nos engañan con algunas vacunas, con despensas, pero todos los programas o despensas son condicionados “yo te los doy pero apoyas a x o z candidato”, cuenta la maestra.

Al centro de esta gran caravana, desde un altavoz, María Cruz Bravo, maestra de la Sección 22 del SNTE, recuerda que al inicio del movimiento no participaba mucho, pero a raíz del desalojo de la plaza principal a manos de la policía estatal, “sentí tanto coraje y un deseo infinito de decir fuera Ulises”.

“No es posible que tengamos un gobernador inepto, corrupto y asesino, que no le importó golpear niños y mujeres durante el desalojo. Ese gobierno lesionó nuestros derechos y nuestra dignidad como mujeres”, y es que en este, como en muchos movimientos populares, las mujeres son una parte fundamental y sostén de la lucha.

La maestra Cruz Bravo nos cuenta orgullosa que “en nuestro estado la participación de la mujer siempre ha sido decidida y a un 100 por ciento, nos hemos dado cuenta que la mujer es tan capaz o más que los hombres”. “Las mujeres no sólo somos cocineras o comparsa de este movimiento, aquí la mujer viene tanto de cocinera como participando activamente en paralelo con
el varón”.

Comienza apenas a caer la noche y en cada pequeña casa o carpa el olor a tamales, obviamente oaxaqueños, invade la plaza. Y como en fiesta, todos los presentes somos convidados a degustar el típico platillo sureño. Entre cucharada de tamal y sorbo de café, la maestra Cruz Bravo recuerda que, antes el lugar de la mujer estaba sólo en la cocina y con los hijos, sin embargo, cada vez hay mayor conciencia y participación política.

Así, firmes en su posición, las mujeres de Oaxaca esperan que este conflicto se resuelva pacíficamente “ya hubo muchas víctimas y eso no lo queremos más.

La violencia hacia la mujer es mundial  

Leticia Puente Beresford, corresponsal (Recibido de Prensa Indígena)

Nueva York. 6 de octubre, (CIMAC).- Investigación científica de la OMS en 10 países. La violencia en contra de las mujeres es un fenómeno generalizado, es mundial, lo viven quienes viven en países en vías de desarrollo y en los desarrollados, tanto en las áreas rurales como urbanas, así lo demuestra un estudio comprensivo-científico realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
La revista ‘The Lancet’ de Londres, publicó los resultados que por más de una década llevó a cabo la OMS, siguiendo el camino trazado por la Conferencia Internacional de la Mujer en Beijin que solicitó su apoyo para demostrar la violencia que viven las mujeres en el mundo.

La meticulosa investigación, aplicada con métodos específicos y técnicas estadísticas que involucró a 25 mil mujeres de 15 sitios en 10 países, demostró que los esposos o compañeros son quienes ejercen la violencia en contra de las mujeres. En Yokohama, Japón se localizó el nivel más bajo con un 15 por ciento y el más alto, de 71 por ciento en la zona rural de Etiopia.
 
En cinco de seis lugares, por lo menos el 50 por ciento de las mujeres dijeron que fueron objeto de moderada a severa violencia en sus hogares en algún momento de su vida. En otras 13 zonas, más de un cuarto de todas las mujeres dijeron haber sufrido violencia el año pasado. El estudio señala también, que “la violencia por el compañero íntimo es una experiencia común generalizada”.

Los autores aseguran que las mujeres estuvieron en mayor riesgo psicológico o sexual violento de parte de sus compañeros, que de parte de cualquier otra persona”. Ninguna área es inmune a la violencia que sufren las mujeres, aunque, el reporte especifica que son las zonas rurales las que registran los niveles más altos que las ciudades. En un momento dado, todo mundo sabe de la existencia de la violencia doméstica, pero con este estudio se demuestra su existencia no sólo cuantitativamente, sino científicamente.
 
Además otros reportes daban información de que la violencia existía más en países subdesarrollados, pero con estos datos, señala Claudia García-Moreno, investigadora de la OMS en Génova y coordinadora del proyecto, se demuestra además, que las mujeres no denuncian la violencia que sufren por parte de sus compañeros y solo una pequeña parte es reportada a las autoridades.
 
Por su parte, Adrienne Germain, directora de la Coalición Internacional de la Salud de las Mujeres de Nueva York, afirmó que “siempre hemos especificado y conocido que la violencia es parte de la vida de las mujeres, pero antes cuando hablábamos de esto, solo escuchábamos. Pruébenlo. Prueben que esto sucede en sus países” y ahora ya lo pueden comprobar.
 
En torno al estudio, se indica que se realizaron mil 500 entrevistas en cada país y zonas específicas. De Bangladesh, Brasil, Etiopía, Japón, Namibia, Perú, Samoa, Serbia, Tailandia y Tanzania, entre otros. Los datos de abuso por parte de los compañeros se estima de alrededor de 20 a 25 por ciento en la Unión  Europea y se encontró que muy poco se reporta a las autoridades competentes.
 
En tanto que en Estados Unidos, el 25 por ciento de las mujeres dijo haber sido maltratada psicológica y o, sufrido violencia sexual por su esposo o compañero. La OMS indica que de una quinta parte, a dos tercios de las mujeres entrevistadas señaló que era la primera vez que hablaba de la violencia sufrida en el transcurso de sus vidas. El siguiente paso es determinar qué es lo que pone a las mujeres en ese riesgo de violencia•

Los saldos de Atenco

Redacción Criterios.com
Eduardo Ibarra Aguirre | Utopía

Transcurridos cinco meses de la salvaje incursión de cuerpos policiacos estatales y federales en San Salvador Atenco, estado de México, la Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene lista la Recomendación que presentará el lunes 16.

El diagnóstico que respalda al documento que emitirá la CNDH y que no es de acatamiento obligatorio, constituye una suerte de balance de la barbarie que padecieron los habitantes y los simples visitantes, cuando el lugar fue tomado como plaza de armas conquistada por la Agencia de Seguridad Estatal–comandada por Wilfrido Robledo Madrid– y la PFP, bajo las directrices del secretario de Seguridad Pública Eduardo Medina Mora.
Primero los trágicos saldos, en palabras de José Luis Soberanes Fernández: “A los jóvenes Francisco Javier Cortés Santiago y (Hollín) Alexis Benhumea (Hernández) los mató la policía durante el operativo que realizó el 4 de mayo en San Salvador Atenco; comprobamos las violaciones sexuales contra 26 mujeres, y constatamos que hubo tortura física y sicológica, además de detenciones arbitrarias, cateos ilegales a domicilios y el uso de excesivo de la fuerza por parte de los agentes policiacos”.
Por cierto, el uso de la tortura se incrementó en 300 por ciento durante el gobierno del cambio y la PGR es la primera en aplicarla, de acuerdo a Soberanes, y por eso la denomina “torturaduría general de la República”.
La CNDH también corroboró que se cometió allanamiento de morada en 140 viviendas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, 200 retenciones ilegales…
El diagnóstico de la Comisión Nacional es claro: “Nosotros creemos que hay responsabilidad de la Policía Federal Preventiva, el Instituto Nacional de Migración y de las policías del estado de México”.
Las conclusiones que respaldan la Recomendación contrastan con los nulos avances de la investigación emprendida, sólo bajo la enérgica presión de la opinión pública, por la Procuraduría General de Justicia mexiquense, a cargo de Abel Villicaña Estada, quien sigue justificándose con “la falta de cooperación de las victimas o sus familiares”.
El discurso del procurador persiste en la línea justificatoria original, trazada por Enrique Peña Nieto y acatada por sus subalternos Humberto Benítez Treviño y Robledo. El prepotente y cesado excomisionado de la PFP, llegó hasta el escarnio al convertir a las víctimas en victimarios.
Todo se produjo justamente cuando el gobierno mexicano fue elegido por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas para integrar el Consejo de Derechos Humanos, que ha emitido 400 recomendaciones a nuestras autoridades.
Las alteraciones en la posición del gobierno mexiquense, avalada ignominiosamente por el duopolio televisivo durante los primeros días, no tienen ningún respaldo ministerial ni existe voluntad política para investigar y castigar a los autores intelectuales, sólo a agentes policiacos del menor rango, como chivos expiatorios para sortear la exigencia ciudadana de esclarecer a fondo y sin reparar en consecuencias.
Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, como candidato presidencial insistía en pintarse de cuerpo completo al proclamar que frente al atencazo él habría actuado igual que Vicente Fox Quesada –a quien visitó en plan familiar en La Estancia, el rancho producto de la corrupción–, porque “Se mencionan cosas que son totalmente falsas”.
Las publicitadas manos limpias quedaron muy pronto en el olvido. Mientras que las “cosas totalmente falsas” sobre la barbarie policiaca en San Salvador Atenco están documentadas por la CNDH.

forum@forumenlinea.com 
www.forumenlinea.com

Atenco una verdadera vergüenza

Palabra de Antígona
 
Por Sara Lovera*
 
México, 10 oct 06 (CIMAC).- En la acción policíaca de San Salvador Atenco se cometieron delitos de lesa humanidad, como la tortura sexual, perpetrada como una clara intención de venganza política y castigo para 27 mujeres que fueron detenidas, retenidas más de 4 horas e incomunicadas.
 
También se  ha podido acreditar que los jefes policíacos tenían  conocimiento de los hechos. ¿También el gobernador del Estado de México?
 
Lo de Atenco es verdaderamente un horror. Ahora los llamados a la intervención de la Policía Federal Preventiva como pacificadora de Oaxaca, dejan claro que eso sería tanto como el anuncio de nuevas vejaciones, humillaciones, detenciones ilegales y barbarie.
 
Esta semana la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) entregará al gobierno de Vicente Fox  las recomendaciones sobre  el caso Atenco, mientras que un adelanto televisivo del contenido del documento nos deja con la boca abierta.
 
Tortura, humillaciones, exceso de fuerza  pública, detenciones ilegales, allanamiento de morada, violación y abusos sexuales.
El mismísimo presidente de la CNDH, José Luis Soberanes puso contra la pared  a la Procuraduría General de la República ante hechos que, dijo, se pueden acreditar ampliamente.
 
El resultado deja en claro que el abuso sexual en circunstancias como las de San Salvador Atenco, es una forma de tortura. Y eso, dicho ya, es inaceptable.
 
Frente a las cámaras Soberanes aseguró contar con más de mil fotografías que muestran los abusos y los excesos; pero además las investigaciones confirman que la policía actuó ferozmente, no que algunos policías se excedieron.
 
Lo más terrible y que comprueba el estado de impunidad es que del 3 de mayo a la fecha, es decir a 5 meses de los hechos solamente se ha consignado a un policía, que 15 están en investigación y el resto de los responsables gozan de buena salud.
 
Pero hay más. Resulta que el presidente de la CNDH ha configurado lo que son otros delitos, como la retención y expulsión del país de 3 extranjeras, a pesar de que el Ministerio Público las había liberado porque contaban con un amparo. Es decir que durante la incursión en Atenco se violó todo. No existe entonces el llevado y traído Estado de Derecho.
 
El informe de la CNDH, que se está terminando, se sumó al que dio a conocer la semana pasada Amnistía Internacional, en el que también se acredita la denegación de justicia. Todavía están en el penal de Santiaguito 32 personas, cuyo juicio no se sostiene, afirman tanto Amnistía como la CNDH.
 
¿De qué estamos hablando? Si estos reportes, con investigaciones, testimonios, pruebas, simplemente han sido descalificados por la autoridad, que cínicamente ha señalado que las denuncias de las mujeres atacadas, fueron de corte político.
 
¿En qué cabeza cabe esa información o desinformación? Si hay más de mil fotografías con los tocamientos, con las huellas de la humillación con la evidencia de sometimiento y vejaciones  brutales.
 
Me pregunto hasta donde la sociedad mexicana puede pasar por alto esta situación., que cobra relevancia por las amenazas directas y veladas al pueblo levantado en Oaxaca.
 
Los informes de la CNDH señalan que las autoridades, la PFP y la policía estatal del Estado de México incurrieron en otros delitos como el que las autoridades del Penal de Santiaguito hayan  lavaron las ropas de las víctimas; hayan incomunicado a los detenidos, y sean responsables de la muerte de un adulto y un menor.
 
La CNDH asegura que los habitantes de San Salvador Atenco no usaron armas de fuego, que las armas homicidas de pistolas 38 especial son las que usa la PFP.
 
Y mientras tanto el gobernador del Estado de México gasta cantidades millonarias en publicidad televisiva en triple “A”, todos los días, ¿Quién le toma cuentas al respecto?
 
La discusión de la violencia institucional, de la tortura sexual, de los abusos policíacos no puede esperar. Y no puede esperar tampoco la indiferencia ante esta injusticia, ni podemos cruzarnos de brazos ante hechos tan evidentes que obvio es decirlo, son la antesala del próximo gobierno que además de sospechosamente ilegítimo, no ve, no oye, no atiende ninguna de estas dificultades.
 
Durante los próximos días, la campaña de Amnistía en las embajadas mexicanas de todo el mundo y el informe de la  CNDH dejarán al descubierto, una vez más, el carácter autoritario del sistema y gobiernos mexicanos. Es una verdadera vergüenza.
* Periodista feminista
06/SL/LR

Exposición del Cacique Guaicaipuro Cuatemoc ante lareunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea

(08/02/2002).

Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Cacique Guaicaípuro Cuatemoc logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

’Aquí pues yo, Guaicaipuro Cuatemoc he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años.

Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.

El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.  
  
¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de firgurarme quelos europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los
calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!

¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Guaicaipuro Cuatemoc, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.

Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa,
arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.  

Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del
Empréstito, podremos preguntarnos:
¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional?

Deploramos decir que no.

En lo financiero, han sido incapaces, después de unamoratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que
les exporta y provee todo el Tercer Mundo.
Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarle a nuestro hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.

Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…’

Cuando el Cacique Guaicaipuro Cuatemoc dio su conferencia ante la reunión de JEFES DE ESTADO DE LA COMUNIDAD EUROPEA, no sabía que estaba exponiendo una tesis de Derecho Internacional para determinar LA VERDADERA DEUDA EXTERNA, ahora solo resta que algún gobierno latinoamericano tenga el valor suficiente para hacer el reclamo ante los Tribunales Internacionales.


LA OTRA GUERRA EN OAXACA

Carlos Beas Torres
 
” Ya estamos avisados, los de San Felipe y los de El Porvenir, ya tienen listos los cuernos para cuando vengan esos pinches indios de la APPO” con esas palabras Don Angel un rico ganadero del Bajo Mixe, cuyos nexos con la mafia son bien conocidos, amenazaba veladamente a un dirigente indígena de esa región.
 
Dos días después el pequeño grupo de comerciantes y ganaderos que dominan la vida del pueblo de Maria Lombardo, Cotzocón, Oaxaca, propalaba el rumor de ” ya vienen los de la APPO, y van a saquear las tiendas y a quemar las casas”, creando un gran alboroto como dicen las gentes del lugar.
 
Ese mismo tipo de rumores y amenazas circula constantemente en todas las regiones del Estado; y no sólo en los pueblos pequeños y aislados, sino también en ciudades tan grandes como Tuxtepec, Marías Romero o Miahuatlan. En Matías Romero, priistas bien identificados quemaron la radiodifusora La Consentida y al día siguiente esparcieron el rumor de que la APPO iba a saquear los locales del Mercado 12 de Octubre; creando zozobra y temor entre algunos comerciantes incautos.
 
En el Istmo, los operadores de las Radios indígenas, vienen siendo constantemente hostigados y amenazados de muerte y las amenazas ya se extienden a sus familiares. Primero se fueron sobre Radio Huave, la más poderosa radio comunitaria del Istmo, después siguieron en contra del coordinador de Radio Ayuuk y ahora el Presidente Municipal de San Dionisio del Mar, amenazó al responsable de Radio Umalalang. Es la Otra guerra, la que ha alcanzado también a los comunicadores y en particular a los periodistas del diario Noticias.
 
Pero no solo son amenazas y rumores que angustian y crean un clima de linchamiento, es la guerra sucia y abierta que ejecutan porros y policias vestidos de civil, que secuestran y torturan a universitarios y a activistas sociales como Pedro Garcia Garcia y Ramiro Aragón. Es la agresión artera, que amparada en la oscuridad le ha costado ya la vida a por lo menos 5 oaxaqueños, incluido un maestro opositor al movimiento, que bien pudo haber sido asesinado por los mismos promotores de la guerra sucia, para endosar este crimen a la APPO y desencadenar un enfrentamiento mayor.
 
Es la guerra sucia, que hacen grupos de priistas, supuestos padres de familia, que en realidad son policias vestidos de civil acompañados de choferes de taxi a quienes les prometen una concesión a cambio de abrir escuelas a la fuerza.
 
Las amenazas y agresiones que operan los delegados del Gobierno Estatal, Presidentes municipales y dirigentes del PRI son parte del plan que se viene ejecutando desde hace ya más de 3 meses por ordenes del Gobernador Ulises Ruiz, quién busca desesperadamente sostenerse  en el Gobierno, sin importarle el costo que puedan tener estos enfrentamientos.
 
Los grandes medios de comunicación han puesto toda su atención  en la otra cara de la Guerra; reseñaron el vuelo de los helicopteros sobre la ciudad de Oaxaca y el masivo arribo de infantes de marina a Salina Cruz y Huatulco. Sin embargo la otra guerra, la de todos los días, la que no se lee, la que camina en lo oscuro, sigue avanzando y nutriendo el peligro de una gran confrontación en Oaxaca.
 
En Oaxaca hay dos guerras. Una con cara de invasión militar y la otra promovida por los caciques y gobernantes locales que estan dispuestos a todo con tal de no perder los privilegios que les ha dejado el gobernar de manera ininterrumpida durante 77 años.
 
Y mientras el Senado de la República se resiste a desaparecer los poderes en ese Estado, los violentos caminan de noche y lo hacen rápido. 

Oaxaca, entre Dios y la tradición amenazada

Diego Cevallos (Prensa Indígena)

IPS, 13 de octubre.- “El mismo Cristo nos trajo limosna para arreglar la iglesia, es bien milagroso”, afirma Leobardo Sánchez, quien ejerce como sacristán por decisión de la asamblea comunitaria de este municipio indígena del meridional estado mexicano de Oaxaca.

Sánchez apunta con su mano hacia la figura de Jesucristo, hecho de madera y de no más de 70 centímetros de alto, se santigua y dice que guía a Papalutla, ubicado a 26 kilómetros de la capital de Oaxaca, de igual nombre. Aquí habitan 1.800 personas, la mayoría de ellas indígenas zapotecos que viven de cultivar la tierra y realizar artesanías.

Sentado en el atrio del templo católico, una construcción del siglo XVI levantada en piedra tallada, este campesino de 48 años relató a IPS que antes de sacristán fue policía y que podría llegar a ser mayordomo, regidor o hasta alcalde.

Todos son cargos honorarios, elegidos en asamblea, y tienen plena validez frente a las instituciones y a los actores políticos de Oaxaca, que, aunque los reconocen, también los vulneran muchas veces con intentos de infiltración política y prácticas corruptas como sobornos, según indican diversos estudios.

En este estado sureño, donde viven 1,1 millones de indígenas de 16 etnias diferentes en una población total de 3,5 millones de personas, 418 de sus 570 municipios se rigen por “usos y costumbres”.

Muchas asambleas indígenas, donde no juegan electoralmente los partidos, declararon su apoyo al levantamiento social que desde mayo se registra en Oaxaca, en especial en la capital, y que exige la renuncia del gobernador estadual, Ulises Ruiz, del Partido  Revolucionario Institucional, colectivo que desde inicios del siglo XX tiene el control sobre casi todos los poderes estatales locales.

En Papalutla no hay consenso sobre apoyar la protesta, pero la comunidad cumple con mantener cerradas las escuelas, que es una de las medidas de presión dispuestas por la llamada Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

“Ya veremos qué sucede luego, pero la revuelta nos ha perjudicado, pues no viene el turismo, los chamacos (niños) se pasan de gorra (sin realizar actividades) y no hay ventas. Pero confiemos en Dios y que todo se arregle”, apunta el sacristán de Papalutla, municipio donde la religión católica, traída por los europeos en el siglo XV, es parte esencial de la convivencia social.

“Hace unos 30 años nuestra iglesia se estaba cayendo, pero salió en procesión por el estado (de Oaxaca) el mismo Santo Cristo (la figura de Jesucristo) y nos hizo el milagro de conseguir dinero de limosnas, el suficiente  para restaurar lo necesario”, indicó Sánchez.

“Ha hecho muchos milagros y nosotros lo veneramos cada octubre con una buen fiesta”, señala, mientras varios de sus vecinos arreglan el jardín que rodea el templo y otros limpian los pisos en preparación para las celebraciones que incluyen procesiones religiosas, fiestas con juegos artificiales y jaripeos (faena de toros), donde el mezcal, la bebida alcohólica de la zona, se toma a granel.

Ni Sánchez ni sus ayudantes de Papalutla, cuya traducción al castellano es “donde abundan la mariposas”, reciben un salario por su trabajo. Eso sucede con todas las autoridades municipales elegidas a través de sistemas normativos indígenas. Los cargos duran un período de tres o cuatro años y los escogidos no pueden rechazarlos. La primera tarea obligatoria para todos los mayores de 18 años del municipio indígena es asumir como policía comunitario, por tres años.

Cumplido ese servicio, pueden ser elegidos para cualquier otra función superior. “Ser sacristán me perjudica de alguna forma porque no puedo trabajar, pero ¡qué le hacemos! Fui nombrado y tengo que hacer el servicio. Si digo que no, me castigan, no me apoyarían en nada y los vecinos me verían mal. Por eso es mejor dar el servicio. Aquí nadie se niega”, explica Sánchez.

A unos cuatro kilómetros de Papalutla y unido por un camino de tierra flanqueado por parcelas, donde se cultiva maíz, cebolla, alfalfa y otros productos, está el municipio de Tlacochahuaya. Allí, en medio de un terreno sembrado con ajo, el indígena Avelino Guzmán, de 70 años, se queja de que sus vecinos están desunidos.

“Está entrando mucha gente de afuera, los compañeros están vendiendo las tierras y no hace nada la asamblea”, declaró a IPS. “Los nuevos (que llegan de otros estados) hasta dejan la producción (agrícola) para levantar casas. Imagínese lo que pasará con nosotros de aquí a unos años, lo mejor es que ya estaré muerto”,  expresó Guzmán, quien tiene unas seis hectáreas en la zona, “unas por lo montes y otras aquí en la parte plana”.

Según un análisis del grupo Servicios para una Educación Alternativa de Oaxaca (Educa), organización no gubernamental que trabaja desde 1994 con proyectos para apoyar a indígenas, en muchos municipios regidos por “usos y costumbres” hay infiltración de partidos políticos y de personas ajenas a las comunidades.

En 2004, se realizaron elecciones de presidentes municipales en los 418 ayuntamientos indígenas de Oaxaca. En 66 de ellos “se presentaron fenómenos de conflicto, ya sea por ingobernabilidad, mala administración en los recursos municipales e imposición de autoridades”, apuntó Educa.

El reconocimiento legal al derecho consuetudinario indígena se dio en agosto de 2005, cuando el Legislativo local aprobó reformas al respecto, pero sólo para el caso de elecciones para autoridades municipales. En las votaciones para presidente de México,  gobernador del estado y diputados, rigen las leyes nacionales.

La APPO, integrada por más de 350 organizaciones sociales de Oaxaca, sostiene que el gobierno local ha manipulado, sobornado y reprimido a muchas comunidades rurales en las últimas décadas. Este grupo de organizaciones de la sociedad civil reclaman la renuncia de Ruiz y, entre otras demandas, también una profunda reforma institucional que garantice el libre ejercicio de los gobiernos indígenas y defina caminos para superar la pobreza.

Junto con los vecinos Chiapas y Guerrero, Oaxaca es uno de los estados de mayor marginación de este país con más de 104 millones de habitantes. Aquí, 80,3  por ciento de la población carece de servicios de saneamiento, alumbrado público, agua potable y pavimentación de calles, indica la Red Oaxaqueña de Derechos Humanos.

“No se nada de la APPO, será porque no soy casado y no tengo hijos en la escuela. Pero está muy triste la cosa, yo sufro mucho”, se quejó ante IPS Santiago Sánchez, un artesano indígena de 40 años que vende sombreros y tapetes hechos de paja.

“Hasta me da pena (vergüenza) decirle cuánto vendo, apenas unos 50 pesos al día (4,6 dólares) o a veces nada. Cada vez está peor, ya ni para sobrevivir alcanza”, señaló. Sánchez, quien sufre alguna discapacidad de lenguaje, recorre a pie y por períodos de dos a tres días seguidos las zonas rurales cercanas a los municipios de Papalutla y Tlacochahuaya. Golpea las puertas de las casas para ofrecer su mercancía al igual que otras veces lo hace en plazas y mercados.

“Me duermo en el mercado o quizá pago por un cuartito en la noches, ya luego me regreso a mi casa en el bus (autobús)”, ubicada a unos 40 kilómetros de  Tlacochahuaya, indicó. Este artesano, quien va cargando una bolsa con unos 20 sombreros y varios tapetes, señaló que por ser soltero no los invitan ni participa mucho a las asambleas de su municipio.

“Soy como un palo que está afuera, ya no me toman en cuenta. Cuando alguien tiene hijos es más responsable y así se le ve. Pero mi Señor (Dios) no me dejó esposa”, se lamenta. Investigaciones del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano indican que en algunas comunidades indígenas de Oaxaca las mujeres y las personas con alguna discapacidad o condición social particular no participan con plenos derechos en las asambleas.

Hay casos en los que esas personas pueden asistir a las asambleas, pero no votar, en otros pueden asumir cargos aunque no voten y también hay comunidades donde están excluidas de toda participación.

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=39016•

Oaxaca en el laberinto

Eduardo Stanley (Prensa Indígena)

Melina Alfaro. New America Media / La Insignia. EEUU, 6 de octubre.- Hace aproximadamente dos años, el prestigioso pintor oaxaqueño Francisco Toledo encabezó una dura batalla contra la corporación McDonald’s para impedir que esa empresa se instalara en el centro histórico de la localidad de Oaxaca. El artista argumentó que la presencia de este tipo de restaurantes era contrario a la estética y estilo de esa zona. Miles de personas lo apoyaron y finalmente triunfó.

Pero desde hace cuatro meses, la ciudad está envuelta en una caótica situación social que difícilmente imaginó Toledo cuando buscaba mantener su belleza y dignidad. Los maestros y ciudadanos que exigen la dimisión del gobernador Ulises Ruiz han ocupado el centro histórico de Oaxaca, visitado por miles de turistas. Oaxaca es ahora una ciudad tomada, consecuencia de un régimen político y social en descomposición.

El gobierno intentó reprimir con la policía local. Después, pasó a la provocación y hasta aparecieron sospechosos grupos “guerrilleros”, para provocar la intervención del ejército. Pero fracasó. Por eso, Ulises Ruiz clama al gobierno federal. Es decir, pide al presidente Vicente Fox que reprima para “reeestablecer el orden y el estado de derecho en Oaxaca”. Discurso burocrático que pretende legitimar el uso de la fuerza en beneficio del poder.

Pero si el estado busca reestablecer el orden, debería empezar por investigar y aplicar la justicia a quien desestabilizó dicho orden y provocó la revuelta social contra el gobernador. Entre las acusaciones contra Ulises Ruiz-nunca investigadas- figuran un posible fraude electoral en la consulta que lo llevó al poder en el 2003, represión de manifestaciones populares, asesinatos de dirigentes campesinos y asalto y secuestro del periódico Noticias.

“Oaxaca necesita una nueva Constitución que contemple los derechos del pueblo -afirmó Pánfilo Avendaño, oaxaqueño residente de Fresno (EEUU)-. Ulises Ruiz debería renunciar porque violó las leyes que ellos mismos imponen.” Avendaño formaba parte de un grupo de oaxaqueños que el martes 4 de octubre se expresaron frente al Consulado de México en Fresno contra la represión en el estado del sur de México.

La protesta se llevó a cabo simultáneamente en varias ciudades de California, como Los Ángeles, San Francisco y Sacramento. “Necesitamos apoyo de la gente para evitar la represión -comentó Oralia Maceda, residente de Fresno-. Queremos que haya una negociación, no violencia.” En México, mientras tanto, los ánimos están caldeados. Ulises Ruiz fue elegido por “dedazo” para ser candidato del Partido de la Revolución Institucional (PRI), para mantener décadas de dominio politico de dicho partido en Oaxaca.

Y para mantener, también, la tradición y cultura política que incluye compadrazgo, represión a la oposición, compra de votos, beneficios para los aliados, reparto de recursos a las comunidades de acuerdo a intereses politicos y personales, etc. Un sistema y una cultura politica que muchos mexicanos creyeron dejar atrás cuando en el año 2000 eligieron a Vicente Fox, del Partido de Acción Nacional (PAN), para la presidencia.

La sociedad votó por un cambio, por la democratización de las instituciones; particularmente, de la justicia. Pero al cabo de seis años, poco parece haber cambiado. Ruiz pide desesperadamente a Fox que reprima porque no puede gobernar: la mayoría de las oficinas oficiales de Oaxaca están tomadas por los huelguistas. Fox duda, porque falta poco para que entregue el mando a su sucesor y pasaría a la historia como represor.

El futuro presidente, Felipe Calderón, del mismo partido de Fox, ganó las elecciones por menos del uno por ciento de votos; o sea, que asumirá sin capital politico. Además, el candidato presidencial perdedor, Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), rechaza los resultados y pretende formar un gobierno “paralelo”.

Por una parte, Calderón, quien asume el 1 de diciembre, no quiere heredar el caso Oaxaca. Por otra, el PRI, reducido hoy a tercera fuerza política nacional, negocia con el PAN su apoyo al nuevo presidente siempre y cuando se mantenga a Ulises Ruiz como gobernador de Oaxaca. Y mientras tanto, el PRD pide su destitución, en apoyo a los reclamaciones de los huelguistas.

¿Quién ganará el pulso político? Una cosa parece estar clara: tanto el PRI como PAN anteponen sus intereses politicos a las peticiones de la población oaxaqueña. En estas circunstancias, es casi seguro que el presidente Fox asumirá el sacrificio político de reprimir.

Según algunos medios de comunicación, será la marina y no el ejército quien se encargará de la “limpieza”, que consistiría en una acción rápida, de tipo “quirúrgico”: arrestar a los líderes y dispersar a los demás dejando corredores por donde la gente pueda salir, en lugar de encerrar y golpear. Eso sí lo aprendieron bien,

Reprimen a indígenas en Chiapas y Yucatán

Javier Hernández Alpízar

¿Creía usted que hacerles la guerra a los indígenas era un deporte de la elite conservadora- liberal del siglo XIX? Pues en pleno siglo XXI, México no sólo se revela como campeón en la violación de derechos humanos (Sicartsa, Oaxaca y Atenco: tres botones de muestra) y de los fraudes electorales, sino de hacerles la guerra a los indígenas. ¿Es la manera de la oligarquía criolla de “celebrar” el 12 de octubre?
Esta vez atacan a los mayas. Y de nuevo, como bajo los gobiernos conservadores- liberales del siglo XIX, lo mismo de Benito Juárez que de Porfirio Díaz, la tierra como botín y la represión de los indígenas como medio.
Ante la negativa del gobierno de cumplir la promesa traicionada de la revolución mexicana (¿recuerdan “Tierra y Libertad”?) con la reforma salinista al artículo 27 constitucional, declarando el fin de “reparto agrario” y formalizando el inicio de la privatización de las tierras y del despojo a los campesinos indígenas y no indígenas, expropiación que los indígenas intentaron frenar mediante los Acuerdos de San Andrés, tirados a la basura por Bartlett (PRI)- Fernández de Cevallos (PAN) y Chucho Ortega (PRD) al aprobar una ley indígena espúrea (ahora que los perredistas ya aprendieron qué significa la palabra “espúreo”), intención expropiatoria refrendada por los tres partidos del neoliberalismo en México al aprobar la llamada Ley de Bioseguridad, mejor conocida como ley Monsanto, que legaliza la invasión del país por los transgénicos de Monsanto, Dupont, Cargill y otras empresas extranjeras, a cuyo servicio se pusieron los legisladores del PRI, PAN y PRD, ante estas políticas anticampesinas y antiindígenas, los campesinos han tomado la tierra y la autonomía en los hechos.
Como respuesta de los latifundistas, la expropiación de las tierras es el fantasma que recorre el país, y es un fantasma violento que ha llevado a la muerte, a la tortura y a los cientos de presos políticos en México, porque la gente se resiste a ser despojada como en San Salvador Atenco y el Valle de Texcoco (2001- 2006), donde la complicidad de los tres partidos PRI, PAN y PRD fue también clara en la venganza reciente contra los atenquenses. O en el caso de La Parota, en Acapulco, Guerrero, bajo el gobierno del perredista Zeferino Torreblanca y el acoso policiaco militar como brazo armado de la Comisión Federal de Electricidad.
Las denuncias recientes regresan la mirada a Chiapas y a Yucatán, dos de los estados donde los indígenas mayas luchan por la tierra y pagan el costo de la represión.
En el predio Choles de Tumbalá, bases de apoyo indígenas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional recuperaron sus tierras en septiembre de 1999, cinco años después de su alzamiento armado. El 3 de agosto de 2006, informa la Sexta Jovel, organización de la Otra Campaña en Chiapas, once familias bases de apoyo del EZLN que vivían desde hace siete años en ese poblado fueron desalojadas violentamente por las policías de seguridad pública y municipal. “En el desalojo, sus casas les fueron destruidas, así como árboles frutales y animales de corral, y las familias salieron desplazadas.”
Una y otra vez las agresiones de los gobiernos estatal perredista (Salazar Mendiguchía ganó por una alianza PRD -PAN -PT y otros) y federal panista intentan provocar una respuesta armada del EZLN, hasta ahora sin lograrlo.
En octubre de 2006, las bases de apoyo zapatistas recuperaron el predio y viven en él bajo permanentes amenazas y hostigamientos, como la presencia de la policía sectorial, el sobrevuelo de helicópteros y la presión de los ganaderos locales. Por cierto, el expriista, candidato por el PRD, apoyado por los ganaderos priistas como Jorge Constantino Kanter (entrevistado por la agencia Proceso, 11 de septiembre), y por las giras proselitistas de López Obrador (a nombre de la Alianza por el Bien del PRD, Convergencia y el PT) Juan Sabines Guerrero, es un seguro gobierno de mano dura contra los indígenas y contra los opositores, como lo fue el de Salazar Mendiguchía.
La Sexta Jovel exige el alto a las amenazas en Choles de Tumbalá en estos términos: “Responsabilizamos al gobierno estatal y el federal del hostigamiento a nuestros compañeros bases de apoyo del EZLN de Choles de Tumbalá, y (también los responsabilizamos) de cualquier agresión que puedan sufrir.”
Además, en Oxcum, Yucatán, acaban de reprimir a campesinos mayas que luchan por sus tierras: “El viernes 6 de octubre –escribe Mauricio Macossay Vallado– en la mañana fueron hostigados, amenazados y golpeados unos cuarenta campesinos, mujeres, niños y ancianos que mantenían un campamento de defensa de sus tierras, (fueron golpeados) por unos setenta policías estatales fuertemente armados, que iban junto con funcionarios de la Junta de Agua Potable, del gobierno del estado y del grupo que encabeza el corrupto comisariado ejidal de Oxcum: Anselmo Canul.”
Según este reporte, detuvieron a: Idelfonso Dzul García, Gonzalo García, Abelardo Cobá y un joven campesino que pasaba por el lugar: Wilberth López. Los llevaron presos a Mérida.
Les inventaron delitos, los acusaron mediante testigos pagados, les inventaron armas inexistentes, pero, ante la movilización popular, el 11 de octubre liberaron a tres de ellos, Ildefonso Dzul, Abelardo Cobá y Wilberth López, y procesaron a Gonzalo García, a quien le fijaron una fianza de setecientos ochenta y tres mil pesos.
Después, la jueza federal Sara Olimpia Reyes García decidió procesar y dictarle auto de formal prisión al principal líder de los campesinos Idelfonso Dzul, a quien le acusan de portar armas “de uso exclusivo del ejército”, aunque el reporte de sus compañeros acredita los que había junto al campamento eran unas viejas escopetas de cacería.
Al igual que en el caso de la salvaje represión en Atenco y la agresión en curso contra el pueblo de Oaxaca, la principal arma de los represores es la prensa comercial, en este caso la de Yucatán, especialmente la TV, de entre la cual los denunciantes sólo excluyen a Por Esto!
En pleno siglo XIX… perdón siglo XXI, mientras liberales y conservadores se disputan la silla, abajo se dedican a reprimir a los indígenas y campesinos en Atenco, Oaxaca, Chiapas, Yucatán y un vasto etcétera.

La historia de la izquierda mexicana

MORELIA
OPINIÓN

José María Carmona/Cambio de Michoacán

Miércoles 4 de Octubre de 2006
Primera parte
A partir del proceso postelectoral, la discusión sobre la izquierda y la derecha del país ha sido uno de los temas más importantes en la discusión política, y esto tiene su importancia cuando se convierte en una propuesta de alternativa para el desarrollo nacional, para enfrentar en las mejores condiciones los problemas estructurales de bajo crecimiento, desempleo, migración y sobre todo la concentración del ingreso, así como las desigualdades sociales. 
Hasta ahora el discurso opositor desde el PRD y más concretamente de la nueva creación del Frente Amplio Progresista ha planteado la lucha abierta contra «la usurpación» de la Presidencia de la República por parte de la derecha, pero ante esta discusión es conveniente precisar qué es la izquierda. 
Como ya se sabe, al triunfo de la Revolución Francesa, el sector de los jacobinos fue el más radical con la monarquía recién derrocada y siempre se ubicó del lado izquierdo dentro del Parlamento francés, de ahí el origen de izquierda, que desde entonces se le ubica como aquel grupo político que defiende los intereses populares o del pueblo. 
Al paso del tiempo y con la aparición del marxismo y de las organizaciones políticas obreras, la izquierda se definía como aquel grupo político que representa los intereses inmediatos e históricos de la clase obrera o de los trabajadores. 
Con el surgimiento de los partidos socialistas en Europa a mediados del siglo XIX y más concretamente con el surgimiento de la Primera Internacional de Trabajadores fundada por Marx, la definición de izquierda fue haciéndose más precisa, ya no bastaba con defender los intereses inmediatos de los trabajadores sino que además había que luchar por el socialismo. 
Al triunfo de la Comuna de París que después fue derrotada y hasta el triunfo de los bolcheviques y la Revolución Rusa, que por primera vez en la historia instauró un gobierno de los obreros y los campesinos y dio paso a la instauración del primer Estado obrero en la historia de la humanidad, el calificativo político de izquierda fue asignado primero a los partidos socialdemócratas y después a los partidos comunistas. 
Un dato histórico más, cuando Stalin derrota a la clase obrera rusa y se apodera del aparato soviético, León Trotsky funda dentro del partido bolchevique la oposición de izquierda para luchar en contra de la burocratización el régimen autoritario y criminal stalinista. 
Desde ese entonces y hasta recientemente, la izquierda se identificaba con los intereses de los trabajadores, y otra característica fundamental era que en las organizaciones políticas y sindicales de izquierda no hay cabida para ningún sector burgués o patronal. 
La experiencia histórica de México del siglo XX se remonta a los años 30, cuando el Partido Comunista Mexicano junto con la corriente de Vicente Lombardo Toledano dirigían la CTM, y ante la amenaza del fascismo y por instrucciones de la Tercera Internacional Comunista burocratizada y dirigida por Stalin, siguieron la política del frente popular, así fue que le otorgaron el apoyo al General Lázaro Cárdenas del Río; posteriormente la CTM cayó en manos del terrible Fidel Velásquez para después pasar a formar parte del Partido Nacional Revolucionario ahora PRI, en pocas palabras el PCM y Lombardo Toledano le entregaron la central obrera más importante de México a un sector burgués o patronal que representaba Lázaro Cárdenas del Río, como bien lo estudio José Revueltas en su obra Un proletariado sin cabeza. A partir de entonces los comunistas y socialistas en México fueron perseguidos y encarcelados por el régimen priísta en diferentes etapas de la historia política y social de México, pero lo más grave fue que la clase obrera mexicana perdió su independencia política. 
Paradójicamente la historia se repitió cuando se formó el Frente Nacional Democrático, cuyo candidato a la Presidencia fue Cuauhtémoc Cárdenas, y a lo largo de esa campaña varias organizaciones de izquierda apoyaron la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas que representaba a un sector de la patronal golpeado por la crisis económica. Tiempo más tarde el Partido Mexicano Socialista que postulaba a Heberto Castillo a la Presidencia decidió sumarse a la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas, así como varios dirigentes más de diferentes organizaciones de izquierda, entre ellos un sector del Partido Revolucionario de los Trabajadores. Con este hecho histórico se traicionaba una vez más la conciencia e independencia política de los trabajadores al depositar la confianza en un candidato de la patronal y llamar a los trabajadores a votar por él. Pero la traición fue mayor cuando en 1989 el Partido Mexicano Socialista decidió otorgarle el registro legal a lo que ahora es el PRD y con ello capitular ante un sector de la patronal. 
Así pues, el Partido de la Revolución Democrática no nace como un partido ni de izquierda ni de los trabajadores, sino de una corriente de la patronal mexicana encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas a la cual le capitularon muchas organizaciones de izquierda, marxistas y hasta socialistas, pero eso será análisis de la próxima entrega.

Miércoles 11 de Octubre de 2006
Segunda y última parte
En esta segunda entrega se hace un análisis de la izquierda mexicana en la actualidad, sin antes hacer una precisión que debido al espacio en este diario sería muy largo entrar en 
detalle sobre el desarrollo de la izquierda en los últimos años, solamente se señalan algunos aspectos relevantes. 
En primer lugar, como ya fue señalado el PRD es considerado como un partido de izquierda, sin embargo en su programa y dirección política no se plantea expresamente luchar por los intereses inmediatos e históricos de los trabajadores, y su principal objetivo político es llevar a cabo un cambio de política económica a lo mucho, en beneficio de los pobres y por una mejor distribución del ingreso, pero en ninguna de las partes de su programa político aparece tan siquiera la intención de la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía nacional, inclusive el partido está dispuesto a llevar a cabo acuerdos con los sectores «progresistas» del empresariado, fomentar el mercado interno y adoptar una que otra política con los partidos de la patronal como es el caso de Convergencia Democrática, que ahora está clara su alianza en el Frente Amplio Progresista o con algún sector del capital extranjero, es decir, que el PRD de haber ganado la Presidencia no cambiaría en esencia el modelo económico ni mucho menos hubiera llevado a cabo un cambio estructural de la economía en beneficio de la clase trabajadora. 
Por su dirección política del PRD está compuesta por notables representantes de los intereses de la patronal, por ejemplo los Cárdenas, que cuentan con grandes fortunas o sectores del empresariado tradicional y también productores agrícolas que cuentan con propiedades privadas y su producción está orientada a la exportación, todos estos elementos definen al PRD como un partido de la patronal sin negar que al interior de él existen destacados dirigentes que fueron en el pasado militantes de diversas organizaciones de izquierda y socialistas. 
También en el amplio abanico existe otro sector que sí puede definirse de izquierda y en primer lugar se tiene al Ejército Zapatista de Liberación Nacional con el subcomandante Marcos y La otra campaña, como se sabe esa organización de carácter político militar organizó la insurrección de enero de 1994, en este año inició el recorrido de que se le denomina La otra campaña y donde varias organizaciones de izquierda y socialistas suscribieron la Sexta Declaración de la Selva Lacandona para construir un Frente Nacional de Lucha de Izquierda Anticapitalista. Lo que expresa políticamente La otra campaña es la convergencia de todas aquellas organizaciones políticas y sociales de carácter regional o hasta nacional que se resistieron a entrar en el proyecto del PRD y capitular a una dirección política de la patronal. 
Sin duda alguna que por los recursos económicos con los que cuenta el aparato del PRD en el terreno electoral ocupa un espacio indiscutible, sin embargo a lo largo de estos años muchas agrupaciones han sobrevivido vinculadas a la lucha de los campesinos, de los estudiantes, de los obreros con diferentes propuestas políticas de izquierda anticapitalista y socialista. 
Un elemento que jugó un papel importante de carácter subjetivo fue la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la ex Unión Soviética, con este acontecimiento histórico, los sectores más conservadores del planeta declararon el «fracaso» del socialismo y el triunfo indiscutible del capitalismo, ahora en su modalidad ideológica de globalización. 
Para muchos sectores de la izquierda en el plano internacional o nacional estos acontecimientos significaron «una supuesta derrota» de la clase obrera y que el capitalismo pasó a la ofensiva; este factor sigue pesando en estos días en el discurso principalmente del PRD y de algunos sectores de La otra campaña con el triunfo de Felipe Calderón, donde el argumento principal es que la derecha está a la ofensiva. 
Sin entrar en detalles, porque sería objeto de otra entrega, esto es relativamente cierto, pero hay un hecho objetivo que en todo el mundo hay luchas de los trabajadores, movimientos guerrilleros, así como conflictos que van a estados de guerra civil principalmente en África, hasta ahora los intereses imperialistas no han podido sacar avante su proyecto de globalización. 
Solamente cabe destacar que al interior del movimiento sindical y popular existen tendencias de izquierda, cabe señalar el triunfo que obtuvo el año pasado el Sindicato de Euzkadi con una política de clase que le peleó a la patronal alemana y al gobierno foxista durante tres años y logró la apertura de la planta, la cual fue cerrada porque los trabajadores se negaron a que se les mutilara el contrato colectivo de trabajo, ahora los trabajadores son copropietarios de la llantera más importante de América Latina. 
En esta lucha tal como lo reconocen los trabajadores de Euzkadi, una pequeña organización de izquierda como es el Partido Obrero Socialista contribuyó a dicho triunfo obrero. 
Así pues, la izquierda no es el PRD como lo hacen creer algunos analistas políticos, pero existe una gama importante en el país de organizaciones políticas de izquierda y socialistas tan necesarias para construir un contrapeso a la política de hambre y de miseria del gobierno foxista y del próximo calderonista, donde el PRD jugará un papel importante; el debate sobre la izquierda mexicana tiene que continuar.

Impunidad y resistencia

MORELIA
La palabra andante

Libertad Arredondo
Redacción/Cambio de Michoacán

Lunes 16 de Octubre de 2006
El país vive una crisis institucional. Las instituciones han perdido credibilidad debido a su falta de compromiso con las necesidades del pueblo que las sustenta. Los partidos políticos no representan los intereses de la gente y por lo tanto los gobernantes que salen de sus filas, tampoco.
En el sistema en que vivimos sólo los intereses de los ricos importan, para la gente más humilde el camino que queda es el de la desesperanza y la muerte por enfermedades curables o desnutrición; la destrucción de sus comunidades por el despoblamiento que la migración implica; la pérdida de los pocos derechos laborales que quedan; la desaparición de la única esperanza de mejorar: la educación pública; la muerte pues.
Los de arriba, los que gobiernan, van armando sus planes sexenales y se van pasando el poder unos a otros y negociando la esperanza de los de abajo. Negociando con el hambre de los de abajo, con la sed de justicia de los de abajo. Sobre la dignidad de los de abajo.
El espejismo que la clase política del país construyó para que el pueblo se durmiera tranquilo, pensando que al fin alcanzamos la democracia, terminó de derrumbarse con las elecciones pasadas y ha dejado al descubierto la putrefacción que nos gobierna, por eso tanta gente rechaza cualquier propuesta que tenga que ver con los partidos políticos, y sobre la muerte que el sistema y los poderosos tratan de imponernos hay voces de rebeldía que se levantan y gritan ¡ya basta!, que empiezan a construir alternativas sobreponiendo la vida a la muerte prometida: comunidades campesinas que luchan por su derecho a la tierra; obreros que se organizan y toman las empresas para convertirlas en cooperativas; vecinos que impiden la construcción de empresas transnacionales en sus localidades, gente llevando pequeñas grandes luchas en todo nuestro territorio. Décadas de lucha en todo el país, gente buscando, organizándose en sus espacios.
Cuando los de abajo se organizan, los de arriba tiemblan, porque se pone en peligro el orden de las cosas que tantos beneficios genera para ellos, por eso cuando una resistencia se hace fuerte, el gobierno, con todo su aparato de represión, la destruye. Sólo ver lo ocurrido en San Salvador Atenco en mayo pasado y el viacrucis que el proceso legal posterior ha sido para los presos políticos. Diversos defensores de los derechos humanos califican el operativo policiaco desplegado ahí como uno de contrainsurgencia desarrollado y perfeccionado en Chiapas en los últimos años, y han detallado la serie de abusos cometidos a los pobladores de aquella comunidad, el uso de la violación como arma brutal de tortura hacia las mujeres. El fin es advertir a quienes se organizan: «esto les espera», por eso la violencia se presenta de manera exagerada, cuerpos llenos de sangre, tomas de la policía agrediendo a la gente. En Atenco la advertencia iba dirigida no sólo a los ejidatarios, sino a toda La otra campaña propuesta por el EZLN y a quienes son adherentes y trabajan para ésta.
El gobierno finge que negocia, pero por otra parte va tejiendo las condiciones para la represión que desintegrará al grupo organizado. En Oaxaca pasaron meses para que el gobierno federal atendiera el problema. En tanto el gobierno estatal fue generando un clima de violencia en torno al movimiento, utilizando herramientas de guerra de baja intensidad, estrategia desarrollada por Estados Unidos para aniquilar los movimientos de insurgencia en el Tercer Mundo. El uso de paramilitares disparando a las barricadas de las colonias, así como la criminalización de los líderes y del movimiento en general con la ayuda de los medios masivos de comunicación son ejemplos de ellas; balaceras, agresiones que ante los ojos de los demás mexicanos justifican la entrada de la fuerza pública.
En el caso de Oaxaca se puede apreciar el doble discurso del gobierno, la semana pasada asegurando que su interés es el del pueblo y cumplir sus demandas, y este fin de semana presionando a los maestros de la Sección XXII a dejar la lucha con la amenaza de la entrada de la fuerza pública. Y es que si el gobierno permite que el pueblo destituya finalmente al gobernador indeseado Ulises Ruiz, queda abierta la posibilidad de que si otro gobernante lo hace mal, otros ciudadanos decidan quitarlo de su puesto. Peligroso antecedente para los poderosos que el pueblo tome las riendas.
Un ejemplo de resistencia sin precedentes es el zapatismo, que a pesar de la presión gubernamental, no sólo ha sobrevivido sino que ha crecido en fuerza y organización desde que salió a la luz pública en el 94. Aparentemente el gobierno federal dejó tranquilo al EZLN; en enero de 2005, en su visita a Ocosingo, Chiapas, Fox aseguró que el conflicto es algo del pasado. Sin embargo, estrategias de guerra de baja intensidad siguen en función en la zona de conflicto, los grupos paramilitares actúan con el aval tanto del gobierno estatal como federal y constantemente están agrediendo a las comunidades bases de apoyo zapatistas, y en el boletín de prensa de junio de 2006, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas denuncia que existen al menos 71 campos militares en la zona, que los pobladores viven la militarización de sus tierras y que la amenaza militar impide el libre tránsito; además en el informe sobresale el hostigamiento sexual de los soldados hacia las mujeres como la denuncia más recurrente.
Por estos días, dos comunidades bases de apoyo zapatistas están siendo agredidas por el gobierno utilizando «estrategias legales» para presionarlas. Un caso es el de la comunidad Huitepec Ocotal Segunda Sección, donde fueron encarcelados dos pobladores por el «delito» de cambio de uso de suelo, ya que al gobierno se le ocurrió declarar «reserva ecológica» al cerro de Huitepec, que ha pertenecido a la comunidad desde tiempos inmemoriales y que además ésta ha conservado. Ante esto y en vista de que de por sí la comunidad conserva sus tierras, la Junta de Buen Gobierno de Oventic propuso declarar las 102 hectáreas como «Reserva Ecológica Comunitaria Zapatista», que será cuidada, protegida y reforestada a cargo de la propia comunidad con el respaldo de la junta.
Por otro lado, en agosto pasado la Policía Sectorial y Municipal de Palenque, apoyada por grupos de hombres vestidos de civil, desalojaron violentamente a once familias de la comunidad base de apoyo zapatista Ch’oles de Tumbalá (cuyo territorio había sido recuperado en 1999), quemando sus casas, árboles frutales y animales de corral. Durante el operativo se efectuaron actos de privación arbitraria de la libertad y tortura contra tres pobladores de dicha comunidad. A pesar del peligro, el predio fue retomado por bases de apoyo zapatistas el 1 de octubre pasado. La presión de la fuerza pública de desalojarlos nuevamente del lugar ha sido constante desde la recuperación y grupos de observación de La otra campaña de San Cristóbal de las Casas, así como del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas han tenido que establecer un campamento en apoyo a la comunidad.
El gobierno va moviendo sus piezas de manera silenciosa para golpear a los que resisten, mientras sus funcionarios voltean la vista a otro lado pretendiendo que no saben nada, repitiendo «su voluntad de diálogo» por los medios masivos de comunicación, jugando al «aquí no pasa nada» o tratando de desvirtuar las luchas y a los luchadores sociales. Las resistencias, en tanto, se encuentran, se hablan y se escuchan unas a otras y se piensan en un nuevo camino juntas, porque donde los poderosos intentan sembrar muerte, la voluntad por la vida y la búsqueda de la libertad y la justicia son más fuertes.
Nota: El Colectivo Utopía te invita a sus Martes Culturales con la presentación de Esteban y su guitarra «Un día más… música de trova y canto nuevo». Este 17 de octubre a partir de las 7:00 PM, Plaza de la Soterraña, Rayón esquina Guerrero, Centro.

Abya Yala: La conquista de América

Alberto Morlachetti (Prensa indígena)

Recibido de Juan Benzo, 10 de octubre. (APE).- Aquella primera y lejana  mirada con la que Europa descubrió a América, la que creyó encontrar  deformidades de lo humano y lo natural en todo lo que no se le  asemejara ni le resultara asimilable. A partir de esa visión comienza  la negación del otro, quien ya no será asumido como tal sino como un  estado inferior e imperfecto de nosotros mismos.

La conquista de América, desgraciadamente, conlleva el estigma de esta  negación. Para España fue 1492 el año de la expulsión y el  descubrimiento. Expulsados los judíos y derrotados los moros, eliminada  la heterogeneidad interna, un hombre sin patria, Colón, “descubrió” un  continente sin más contenido, para él y sus compañeros, que los  animales, las plantas, la riqueza y el paisaje.

La heterogeneidad fue interpretada en función de los valores de los  recién llegados, por lo tanto, quienes hablaban en una lengua distinta  ni siquiera hablaban, quienes adoraban a otros dioses no los tenían y  quienes amaban de diferente manera no eran capaces de amar.

Colón, apenas llegado a estas tierras, y con la exaltación que otorga  la codicia, no tardará en calcular que esclavizando y vendiendo a todos  los habitantes de La Española y explotando el palo brasil de la isla,  “conseguiría unos 40 millones de maravedíes”.

Gonzalo Fernández de Oviedo un aventurero devenido en cronista de las  primeras épocas de la conquista escribía sobre las consecuencias de  guerras y encomiendas, para manifestar -con cierta naturalidad- que  había en la Isla La Española en 1492 (hoy Haití y Republica Dominicana)  ”un millón de indios e indias de todas las edades (…) no se cree que  haya al presente, en este año 1548, quinientas personas (…) que sean  naturales”.

Las nuevas tierras, como proclamó un soldado de la conquista, les  ofrecía que ”en lugar de azadones, manejarían tetas, en vez de  trabajos, cansancio y vigilias, placeres y abundancia y reposo”. En su  increíble carrera para justificar la matanza colectiva, los animales y  el territorio de América fueron, también, objetos del menoscabo.

Voltaire diría que en la selva amazónica existen cerdos con el ombligo  en la espalda y leones calvos y cobardes. Así Buffon, Kant y Hegel  “concibieron a América como el territorio de la inmadurez, de la  fatalidad geográfica y la pura marginalidad irredimible. Territorio en  el que hasta los pájaros cantan mal, porque no lo hacen como la  alondra”. También Montesquieu, Bacon, De Maistre y Hume se negaron a  reconocer como semejantes a los hombres degradados del Nuevo Mundo.

Sustentados, además, en ciertas afirmaciones teológicas de que los  indios eran amentes, como los calificara el Papa Pablo III en 1537,  “faltos de razón como para considerarlos integralmente humanos -según  Alcira Argumedo- el patrón señorial reproducirá a lo largo de los  siglos una contundente distancia con las capas sociales oprimidas. En  este marco, la deshumanización y el exterminio no podían considerarse  como una afrenta a Dios.

Por el contrario, muchas veces se hacían necesarios para honrar su  nombre y otras para alcanzar la civilización”. Para Ginés de Sepúlveda  (1547), los “bárbaros del Nuevo Mundo” estaban más cerca del mono que  del hombre, y eran por lo tanto “siervos por naturaleza”. Someterlos  para civilizarlos era hacerles un bien, pero la mayor justificación de  la esclavitud se cifraba en la necesidad de enseñarles el Evangelio  -obligación que pesaba sobre el encomendero- y que venía a justificar  el despojo y la explotación despiadada.

Otro atributo cultural de los nativos era la ausencia de propiedad  privada como ocurría en “occidente”, que los españoles -y luego los  ingleses- consideraban natural a la civilización. En la mayoría de las  sociedades indígenas la comunidad concedía derechos sobre tierras  arables en proporción con los requerimientos de cada familia en las  diversas etapas de su ciclo vital.

Este sistema de gestión agraria era considerado por los europeos una  anomalía, propia de esclavos, una convocatoria para que los extranjeros  fueran a transformarla. El mismo Charles Darwin en 1833 expresó  respecto de nuestros Yámanas que eran los hombres más desgraciados del  mundo a causa de la perfecta igualdad que reina entre los individuos.

Le parecía imposible que mejore el estado político de Tierra del Fuego  mientras los pueblos que la habitaban no adquieran la idea de  propiedad, que permite la superioridad de unos sobre otros. No como  hasta ahora que “nadie puede ser más rico que el vecino”.

La cultura y el arte, se consumieron en esta hoguera del  “descubrimiento”. Millones de indígenas murieron asesinados por los  Europeos y muchos cayeron víctimas de la viruela, el sarampión, la  gripe y otras enfermedades desconocidas, (en muchos casos los  conquistadores favorecieron el contagio para acelerar el exterminio)  que hicieron fácil presa en cuerpos desnutridos por la mala  alimentación, producto del abandono forzado de sus cultivos  tradicionales y el trabajo esclavo a que fueron sometidos los pueblos  originarios de estas tierras.

“La viruela era el capitán de los soldados de la muerte (en la guerra  biológica del Nuevo Mundo), la fiebre tifoidea era el primer  lugarteniente, y el sarampión el segundo lugarteniente (…) Eran los  antecesores de la civilización, los compañeros del cristianismo, los  amigos del invasor”.

El movimiento de resistencia del Jefe Pontiac en 1763, fue desmantelado  cuando el general Sir Jeffery Amherst, comandante del ejército inglés  en América del Norte, ordenó que se enviaran mantas contaminadas de  viruela a los americanos nativos para acelerar su extinción.

En la colonia portuguesa de Brasil, durante los meses de 1562-1563 en  que 30 mil americanos nativos morían de viruela en las misiones y  campamentos de esclavos de las capitanías otorgadas a propietarios  portugueses en la costa, los portugueses permanecieron ilesos, testigos  de lo que N. D. Cook llamó “el juicio secreto de Dios”.

Lo mismo entre los comentaristas católicos franceses: “En cuanto a  estos salvajes, hay una cosa que no puedo dejar de comentar, y es que  parece manifiesto que Dios desea que cedan su lugar a nuevos pueblos”.  Así escribió un observador de los otrora poderosos matchez, cuyo número  se había reducido en un tercio en las décadas de 1530 y 1540.

»»La imagen indígena del otro.- Esos ojos que habían almacenado  centenares de años y miradas. Seguramente grande hubo de ser el asombro  cuando se encontraron con esos hombres desconocidos, venidos de más  allá de las aguas inmensas. El “jueves santo” de 1519, Hernán Cortés,  ponía pie en tierra firme, al norte de la hoy llamada ciudad de  Veracruz. Proyectando primero sus viejos mitos, creyeron los mexicas  que Quetzacóatl y los otros teteo (dioses) habían regresado.

Pero, al irlos conociendo más de cerca, al ver su reacción ante los  objetos de oro que envió Motecuhzoma, al tener noticias sobre la  matanza de Cholula efectuada por los españoles el 14 de octubre de 1519  y al contemplarlos por fin frente a frente en Tenochtitlan, una de las  ciudades más bellas del mundo, que los conquistadores intentaban tomar  con el estruendo de las armas, los mexicas ya no creían en el porvenir  de sus cosechas y que Quetzacóatl y los dioses hubieran regresado, por  el contrario a los españoles se les llamaba popolocas (bárbaros) .

Los cronistas indígenas conciben una imagen notable acerca de la  codicia de los europeos. Esas imágenes están precisamente en los textos  que acerca de la Conquista escribieron los vencidos.

En Los escritos de los informantes indígenas de Sahagún, preservado en  el Códice Florentino, narran que cuando Motecuhzoma envió objetos de  oro para satisfacer a los europeos: “Les dieron a los españoles  banderas de oro, banderas de pluma de quetzal, y collares de oro. Y  cuando les hubieran dado esto, se les puso risueña la cara, se  alegraron mucho (los españoles), estaban deleitándose.

Como si fueran monos levantaban el oro, como que se sentaban en ademán  de gusto, como que se les renovaba y se les iluminaba el corazón. Como  que cierto es que eso anhelan con gran sed. Se les ensancha el cuerpo,  tienen hambre furiosa de eso. Como unos puercos hambrientos ansían el  oro”.

»»El Genocidio.- La intención manifiesta de dejar atrás los viejos  dolores de la historia -que han sido sepultados con el propósito de no  dejar ni siquiera vestigios- sabiendo que sólo el olvido “rubrica la  muerte”, sólo fue eso: un intento. La memoria nos da alcance. Neruda  siglos después interrogaba desde la poesía: señaladme la piedra en que  caísteis y la madera en que os crucificaron.

En las mismas argumentaciones con que los europeos en general  consideraban a los habitantes del Nuevo Mundo como homúnculos,  criaturas que sólo tenían vestigios de humanidad, se encuentra la razón  contraria.

Es imposible no oír el dolor de las víctimas, en tantos lugares y en  distintos tiempos de horror de este “planeta de infortunios”. El  recuerdo como eco de las penalidades a que ha sobrevivido la condición  humana nos demuestra una y otra vez que el mal, como dice Semprún, “es  uno de los proyectos posibles de la libertad constitutiva del hombre”.

Partimos del supuesto que ningún genocidio ha de ser justificado y las  razones que se invocan para excusar a los victimarios, como los  contextos históricos y culturales, no pueden actuar ni siquiera como  atenuantes. Ya contemporáneos de la conquista como Fray Antonio de  Montesinos provocó el escándalo de los señores de Santo Domingo cuando  pronunció delante de ellos, encabezados por el necio Diego Colón, su  célebre sermón de 1511:

”Decid: ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y  horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho  tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras,  mansas y pacíficas, donde tan infinitas de ellas con muertes y estragos  nunca oídos, habéis consumido?

¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados sin darles de comer, ni  curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les  dáis incurren y se os mueren y, por mejor decir, los matáis para sacar  y adquirir oro cada día?”.

En 1542 el misionero franciscano Toribio de Benavente, Motolinia,  advertía sobre los españoles: “…se hacen servir y temer como si  fuesen señores absolutos y naturales, y nunca están contentos; a  doquiera que están todo lo enconan y corrompen, hediondos como carne  dañada y no se aplican a hacer nada sino mandar; son zánganos que comen  miel que labran las pobres abejas, que son los indios”.

En los primeros 50 años de la Conquista la población indígena de las  zonas dominadas quedó reducida a un 25%. La Escuela Berkeley sostiene  que los 25.200.000 que había en México Central en 1519 se redujeron a  1.075.000 en 1605, lo que representaba apenas el 4,25% del total  inicial. Según Rowe, los 6 millones de habitantes que tenía Perú en  1532 descendieron a 1.090.000 en 1628.

Otro cálculo indica que los aztecas, mayas e incas sumaban en conjunto  entre 70 y 90 millones al producirse la Conquista, de los que en un  siglo y medio después quedaban sólo 3.500.000, o sea apenas el 5% de la  cifra más baja. Hernán Cortés y Francisco Pizarro son los nombres  mayores del exterminio. Verdaderos cruzados contra la condición humana.  Semejante genocidio causó la completa desaparición de cientos de grupos  étnicos, y también de un incalculable caudal de conocimientos.

En esta cruzada contra los indígenas fueron utilizadas todas las armas  de destrucción, de desarraigo, de degradación. Las guerras de  exterminio más crueles y los actos de genocidio más espantosos que  registra la historia humana. Posteriormente la esclavitud consumió  millones de indígenas en las minas, en las plantaciones. La  erradicación de sus líderes eruditos, de los artistas y de los técnicos  que dan voz y figura a la civilización, los dejó en estado de orfandad  cultural durante largos períodos.

Sin embargo el anciano Cortés, retirado en su casa de Madrid, era  centro de “una academia que proponía diálogos sobre cuestiones  humanísticas y religiosas”. El hombre era muy admirado por los  franciscanos que “en sus historias de la Conquista” escribieron de él  “como el hombre escogido por Dios para allanar el camino de la  evangelización de la humanidad”.

Celebrar el 12 de octubre no deja de ser una perversión. Germán  Arciniegas en 1937 ya había escrito que los españoles no descubrieron  América, porque no es posible considerar como descubridores a quienes  obligaron a callar el misterio a velar el encanto del hombre de  América. En realidad dice Arciniegas, aquel fue el tiempo de los  conquistadores, de los asesinos, de los antidescubridores, que ya en su  misma tierra se afanaban en suprimir los escandalosos restos de la  cultura árabe, quemando bibliotecas enteras.

Arciniegas decía que descubrir y conquistar son dos posiciones  opuestas. Descubrir es una función sutil, desinteresada, espiritual.  Conquistar es una función grosera, material.

No podemos -entonces- celebrar lo que conlleva algunas exigencias, un  certificado de olvidos, una firme garantía de amnesia, una cara de no  habernos dado cuenta, de que nunca habíamos estado aquí, tal como si el  mundo, las calles y nosotros hubiéramos sido creados esta mañana por un  Dios algo distraído que nos dejó residuos de una memoria que no nos  pertenece.

Alberto Morlachetti. Agencia de Noticias Pelota de Trapo –  http://www.pelotadetrapo.org.ar

»»Fuentes consultadas:
1) Colombres, Adolfo; A los 500 años del choque de dos mundos;  Ediciones del Sol – CEHASS, Buenos Aires, 1989.
2) Watts, Sheldon; Epidemias y poder; Ediciones Andrés Bello,  Barcelona, 1997.
3) Elliott, J. H.; Spain and its World 1500-1700: Selected Essays, Yale  University Press, Londres, 1989.
4) Casalla, Mario; América en el pensamiento de Hegel. Admiración y  rechazo; Catálogos Editora, Buenos Aires, 1992.
5) Herren, Ricardo; La conquista erótica de las Indias, Editorial  Planeta, Madrid, 1991.
6) León-Portilla, Miguel; Visión de los vencidos, UNAM, México, 1978•

12 de Octubre, la invasión de América

http://www.ecoportal.net

Estimad@s Amig@s

12 de Octubre, la invasión de América

Aun hoy, el 12 de Octubre en la mayoría de las escuelas, la educación formal festeja el supuesto descubrimiento de América. Los Gobiernos a través de sus programas de educación continúan transmitiendo a nuestros niños y niñas a una historia tergiversada y falsa, sobre los hechos y lo que significaron para los pueblos originarios que habitaban este continente. 
Indudablemente la vida de los moradores de estas tierras cambiaría para siempre luego de aquel 12 de octubre del año 1492. Ese fatídico día, se inició un exterminio que hasta hoy no conoce de límites. 
Toda la población americana fue sometida a las peores torturas y vejaciones, condenada sin juicio ni jurado a la muerte, a la esclavitud o al éxodo hacia las regiones que en aquel entonces se juzgaron como poco útiles para los intereses de los invasores.
Pero como los tentáculos del capitalismo han seguido creciendo desde entonces y esos territorios que antes no ocuparon, gracias a nuevas técnicas mineras y forestales han adquirido en muchos casos un renovado valor económico, nuevamente los pueblos indígenas se ven amenazados.
El supuesto “Descubrimiento de América”, debería ya conocerse y enseñarse como la “Invasión de América”, o como la “Masacre Americana”, tal vez la mas significativa de la historia del Hombre moderno.
La denominación del 12 de Octubre como “Día de la Raza” es una clara expresión de dominación que ejercen los poderes sobre la educación y los medios de comunicación. 
Algunos están optando por llamar al 12 de Octubre como “Día de la Resistencia Indígena”, aunque posiblemente tampoco ese nombre refleje con exactitud el llamado a reflexionar sobre el pasado, pero principalmente sobre el presente, al que debería estimularnos.
Esta no puede ser una fecha de celebración, sino que debe convertirse en una jornada de reflexión y lucha, de concientización, de unión. Debe ser un día en el que se planteen objetivos concretos para que de una vez por todas se inicie el merecido resarcimiento a los pueblos originarios por el daño causado durante mas de cinco siglos de sometimiento.
El reconocimiento de los Derechos de los Pueblos Indígenas fortalece la democracia y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, pero no es suficiente. Un saqueo y un etnocidio de magnitudes siderales fueron consumados. Y aunque ya no puedan devolverse vidas y culturas arrasadas, debe al menos establecerse un resarcimiento en los ámbitos político, social, territorial, ambiental y cultural, que devuelva sus Derechos, a los descendientes de los pueblos de la América Precolombina.
América es un pueblo formado por muchos pueblos. Conocernos, respetar nuestro derechos, poder unirnos en nuestra diversidad para luchar entre todos para que se respeten los derechos de todos y de cada uno, son pasos imprescindibles para conseguir ese otro mundo mejor al que aspiramos.

Nos reencontramos la próxima semana, con una nueva entrega de esta publicación.

Ricardo Natalichio
        Director
rdnatali@ecoportal.net 
www.EcoPortal.net 


La Parota: ¿agua dulce o desastre regional?

por Dagoberto Márquez

Este opinante ha explicado su posición personal en relación con el proyecto hidrológico cuando en diversas ocasiones, por familiares, conocidos o amigos ha sido cuestionado o requerido a ese respecto. De esa manera el opinante ha dicho y reiterado lo que de él se conoce, a saber, que mira con buenos ojos todo tipo de proyecto que genere desarrollo para la comunidad, que obras como la citada traen como consecuencia de su construcción miles de empleos de cierta duración, derrama económica, desarrollo para la región y agua dulce en abundancia. También ha dicho que se opone a que para el desarrollo de estos complejos se tenga que expropiar por la fuerza, abusar de la ley, despojar a los dueños de la tierra y menos aún a la violencia porque todo eso trae perturbación, malestar social y crispación. En lo concretito ha dicho que su opinión ha sido expuesta en un amplio documento editorial y que esto ha sido publicado, por lo que no hay retroceso ni modificación de su visión personal. Finalmente ha comentado que mientras no haya un pronunciamiento de los institutos de geofísica y de geología de nuestro país, él mira con reserva el curso de los acontecimientos pues en el litigio por la construcción de la presa parece haber ignorancia o un gran descuido en quienes desean imponer el proyecto, sin reparar en que concluido el mismo podría exponérsenos a un grave riesgo.
Estimado lector, fina lectora, lo que sucede al respecto no es un juego pues de lo que ocurra en corto tiempo habrá de decidirse si el proyecto se lleva a cabo, o si no. Por lo que se mira, el asunto está en manos de los tribunales, examinándose si la obra de referencia se construye o no, desde la perspectiva del modo en que las instituciones que desean su construcción han explicado las cosas. Esto se refiere a la legalidad del asunto, a la legalidad o falta de esta en las asambleas ejidales con miras a la expropiación, a la condición de fuerza en que se ha caído entre las partes, a la resistencia de los lugareños en relación al proyecto, etcétera. Sin embargo, en ninguna de las instancias se ha aclarado si de continuar con la obra pudiese existir algún tipo de riesgo cuando el megaproyecto esté en operación. Es decir, no se ha explicado si concluido el proyecto y lleno el vaso de la presa, existirá o no algún tipo de peligro relacionado con movimientos telúricos como consecuencia directa del enorme peso del volumen de agua en esa región, donde, como sabemos, se localiza uno de los puntos de incidencia y generación de sismos en México, refiriéndonos al subsuelo allí cercano, donde se encuentra la “Placa de Cocos“, uno de los módulos tectónicos que por razones naturales siempre está en movimiento y reacomodo.
 
Ahora bien, no se trata de jeringar por jeringar ni de llevarle sin fundamento la contraria a nadie. Se trata de definir y de establecer con apego a la ciencia, qué va a suceder cuando los miles de millones de toneladas de peso, como resultado del enorme almacenamiento de agua, incidan en la relación de movimiento de las placas tectónicas allí cercanas. Se trata de establecer si para el caso habrá peligro o de si no para quienes vivimos cerca del punto de conflicto, si dado el caso en un futuro y como consecuencia del enorme peso se llega a un deslizamiento mayor, dando como resultado enormes sismos como el ocurrido el 19 de septiembre de 1985. Se trata de establecer, de aclarar con fundamento, si llegado el momento, el peso adicional que hoy no se encuentra allí, puede llegar a afectar el orden natural de las placas tectónicas cuyo movimiento genera los sismos en esta región. Se trata pues de obligar a que se diga si existe riesgo o si no, porque lo que ahora se pretende podría influir en la generación de un desastre donde Acapulco, las costas, la región centro de Guerrero así como las capitales de estados como Morelos, Oaxaca y el Distrito Federal mínimamente podrían sufrir las consecuencias. Se trata de que se diga quién va a dar esas explicaciones y con base en qué habrán de darse porque de lo contrario va a arreciar la oposición al proyecto.
 
Estimado lector, Fina lectora, el volumen de agua de un tinaco de mil litros de capacidad pesa un aproximado de una tonelada. El vaso de la presa en proyección tendrá un volumen estimado de aproximadamente ¡diez veces! el de la bahía del puerto de Acapulco. En consecuencia, el volumen proyectado para dicha obra contendrá miles y miles de millones de metros cúbicos de agua y derivado de esto, el peso que en un futuro allí se depositará equivaldrá a miles y miles de millones de toneladas. Para dar una idea de qué significa esto recordemos que tras el derribe de las Torres Gemelas, se registró (días después) un sismo de cierta intensidad en una región donde por lo general no tiembla, esto fue en Nueva York, urbe que si bien se localiza a un lado del mar en la costa Este, se localiza también al interior de lo que se conoce como plataforma continental en Norteamérica. El peso bruto por ambos edificios se estimaba en sólo un millón de toneladas. Por el contrario, la costa de Guerrero se sitúa en una región sísmica por excelencia, en una de alta incidencia telúrica debido a que bajo de ella se localizan gigantescas placas en constante movimiento. Todo en medio de un sistema tectónico tan antiguo como el propio planeta, lo cual se entrelaza entre placas geológicas, una dorsal, tres zonas de fracturas así como una profunda grieta y fosa oceánica. Allí es donde se encuentra y localiza nuestra enigmática y peligrosísima “Placa de Cocos“.
 
Para concluir, es deseable que se informe qué se piensa al respecto y cómo va a resolverse este problema que por lo pronto no percibe el grueso de la sociedad. Por la misma razón, es deseable saber también, cuándo va a informarse, por científicos y por expertos, si existe riesgo y peligro, o si no, pues es claro que por lo que sabemos, el proyecto hidrológico no solo supone problemas sociales y hasta ambientales, sino también uno de la más grave relevancia a que nos podamos enfrentar: nos referimos al del desastre por sismos que puede terminar incluso con buena parte de la comunidad.
 
Es todo.

Enviado el Tuesday, 10 October a las 15:30:58 por apia

Cuando Sembrar Maíz es un Delito

Por Aldo González *

Hoy los indígenas oaxaqueños volvemos a escuchar que somos ricos, que en nuestras tierras existe una gran riqueza natural. Y nos preguntamos ¿cómo es posible que teniendo tantas riquezas la situación de nuestras comunidades sea tan precaria? ¿Cuáles son los parámetros con los que se puede medir riqueza o pobreza?
La única vez que a me ha tocado estar en la llamada fiesta de la Guelaguetza tendría más o menos cinco años. En aquel entonces no había auditorio. La fiesta se celebraba en el cerro –a mi familia y a mi nos tocó sentarnos en el suelo. Por esas fechas también me tocó escuchar que Oaxaca tenía una gran riqueza cultural. Después, hicieron el auditorio Guelaguetza.
Hoy es difícil que un niño oaxaqueño común pueda disfrutar los bailes de las regiones de Oaxaca presentados en los Lunes del Cerro. La fiesta fue privatizada y sólo pueden disfrutarla quienes tienen dinero. Y no sólo eso, a las autoridades de las comunidades que participan en ella les piden que certifiquen la autenticidad de quienes las van a representar, no sea que haya algún colado que no sea indígena y sólo se quiera disfrazar para la ocasión. Por supuesto que los únicos que ganan con esa fiesta son algunos empresarios, a los indígenas sólo les pagan los viáticos para que diviertan a los turistas en su mayoría extranjeros que con sus dólares enriquecerán ¿al estado de Oaxaca?

Hoy los indígenas oaxaqueños volvemos a escuchar que somos ricos, ya no sólo en lo cultural: que en nuestras tierras existe una gran riqueza natural. Y nos preguntamos ¿cómo es posible que teniendo tantas riquezas la situación de nuestras comunidades, familias y personas sea tan precaria? ¿Cuáles son los parámetros con los que se puede medir riqueza o pobreza?
Utilizando medidas diseñadas por el Banco Mundial, el gobierno mexicano dice que la pobreza de las personas se mide en función de si saben leer y escribir, si el piso de su casa es de tierra o cemento, si tienen agua entubada, drenaje y electricidad. En relación a la riqueza del país antes nos decía que la mide el desarrollo agropecuario, industrial y de servicios; aunque ahora nos dice que está en función de la capacidad de captar divisas (por lo que es urgente hacer las famosas reformas estructurales).
Nuestros abuelos nos han dicho que “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, y con ese pensamiento tan sencillo, nos enseñaron a respetar la naturaleza. Es en ese pensamiento donde se encuentra la razón de por qué hoy existe en la entidad tanta diversidad de plantas y animales. Nos dicen los abuelos: si vas a cortar un árbol tienes que pedir permiso (pero no a la Semarnat o al Instituto Estatal de Ecología, sino a la naturaleza); si vas a sembrar, tienes que darle un regalo a la tierra, convivir con ella, eres parte de ella, de ella te alimentas, sólo eres uno de sus hijos, en ella y de ella viven muchos más a los que también tienes que respetar. Pero en los últimos cincuenta años hay un proceso inducido de erosión cultural y ambiental. Se establecieron políticas para que los indios nos integráramos a la nación mexicana y los maestros nos dijeron: “tienes que estudiar para que dejes de ser como tus papás”, o sea, para que dejes de pensar como indio, pues. Se promovió el desarrollo nacional y como en Oaxaca hay muchos bosques, el gobierno promovió su explotación.
Las empresas forestales que recibieron las primeras concesiones cortaron los mejores árboles durante veinticinco años, sin cumplir los compromisos pactados con las comunidades: brindarles servicios, carreteras, escuelas, agua entubada. Al finalizar la concesión, las comunidades no permitieron que siguieran saqueando la madera y se convirtieron en las nuevas empresarias. Su intención era respetar el bosque (cortaban sólo la mitad de lo autorizado por la forestal) y generar empleos para que la gente de la comunidad tuviera ingresos económicos.

Hoy, muchas comunidades (forestales les llaman), ya no tienen madera suficiente para hacer funcionar sus aserraderos, la Semarnat les autorizó los permisos de explotación (o de aprovechamiento les dicen ahora), pero dejaron de pedir permiso a la madre tierra.
No se conservó el bosque. Hoy las comunidades forestales están induciendo a otras que todavía tienen bosques para que les vendan su madera. A todas ellas y a otras más, el gobierno les habla de reforestar y las induce a convertir sus bosques en plantaciones de pinos o de eucaliptos.
No se pudieron generar empleos para que los jóvenes se quedaran a trabajar aquí, y ya no aprendieron a producir sus propios alimentos. En aras de tener dinero muchas comunidades prohibieron la siembra del maíz. Don Celestino Jiménez contaba: “estaba yo tumbando árboles para sembrar mi maíz, cuando llegó el comisariado, me llevó a la cárcel, me dijo que estaba prohibido sembrar maíz en ese lugar. Yo le pregunté: ¿desde cuándo sembrar maíz es un delito?, me dijo que el maíz no era negocio, que sólo deberían crecer los pinos en ese lugar, porque ellos sí dejaban dinero”. Hoy su comunidad está vacía. De vez en cuando se ve un camión que sigue sacando madera, pero los jóvenes ya no están allí, se fueron al otro lado.
El precio de la madera mexicana no puede competir con el de las plantaciones de Estados Unidos, Canadá y Chile, aunque esté certificada por buen manejo. De todos modos se sigue sacando madera de los bosques de las comunidades indígenas. La industria maderera es muy voraz y no le importa lo que ahora llaman “conservación de la naturaleza”.
Después de la Cumbre de la Tierra, algunas ONG “ambientalistas” y funcionarios públicos relacionados con el medio ambiente, llegaron a las comunidades indígenas con una nueva propuesta ¿o negocio?: aprovechar lo que denominaron recursos no maderables. A partir de entonces las comunidades sufren un permanente acoso para que los etnobotánicos u otros nuevos agentes realicen investigación sobre el saber indígena tradicional sobre las plantas existentes en sus tierras (biopiratería le llamamos); para hacer sus ordenamientos territoriales (obviamente con fines de manejo de flora y fauna silvestre); para vender su biodiversidad estableciendo contratos con transnacionales (supuestamente con un justo reparto de beneficios y transferencia tecnológica); para que vendan servicios ambientales (que primero pagará el gobierno y después las transnacionales, anuncian), o para que acepten sin ser consultadas las leyes –como la nueva Ley de Acceso a Recursos Genéticos o la Ley de Propiedad Industrial–, que las obligan a registrar todo tipo de conocimiento tradicional, para que posteriormente pueda ser patentado o privatizado en beneficio, nuevamente, de transnacionales (como parte de la reforma estructural).
Respetamos el interés que tienen los ambientalistas por la naturaleza, pero también les pedimos que aprendan a respetar a nuestras comunidades. La lucha que se ha dado por defender nuestras tierras ha durado cientos de años, como para que hoy vengan a convencernos de que cedamos nuestra determinación sobre ellas a cambio de unas cuantas monedas que no van a hacer que nuestros paisanos que se han ido regresen a vivir dignamente en nuestras comunidades. No es con recursos económicos con lo que se va a conservar la naturaleza.
Los que se dedican al estudio de la naturaleza saben que los lugares donde hay mayor biodiversidad es donde están ubicados los pueblos indígenas. La diversidad biológica está íntimamente relacionada con la diversidad cultural. Las transnacionales también saben que el último reducto de resistencia para apropiarse del oro verde es la comunidad indígena, no en balde su interés por desaparecerla.
Quienes estamos orgullosos de pertenecer a un pueblo indígena no vamos a permitir que el dinero reine por encima del respeto a la naturaleza, a la comunidad y a las personas. Si los gobiernos y los ambientalistas quieren realmente preservar la naturaleza deben empezar por respetar los derechos y la cultura de los pueblos indios. Si no, sólo seguirán jugando a imponer otros modelos de desarrollo que aunque los llamen sustentables o sostenibles, su intención es saquear la riqueza natural de Oaxaca. http://www.EcoPortal.net
* Integrante de la Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca (UNOSJO ) -Ojarasca – Agosto 2005

« Older entries