Táctica e ideología: la APPO y la tentación electoral

Sergio de Castro Sánchez

Rebelión

Las próximas elecciones en Oaxaca suponen un nuevo reto en el proceso de definición de la APPO, en el que las diferencias ideológicas no siempre van acompañadas de honestidad política. La Primera Asamblea Estatal de la APPO, celebrada los días 10 y 11 de febrero, acabó con un acuerdo que salvó la unidad del movimiento, pero que evidenció a un mismo tiempo que ciertos grupos desarrollan una práctica política poco cercana a los principios fundacionales del movimiento Oaxaqueño.

El pasado 30 de noviembre, en rueda de prensa, Florentino López anunciaba que el Consejo Estatal de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) había decidido que el movimiento debía participar en las próximas elecciones al congreso estatal y a las presidencias municipales, a celebrar los próximos 5 de agosto y 7 de octubre, respectivamente. En el comunicado correspondiente a la reunión del 29 de enero, en cuyo encabezado se podía leer “Damos a conocer nuestra postura en torno al proceso electoral” y en donde ese “nuestra” es de suponer que se refería al conjunto del movimiento, se recalcaba que “la APPO mantiene su autonomía total frente a los partidos políticos”, a la vez que se convocaba “de manera abierta al Frente Amplio Progresista (FAP) a nivel nacional a construir en Oaxaca un bloque opositor al PRI y al PAN y a todos los cómplices de Ulises Ruiz Ortiz”. En pocos días, y antes de que se realizara la Primera Asamblea Estatal los días 10 y 11 de febrero, se celebraban dos encuentros con la coalición conformada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia, para tratar de concretar los términos de esa posible alianza. El argumento fundamental que justificaba la decisión ponía la debacle en Oaxaca del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Ulises Ruiz en las elecciones a la presidencia del 2 de julio, como fundamento para una participación que, lejos de suponer un cambio de rumbo en los principios ideológicos de la APPO, se justificaba como una decisión “táctica” dada la supuesta posibilidad de hacer realidad las demandas del movimiento a través de la toma del poder institucional.

Las voces de buena parte del consejo, que por unas u otras razones no se encontraban en la reunión, así como de gran parte de las bases, que tampoco habían sido consultadas, se alzaban en contra de una decisión que para muchos afectaba a los principios básicos del movimiento, contraviniendo lo acordado en la Asamblea Constituyente celebrada el pasado noviembre. Los medios se apresuraban a dar una noticia que llevaba a algunos a pensar que la APPO se disponía, como ya había ocurrido en tantas otras ocasiones, a recorrer el camino del reformismo institucional. El ejemplo de la COCEI se volvía un espejo demasiado cercano en donde divisar el posible futuro del movimiento oaxaqueño.

Tras unas duras y accidentadas jornadas de trabajo en las que la participación en las elecciones fue el más polémico, pero no el único, de los temas tratados, la Asamblea Estatal llegaba a un acuerdo: las organizaciones que lo desearan podrían presentarse a las elecciones, pero nunca en nombre de la APPO. Entre los requisitos que han de cumplir, destacan que sus representantes deben ser elegidos en asambleas populares y que deberán renunciar al Consejo Estatal de manera irrevocable antes de postularse como candidatos.

APPO heterogénea

Mucho se ha insistido en el carácter heterogéneo del movimiento (que no organización) que se encuentra tras el término APPO. Desde las tendencias libertarias, hasta la izquierda más ortodoxa, todos han encontrado algo en común que les ha permitido ir de la mano durante meses: la demanda inclaudicable de la destitución del gobernador Ulises Ruiz, y un discurso que defiende la necesidad de impulsar un cambio estructural en Oaxaca primero y, por qué no, en México más tarde. Pero, hay que recalcarlo, las protagonistas de este movimiento han sido las personas de las más diversas idiosincrasias que han salido a la calle una y otra vez (la mayoría de las veces con riesgo para su integridad) y que, incluso, fueron capaces de frenar el 2 de noviembre el intento de desalojo por parte de la Policía Federal Preventiva (PFP) de Radio Universidad.

En el terreno de las organizaciones y agrupaciones de diferente naturaleza, y simplificando las cosas, se han repetido las históricas disputas entre “comunistas” y “anarquistas” (algunos adheridos a La Otra Campaña zapatista) en el seno de la APPO. Y en lo referente a la posición que debía mostrar el movimiento oaxaqueño en las próximas elecciones, no pudo ser de otra manera.

Los grupos de carácter libertario, en general menos presentes en los medios de comunicación incluso “alternativos”, han mostrado su completa oposición a “entrarle” a las elecciones. Sus argumentos: en tanto el “régimen” está deslegitimado, no se puede participar en él; las elecciones suponen un modo “vertical”, institucionalizado, de hacer política, contrario a los principios constitutivos de la APPO y a los usos y costumbres de los pueblos originarios; los partidos nunca han resuelto los problemas del pueblo, más bien lo han utilizado en su propio beneficio; la naturaleza corrupta del poder hace necesario evitar el protagonismo individual en las decisiones políticas, etc. Entre quienes han representado de una u otra manera esta postura (con sus matices diferenciadores) están los y las integrantes de las barricadas, organizaciones indígenas como CIPO, OIDHO, CODEDI, o el Partido Popular Socialista entre otros. Pero hay que destacar a aquellos delegados que no participaron en nombre de sus organizaciones, sino que traían los resultados de otras Asambleas en las que, como por ejemplo la que se celebró en la región del Istmo, y en la que participaron 25 pueblos y 58 organizaciones, se acordó que la APPO no podía participar en las elecciones.

Las organizaciones con mayor estructura de las cercanas al marxismo-leninismo, sin embargo, son las que han promovido y defendido los beneficios de la participación electoral, basándose en la distinción entre principios ideológicos (que compartirían de manera casi completa con el resto de corrientes de la APPO) y táctica política. Ese es el caso de organizaciones como el Frente Popular Revolucionario (FPR), al que pertenecen algunas de las caras más visibles del Consejo, como el portavoz Florentino López, Zenén Bravo o Erangelio Mendoza; o el Frente Amplio de Lucha Popular (FALP), ambas muy activas en la Primera Asamblea Estatal.

Marx en el olvido

Nadie puede negar la magnitud intelectual de Karl Marx. Una de las aportaciones básicas de su pensamiento es lo que se ha venido a denominar “el giro práxico de la filosofía”. Su expresión más célebre la encontramos en sus Tesis sobre Feuerbach en donde defiende: “La filosofía se ha dedicado hasta este momento a comprender la realidad, hora es ya de que se dedique a cambiarla”. Desde Marx, el ámbito del ser ya no se encuentra en el pensamiento, en las ideas, sino en la praxis, en la acción. En definitiva, somos lo que hacemos, no lo que decimos (o pensamos) que somos. Los principios que constituyen nuestra identidad se basan en nuestra acción, en este caso política. Desde el propio Marx, por tanto, la distinción entre ideología política y táctica política, no existe, dado que nuestra ideología se conforma sobre la base de nuestra acción concreta. O, dicho de otro modo, la decisión por una táctica política es una cuestión ideológica.

Pero tampoco hay que olvidar la manera en que comprende Marx el término “ideología”. Hasta aquí lo estamos utilizando, en una definición aproximada, como conjunto de principios y valores que rigen la vida individual y colectiva. Pero cabría recordar el sentido que le da Marx. Para él, la ideología es la expresión del discurso del poder, la representación del mundo que las elites imponen interesadamente con una finalidad muy concreta: hacer ver que la realidad es tal y como ellos la representan, que no hay nada más allá. Y pone un ejemplo muy concreto: Hegel, para quien ser y deber ser se identifican. Es decir, la realidad es tal y como debe ser, y cualquier intento de modificación de lo real, de hacerla ser lo que debería ser, es tan inútil como irracional, es decir, ajeno al ámbito del ser. Hay por tanto que someterse al imperativo ontológico de lo que se nos muestra como real. Ir más allá, es caer en fantasías sin fundamento. Nuestra acción debe estar anclada en esta realidad que se vuelve un absoluto incontestable. No olvidemos esto en lo que sigue.

Electoralismo “honesto”

En conversaciones con el también portavoz de la APPO, Cástulo López, del Comité de Defensa de los Derechos de los Pueblos (CODEP), diferenciaba a los que honestamente piensan que la vía electoral es la más adecuada para hacer realidad las demandas del movimiento, de aquellos que ven la coyuntura electoral como una oportunidad única de alcanzar puestos políticos en las instituciones, y cuyas prácticas no estaban siendo precisamente dignas de elogio.

Vemos que, como poco, las organizaciones que ven en Marx su referente, están dejando de lado uno de los principios elementales de su filosofía. Pero, ¿realmente es una “táctica” adecuada? Es decir, si presuponemos que se pueden “cambiar las cosas desde dentro”, obviando la dificultad de conseguir volar estirándose a uno mismo del pelo de manera vertical (y muchos pusieron los ejemplos de Venezuela o Bolivia, sobre la que por cierto mucho habría que decir), ¿existe una coyuntura que realmente posibilite un juicio político a Ulises Ruiz, que anule su fuero y que permita juzgarlo por los crímenes cometidos, así como la celebración de una Asamblea Constituyente que abra el camino a un cambio estructural en Oaxaca?

Pocos días antes a la celebración de la Asamblea, el PRD se apresuraba a hacer público que de las 25 diputaciones con que cuenta el congreso de Oaxaca, 12 las cedería al resto de miembros del FAP así como a las organizaciones sociales, incluida la APPO. Para Sergio Beltrán, director de la Universidad de la Tierra, “lo que surgiría entonces es un grupo que difícilmente va a poder articular una política común”. Es más, y tal y como señaló durante la asamblea, de acceder al pacto con el FAP, la APPO no estaría más que “recogiendo las migajas” que deja el PRD. ¿Cuantas de esas 12 diputaciones estarían en manos de la APPO? ¿Cuantas llegaría a ganar? ¿Es políticamente posible un cambio profundo en la estructura del estado bajo esas condiciones? La comparación con Bolivia o Venezuela se vuelve poco realista; y la “táctica”, también.

Electoralismo “deshonesto”

Las denuncias que señalaban a ciertas organizaciones de la APPO como interesadas exclusivamente en sus intereses gremiales e incluso personales han existido desde su misma fundación. Las circunstancias y la necesidad de mantener la unidad han silenciado no ya las diferencias, sino los comportamientos de ciertos sectores claramente contrarios en sus prácticas a los planteamientos “populares” que la APPO ha defendido desde sus inicios. No se trata ya de diversidad a la hora de interpretar y poner en práctica los principios de la APPO, sino de una práctica basada en el verticalismo y el oscurantismo, mientras su discurso ponía al poder popular como referente de su acción política.

Muchas fueron las denuncias y datos concretos que se hicieron públicos a lo largo de la asamblea, y precisamente los sujetos de esas prácticas fueron los que con más vehemencia defendieron la vía electoral. Agrupaciones y personas cuya práctica política se ha desarrollado tradicionalmente desde la cercanía a los partidos políticos y las instituciones.

Más allá de ciertas denuncias que deberían ser investigadas, hay datos concretos. El Coordinador General del FAP, Jesús Ortega, en su primera reunión con la Comisión que fue elegida para buscar un acuerdo electoral, reconocía haberse reunido ya con anterioridad y sin que ni siquiera los miembros del Consejo lo supieran, con Zenén Bravo y Germán Mendoza, integrantes del FPR. Igualmente, como denunciaba OIDHO, un líder nacional del FPR había mantenido una reunión secreta con el líder de la Sección 22 del sindicato magisterial, Enrique Rueda Pacheco, y un representante de SERAPAZ, para desarrollar hasta un total de 3 propuestas que presentar al Gobierno en sus rondas de negociaciones. Cuatro días después, en una asamblea para muchos manipulada por Rueda Pacheco, el magisterio volvía a las clases.

Por su lado, el FALP ya declaraba antes incluso de la celebración de la Asamblea Estatal que, independientemente de lo que se acordara, ellos irían a las elecciones. Además, siguen pactando con el gobierno de Ulises Ruiz beneficios económicos para las que uno de sus representantes en la asamblea, Jesús López, denomina “nuestras comunidades”, cuando uno de los principios básicos del movimiento es el desconocimiento del actual Gobierno de Ulises Ruiz. En una de sus intervenciones, hacía saber que “vigilarían atentamente” a aquellas comunidades que no participaran en la contienda electoral en las que, en caso de que se diera una victoria del PRI, los defensores de no hacer uso de la vía electoral serían los responsables.

Muchos son los que han comentado que hubo una intención clara por parte de estos grupos de reventar la asamblea para dejar vía libre en la APPO a sus planteamientos o intereses, depende de como se vea. Uno de los hechos más sobresalientes lo protagonizó Guadalupe García Leiba, miembro del Colectivo 2 de Marzo, cercano al FPR, quien ante los datos concretos que, entre otros, hizo públicos David Venegas (representante de las barricadas en el Consejo), lo acusaba de policía infiltrado y de delincuente, así como al resto de los miembros de las barricadas.

Si la práctica política debe basarse en planteamientos de carácter táctico, habría que preguntarse cual es el límite de ese pragmatismo. Si “el fin justifica los medios”, frase acuñada por Maquiavelo, quien defendía que la lucha por el poder debía darse al margen de los principios morales, ¿donde estarían los límites si el fin es alcanzar el poder y, si fuera el caso, para conservarlo?

Perspectivas de futuro

Una primera aproximación a los acuerdos alcanzados durante la Asamblea Estatal puede llevar a la conclusión de que ambas corrientes electoralistas salieron beneficiadas, que se trata de un paso más hacia la institucionalización de la APPO. Diversas voces consultadas defienden lo contrario. Por un lado, el tiempo va a demostrar que “tácticamente” no ha sido una decisión correcta. No sólo porque las propias instituciones no son el terreno de cultivo de una propuesta de reforma estructural profunda, sino porque la correlación de fuerzas en el Congreso no beneficiará en absoluto a aquellos grupos de la APPO que se decidan por la participación electoral. Por otro lado, defienden, es una oportunidad única para que se “destapen” aquellos que buscan tan sólo su beneficio personal. A este respecto el domingo 11 salía una nota en la prensa en la que ya se ponían nombres y apellidos de renombrados miembros del FPR a diferentes diputaciones, información cuya veracidad negaba rotundamente la organización afectada. Igualmente, entre parte del consejo se rumorea que el FALP ya tiene elegido a su candidato.

Sean o no ciertos estos rumores (hay que recalcar que sólo son eso) lo cierto es que dadas las estructuras tradicionalmente verticales de estas agrupaciones, es complicado que puedan cumplir con el requisito aprobado por la asamblea según el cual los candidatos deberán ser elegidos vía popular. Igualmente, está por ver que no hagan uso de las siglas de la APPO durante la campaña electoral, dado el tirón que supone haber sido parte activa del movimiento.

Ideología vs. utopía

Enfocar la posición que defiende el no a la vía electoral de tal manera que haga responsables a sus defensores de los resultados que se dan en las elecciones es una forma (se quiera o no) de ideología en sentido marxiano. Apelar a la táctica como forma inevitable de incidir en la realidad, de ser realista y no un radical (es curioso que muchos usaran fuera de micrófono ese calificativo durante la asamblea, el mismo que usan los poderes políticos, incluido Ulises Ruiz, para describir a aquellos que luchan por un cambio de raíz en lo real) es asumir que el resto de realidades posibles, se encuentran al margen del ser. El ámbito de lo que hay, o lo que se dice que hay, es la realidad por antonomasia, aquella que sostienen los poderes políticos y económicos y quienes participan en ellos. Quiénes son los artífices de esa trampa y quiénes los que únicamente han caído en ella, es algo que deberíamos todos analizar.

El pensamiento utópico es exactamente lo contrario. No porque no ancle sus raíces en la realidad presente o habitualmente definida como tal, sino porque busca en ellas precisamente lo contrario a la ideología, un cambio radical (revolucionario, más allá de siglas y organizaciones) de lo real.

Sea como sea, la APPO sigue, bajo unas condiciones completamente diferentes, en su proceso, infinito, de autodefinición. En los próximos tiempos, los diferentes caminos emprendidos por aquellos que pertenecen a ella tratarán de hacer escuchar sus voces. Esperemos que todos tengan la posibilidad de hacerse oír en los medios y que, ya lejos de la espectacularidad mediática de una ciudad tomada y reprimida, los medios alternativos sepan hacer ver que su labor no es sólo explicar desde otro punto de vista lo que es noticia, sino también hacer noticia de aquello que los grandes medios no consideran mercancía informativa. 

La velada relación entre “cultura” y trabajo

Javier Hernández Alpízar

Quizá es una herencia de la hidalguía española, después de todo una de nuestras raíces, el caso es que la división aristotélica entre trabajo manual y trabajo intelectual está tan arraigada en nuestro país, y especialmente la ciudad de Xalapa, Ver., donde la mayor aspiración del imaginario colectivo, el “Xalapa dream”, es vivir del presupuesto, que incluso los sindicatos se agrupan por gremios de trabajadores manuales, trabajadores administrativos y de académicos, hay trabajadores que no tienen sindicatos, sino clubes de mendicidad ante Papá Gobierno, ejem, es decir, de “gestión”… los clubes de periodistas… Nadie o casi nadie se reconoce como trabajador.
La idea que se tiene del trabajo es de una cosa sucia, y la mayor aspiración es trabajar “en algo que no ensucie”, aunque paradójicamente, el ideal de muchos es trabajar en lo que más ensucia, lo que ensucia hasta el alma: la política.
No es extraño, pues, que los artistas, trabajadores de un área sumamente delicada de la producción humana, se encuentren entre las víctimas más convencidas de que lo que hacen no es trabajar, o en todo caso, que su trabajo se mide por otras, sublimes, magnitudes, ya que se trata ”del espíritu”.
Ni siquiera es claro para los artistas plásticos, ceramistas, escultores, pintores, instaladores, grabadores, quienes transforman directamente materiales, a veces incluso con genuino trabajo manual pesado, o al menos riesgoso, con ácidos y sustancias así… que el trabajo con el espíritu es simultáneamente un trabajo con la materia.
El más espiritual de los trabajos, el que permite a los seres humanos, incapacitados como estamos de realizar la fotosíntesis, alimentarnos con la energía solar transformada por las plantas es la agricultura. Los pueblos cultos de la tierra, los más sabios, como los pueblos indígenas, han considerado a la tierra sagrada y aún divina. La prueba de la estupidez a que ha llegado nuestra fracasada modernidad es que la agricultura, la base de toda la cultura y la vida, es el trabajo más despreciado, agredido, y aún violentamente atacado. Los campesinos que defienden la tierra son algunos de los enemigos que más preocupan al Estado y sus armas. Por ejemplo los campesinos de San Salvador Atenco, quienes siembran maíz, venden flores, y son tratados injustamente como delincuentes. “Macheteros”, les llama la idiota prensa comercial.
Por el contrario, los artistas son educados, por su gremio, sus maestros, sus aduladores (algunos de sus peores enemigos, que en realidad suelen usarlos para fines de lucro, si no monetario, sí político) y por lo más banal del sentido común, en la idea de que su trabajo es una especie de “no trabajo”, el “ocio cultural”, porque tiene que ver con el espíritu (aunque las ideas del “espíritu” que entretienen muchos son meras supersticiones) y que lo mejor que pueden hacer para vivir es conseguirse un mecenas, que, a falta de una burguesía o una oligarquía culta, sólo puede ser Papá Gobierno.
El resultado de esta ignorancia reproducida por generaciones es el uso político, o mejor dicho politiquero, de los artistas: desde el poeta premio Nobel, cuya misión política fue pontificar desde la catedral de la subcultura oficial mexicana, Televisa, el difunto Octavio Paz, hasta los artistas, teatristas, bailarines, jaraneros, músicos en general, poetas, escritores, cantantes que se vuelven parte del séquito del tiranuelo en turno, sea a nivel estatal o federal.
Uno comprende que el artista tiene que comer, que incluso un grupo de músicos con letras contestatarias como Panteón Rococó termine siendo un ingrediente del enlatado cultural con el que agreden las raíces de una cultura mucho más grande y sabia que la de los yupis de la clase política actual, me refiero a la mal llamada “Cumbre Tajín”. Pero así también debemos comprender a quien roba por hambre o trabaja con su sexo para vivir, y, comúnmente, ni el obrero del trabajo pesado ni el trabajador artístico e intelectual suelen entender que la necesidad que los ata, para comer y pagar la renta, es la misma que ata al campesino que vende su voto por un billete.
En Xalapa, recientemente suenan voces que advierten del peligro de que la cultura (entendida como la alta cultura urbana, burguesa literalmente) quede atrapada en el mecanismo voraz del libre mercado, voces como las del director titular de la Sinfónica de Xalapa, Carlos Miguel Prieto, y la del codirector de la Compañía Titular de Teatro de la Universidad Veracruzana, Boris Schoemann, han advertido que es un peligro que la “cultura” quede reducida a su valor monetario en el mercado, porque no sólo será inaccesible al público, sino que no podrían los artistas vivir bajo el esquema de que su ingreso dependa solamente de los boletos vendidos en taquilla.
Se reconoce parcialmente el problema, pero es insuficiente, ya que se sigue pensando en el esquema del Estado mecenas, lo cual es una solución temporal, inmediata y tiene la desventaja de que el trabajo de los artistas sea usado por los políticos para apuntalar el desvencijado y tambaleante armatoste de su “legitimidad”.
Además, si son el príncipe y sus sirvientes quienes deciden cuáles producciones prestigiadas con el rótulo de la “cultura” tendrán presupuesto y cuáles no, entonces todo trabajo rechazado por ese interesado juez será condenado a la indigencia y a la mera sobrevivencia, y con ello, la mayoría de los productores artísticos.
El otro polo de la relación, desde el nombre mismo ya metido en una relación mercantil, “el público”, es el menos atendido, aunque se supone que el trabajo es para él.
No obstante, esas personas, esa gente, el lector, el espectador, tienen o deberían tener otros modos de estar interesados en el asunto, pues son ciudadanos, comunidades y, una palabra demonizada por los mercaderes, son “el pueblo”.
Hay entre ellos elites, desde luego, y si somos honestos con el significado de la palabra “elite”, no coinciden siempre con nuestras concepciones, pues si bien es una elite la que en México comprende el francés o el italiano, también es una elite la que puede entender el zapoteco o el tzotzil.
¿Quién está haciendo un trabajo artístico digno de esas elites? Un trabajo artístico que no esté condenado a ser pronto, en el mejor de los casos, pieza de museo. Uno de los espectáculos de danza y música que he observado con mejor público, atento, respetuoso, agradecido con el arte que se le comparte, fue un trabajo de la compañía istmeña oaxaqueña de música y danza “Gabiá”, presentado en una calle, en Coyolillo.
Antes habían presentado un video sobre la elaboración de los totopos, y un performance elitista, con textos no traducidos en zapoteco, en la Galería de Arte Contemporáneo. Y el bailarín que presentó ese trabajo, entregado y comprometido con el pueblo de Coyolillo, había danzado ya para ellos, y presentado sus instalaciones para cuerpo humano, no sólo en el carnaval del ese pueblo afromestizo, sino en su plantón en la Plaza Lerdo, en la lucha por la tierra. Ahora está en Oaxaca, es integrante de la Otra Campaña y, con la Organización Indígena de Derechos Humanos de Oaxaca (OIDHO), parte de uno de los movimientos políticos más esperanzadores del país en este momento: la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).
No afirmo que necesariamente todo trabajo artístico se debe “politizar” o “comprometer”, pero si no está dirigido al público jalapeño, veracruzano y mexicano, sino al consumo de la clase política en turno, seguirá sometido a la presión mercantilista, a los usos y manoseos políticos y electoreros. Sobre todo, será un trabajo que para la gran mayoría no significa nada, y por lo mismo, seguirá siendo producción de autoconsumo para los colegas y los fotógrafos de prensa.
Si el mercado es tan peligroso como el Estado y la clase política, solamente hay un lugar al que el arte y la cultura deben dirigirse, como su raíz, sustento y destino final: el pueblo.
En tanto el artista jalapeño no se reconozca como trabajador, productor, asalariado y parte del pueblo, mientras siga presa de la superstición de que es un operario del espíritu, un ser aparte, no tendrá más interlocutor que los caprichos de la burocracia en turno y una de las burguesías más ignorantes y retrógradas en el mundo: la oligarquía mexicana.
El dilema es Slim y Bimbo como patrocinadores o regresar a la tierra, donde la cultura y el arte deberían tener sus raíces. Nuestro mayor problema es ser incapaces de realizar la fotosíntesis, el único proceso capaz de revertir la entropía en el universo. Sin tierra, sin maíz, no habrá poemas o danzas que valgan.
Ser esclavos de la mal llamada “elite” política y empresarial del país es condenarse a una reducción de la cultura a la mínima expresión, a la bandera de los populismos de izquierdas y derechas, a pintarse de tricolor, de azul o de amarillo, que, para el caso, significa claudicar.

Algo sobre “Odio a los putos mexicanos”

Javier Hernández Alpízar

Escribo estas notas escuchando a una cantante pop de Sierra Leona, para compensar el hecho de, por mor del comentario sobre un espectáculo, tener que escribir frases como “los putos nigerianos”.
El sábado pasado, 16 de febrero, la Compañía Titular de Teatro de la Universidad Veracruzana estrenó el espectáculo escénico “Odio a los putos mexicanos”, sobre un texto de Luis Enrique Gutiérrez Monasterio, bajo la dirección de Alba Domínguez y Miriam Cházaro.
El texto estaba originalmente escrito para un grupo de actrices, quienes con sus parlamentos narran la vida de Tamara Lee. Al final son actrices y actores, en la adaptación de Domínguez y Cházaro.
Ya en escena, “Odio a los putos mexicanos” es un espectáculo narrativo y coreográfico, apoyado en la espectacularidad de un elemento sencillo, pero eficaz, luces de muchas bombillas conectadas en serie. Es un elemento de justicia poética que una puesta en escena que presenta a personajes del “sur profundo de los Estados Unidos” cuyas principales virtudes son la imbecilidad, la proclividad al homicidio y el fanatismo religioso (Dios y los ovnis, religiones menores en los Estados Unidos, subsidiarias de su verdadera religión: el dólar) atraiga la atención del público con un elemento para embobar a inteligencias y capacidades de atención como los de Homero Simpson: las lucecitas.
El texto es narrativo, dialogado, confesional, cínico, de humor involuntario (para los personajes que hablan, no para el autor ni para el espectador), se va repitiendo y creciendo por adiciones de palabras como “Odio a los putos mexicanos” que crece con “comefrijoles”, “frijoleros” o “tortilleras”.
La imbecilidad de los personajes cuyas vidas son contadas es como la que dibuja la mirada de Ambrose Bierce en su ”Diccionario del Diablo” y su capacidad de cometer homicidios y hacerlos una tradición semeja la de los asesinos de sus madres y padres en “El clan de los parricidas”. No estamos señalando una “influencia” sino una confluencia: el sujeto, el evangélico, fanático de la Biblia, adorador de su patria, su dios, su tradición, alucinador de ovnis, odiador de los mexicanos (los aliens), pero con una kármica tendencia a liarse sexualmente con ellos y ellas…
La obra es divertida, hace reír, y la sustancia es una verdadera desgracia: el racismo como un mal endémico universal. A pesar de que un personaje femenino le dice a su tortillera mexicana comechilaquiles: “te quiero”, no noté personalmente el amor en la obra. Ojalá que éste anduviera revoloteando entre el público que abarrotó la sala chica en la premier.
La obra tendrá seguramente éxito. Incluso, si hubiera más asistencia al teatro de los fanáticos religiosos, anticomunistas y antievolucionistas, causaría resquemores, pero de eso no hay cuidado, nunca van.
Lados flacos, quizá ciertas concesiones al léxico del momento: “¿y yo por qué?”, “hoy, hoy, hoy”, que aluden al que ya se fue y se llevó una millonada en vestidos para su consorte.
Lo certero del texto es que el tema es real: Ya empieza a hablarse de un “México puto”, no en un sentido homofóbico, simplemente como expresión de desprecio contra el que creen vencido (como si no existieran Vietnam, Irak, y no existieran la APPO Los Angeles y la Otra Campaña en el Otro Lado).
No se trata de una condena a sexualidades distintas, aquí “puto” es usado como sinónimo de “vencido”, “comprado”, “aborrecido” y “usado sexualmente”.
Pero lo más interesante no es ver la paja (en todos los sentidos de la palabra) en el patio ajeno, sino ver cómo la política de la clase burguesa liberal y neoconservadora mexicana nos llevó de ser el “patio trasero” de los yanquis a simplemente ser el “trasero” de los yanquis.
Amargamente irónico es que aquí, en nuestro país, algunas almas bellas se escandalicen por la existencia de jineteras en Cuba, cuando México es uno de los destinos turísticos mundiales de la prostitución y la pornografía infantiles, y junto con Guatemala, uno de los centros mundiales del feminicidio impune.
Lo peor del caso no sería que fanáticos como George Bush nos viesen como un “México puto”. Lo peor sería que la decepción ante el fracaso de la “democracia electoral” hiciese pensar a los mexicanos que ya nada se puede, que su destino es arriesgar la vida en el camino al norte, dejarla en trabajos de mala muerte en las maquilas, ser violadas o violados por la soldadesca cuando protestan (como en Atenco y Oaxaca) o proyectar su propio racismo contra los del Cono Sur y Centroamérica, con mitos a modo como la “Mara Salvatrucha”.
Lo peor sería seguir con estos gobiernos que nos ven como “putos mexicanos cometortillas” y lavar nuestras conciencias, a lo Jaime Avilés, pidiéndole a los mexicanos en Estados Unidos que además de mantener a este país (de Telmex y Televisa a las cadenas de corrupción de polleros y policías) pongan dinero para un gobierno “honesto y valiente”, también, a su manera, anticomunista y antievolucionista (“quien no está con mi presidente es un “infantil ultraizquierdista”).
No por casualidad, la última película proyectada en la Muestra en Xalapa, “Whassup, rockers?”, del gringo Larry Clark, muestra a jóvenes méxicoamericanos y guatemaltecoamericanos como objetos de agresión, homicidio, represión policiaca y, también, como objetos sexuales de una sociedad que quiere la mano de obra barata y el sexo de los latinos, pero no soporta su tendencia a “no integrarse”.
No es cosa de odiarlos ni de convertirse a su religión de los ovnis y los dólares, pero a ver ¿quién es el valiente que se vuelve ateo respecto al dólar?
“Odio a los putos mexicanos” seguirá dando funciones en la sala chica del Teatro del Estado los viernes a las 20:30 horas y los sábados y domingos a las 19:30.
Reparto: Rogerio Baruch, Valeria España, David Landa, Héctor Moraz, Gema Muñoz, Carlos Ortega, Freddy Palomec y Raúl Pozos.
Diseño de escenografía e iluminación de Hugo Heredia, de vestuario: Ivonne Deschamps y Laura Holguín, montaje de voces y entrenamiento vocal de Cristina Chávez, coreografía de Homero Garza, musicalización de Miriam Cházaro y Alba Domínguez, grabación de Joaquín López, asistente de producción: José Palacios, realizador de la escenografía Florentino Santiago Córdoba, diseñador del cartel Sergio Carreón, programa de mano de la Dir. Gral. de Difusión Cultural, promotora Marichú García Salazar y asistentes de las directoras: José Palacios y Manuel Domínguez.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES PRELIMINARES SOBRE EL CONFLICTO SOCIAL DE OAXACA DE LA COMISIÓN CIVIL INTERNACIONAL DE OBSERVACIÓN POR LOS DERECHOS HUMANOS (CCIODH)

Ciudad de México, sábado 20 de enero de 2007
I.- CONCLUSIONES
La Comisión Civil Internacional de Observación de los Derechos Humanos en base a su investigación considera probado;
RESPECTO A MUERTES Y DESAPARICIONES
1.- La Comisión considera que los hechos ocurridos en Oaxaca son un eslabón de una estrategia jurídica, policíaca y militar, con componentes psicosociales y comunitarios cuyo objetivo último es lograr el control y amedrentamiento de la población civil en zonas donde se desarrollan procesos de organización ciudadana o movimientos de carácter social no partidista.
2.- El balance de muertos documentados por la CCIODH arroja provisionalmente una cifra total de 23 personas identificadas. La Procuraduría General de Justicia del Estado reconoce 11 casos y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos 20 en su informe preliminar. Además la CCIODH tiene constancia de la muerte de otras personas no identificadas.
3.- Existen sospechas fundadas de la existencia de personas desaparecidas. Una de las mayores dificultades para investigar y esclarecer estas desapariciones es la falta de denuncias presentadas.
4.- Las muertes y desapariciones se producen en momentos en los que se detecta una subida del nivel de violencia y enfrentamientos que responde a la puesta en marcha de operativos diseñados con este fin. En dichos operativos se constata la participación y coordinación de diferentes autores materiales e intelectuales. Sirvan de ejemplo los numerosos testimonios que constatan que el día 27 de octubre de 2006 tuvo lugar un operativo coordinado que produjo hechos de gravedad en el municipio de Santa María Coyotepec y en otros lugares de manera correlativa en el tiempo.
5.- Los homicidios se han cometido en la ciudad de Oaxaca y en las comunidades, donde se constata un incremento significativo de la violencia y de la presencia militar, así como ataques en contra de civiles, en su inmensa mayoría pertenecientes a diferentes grupos indígenas.
RESPECTO A LAS VULNERACIONES LEGALES.
6.- Los poderes públicos no han garantizado el pleno ejercicio de la libertad de expresión, pensamiento, asociación, reunión, participación política, libre circulación y manifestación. Se ha impedido mediante el uso de la fuerza física y la coacción el ejercicio de estos derechos fundamentales, desalojando violentamente plantones y marchas pacíficas, impidiendo el pleno ejercicio de la función de los representantes comunales legalmente elegidos, agrediendo a periodistas y hostigando a medios de comunicación.
7.- El derecho a la educación ha sido y es vulnerado por varias causas: la falta de recursos materiales y humanos, especialmente en zonas rurales, así como la prolongación del conflicto por la falta de diálogo en la resolución del mismo. Ninguna de las partes en conflicto estableció medidas alternativas durante el paro magisterial para asegurar el derecho a la educación de los niños y las niñas. Siguen existiendo numerosas situaciones irregulares en cuanto a adscripciones, comisiones de servicio, toma de escuelas y vuelta a las aulas.
8.- Se han violado los derechos a paro sindical, libertad de expresión sindical y libertad de cátedra del magisterio. La Sección 22 del SNTE, representada en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, ha sido el colectivo social más fuerte y cruelmente afectado por el conflicto, sufriendo daños materiales, hostigamiento, amenazas, agresiones, muertes y desapariciones en un número significativo.
9.- Las acciones represivas se han ejercido de forma indiscriminada contra la población civil: hombres, mujeres, niños y ancianos, utilizando gases lacrimógenos, gas pimienta, agua con químicos, armas de medio y alto calibre, vehículos y helicópteros militares. En ellas han participado cuerpos policiales federales, estatales, municipales y grupos de elite, incluso con intervención de efectivos militares en tareas logísticas y de coordinación. Grupos de personas no uniformadas con armas de alto calibre han practicado secuestros, detenciones ilegales, cateos y disparos, en algunos casos utilizando vehículos policiales y con la participación de funcionarios públicos.
10.- Las fuerzas policiales estatales y federales han efectuado detenciones arbitrarias e ilegales, de forma recurrente y en ocasiones masivas, contra la población civil. Algunas detenciones también han sido practicadas por civiles que, utilizando la fuerza, pusieron a disposición de los cuerpos policiales, con el beneplácito de éstos, a las personas detenidas. Las detenciones se efectuaron con violencia física y psíquica desproporcionada, a veces mediante secuestro. Se han perpetrado agresiones sexuales contra los detenidos, mujeres y hombres.
11.- No se han respetado los derechos de los detenidos: no se les han notificado los delitos que se les imputaban ni los derechos que les asistían, fueron incomunicados, no se les notificó su detención a personas de su confianza o familiares y no se han respetado los plazos legales de puesta a disposición ante la autoridad competente.
12.- Se han utilizado espacios ilegales como lugares de detención, que en muchos casos no reunían las condiciones mínimas de seguridad y salubridad: bases militares, edificios de gobierno, casas de seguridad.
13.- En los traslados se han vulnerado los derechos de manera especialmente grave, realizándose torturas físicas (toques eléctricos, golpes, heridos, quemaduras, etc) y psíquicas. La CCIODH tiene indicios fundados de violaciones a hombres y mujeres, según testimonios y cuadros clínicos. En los traslados han participado cuerpos policiales, en ocasiones efectivos militares, y grupos de personas no uniformadas y armadas que custodiaban a los detenidos hasta los penales.
14.- En las detenciones y traslados intervino la llamada “fiscalía móvil”, según consta en autos judiciales. Este órgano carece de toda cobertura legal, su actuación no es transparente ni está sujeta a control alguno.
15.- No se garantizó el derecho de defensa de los detenidos y procesados: ni asistencia de un abogado de confianza, ni comunicación con el abogado, ni condiciones de privacidad en las entrevistas, ni asistencia de intérpretes en las diligencias con personas indígenas.
16.- Los abogados han hallado múltiples obstáculos en el acceso a los expedientes judiciales de sus defendidos, en la aportación de pruebas de descargo, en el acceso a las audiencias públicas y en el ejercicio de sus funciones, siendo objeto, en algunos casos, de amenazas y vejaciones por parte de los funcionarios públicos.
17.- Gran parte de los detenidos fueron asistidos por abogados de oficio que dependen orgánicamente del Ejecutivo, y que actuaron bajo consigna, avalando todas las ilegalidades en los procesos.
18.- Se ha vulnerado el derecho al debido proceso y el principio de seguridad jurídica a todos los detenidos: las irregularidades afectan a los órganos competentes de conocer el proceso, a los plazos y formalidades de las notificaciones establecidas en la legislación vigente y a las fianzas; los certificados médicos no han reflejado el alcance real de las lesiones ni su causa; existe una falta de información en cuanto a los medios de impugnación de las resoluciones. Todos estos elementos provocan situaciones de privación ilegal de libertad, incomunicación e indefensión de los afectados.
19.- Los encarcelamientos en penales estatales y federales se produjeron sin la preceptiva documentación: parte informativo y auto de formal prisión; no se informó a los detenidos sobre la posibilidad de ser puestos en libertad bajo fianza, en unos casos, y el establecimiento de fianzas manifiestamente desproporcionadas por los cargos imputados en otros. Las condiciones de habitabilidad, higiene, salubridad y alimentación que se encontraron en las visitas a algunos penales vulneran los mínimos establecidos en la legislación interna, así como los tratados internacionales en la materia suscritos por México.
20.- Se dan casos de personas recluidas en penales federales que han sido tratadas de forma vejatoria y degradante. Se han producido amenazas y se han infligido malos tratos físicos y psicológicos por parte de los custodios.
21.- Hay personas que han sido recluidas en penales de mediana y alta seguridad a pesar de tener la condición de presos preventivos y sin que exista estudio o certificado alguno que justifique la peligrosidad de los reos y la consecuente adopción de tal medida.
22.- Hay menores de edad que han sido detenidos con uso indebido de la fuerza y han sido trasladados en cuatro casos a penales de adultos. Tres de ellos lo fueron al penal de mediana seguridad de Nayarit -donde la edad penal es de 18 años- vulnerándose los convenios, tratados y acuerdos internacionales de protección de los derechos humanos de la infancia. Existe una inseguridad jurídica respecto a la situación de los menores a partir de la entrada en vigor el 1 de enero de 2007 de la Ley de Justicia para Adolescentes.
23.- Los representantes del Ministerio Público no han impulsado de oficio procedimiento penal alguno contra representantes de instituciones públicas, a pesar del conocimiento de hechos constitutivos de delitos perseguibles por este organismo.
24.- Algunos procesos iniciados a instancia de los afectados, a pesar de haber aportado pruebas, se hallan paralizados sin causa justificada. Según testimonios con conocimiento de causa, esta falta de impulso procesal obedece a órdenes directas del Ejecutivo Estatal.

25.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que pueden actuar a petición de parte o de oficio, han tenido una intervención tibia e insuficiente, a pesar de haber constatado las vulneraciones anteriormente reseñadas, de las que han tenido constancia directa (por sus visitas a penales) o indirecta (por las denuncias y peticiones de particulares y organizaciones civiles). Específicamente, en cuanto a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, hemos recibido algunos testimonios que refieren que en el momento de las detenciones, en las que se produjeron graves situaciones de torturas, requirieron su presencia pero ésta no intervino.
RESPECTO A LAS AFECTACIONES PSICOSOCIALES Y SANITARIAS.
26.- Las violaciones a los derechos humanos han tenido altos impactos físicos, emocionales y psicológicos dejando severos daños a las personas, a las familias y a la comunidad. Las secuelas psicosociales derivadas del conflicto, no desaparecen totalmente y se reflejan en la vida cotidiana de personas, familias y poblaciones.
27.- Se han detectado efectos y síntomas característicos de trastornos de estrés postraumático y de trauma social. Los más señalados son: revivir permanentemente los eventos traumáticos, despertar bruscamente por las noches, terror nocturno, miedo a determinados ruidos y sonidos, miedo a la soledad, reactividad psicológica a estímulos internos y/o externos, sentimiento de hipervigilancia y manía persecutoria. Hay una percepción de aleatoriedad e injusticia, de indefensión, de pérdida del control sobre la situación y sobre la propia vida. Constatamos la dificultad de verbalizar lo que les ha sucedido.
28.- La atención médica prestada ha sido tardía e insuficiente. Hay sospechas más que fundadas para afirmar que miembros de cuerpos policiales han entrado en hospitales para aprehender heridos. La actuación de la Cruz Roja de Oaxaca ha sido cuestionada precisamente por este motivo.
29.- Existe una falta de apoyo y seguimiento psicológico para los afectados y sus familiares. Merece destacarse el impacto psicológico en las personas que han sufrido o están en condiciones de internamiento, por las características del mismo, asociado a la falta de atención médica y de respeto a garantías básicas. Especialmente preocupante resulta también la situación de los menores que han sido detenidos y trasladados a penales de adultos
30.- Observamos un impacto importante de la estrategia psicosocial de generación de miedo que tiene consecuencias importantes: el hecho de no denunciar y el incremento de la desconfianza hacia las personas e instituciones, fomentado además por la existencia de señalamientos y acusaciones, campañas de odio, la incitación a la violencia y los obstáculos jurídicos existentes.
31.- La unidad y vida familiar se han visto afectadas por las nuevas circunstancias: disgregación de familias (por diferencias ideológicas y políticas, desplazamiento de domicilio o lugar de trabajo y separaciones forzosas), hostigamiento y amenazas, cambio de apariencia, reorganización familiar. Existe un impacto económico en las personas afectadas por el conflicto y sus familiares: pérdida de empleo, estigmatización social y laboral, desplazamientos para las visitas a los penales y para las citaciones judiciales. A todo ello hay que añadir el costo de los daños materiales sufridos.
32.-.Se ha llegado a una clara polarización de la sociedad que deteriora y rompe el tejido social.
33- Por otra parte, observamos que colectiva e individualmente existe, pese a la estrategia implementada, un nivel de solidaridad alto, que permite tener una fuerte capacidad de recuperación y de fortalecimiento importante. Existen elementos de dignidad, en situaciones que deben ser consideradas extremas por su virulencia y gravedad, tanto en las personas que participan socialmente como en el conjunto de los ciudadanos.
34.- A nivel social constatamos el grave deterioro y la desconfianza que la gente tiene en las instituciones, lo que está poniendo en grave peligro las vías de participación democrática. Dado el alto grado de violencia social imperante es posible que la estrategia de control social empleada acabe generando reacciones de mayor intensidad y violencia. Esta desconfianza en las instituciones y la impunidad con la que actúan en los hechos descritos en este informe, dificultan el dialogo de las partes en conflicto.
RESPECTO A MEDIOS DE COMUNICACIÓN.
35.- En el conflicto ha sido significativa la toma de varios medios de comunicación como respuesta al cerco informativo y por el descontento de la población. Los medios independientes han ganado un espacio nuevo y algunos medios comunitarios han ganado independencia. Por estas razones han sido y siguen siendo blanco de ataques y de represión selectiva.
36.- Los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación han sido víctimas de ataques indiscriminados. A partir de la muerte de Bradley Will muchos han descrito condiciones de trabajo parecidas a situaciones de guerra.
37.- Existen pocas denuncias presentadas antes las autoridades. La CCIODH tiene indicios de que algunas direcciones de medios incitaron a sus reporteros a callar tanto los agravios propios sufridos como algunas situaciones de las cuales han sido testigos.
38.- Las investigaciones de los homicidios del periodista estadounidense Bradley Will y del periodista oaxaqueño Raúl Marcial Pérez no han registrado avances. Las circunstancias del homicidio siguen sin clarificarse y adolecen de todas las irregularidades periciales y procesales referidas en el anterior apartado de vulneraciones legales.
RESPECTO A HOSTIGAMIENTO Y AMENAZAS A DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS
39.- Las organizaciones de Derechos Humanos no gubernamentales y sus integrantes han sido víctimas de ataques selectivos, hostigamiento, amenazas, agresiones, campañas difamatorias, de desprecio y de acusaciones en contra, causando una criminalización de sus acciones, que ha obligado a muchos de ellos a tomar medidas para resguardar su integridad física y sus medios de trabajo, viéndose afectado con ello la realización del mismo.
RESPECTO A MUJERES.
40.- La Comisión ha documentado diversas y numerosas agresiones verbales, físicas y sexuales (violaciones, cortes de pelo, golpes, obligación de desnudarse, sentadillas, etc) hacia las mujeres por su condición de género. Las consecuencias han sido especialmente graves porque han implicado, en casos documentados, daños físicos, psicológicos y sociales como, por ejemplo, abortos traumáticos.
RESPECTO A LAS PERSONAS Y PUEBLOS INDÍGENAS
41.- No se ha garantizado la asistencia de intérpretes en las diligencias policiales y judiciales ni se ha aplicado la Ley de Defensa de los Pueblos y Comunidades Indígenas. La CCIODH constata que muchos de los detenidos y presos indígenas, así como sus familiares, han testimoniado haber sido objeto de discriminación étnica por parte de funcionarios públicos: negación de la comunicación en el penal de Nayarit por desconocimiento de su lengua, insultos y tratos vejatorios por no hablar bien el español.
42.- En las regiones de Valles Centrales, Mixteca, Istmo, Sierra Sur y Costa y en la zona Triqui se ha constatado un incremento de la presencia de cuerpos militares, grupos de civiles armados y pistoleros, en algunos casos comandados por caciques y presidentes municipales, que agraden, asesinan, secuestran, hostigan y amenazan de muerte a la población (incluidos niños y mujeres), provocando desplazamientos en algunas comunidades con la consecuente fractura social y disgregación familiar.
II.- RECOMENDACIONES
En base a las anteriores conclusiones, la CCIODH recomienda:
1.- Atender a las causas originales de este conflicto, cuyas raíces se hallan en problemas estructurales de pobreza, caciquismo, desigual acceso a los recursos, falta de medios para la educación y la salud, no respeto a la memoria histórica y a la identidad indígena, vulneración de los procedimientos democráticos y falta de respeto al acceso real a canales de participación, creando condiciones que logren reparar las violaciones de Derechos Humanos y restaurar la convivencia en esta sociedad tan polarizada.
2. Para garantizar la separación de poderes, la transparencia en la actuación de los servidores públicos y el pleno respeto a los Derechos Humanos en Oaxaca, es necesario diseñar e implementar una reforma profunda de las instituciones del Estado. Puesto que se trata de una reforma que todas las partes sin excepción aceptan como necesaria, debería iniciarse el proceso con prontitud de acuerdo con los principios democráticos de diálogo y participación para evitar que se desencadene de nuevo la violencia latente y que se manifiesten de forma conflictiva las demandas sociales.
3. Para restablecer el Estado de Derecho, hay que garantizar sin dilación la investigación de los ilícitos cometidos, especialmente en los casos más graves (muertes, desapariciones, torturas y agresiones sexuales); la revisión de la situación jurídica de las personas liberadas bajo caución; la resolución de los procesos penales iniciados, especialmente cuando se carece de fundamento probatorio; así como la reparación económica, moral y social a las víctimas.
4. Revisar la situación jurídica de todas las personas encarceladas y proceder a la inmediata liberación tanto de aquellas que lo están por motivos estrictamente políticos como en los casos en los que su implicación no tiene fundamento probatorio alguno y/o en los que la gravedad de los hechos no justifique la privación de libertad.
5. Para recuperar la confianza de la sociedad civil en las instituciones públicas, e impedir la impunidad sus representantes deben: reconocer públicamente las vulneraciones cometidas, depurar las responsabilidades pertinentes sin escudarse en mutuas atribuciones de competencias y cumplir estrictamente, de ahora en adelante, con los Convenios Internacionales ratificados por México. 

6. Proceder al desarme, controlar la posesión y utilización ilegal de armas, impedir la actuación de grupos de personas no uniformadas armadas y la coordinación de éstos con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. 

7.- Impulsar los mecanismos necesarios para la reconstrucción del equilibrio social a través de medidas de reparación de los daños individuales y colectivos ocasionados. Dichas medidas deben ser consensuadas por los mismos afectados e incluir la reparación moral, emocional, del daño comunitario, económica, legal, social e histórica.
8.- Restablecer el orden por la vía del diálogo y no a través del uso de la fuerza publica.
9.- Aplicar programas de acompañamiento terapéutico especializado para quienes han sufrido diferentes tipos de agresiones y torturas, tanto físicas como psicológicas con especial atención a las víctimas de agresiones sexuales y violaciones, tanto a mujeres como a hombres.
10.- Ofrecer una especial atención a todos los menores que han sufrido agresiones, detenciones, torturas, trasladados e internamientos.
11.- Hacemos un llamado a las organizaciones locales, nacionales e internacionales a que cooperen en el seguimiento psicológico y la atención médica y profesional de los afectados, de forma consensuada con las organizaciones locales.
12.- Tomar las medidas necesarias, efectivas y adecuadas para garantizar la independencia de todos los medios de comunicación y equiparar el acceso y la difusión de la información entre los medios comerciales y los medios independientes y comunitarios.
13.- Garantizar la integridad física y psicológica de los profesionales de los medios de comunicación en el ejercicio de su labor en el terreno.
14.- Tomar las medidas necesarias, efectivas y adecuadas, para garantizar que los defensores de Derechos Humanos puedan realizar libremente sus actividades, favoreciendo su protección y el respeto de sus libertades fundamentales, garantizando su seguridad y su integridad física y psicológica en el ejercicio de su labor.
15.- Atender a las demandas de los pueblos indígenas, evitando toda discriminación y respetando sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales. Garantizar el respeto y la aplicación de las leyes que afectan a las comunidades indígenas y favorecer el desarrollo de políticas de inclusión de éstas a través de mecanismos de participación y defensa adecuados a sus formas de organización, gobierno y usos y costumbres.
16.- Instar a la actuación decidida de las Fiscalías Especiales existentes para la protección efectiva de los derechos de colectivos especialmente vulnerables, como son: periodistas, comunidades indígenas, mujeres y menores.
17.- Deslindar todas las responsabilidades políticas y personas en los hechos referidos en estas conclusiones y recomendaciones. A nivel estatal, señalamos la importancia de investigar la actuación de la Procuraduría General de Justicia del Estado, así como de la Secretaría de Protección Ciudadana y la Secretaría General de Gobierno, lo que implica investigar la actuación del gobierno estatal en su conjunto. A nivel federal, es necesario investigar las actuaciones de la Policía Federal Preventiva, la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República.
18.- Dar continuidad por el momento a la tarea de observación internacional del respeto a los Derechos Humanos en Oaxaca en la que se impliquen instituciones y organismos independientes e imparciales que puedan garantizar la libertad de movimiento, la protección para la denuncia de las vulneraciones, la asistencia debida a las personas afectadas y la justa reparación de todas las vulneraciones descritas. En este sentido, recomendamos al gobierno mexicano que inste especialmente la presencia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Oaxaca.

Para ver en sitio original y firmar: http://cciodh. pangea.org/ quinta/070120_ inf_conclusiones _recomendaciones _cas.shtml

Aumenta muerte violenta de niños

En casi tres décadas se duplicaron los casos de homicidios en menores de cinco años a consecuencia de agresiones, muchas de ellas en el seno familiar, según especialistas

LILIANA ALCÁNTARA
El Universal
Lunes 19 de febrero de 2007
Carlos Antonio Sánchez murió a los dos años de edad a causa de los golpes que le dio su mamá Alma García Justo. Ella confesó que lo agredía constantemente porque el niño se negaba a avisarle cuando quería ir al baño. Ahora está en espera de recibir sentencia en el Reclusorio Oriente del Distrito Federal por homicidio calificado.
El riesgo que enfrenta un niño de morir en forma violenta es cada vez más común en México. Los datos recientes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática así lo sustentan: cada dos días un niño menor de cinco años muere asesinado, y 39% de ellos no cumple ni siquiera un año de vida.
La mayor parte de los homicidios, según la Red por los Derechos de la Infancia, sucede en el estado de México, Quintana Roo, Colima, Morelos y San Luis Potosí.
Para tener una referencia sobre el incremento de la violencia contra los niños, en 1979 la cifra de homicidios infantiles era de 0.5 cada dos días. Las agresiones que terminan con su vida se cometen dentro y fuera de casa y en manos de desconocidos o familiares, entre quienes se incluye la propia madre, como es el caso de Alma García.
En 1990, año en el que se comenzaron a duplicar los asesinatos de niños, el fenómeno comenzó a ser objeto de estudio. Los investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, Martha Híjar Medina, Ramón Tapia Yáñez y Alberto Rascón Pacheco, constataron desde entonces que la tercera parte de los homicidios ocurre en menores de un año, y que la principal agresora es la madre, es decir, que en esa proporción los asesinatos de menores son producto de violencia familiar.
Los registros de la época atribuían las muertes intencionales de los niños al ahorcamiento, estrangulamiento y sumersión.
En el estudio sobre los homicidios de niños en el periodo 1979-1990, los especialistas agregaron que los “grupos con un alto riesgo de maltrato infantil que puede terminar en homicidio son: los recién nacidos y los niños de entre 12 y 36 meses, así como menores con deformaciones congénitas o discapacidad”.
En la actualidad, el Instituto Nacional de Pediatría (INP) estudia un hecho de violencia que causa la muerte en niños menores de dos años y que se conoce como el síndrome del niño sacudido, que es difícil de diagnosticar y que, por lo regular, es cometido por la madre a fin de causarse daño a sí misma.
Arturo Loredo Abdalá, jefe de la Clínica de Atención al Niño Maltratado del INP, explicó que este síndrome se manifiesta cuando el niño, aún en proceso de maduración de sus órganos, es tomado de los hombros y sacudido con fuerza, lo que provoca que su cerebro rebote y se produzcan hemorragias internas que, de no ser atendidas a tiempo, ocasionan discapacidad y causan la muerte.
“Es difícil saber si la muerte del niño es causada por este síndrome, ya que no hay evidencias y se suele confundir con la muerte súbita o de cuna”, indicó.
Explicó que los niños llegan graves al hospital “y lo que hacemos antes de investigar cuál fue la causa es atenderlos”. Indicó que si sobreviven, los niños suelen tener daño neurológico o ceguera, ya que con la sacudida también se puede producir un sangrado en la retina.
“Lo único que nos permite saber si la muerte o las lesiones fueron producto de maltrato es mediante una exploración general para saber si hay fracturas recientes o antiguas”.
En esta clínica, dijo, llegan a atender entre 35 y 40 casos nuevos cada año, de los cuales “las lesiones que llegan a causar la muerte a un niño son las menos frecuentes”.
Loredo Abdalá indicó que además del síndrome del niño sacudido, otras causas de muerte en niños por maltrato son el politraumatismo o el rompimiento de una víscera a causa de un golpe o una patada, y el traumatismo craneal severo provocado por estrellamiento con algo.
Indicó que la única forma de entender el maltrato hacia los niños por parte de cualquiera de sus progenitores es que “en su conciencia, esos padres están en contra del menor porque no llena sus expectativas o hay cierta frustración por su nacimiento y entonces para castigarse a sí mismos lo agreden o lo abandonan”.
Alerta mundial
En noviembre del año pasado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer un informe mundial sobre la violencia contra los niños. En él, reportó que en el último año 53 mil niños murieron a consecuencia de homicidios. En dicho documento se hizo referencia al síndrome del niño sacudido.
“La mayor parte de las veces -destacó el organismo internacional- la violencia física contra los niños ejercida en el seno de la familia no es fatal ni causa daños físicos visibles de carácter permanente o grave. Sin embargo, a veces la violencia ejercida contra niños muy pequeños dentro de la familia causa daños permanentes e incluso la muerte, aunque no fuera esa la intención de los agresores. Investigaciones realizadas en varios países indican que el síndrome del niño sacudido a menudo trae consigo heridas en la cabeza y lesiones cerebrales graves”.
La prevención
Loredo Abdalá explicó que en la clínica, una vez que comprueban o sospechan del maltrato infantil, ofrecen ayuda sicológica a los padres agresores a fin de conocer el motivo de su agresividad y prevenir más episodios de violencia.
Los especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública señalaron que el problema de este fenómeno es que “el ejercicio de la violencia en los niños parece apoyarse en el derecho de corrección de los adultos responsables del menor, así como en las concepciones de autoridad y propiedad sobre los niños”.
Agregaron que “parece existir consenso en la sociedad respecto a que el castigo corporal es un método adecuado para disciplinar al niño”, agregaron.
Por ello, consideraron que para prevenir más episodios de maltrato, los padres de familia y la sociedad deben reflexionar sobre la forma como conciben la paternidad, la relación que debe existir entre padres e hijos, y la forma como se puede disciplinar a los niños sin ejercer ningún tipo de violencia.

El arroz transgénico ilegal amenaza a los mexicanos

Arroz transgénico en nuestro plato.

Ciudad de México, México — Greenpeace y la Federación Nacional de Productores de Arroz (Fenaparroz) exigieron al gobierno mexicano que establezca controles y realice evaluaciones sanitarias para impedir la entrada a México del arroz estadounidense que fue contaminado con transgénicos no aptos para consumo humano. Señalaron que el gobierno mexicano realizó hace cinco meses muestreos del grano que está entrando a nuestro país pero no ha querido difundir los resultados.
Ante el rechazo internacional de este grano contaminado y la caída de los mercados internacionales, es muy probable que esté entrando en forma masiva a México. Lo anterior lo advirtieron Greenpeace y Fenaparroz durante la presentación del reporte “Industria del arroz en crisis” que documenta el rechazo hacia el arroz transgénico alrededor del mundo e incluye los compromisos públicos de 41 de los mayores exportadores, procesadores y comercializadores del grano en el sentido de garantizar que sus productos permanecerán libres de transgénicos.

Asimismo, Greenpeace presentó pruebas documentales, obtenidas a través de la Ley de transparencia, que confirman: a) la falta de coordinación entre las secretarías de Salud, Agricultura y Hacienda, y b) la ausencia de un responsable que verifique que NO entren al país granos y alimentos transgénicos no autorizados. Esto resulta alarmante dada la contaminación del arroz estadounidense, descubierta en agosto de 2006, con un transgénico experimental no autorizado para consumo humano.

A raíz de este escándalo, varios países limitaron sus importaciones de arroz estadounidense, excepto el mayor comprador: México. De hecho, el 80% del arroz que se consume en nuestro país proviene de los Estados Unidos, por ello los mexicanos están en riesgo de estar consumiendo un arroz transgénico ilegal. A la fecha, el arroz estadounidense contaminado se ha encontrado en 19 países alrededor del mundo.

“Sabemos que las secretarías de Salud y de Agricultura hicieron pruebas de transgénicos al arroz que se vende en México, pero estos resultados NO se han hecho públicos. Demandamos que se den a conocer esos análisis y se explique qué medidas se van a tomar para revisar y verificar que a nuestro país no entren granos transgénicos no aprobados”, demandó Areli Carreón, coordinadora de la campaña de consumidores de Greenpeace México.

“A nuestro país está entrando arroz muy barato de dudosa calidad. Demandamos que las autoridades mexicanas actúen inmediatamente para hacer cumplir la ley y eviten que el arroz transgénico ilegal llegue a la mesa de los consumidores”, dijo Alejandro Díaz Hartz, presidente de la Fenaparroz.

El arroz producido en México NO tiene este problema de contaminación y puede encontrarse en el mercado bajo distintas marcas con el sello del Consejo Mexicano del Arroz, que garantiza su producción nacional, sin transgénicos.

“Las pérdidas económicas provocadas por la contaminación del arroz con transgénicos son una alerta de lo que puede ocurrir si se autorizan las siembras experimentales de maíz en México. La experiencia de la contaminación del arroz en Estados Unidos pone en evidencia la falta de control de la industria biotecnológica sobre los cultivos transgénicos sembrados al aire libre y debe alertarnos sobre los riesgos reales y los peligros potenciales que corremos si se otorgan permisos a la siembra experimental de maíz en México”, señaló Gustavo Ampugnani, coordinador de transgénicos de Greenpeace México.

La contaminación transgénica del arroz estadounidense
En agosto del 2006 el gobierno estadounidense reconoció que el arroz comercial de ese país se había contaminado con el transgénico experimental LL601 de la compañía Bayer, no aprobado para consumo humano. El anuncio provocó la cancelación inmediata de las importaciones de ese grano en Japón, el rechazo de los 25 países de la Unión Europea a este cereal y una caída del precio que provocó pérdidas por más de 100 millones de dólares. Cientos de productores de arroz han presentado demandas por daños en contra de Bayer, mientras la Federación de Productores de Arroz de Estados Unidos adoptó un plan de emergencia para tratar de “limpiar” de transgénicos la cosecha del año próximo. El arroz transgénico LL61 de Bayer nunca se cultivó a escala comercial, sólo se permitió su siembra experimental entre 1998 y 2001. Nadie sabe cómo este experimento se “escapó” del control de sus investigadores y apareció cinco años después en los contenedores de arroz para la venta al público, en el estado de Arkansas, el principal productor de arroz de Estados Unidos. Esta contaminación del arroz con transgénicos ha sido ya calificada como la peor crisis para los arroceros en Estados Unidos.

¿Qué son los transgénicos? Los transgénicos son nuevas formas de vida creadas en laboratorio con una técnica que permite alterar la estructura molecular del alimento insertando genes ajenos (de bacterias, otras plantas o incluso de animales). Por ejemplo, el maíz transgénico que México importa de Estados Unidos contiene genes de una bacteria que le hace producir una sustancia insecticida, característica que el maíz nunca tendría de manera natural. El problema es que hasta la fecha no se han estudiado los efectos a largo plazo del consumo de transgénicos. Lo que se ha documentado es el riesgo de contaminación para las especies nativas por el cultivo de transgénicos, lo cual entraña graves amenazas para la riqueza biológica del maíz mexicano y para millones de campesinos.

Nueve tesis y una premonición sobre la otra política zapatista

Por Sergio Rodríguez Lascano *

Después de casi un año y 45 mil kilómetros recorridos, la Otra Campaña culminó su primera fase el 10 de diciembre con la celebración de una consulta nacional sobre las definiciones programáticas que se enarbolarán en las siguientes fases. Con la Sexta Declaración, el zapatismo nos plantea un nuevo reto: trabajar al revés.
Después de casi un año, la Otra Campaña culminó su primera fase el 10 de diciembre con la celebración de una consulta nacional sobre las definiciones programáticas que se enarbolarán en las siguientes fases. Un balance más a fondo todavía está por hacerse, pero después de 45 mil kilómetros recorridos ya hay algunos logros evidentes: la conformación de una red nacional de defensa de los presos políticos; la creación de una red nacional de trabajadores/as sexuales, el fortalecimiento del Congreso Nacional Indígena, el reagrupamiento de los jóvenes punk-anarquistas, la conformación de la Conferencia de Organizaciones Políticas Anticapitalistas de Izquierda, etc. Como el mismo Delegado Zero lo señaló: la base fundamental de la Otra Campaña son los pueblos indios, los jóvenes y las mujeres. No está mal en un país cuyo sistema político menosprecia, fundamentalmente, a los pueblos indios, a los jóvenes y a las mujeres. A continuación: un artículo que busca establecer algunos aspectos teóricos del significado de la Otra Campaña.

1. El defecto fundamental de la política tradicional, sea de derecha o de izquierda, es que concibe la actividad política como algo exclusivo de lo estatal. Por lo tanto, como algo que solamente puede ser entendido a cabalidad por un puñado de especialistas, ya que el ciudadano común y corriente no sólo no tiene capacidad para participar y decidir sino que si se le deja en total libertad, normalmente lo que va a hacer es matar a su vecino.
Así lo planteaba Nicolás Maquiavelo: “Es necesario que quien disponga de una República y ordene sus leyes presuponga que todos los hombres son malos, y que pondrán en práctica sus perversas ideas siempre que se les presente la ocasión de hacerlo libremente”1. En la práctica, de lo que se trataba era de ejercer una especie de “monopolio de la decisión política” que tenía como respaldo fundamental “el monopolio de la violencia legítima”. Es decir, el control de los cuerpos policíacos y militares.
En la visión de la democracia representativa, el parlamento o el presidente piensan por el conjunto de la sociedad y la única prebenda de ésta es sancionar, de tiempo en tiempo, por medio de su voto, el mantenimiento o no de tal o cual partido o de tal o cual individuo. La política se convierte en una actividad reservada para un puñado de iniciados que, para complicar aún más el asunto, cada vez más dependen directamente del poder económico, ya sea en su forma “legal” o en la forma de crimen organizado o, más comúnmente, en una combinación de ambos, que eso y no otra cosa es el capitalismo en la actualidad.
La propuesta zapatista desde el origen, pero más claramente ahora, representa la búsqueda por devolverle a la gente, en especial a los trabajadores del campo y la ciudad (a la mayoría), lo que por derecho les corresponde: el monopolio de la decisión política, que parte del presupuesto que los políticos profesionales (volteando a Maquiavelo) son malos, y que pondrán en práctica sus perversas ideas siempre que se les presente la ocasión de hacerlo libremente.
2. El problema de si la única forma de expresión política es por medio de un partido político no es un problema teórico, sino sobretodo práctico. La nueva forma de desorganización que ha generado el neoliberalismo ha creado su contrario: la nueva forma de organización de lo social y lo político, como dos esferas que no están separadas, sino que se intercomunican y muchas veces significan lo mismo. Al romper el muro que separa esas dos actividades humanas, el resultado es la emergencia de muchos movimientos, que ocupan el espacio de la política frente al desagrado de los políticos profesionales y de algunos intelectuales de izquierda, que se sienten violentados por la existencia de personas sencillas que reflexionan sobre su práctica y elaboran teorías que ponen en jaque las viejas concepciones, y que buscan imponer sus tiempos de la confrontación. La aparición de esta especie de sin papeles de la teoría, los indocumentados del espacio de la política, permite la existencia de un gran descontrol inicial tanto para el poder, como para algunos partidos, militantes y teóricos de izquierda.
Las preguntas desde el poder se multiplican: ¿Cómo se negocia con tanta gente? ¿Cómo se pactan las alianzas? ¿Cómo se establece la hegemonía? ¿Cómo se establece el orden? ¿Cómo se restablecen las jerarquías? ¿Cómo se hace respetar a las instituciones?
El movimiento, por su parte, tiene otras preguntas más trascendentales y comienza su asedio buscando la creación de algunas respuestas. En especial frente a la terrible cuarteta—explotación, despojo, represión y desprecio—ya tiene algo que enfrentar: justicia, reapropiación, solidaridad y dignidad.
Estamos en medio de la primavera de los pueblos. Es verdad que puede dar vértigo, pero vivir a plenitud esa experiencia es lo único que puede resolver ese vértigo. Hace solamente unos años, parecía que el capitalismo no tenía enemigo al frente. Hoy, en las grandes calles de las megápolis se desafía el tiempo y el espacio del poder; por ejemplo, el NO a la constitución europea tal y como sucedió en Francia. O en Bolivia, donde una multitud tira presidentes y busca reorganizarse a sí misma. O en México, donde decenas de miles ya forman parte de la Otra Campaña.
3. La otra política busca establecer sus marcos político-teóricos en relación con su práctica. En ese sentido, por ejemplo, la discusión sobre quién y cómo se elabora un programa es ilustrativa: En la otra política, e l programa deja de ser un cúmulo de demandas y pasa a ser seña de identidad común. Un programa, por más correcta que sea su elaboración, no deja de ser un texto dirigido al poder, si no es elaborado por un sujeto (muchos sujetos) social (sociales). El programa no existe antes del sujeto. En la otra política la autocreación del sujeto es la creación del Programa (ahora si con mayúsculas). Y el espacio de su creación ya no es el parlamento o la campaña electoral o la reunión de “sabios” que forman comisiones ad hoc, o las reuniones de líderes sociales, sino el lugar donde la gente vive, trabaja, se junta, se divierte, estudia, se organiza.
Y entonces, “lo que queremos es lo que vamos a construir”.
Porque lo que nombramos comienza a existir. Estos hombres y mujeres del subsuelo se han propuesto no cambiar a un presidente, tampoco poner a un partido en lugar de otro, sino construir otro país, otro mundo, donde no haya abajo ni arriba. Estos personajes del subsuelo son nadie para la sociedad del poder. Nadie es invencible porque es invisible, porque es inexplicable e inaprensible.
Los habitantes del subsuelo ya no están dispuestos a ceder el paso, ni bajan la cabeza frente al poder. Esa no es una transformación cualquiera. Desde luego no tiene mucha importancia para aquellos que, desde la derecha o la izquierda, califican a la gente a partir de cómo recibe sus análisis profundos sobre los “grandes temas nacionales”. Pero tiene un gran significado para la construcción de la otra gramática que, desde luego, en el fondo son muchas gramáticas: la de la rebeldía.
En ese espacio la dignidad ocupa el lugar de honor. Los poderosos, el capital, el Imperio tienen un gran enemigo enfrente y, a pesar de lo que muchos podrían pensar, no se trata de un candidato a la presidencia, o de un líder de masas, mucho menos de un partido, ni un ejército revolucionario o rebelde, o un Subcomandante. Se trata sí de la gente, la que todos los días se baja al metro, se sube en trolebuses o microbuses; las decenas de miles de indígenas y campesinos que llegan todos los días a la ciudad o se van a trabajar a los Estados Unidos; los millones que generan la riqueza de este país; los millones que producen los alimentos; las comunidades zapatistas que han dicho basta y están construyendo nuevos espacios de convivencia logrando una modificación de sus relaciones sociales; los émulos de Gavroche de los Miserables de Victor Hugo, niños de las barricadas de Oaxaca. A pesar de que son la mayoría de este país no se dejaban ver mucho, salían cuando querían manifestarse contra una injusticia o cuando quieren reivindicar sus derechos. Abajo se está tejiendo una serie de vasos comunicantes que parece que ahora salen a la superficie con sus propias palabras, sus propias demandas y con su propia organización. La salida está abajo y a la izquierda porque arriba y a la derecha sólo hay muerte, hipocresía y miseria.
4. En la base del nuevo pensamiento rebelde se encuentra la necesidad de escuchar. “El objetivo de la Otra Campaña es escuchar a todas esas personas. Escuchar, ése es el espíritu que anima a la Sexta Declaración de la Selva. A quienes invitamos a preparar y a realizar la Otra Campaña los invitamos a preparar y construir un espacio de escucha, uno nuevo, uno sin precedentes, uno muy otro, como decimos los zapatistas. Un espacio que es el lugar donde la palabra nace, donde agarra su modo, su manera de nombrar la injusticia, la explotación, el desprecio, la represión, la discriminación, el dolor y también su forma de nombrar la lucha, la resistencia, el no dejarse, el no rendirse. El volver una y otra vez por lo que nos pertenece legítimamente: la Democracia, la Libertad y la Justicia”2.

Con esto el zapatismo está haciendo una reflexión sobre lo que fue su experiencia propia desde que se formó el EZLN en 1983, con los pueblos indígenas del norte, los altos y la selva de Chiapas. Como ellos lo han contado insistentemente, cuando llegaron a esos lugares lo que llevaban consigo eran grandes palabras: programa, estrategia, táctica, partido, revolución socialista, etcétera.
En la confrontación con los pueblos indios, esos jóvenes revolucionarios tuvieron la capacidad de poder escuchar lo que se les decía: que su palabra era dura, que de esa manera nadie los iba a entender, que lo mejor era que se callaran y escucharan. Y entonces tardaron más o menos diez años, según dicen ellos, hasta que agarraron el modo de las comunidades.
Nosotros, la izquierda que viene de una experiencia diferente, normalmente tenemos o teníamos (los golpes de la vida enseñan) una hipótesis de poder, un programa, una estrategia, un instrumento político. La base de nuestra teoría casi nunca era nuestro pueblo, sino otros pueblos y otras épocas. Nuestra concepción se basaba en un diseño analógico, con lo cual empobrecíamos no sólo nuestra experiencia sino el proceso real de los diversos pueblos en cuestión.
Con la Sexta Declaración, el zapatismo nos plantea un nuevo reto: trabajar al revés. Escuchar, dejar que la gente hable y a partir de ahí crear el espacio de la palabra nueva, lo cual permitirá establecer el programa anticapitalista y antineoliberal y la visión de construcción de una nueva Constitución, que no quiere decir otra cosa que construir un país nuevo, diferente.
Pero igualmente importante es el señalamiento sobre el espacio donde la gente humilde y sencilla toma sus decisiones políticas. La otra política no privilegia el mitin, o la asamblea de los sabios que tienen línea política para no importa qué país del mundo (es decir para ninguno), o líderes sindicales o sociales con treinta años como secretarios generales. La idea es partir al revés. Ahí donde la gente vive, trabaja, se divierte, hace deporte, se junta, convive, se organiza; ahí en el espacio público cada vez más violentado por el capital y por el sistema de dominación; ahí se va a reconstruir el pensamiento, la acción, el programa y la práctica de la otra izquierda.
5. La otra política busca construir su propuesta global, su Programa Nacional de Lucha, a partir de las microhistorias que se están contando en el transcurso de la gira que se está llevando a cabo. En esas microhistorias se condensan los grandes relatos del capital, es decir los grandes procesos de la destrucción. Nada ni nadie puede sustituir el proceso de toma de conciencia que significa nombrar al monstruo. En esa dinámica de autoconocerse, autoevaluarse y nombrar a su contendiente se va generando una energía social que no puede existir cuando se piensa que la conciencia política se introduce desde afuera y que los que escuchan son pasivos objetos que están esperando la buena nueva de la palabra revelada. En el atreverse a nombrar, a definir, a contar, a relatar, a analizar, se muestra la fuerza de la identidad que se va creando, que se va generando.
Todavía se trata de un relato en voz baja, que no logra acallar el impresionante ruido del show de los políticos profesionales, pero que, poco a poco, al juntarse con otros relatos, van conformando un coro poderoso que abre una brecha en el terreno de la dominación, mostrando su voluntad, su vocación por no permitir su continuidad. La fuerza de estas microhistorias y de estos pequeños relatos es que nos hablan, se hablan, de algo que nos es común a todos y, por lo tanto, se convierten en nuestros relatos, en nuestras historias. Todo esto va conformando un espacio común desde donde comenzamos a reconstruir nuestra gran historia y nuestro gran relato.
6. La otra política establece un principio ético fundamental: su punto de partida se encuentra en la asunción de que su lugar privilegiado es entre los más explotados y los más oprimidos. Desde luego, esta decisión no tiene que ver con fortalecer los mecanismos de división que desde el poder del dinero se han establecido para hacerle creer a los trabajadores que siempre hay algo más que perder. Una de las tragedias en el campo de los explotados y los oprimidos ha sido no entender la responsabilidad que se tiene con los más desfavorecidos. El capital siempre ha generado el temor hacia el extranjero pobre, o hacia el migrante desarrapado, o hacia la mujer que exige sus derechos, hacia el diferente, el otro, el enfermo, el que porta algún tipo de contagio, el feo, el “contrahecho”, el que usa huarache, el de ojos negros que no sonríe, etcétera.
La otra política abre un espacio de expresión hacia todos esos seres humanos donde pueden levantar la cara y verse con otros como ellos y con otros que, quizá sin saberlo, muy pronto estarán como ellos. La otra política abre un espacio de dignidad donde existan las condiciones para que los “otros” cuenten su dolor, nombren a los responsables del mismo, encuentren a sus aliados y ganen la confianza que les faltaba.
7. La otra política recupera la idea de que existe un conflicto (muchos conflictos) que no puede ser pasado por abajo del tapete con el único fin de hacer creer a la gente que el arte de la política es evitar los conflictos. Más aún, la otra política ubica cuatro conflictos como los básicos (pocos pueden regatearle al zapatismo la capacidad para sintetizar y ordenar en pocas palabras, diáfanas y precisas, grandes fenómenos): explotación, despojo, desprecio y represión.
Al enumerar estos cuatro conflictos se plantea que el arte de la política consiste en ubicar el espacio y el tiempo de la confrontación, mientras que la política tradicional busca afanosamente desdibujar el conflicto ubicando un espacio y un tiempo de la desavenencia. Ahí el espacio son las urnas y el tiempo el 2 de julio. Confrontación y desavenencia. En la primera hay explotación, en la segunda una distribución poco equitativa de la riqueza. En la primera hay despojo, en la segunda hay ayuda a los pobres. En la primera hay desprecio, en la segunda hay algunos excesos. En la primera hay represión, en la segunda hay Estado de derecho.
8. En relación lógica con lo anterior, el problema que se plantea la otra política no es responder a la típica pregunta paternalista y asistencialista: ¿qué hacemos con los pobres? Sino una pregunta esencial: ¿Qué hacemos con los ricos? La primera pregunta no tiene salida sin resolver la segunda. La pobreza, más allá de los proyectos demagógicos tipo “hambre cero” de Brasil, o los dos que se han implementado en México en este sexenio (Progresa de Vicente Fox y el de la pensión universal de López Obrador, ambos herederos legítimos de Solidaridad de Salinas de Gortari) no es el resultado de una mala distribución de la riqueza, sino que tanto la pobreza como la distribución de la riqueza son el producto de un sistema de explotación y despojo. Decir lo anterior es visto como una banalidad, pero como decía un querido amigo suizo: “la amnesia de las banalidades habla más del que olvida que de lo olvidado”. Resolver el problema de la existencia de 11 personas que poseen más de mil millones de dólares—y que aparecen en la lista de la revista Forbes de los 500 hombres más ricos del mundo—es más sencillo que resolver la existencia de 65 millones de pobres que viven con menos de tres salarios mínimos. Porque, ahora sí, como decía Maquiavelo: “es una maldad no llamar maldad a la maldad”.
9. La política tradicional no ha hecho otra cosa que interpretar lo que la gente quiere y necesita cuando que, en la otra política, de lo que se trata es de generar los espacios para que los trabajadores del campo y la ciudad puedan tener el monopolio de la decisión política, retomando el viejo precepto político que dice: “lo que a todos afecta debe ser resuelto y decidido por todos”.
La premonición
Hace algunos años, el Subcomandante Insurgente Marcos escribió lo siguiente: “Así es la lucha nuestra, me dice el Viejo Antonio. En la montaña nace nuestra fuerza, pero no se ve hasta que llega abajo … Y respondiendo a mi pregunta de si él cree que ya es tiempo de empezar, agrega: ‘Ya es tiempo de que el río cambie de color’. El Viejo Antonio calla y se incorpora apoyándose en mi hombro. Regresamos despacio. Él me dice: ‘Ustedes son los arroyos y nosotros el río … Tienen que bajar ya …’ Para agregar más adelante: ‘los arroyos cuando bajan ya no tienen regreso … más que bajo la tierra’”.
Los zapatistas (el arroyo) van a un nuevo encuentro con un río (los obreros, los campesinos, los indígenas, las mujeres, los homosexuales, las lesbianas, las trabajadoras sexuales, los niños explotados, etcétera) mucho más grande, que cruza México de Tijuana a la Realidad. Esta otra política zapatista no tiene regreso. http://www.ecoportal.net

Notas
1. Maquiavelo, Nicolás. Discursos sobre la primera década de Tito Livio. p. 37. Alianza editorial. Madrid. 1987. 
2. Resumen del Subcomandante Marcos en la reunión con las organizaciones sociales.
* Sergio Rodríguez Lascano es economista y director de la Revista Rebeldía, y colaborador con el IRC Programa de las Américas http://www.ircamericas.org

Las esclavas sexuales del ejército japonés durante la guerra denuncian la continuación de su sufrimiento

Estados Unidos

Por: XINHUA * Argenpress.info

‘La guerra nunca acabó para las mujeres utilizadas como ‘consuelo’. Todavía tenemos pesadillas’, indicó el jueves en el Capitolio estadounidense la octogenaria Jan Ruff-O’Herne, al evocar una de los recuerdos más dolorosos de toda su vida.

O’Herne fue una de las tres mujeres utilizadas por Japón como esclavas sexuales durante la II Guerra Mundial que testificaron ante el subcomité de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, subsidiario del comité estadounidense de Relaciones Exteriores.

’Japón debe conciliarse con su pasado’

Era la primera vez que alguna de esas víctimas testificaron en una audiencia de la Cámara, realizada con posterioridad a la resolución introducida la semana pasada por el congresista Michael Honda, en la que urgió a las autoridades niponas a que pidan perdón y acepten la responsabilidad sobre el abuso de cerca de 200. 000 mujeres durante la II Guerra Mundial.

O’Herne, que en la actualidad vive en Australia, fue capturada junto con su familia por el Ejército invasor japonés en la isla indonesia de Java durante la Guerra del Pacífico y sometida ‘día y noche’ a violaciones y torturas por parte de los soldados nipones.

’He perdonado a los japoneses por lo que me hicieron, pero nunca podré olvidar. Durante cincuenta años, las ‘mujeres consuelo’ se mantuvieron en silencio; vivieron con una terrible vergüenza, con un sentimiento de suciedad y deshonra. Ha costado medio siglo que sus vidas arruinadas se conviertan en un asunto de derechos humanos’, denunció O’Herne.

’Japón debe conciliarse con su historia y reconocer las atrocidades cometidas en periodo de guerra. Deben enseñar una historia corregida con los errores del pasado’, agregó.

Cara humana de la violencia de la guerra

Junto con O’Herne también testificaron Lee Yong-soo y Kim Gun- ja, ambas antiguas ‘mujeres consuelo’ que viven actualmente en Corea del Sur.

’El Gobierno japonés miente’, dijo Lee, que afirmó no haber recibido nunca una disculpa de las autoridades niponas.

’No dejaré tranquilo al Gobierno nipón hasta que se arrodille delante de mi y me pida perdón de manera sincera’, agregó la mujer, de 79 años de edad.

Los medios de comunicación surcoreanos informaron el miércoles de que Lee realizó un recorrido de tres horas de duración desde su casa hasta la embajada japonesa en Seúl en pro de la restauración de la dignidad y de los derechos humanas de quienes como ella fueron sometidas a abusos durante la guerra.

’Agradecemos de verdad al Congreso estadounidense que se preocupe por la causa que hemos emprendido y por el dolor insoportable que todas hemos padecido’, dijo Kim, quien fue esclavizada sexualmente cuando era sólo una adolescente de 16 años.

’Deseo que esta resolución sea aprobada lo más pronto posible. Transmitirá una fuerte señal al Gobierno nipón para que reconozca sus crímenes y ponga en marcha compensaciones oficiales, entre ellas una disculpa’, apuntó.

Uno de los promotores de la resolución, Honda, calificó a las tres mujeres de ‘ser la cara humana de la violencia contra las mujeres en periodo de guerra’ y urgió al comité de Asuntos Exteriores que actúe con celeridad para que la propuesta pueda ser sometida a voto en breve.

’La fuerza y humanidad de esas mujeres y las verdades que han expuesto hoy deben suplantar cualquier presión política para pararla’, afirmó.

Fuerte apoyo para la resolución

La audiencia es un paso crucial para que la propuesta avance y Honda se mostró confiado en que será llevada a la Cámara a finales de mes con un fuerte apoyo bipartito.

La resolución urgió a Japón a ‘reconocer y pedir perdón formalmente y sin ambigüedades por la tragedia que soportaron las mujeres en manos del Ejército Imperial durante la II Guerra Mundial’.

Descrita por el partidario de la misma como un ‘asunto de justicia fundamental’, ésta solicita al primer ministro del país que ‘reconozca formalmente, pida perdón y acepte la responsabilidad histórica de una manera clara e inequívoca’ por el sufrimiento de esas mujeres.

La resolución también pide que Japón incluya en la educación de los niños ese asunto y desmienta a quienes afirman que la esclavitud sexual nunca se produjo.

El pasado septiembre, el Comité estadounidense de Relaciones Internacionales aprobó una resolución similar que no fue llevada al Parlamento por la oposición de los republicanos, que controlan esa Cámara. El Gobierno japonés ha admitido la existencia de tales mujeres, pero ha rechazado su relación con tales hechos.

El espíritu de la APPO en la región del istmo

Rubén Valencia Núñez*

Los días 27 y 28 de enero, se realizó en las instalaciones de la escuela normal en Ciudad Ixtepec, “La primera asamblea regional de los pueblos del istmo”, convocada por la APPO regional. En un ejercicio de diálogo, distintos colectivos, organizaciones y comunidades fueron construyendo la agenda de trabajo. En las distintas mesas los participantes reflexionaron sobre la democracia, la estructura política, la tierra, el territorio y el medio ambiente, el comercio alternativo, el aprendizaje y la educación, la salud, la cultura, los medios de comunicación y la equidad y complementariedad de genero, Todos los debates se orientaron a animar una consulta pública sobre las transformación que queremos y los caminos que debemos recorrer para conseguirla.
El espíritu de cambio que caracterizó la Asamblea se empezó a observar desde la organización. El tequio y las aportaciones voluntarias, la simpatía que mostraron distintos sectores de la sociedad que así expresaban su confianza en el proceso mismo y especialmente en los jóvenes. A medida que aumentaban las esperanzas se tensaban los nervios. Se tenia dudas si vendría mucha gente, vimos cómo manos que no querían ser vistas despegaban los carteles de invitación. Nos informaron de presiones sobre los dueños de equipos de sonido para que pudiera haber difusión. Observamos el miedo y la incertidumbre que afectaba a diversas personas interesadas en participar y a otras que siguen sin saber con claridad qué busca la APPO, cuáles son las razones de que se mantenga su lucha y su movilización.
Una semana antes de la asamblea pudo confirmarse que Radio Guetza la transmitiría en vivo, con cobertura regional en el 94.1 FM. Algunos medios libres comenzaron a acercarse, aunque desde el anonimato, porque siguen expuestos a represión y persecución, como las que han sufrido Radio Universidad, oaxacalibre e indymedia, que intuyen la importancia de que los pueblos se encuentren para platicar sus luchas, problemáticas y esperanzas.
Y como dijera la famosa canción del son de la barricada, llegaron casi de todas partes: 322 personas de 26 pueblos del istmo, de la cultura Binniza’ (zapotecos) Ayuuks (Mixes) Ikoods (huaves) y Chontales. No pudieron llegar los zoques, pero su lucha estuvo presente; Ecologistas, promotores culturales, defensores de derechos humanos y de la mujer, comunicadores alternativos, comuneros, profesores, estudiantes, consumidores conscientes, médicos tradicionales y doctores, representantes de organizaciones sociales, colectivos, observadores de otras regiones, estados y de otros países interesados en saber como se mueve el istmo, de que lado masca su iguana…
En la apertura se hablo de la situación de los derechos humanos en Oaxaca, de las encrucijadas de la APPO, de las aportaciones de las barricadas y de la posición de la APPO ante la reforma del estado y el contexto regional.
Según muchos participantes, hacia mucho tiempo que no se juntaban sectores tan distintos. Se producía una rica discusión, gracias a la diversidad, pero también se dificultaba el diálogo: no siempre se contaba con un lenguaje común para entendimiento. Buena parte de lo que ocurrió sólo podrá tener frutos a mediano plazo.
Surgieron, inevitablemente, tropiezos en la organización y desorden en los tiempos previstos. Aun así, resaltaron reflexiones que aportan al movimiento en su conjunto. Por ejemplo, en la mesa 1 sobre democracia se enfatizo la coyuntura electoral, la reforma del estado y la participación de la APPO. Se reconoció que muchos pueblos participarían en las elecciones para elegir a sus representantes, pero se señaló que la APPO debe evidenciar la falta de legitimidad de este proceso, mientras Ulises Ruiz permanezca  no puede haber elecciones transparentes. Mientras el PRI, el PAN, el PRD y los demás partidos sigan corrompiendo la conciencia, usando de modo partidario los recursos públicos -con los acostumbrados repartos de despensas y cemento-  las elecciones no serán limpias, justas o equitativas. No podemos hacerle el juego al sistema. Un consenso cada vez mas amplio reconoce la urgencia de impulsar una democracia real, desde los pueblos, planteada en asambleas comunitarias, barriales y vecinales. Necesitamos seguir trabajando en la agenda de transformación que nos lleve a la asamblea constituyente y a una nueva constitución, aunque algunos prefieren llamarle reforma profunda del estado.
En la mesa 2 sobre tierra, territorio y medio ambiente se propuso fortalecer a los comisariados comunales y ejidales y conformar un frente amplio en defensa de la tierra y de nuestros recursos naturales.
En la mesa 3, sobre la estructura política de la APPO, se enfatizó la necesidad de construir estructuras horizontales, evitar el liderazgo que conduce, consultar a los pueblos, y establecer relaciones de mutuo respeto entre las asambleas regionales y locales. En relación con el movimiento estatal y nacional se propuso que para articular las rebeliones se deben evitar direcciones burocráticas y con ideologías que no comparten todos. Se afirmó que el movimiento es plural, que no se deben cancelar las diferencias sino buscar las coincidencias, fortalecernos, región por región, cuadra por cuadra.
En la mesa 4, sobre economía, trabajo y comercio alternativo, se acordó sistematizar nuestros cultivos para reorientar la autosuficiencia regional a través de un consumo consciente, facilitando una red de productores y consumidores para establecer mercados locales y regionales que den vida y progreso alternativo a nuestros pueblos evitando a los intermediarios.
En la mesa 5 sobre aprendizaje y educación resaltan las propuestas de revalorar los saberes y habilidades que se aprenden fuera del espacio escolar. Estamos ante una sociedad racista y excluyente que mira por encima del hombro a campesinos, artesanos y obreros manuales, sin reconocer su aporte fundamental para la existencia humana. Debemos dejar de actuar como si el dinero se pudiera comer. De igual manera debemos recuperar la oralidad en la educación y el valor del testimonio y el buen ejemplo como medio educativo. Formar cuadros no debe ser un rollo de cuestiones teóricas de adoctrinamiento sino una práctica reflexiva para aprender a vivir en lo colectivo. Las transformaciones que queremos en los procesos educativos deben enraizarse y nutrirse en las culturas de los pueblos y no en oficinas burocráticas ajenas a las realidad que enfrentamos.
En la mesa 6, de salud, se planteó la necesidad de revalorar los conocimientos de la medicina tradicional que nuestros ancestros nos han heredado, así como el valor de la medicina moderna y sus avances, entendiendo que hay muchas enfermedades que pueden ser combatidas por la medicina natural que propone una cultura de armonía con nuestro entorno que tanta falta nos hace como sociedad.
Los medios de comunicación se trataron en la mesa 7 y se planteó hacer una “barricada de información” que refuerce experiencias comunicativas regionales que recuperen técnicas tradicionales como el dialogo en lengua nativa. Las radios comunitarias deben seguir comprometidas en la difusión de las causas sociales y acciones del movimiento oaxaqueño, y ser el contrapeso de los medios comerciales que se muestran cómplices a las políticas gubernamentales. Un punto importante que se toco es el de la autonomía de cada medio (comunitaria, libre, cultural, experimental, etc) que comparten la función de romper el status quo impuesto por el sistema, que en el caso de Oaxaca se manifiesta mediante fuertes cacicazgos políticos.
El fortalecimiento cultural y artístico se abordó en la mesa 8, en la que se señaló que para regenerar nuestra cultura se debe retomar la colectividad que es lo que nos define como pueblo, revitalizar nuestras leyendas e historias para seguirlas contando, que los vecinos ayuden, reconocernos como parte de un grupo, comunidad o barrio al que pertenecemos y no vernos solo como individuos. Cooperar, hacer tequio, estar con los nuestros, respetar los usos y costumbres, platicar con los ancianos y que nos transmitan sus experiencias y mantener la reciprocidad y la armonía como práctica de buen vivir.
La mesa 9 enfatizó la importancia de la equidad de género y ser complementarios, concluyendo con reflexiones enriquecedoras para nuestro movimiento, sobre todo por el papel tan importante que juegan las mujeres. Comentaron que la sociedad no reconoce que tienen los mismos derechos como humanas, ahora es el momento de aprovechar la experiencia que se esta viviendo en Oaxaca para construir un movimiento en el que podamos participar de manera equitativa entre hombres y mujeres para enriquecer no solamente esta lucha, sino la vida cotidiana de todas y todos.
Al concluir la lectura de las relatorías de todas las mesas, se aceptaron en lo general. En lo particular, el debate que por momentos subió de tono se concentro en el tema electoral. Después de distintas intervenciones, unas sobre la importancia de la participación de la APPO en las elecciones y otras en que esto significaría un retroceso del movimiento, se consensó  que las organizaciones que lo deseen participen pero la APPO se reorganiza, observa y vigila el proceso; Que el movimiento no lleva prisa, no son sus tiempos las elecciones, la APPO no debe tocar el son del sistema político ya que camina más lento porque mira más lejos, hacia la raíz profunda que puede contribuir a la transformación.
Los esfuerzos y aportes de la región nutrieron el debate de la primera asamblea estatal de la APPO realizada los días 10 y 11 de febrero, en donde se organizaron cuatro mesas de trabajo, generándose otra vez la discusión sobre el papel de la APPO en las elecciones. Después de dos días de intensas discusiones se reconoció que la asamblea es un movimiento social plural e incluyente, que como tal no participa en las elecciones. Las organizaciones que lo deseen pueden postular candidatos pero no a nombre de la APPO y no deberán utilizar al movimiento para legitimarse.
Los consejeros que decidan postularse a un cargo de elección popular automáticamente dejaran el mandato en el consejo estatal de la APPO.
Se acordó seguir impulsando el trabajo de reorganización desde abajo, fortalecer la estructura organizativa y atender a los presos y expresos y a sus familias.
Continuar las movilizaciones y acciones para la transformación profunda del estado y la salida de Ulises Ruiz.
Dar un voto de castigo a Ulises Ruiz y sus aliados.
Abrir una mesa de dialogo pública y abierta con gobernación, donde participen representantes de todos los sectores del estado para lograr las transformaciones que el estado de Oaxaca necesita.
Para lograrlo, la APPO debe seguir exigiendo la salida de Ulises, libertad inmediata de los presos políticos, castigo a los culpables de la represión y los asesinatos, seguir informando y oponerse al despojo de tierras y recursos naturales por las transnacionales y empresas ligadas al Plan Puebla Panamá, al mismo tiempo que sigue construyendo las iniciativas comunitarias y urbanas, ya que serán éstas las que darán la batalla a este sistema global.
Y aquí, en estos vientos de rebeldía los jóvenes pueden aportar su granito de arena, como ha sido en estas asambleas y en el curso de este gran movimiento de Oaxaca.
*Consejero de la APPO por la región del Istmo de Tehuantepec.

El deshielo de los Andes

Por Abdiel Arcadio* Recibido de Prensa Indígena

Tribuna Boliviana, Enviado por: “Datos & Analisis” llactacracia@yahoo.com – 16 de Febrero. Tambor de Arena.

Deshielo en los Andes.- Las alteraciones climáticas que atraviesa el planeta están transformando la geografía de todos los países del mundo, incluido el nuestro. Se dice en La Paz que las cumbres del Illimani y del Illampu tienden a reducir sus nevados. Se supone que bajo el mismo riesgo están el Sajama y el Sabaya en Oruro.

Nuestro Tunari.- La cordillera del Tunari en Cochabamba no sólo está expuesta a las consecuencias del calentamiento global. Su mayor enemigo son los loteadores que están expandiendo la mancha urbana hacia este hermoso parque natural y altiplánico enclavado en el valle. Si desaparece la nieve del Tunari, la cuenca de Misicuni podría recibir menos agua.

La Cordillera Blanca de Perú.- Aquella que es la mayor cadena de nevados tropicales en el mundo podría tener que cambiar pronto de nombre. El hielo de las cumbres de la Cordillera Blanca está derritiéndose velozmente por las ascendentes temperaturas, tornando marrones los picos, lo que ha puesto de relieve que el calentamiento global amenaza la futura provisión de agua del Perú, dicen los científicos.

El Era del Deshielo.- Las montañas andinas de Perú han perdido por lo menos 22 por ciento de su superficie glaciar desde 1970 y el deshielo está acelerándose, según el Instituto Nacional de Recursos Naturales, que está realizando eficientes estudios en el país vecino.

Calentura global.- Los especialistas en glaciología consideran que la actual situación de los nevados del mundo es un indicador del calentamiento global y advierten que lo que está ocurriendo en Perú sugiere la existencia de potenciales problemas.

La advertencia de Thompson.- “El promedio de pérdida de hielo es algo realmente preocupante”, dijo Lonnie Thompson, geólogo de la Universidad del Estado de Ohio, en Estados Unidos, e influyente experto en glaciares, quien advierte que con la rapidez del derretimiento del hielo, éste no puede generarse nuevamente.

De los Andes al Kilimanyaro.- Thompson, quien estudió el deshielo de los Andes, el Himalaya y en la cima del Kilimanyaro, dijo que los glaciares tropicales están derritiéndose en todo el mundo debido a las altas temperaturas y que “en los sitios donde tenemos información para probarlo, el promedio de pérdida del glaciar está acelerándose realmente”.

Sombrío panorama.- Thompson dice que el Quelccaya, el mayor nevado tropical del mundo en el sudeste de Perú, está perdiendo cerca de 60 metros por año, comparado con los seis metros anuales que perdía hace cuatro décadas. Rocas de color marrón se observan en las majestuosas cumbres cubiertas de nieve. Fotos comparadas de distintas épocas muestran cómo han ido replegándose los glaciares de las cuestas de las montañas y uno, el Broggi, ha desaparecido completamente. Las cavernas de hielo, alguna vez populares entre los turistas, han desaparecido. Tomado de La Voz

¿POR QUÉ SOCIALISMO?

Albert Einstein
Monthly Review, Nueva York, mayo de 1949
 
Introducción: Sebastian Risau
 
Como es sabido, el 2005 fue elegido como el año de la física porque se cumplieron cien años desde la publicación de cuatro artículos esenciales de Albert Einstein en la revista Annalen der Physik. También se cumplieron cincuenta años desde su muerte. Quizás no sea el efecto menos importante de esta conmemoración el haber hecho comprender al gran público que sus contribuciones a la física del siglo XX van mucho más allá de la teoría de la Relatividad.

Lamentablemente, la celebración de la figura de Einstein no ha bastado para que su firme posición frente a los diversos problemas sociales de su (nuestro) tiempo reciba toda la atención que merece. La imagen del anciano distraído y bonachón se resiste a morir. Apenas se le reconoce un pacifismo diluido no incompatible con esta imagen.

Pero Einstein fue mucho más. Fue un intelectual comprometido y capaz de potentes declaraciones publicas en circunstancias políticamente desfavorables. No por nada estuvo en la mira del FBI hasta su muerte (ver al respecto el libro de Fred Jerome, The Einstein File). Una de sus tomas de posición menos conocidas fue su apoyo a la idea del socialismo a través del artículo que transcribimos más abajo, publicado en el primer número de la revista Monthly Review, en 1949.

Para comprender su significado es necesario conocer el contexto político en el que fue publicado el artículo. Einstein, había apoyado activamente la candidatura de Henry Wallace del recientemente creado Partido Progresista (integrado por socialistas y comunistas), quien acabo perdiendo la elección en 1948, siendo Truman reelegido para su segundo mandato. El furor anticomunista comenzaba a hacerse sentir. Truman había iniciado en 1947 un programa de seguridad destinado a buscar cualquier “infiltración de personas desleales” en el gobierno. Esto parecía además justificado por eventos externos: expulsión de no comunistas del gobierno checo (1948), bloqueo de Berlin por la URSS y, sobre todo, la proclamación por Mao de la República Popular China en 1949. Un año después Truman comienza el bombardeo de la Coreas del sur y del norte, para proteger a la primera de la “amenaza comunista” de la segunda. Algunos intelectuales prominentes como Leo Huberman y Paul Sweezy deciden abandonar  el partido por sus actitudes blandas hacia ciertas cuestiones sociales. En 1949 fundan la revista marxista Monthly Review y, a través de un amigo común y conociendo las posiciones de Einstein, consiguen que éste escriba el artículo principal del primer número. Demás está decir que este artículo, (cuya traducción sigue a estas líneas) y su cristalina argumentación a favor del socialismo, considerando incluso sus dificultades, fue un gran aporte a la difusión de Monthly Review, revista que aun hoy continua en circulación. 

¿POR QUÉ SOCIALISMO?
Albert Einstein
Monthly Review, Nueva York, mayo de 1949.
 
¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que si.
Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no hay diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía es difícil por que la observación de fenómenos económicos es afectada a menudo por muchos factores que son difícilmente evaluables por separado. Además, la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana –como es bien sabido– ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, la mayoría de los grandes estados de la historia debieron su existencia a la conquista. Los pueblos conquistadores se establecieron, legal y económicamente, como la clase privilegiada del país conquistado. Se aseguraron para sí mismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaron un sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con el control de la educación, hicieron de la división de la sociedad en clases una institución permanente y crearon un sistema de valores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en gran medida de forma inconsciente, dirigida en su comportamiento social.
Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; en ninguna parte hemos superado realmente lo que Thorstein Veblen llamó “la fase depredadora” del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa fase e incluso las leyes que podemos derivar de ellos no son aplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.
En segundo lugar, el socialismo está guiado hacia un fin ético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer fines e, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la ciencia puede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Pero los fines por si mismos son concebidos por personas con altos ideales éticos y –si estos fines no son endebles, sino vitales y vigorosos– son adoptados y llevados adelante por muchos seres humanos quienes, de forma semi-inconsciente, determinan la evolución lenta de la sociedad.
Por estas razones, no debemos sobrestimar la ciencia y los métodos científicos cuando se trata de problemas humanos; y no debemos asumir que los expertos son los únicos que tienen derecho a expresarse en las cuestiones que afectan a la organización de la sociedad. Muchas voces han afirmado desde hace tiempo que la sociedad humana está pasando por una crisis, que su estabilidad ha sido gravemente dañada. Es característico de tal situación que los individuos se sienten indiferentes o incluso hostiles hacia el grupo, pequeño o grande, al que pertenecen. Como ilustración, déjenme recordar aquí una experiencia personal. Discutí recientemente con un hombre inteligente y bien dispuesto la amenaza de otra guerra, que en mi opinión pondría en peligro seriamente la existencia de la humanidad, y subrayé que solamente una organización supranacional ofrecería protección frente a ese peligro. Frente a eso mi visitante, muy calmado y tranquilo, me dijo: “¿porqué se opone usted tan profundamente a la desaparición de la raza humana?”
Estoy seguro que hace tan sólo un siglo nadie habría hecho tan ligeramente una declaración de esta clase. Es la declaración de un hombre que se ha esforzado inútilmente en lograr un equilibrio interior y que tiene más o menos perdida la esperanza de conseguirlo. Es la expresión de la soledad dolorosa y del aislamiento que mucha gente está sufriendo en la actualidad. ¿Cuál es la causa? ¿Hay una salida?
Es fácil plantear estas preguntas, pero difícil contestarlas con seguridad. Debo intentarlo, sin embargo, lo mejor que pueda, aunque soy muy consciente del hecho de que nuestros sentimientos y esfuerzos son a menudo contradictorios y obscuros y que no pueden expresarse en fórmulas fáciles y simples.
El hombre es, a la vez, un ser solitario y un ser social. Como ser solitario, procura proteger su propia existencia y la de los que estén más cercanos a él, para satisfacer sus deseos personales, y para desarrollar sus capacidades naturales. Como ser social, intenta ganar el reconocimiento y el afecto de sus compañeros humanos, para compartir sus placeres, para confortarlos en sus dolores, y para mejorar sus condiciones de vida. Solamente la existencia de éstos diferentes, y frecuentemente contradictorios objetivos por el carácter especial del hombre, y su combinación específica determina el grado con el cual un individuo puede alcanzar un equilibrio interno y puede contribuir al bienestar de la sociedad. Es muy posible que la fuerza relativa de estas dos pulsiones esté, en lo fundamental, fijada hereditariamente. Pero la personalidad que finalmente emerge está determinada en gran parte por el ambiente en el cual un hombre se encuentra durante su desarrollo, por la estructura de la sociedad en la que crece, por la tradición de esa sociedad, y por su valoración de los tipos particulares de comportamiento. El concepto abstracto “sociedad” significa para el ser humano individual la suma total de sus relaciones directas e indirectas con sus contemporáneos y con todas las personas de generaciones anteriores. El individuo puede pensar, sentirse, esforzarse, y trabajar por si mismo; pero él depende tanto de la sociedad -en su existencia física, intelectual, y emocional- que es imposible concebirlo, o entenderlo, fuera del marco de la sociedad. Es la “sociedad” la que provee al hombre de alimento, hogar, herramientas de trabajo, lenguaje, formas de pensamiento, y la mayoría del contenido de su pensamiento; su vida es posible por el trabajo y las realizaciones de los muchos millones en el pasado y en el presente que se ocultan detrás de la pequeña palabra “sociedad”.
Es evidente, por lo tanto, que la dependencia del individuo de la sociedad es un hecho que no puede ser suprimido — exactamente como en el caso de las hormigas y de las abejas. Sin embargo, mientras que la vida de las hormigas y de las abejas está fijada con rigidez en el más pequeño detalle, los instintos hereditarios, el patrón social y las correlaciones de los seres humanos son muy susceptibles de cambio. La memoria, la capacidad de hacer combinaciones, el regalo de la comunicación oral ha hecho posible progresos entre los seres humanos que son dictados por necesidades biológicas. Tales progresos se manifiestan en tradiciones, instituciones, y organizaciones; en la literatura; en las realizaciones científicas e ingenieriles; en las obras de arte. Esto explica que, en cierto sentido, el hombre puede influir en su vida y que puede jugar un papel en este proceso el pensamiento consciente y los deseos.
El hombre adquiere en el nacimiento, de forma hereditaria, una constitución biológica que debemos considerar fija e inalterable, incluyendo los impulsos naturales que son característicos de la especie humana. Además, durante su vida, adquiere una constitución cultural que adopta de la sociedad con la comunicación y a través de muchas otras clases de influencia. Es esta constitución cultural la que, con el paso del tiempo, puede cambiar y la que determina en un grado muy importante la relación entre el individuo y la sociedad como la antropología moderna nos ha enseñado, con la investigación comparativa de las llamadas culturas primitivas, que el comportamiento social de seres humanos puede diferenciar grandemente, dependiendo de patrones culturales que prevalecen y de los tipos de organización que predominan en la sociedad. Es en esto en lo que los que se están esforzando en mejorar la suerte del hombre pueden basar sus esperanzas: los seres humanos no están condenados, por su constitución biológica, a aniquilarse o a estar a la merced de un destino cruel, infligido por ellos mismos.
Si nos preguntamos cómo la estructura de la sociedad y de la actitud cultural del hombre deben ser cambiadas para hacer la vida humana tan satisfactoria como sea posible, debemos ser constantemente conscientes del hecho de que hay ciertas condiciones que no podemos modificar. Como mencioné antes, la naturaleza biológica del hombre es, para todos los efectos prácticos, inmodificable. Además, los progresos tecnológicos y demográficos de los últimos siglos han creado condiciones que están aquí para quedarse. En poblaciones relativamente densas asentadas con bienes que son imprescindibles para su existencia continuada, una división del trabajo extrema y un aparato altamente productivo son absolutamente necesarios. Los tiempos — que, mirando hacia atrás, parecen tan idílicos — en los que individuos o grupos relativamente pequeños podían ser totalmente autosuficientes se han ido para siempre. Es sólo una leve exageración decir que la humanidad ahora constituye incluso una comunidad planetaria de producción y consumo.
Ahora he alcanzado el punto donde puedo indicar brevemente lo que para mí constituye la esencia de la crisis de nuestro tiempo. Se refiere a la relación del individuo con la sociedad. El individuo es más consciente que nunca de su dependencia de sociedad. Pero él no ve la dependencia como un hecho positivo, como un lazo orgánico, como una fuerza protectora, sino como algo que amenaza sus derechos naturales, o incluso su existencia económica. Por otra parte, su posición en la sociedad es tal que sus pulsiones egoístas se están acentuando constantemente, mientras que sus pulsiones sociales, que son por naturaleza más débiles, se deterioran progresivamente. Todos los seres humanos, cualquiera que sea su posición en la sociedad, están sufriendo este proceso de deterioro. Los presos a sabiendas de su propio egoísmo, se sienten inseguros, solos, y privados del disfrute ingenuo, simple, y sencillo de la vida. El hombre sólo puede encontrar sentido a su vida, corta y arriesgada como es, dedicándose a la sociedad.
La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal. Vemos ante nosotros a una comunidad enorme de productores que se están esforzando incesantemente privándose de los frutos de su trabajo colectivo — no por la fuerza, sino en general en conformidad fiel con reglas legalmente establecidas. A este respecto, es importante señalar que los medios de producción –es decir, la capacidad productiva entera que es necesaria para producir bienes de consumo tanto como capital adicional– puede legalmente ser, y en su mayor parte es, propiedad privada de particulares.
En aras de la simplicidad, en la discusión que sigue llamaré “trabajadores” a todos los que no compartan la propiedad de los medios de producción — aunque esto no corresponda al uso habitual del término. Los propietarios de los medios de producción están en posición de comprar la fuerza de trabajo del trabajador. Usando los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial en este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado, ambos medidos en valor real. En cuanto que el contrato de trabajo es “libre”, lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda de los capitalistas de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. Es importante entender que incluso en teoría el salario del trabajador no está determinado por el valor de su producto.
El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así porque los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.
La situación que prevalece en una economía basada en la propiedad privada del capital está así caracterizada en lo principal: primero, los medios de la producción (capital) son poseídos de forma privada y los propietarios disponen de ellos como lo consideran oportuno; en segundo lugar, el contrato de trabajo es libre. Por supuesto, no existe una sociedad capitalista pura en este sentido. En particular, debe notarse que los trabajadores, a través de luchas políticas largas y amargas, han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada de “contrato de trabajo libre” para ciertas categorías de trabajadores. Pero tomada en su conjunto, la economía actual no se diferencia mucho de capitalismo “puro”. La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un “ejército de parados”. El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. Desde que parados y trabajadores mal pagados no proporcionan un mercado rentable, la producción de los bienes de consumo está restringida, y la consecuencia es una gran privación. El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas. La competencia ilimitada conduce a un desperdicio enorme de trabajo, y a ése amputar la conciencia social de los individuos que mencioné antes.
Considero esta mutilación de los individuos el peor mal del capitalismo. Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal. Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura.
Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo a realizar entre todos los capacitados para trabajar y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para sus compañeros-hombres en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual.
Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada puede estar acompañada de la completa esclavitud del individuo. La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?
Tener claras las metas  y problemas del socialismo es de gran importancia en esta época de transición. Dado que, en las circunstancias actuales, la discusión libre y sin trabas de estos problemas se ha vuelto tabú, considero la fundación de esta revista un importante servicio público.
 
Artículo original en: http://www.monthlyreview.org/598einst.htm
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=24924
 

TRES JÓVENES MUJERES CONDENADAS A MUERTE POR RESISTIR A OCUPACIÓN EXTRANJERA EN IRAQ

Nota informativa de la Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq

Por IRAQ SOLIDARIDAD

Por primera vez desde el inicio de la ocupación de Irak, tres mujeres han sido condenadas a morir en la horca por el Tribunal Central de lo Criminal (TCC) por actividades de resistencia.

Son WASSAN TALIB de 31 AÑOS, ZEYNAB FADIL, de 25 AÑOS, y LIQA QAMAR, también de 25 AÑOS, cuya fecha de ejecución ha sido fijada para el próximo día 3 de marzo.

WASSAN TALIB y ZEYNAB FADIL fueron sentenciadas a muerte por el TCC el 31 de agosto de 2006.

WASSAN TALIB fue acusada y condenada a muerte por el asesinato de cinco miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes en 2005, durante un ataque armado contra un centro de seguridad iraquí en el barrio de Hayat al-Furat, en Bagdad.

Por su parte, ZEYNAB FADIL está acusada, junto con su marido y su primo, de atacar a una patrulla conjunta de la Guardia Nacional (el nuevo ejército títere iraquí) y fuerzas estadounidense en Bagdad. Ambas mujeres niegan la autoría de los hechos, y Zeynab Fadil insiste en que no se encontraba siquiera en Iraq cuando éstos sucedieron.

Finalmente a LIQA QAMAR se la acusa de participar junto a su marido y su hermano en el secuestro y posterior asesinato en 2005 de un alto cargo en la “Zona Verde”, área de máxima seguridad de la capital. Liqa Qamar fue sentenciada a muerte el 6 de febrero de 2006. Su marido ha sido detenido y acusado del mismo delito.

Tanto Zeynab Fadhil como Liqa Qamar MANTIENEN CON ELLAS EN PRISIÓN A DOS HIJOS. La primera a su hija de TRES AÑOS de edad; la segunda, a una niña de UN AÑO, nacida mientras su madre ya esta detenida.

Una cuarta mujer, SAMAR SAAD ABDULAH, de 25 AÑOS, podría ser ejecutada de inmediato después de que su apelación fuera rechazada. Samar Saad Abdullah ha sido condenada a muerte acusada de matar a su tío, la esposa de éste y los hijos del matrimonio.

Las cuatro mujeres mencionadas se encuentran en la cárcel del barrio bagdadi de Kadimiya.

Walid Hayali, abogado y miembro del Sindicato de Abogados Iraquíes, ha informado que el TCC impidió que las tres mujeres acusadas de acciones de resistencia tuvieran asistencia letrada por tratarse de delitos de seguridad.

Según informa Amnistía Internacional, el gobierno interino de Iraq reinstauró la pena de muerte en agosto de 2004 para diversos delitos. Las tres primeras ejecuciones, tras la reimplantación de la pena de muerte, se llevaron a cabo el 1 de septiembre de 2005 y durante el año 2006 al menos 65 hombres y mujeres han sido ejecutados, entre ellos, el ex presidente Sadam Husein. En 2007 al menos dos altos cargos del depuesto gobierno iraquí fueron ejecutadas el 15 de enero.

Se desconoce el número exacta de mujeres detenidas por las fuerzas de ocupación o las nuevas autoridades iraquíes de entre los casi 31.000 presos oficialmente reconocidos por ambas instancias, cifra recogida en el último informe de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos en Iraq [1].
El pasado 6 de abril de 2006, Mohamad Jorshid, representante de una red de ONG de Derechos Humanos en Iraq, declaraba al periódico Asharq al-Awasat que 2.000 mujeres iraquíes permanecían por entonces detenidas “por motivos de seguridad” en varias cárceles y centros de detención del país tanto bajo control del gobierno iraquí como de las fuerzas de ocupación.

Recientemente, en comparecencia ante el Parlamento iraquí, la ministra iraquí de Derechos Humanos reducía esta cifra a en torno un millar de mujeres, en contraposición a su propia declaración realizada pocos días antes.

Nota: 1. http://www.iraqsolidaridad.org/2007/docs/econ_23-01-07_nnuu.html

¡Libertad Núria ! ¡Basta de acoso al movimiento anarquista en Catalunya!

Núria Portulas, de 26 años, educadora social y persona activa en los movimientos sociales y alternativos de Girona, fue detenida en la casa okupada Can Rusc de Sarrià de Ter (Girona) el pasado 7 de febrero, donde vivía desde hacía un año. Siete furgones con más de 50 policías de los Mossos d’Esquadra con el rostro cubierto fueron necesarios en la tan espectacular como estrafalaria detención de Núria. La joven fue trasladada inmediatamente a la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Sants-Zona Franca, en Barcelona. Se le aplicó la legislación “antiterrorista” y restó incomunicada hasta su traslado a la Audiencia Nacional de Madrid, donde el Juez Santiago Pedraz le ha decretado con fecha de 9 de febrero la prisión provisional. Los Mossos d’Esquadra la acusan de integración en “banda armada”, “manejo de explosivos” y “relaciones” con grupos anarquistas italianos. Núria en su interrogatorio ante la Audiencia Nacional lo ha negado todo.

Las acusaciones, poco claras de parte de los Mossos d’Esquadra, han ido acompañadas de diferentes versiones mediáticas, que sólo favorecen un ambiente de confusión señalando “conexiones” con grupos libertarios italianos. En las horas posteriores a su detención se llevaron a cabo sendos registros en la casa okupada dónde vive y en la casa de sus padres, sin encontrar nada  relevante que la pueda incriminar. La investigación policial parece estar relacionada con el registro producido una semana antes del coche de la joven a la salida de una manifestación en Olot (Girona) en contra de los abusos de poder y la intervención de diverso material de difusión anarquista y de una agenda con direcciones italianas.

Núria es compañera de Juan Antonio Sorroche, también vecino de la localidad gerundense de Sarrià de Ter y detenido desde el 21 de diciembre pasado por la Guardia Civil, encarcelado actualmente en Soto del Real, a la espera de una orden de extradición pedida por el gobierno de Italia, porque es el gobierno italiano quien acusa al detenido de haber quemado vehículos de una empresa pública de ferrocarriles el año 2005 y de asociación “subversiva”. La chica detenida estaba participando actualmente en una campaña de apoyo a su compañero.

De nuevo, pues, criminalización de ideas, esta vez de los ambientes anarquistas. Y de nuevo criminalización de la solidaridad antirrepresiva. Este es su único “delito”. Las acusaciones de “relaciones” con diferentes grupos italianos anarquistas, sólo es un turbio intento del Estado por diseñar tramas y organigramas internacionales fantasmagóricos con los que “limpiar” de militantes solidarios y acorralar y aislar a los sectores disidentes de los movimientos sociales y populares.

Llamamos a la responsabilidad de todos los sectores sociales, grupos solidarios y alternativos para:

1.- Frenar toda información confusa, que sólo favorece a la rumorología difundida desde ambientes parapoliciales, ahora desde el mismo Departamento de Interior de la Generalitat, gestionado por ”la izquierda” burguesa y  los social-traidores de Iniciativa per Catalunya, convertidos en los nuevos capitostes de los Mossos d’ Esquadra y colaboracionistas de la represión del Estado fascista. Nos encontramos en un intento coordinado desde el Ministerio de Interior, la Audiencia Nacional y el Departamento de Interior de la Generalitat de presionar y acosar contra ambientes sociales disidentes. En cualquier caso, precisamente en circunstancias como ésta, es necesaria la máxima coordinación. Coordinación entre diferentes equipos de abogados y grupos solidarios para una eficaz y rápida información, y lo más transparente posible y de continuar las movilizaciones como las producidas en Girona, especialmente la del sábado 10 de febrero con más de 1000 ciudadanos en la calle denunciando las tramas urdidas por el complejo mediático- policial- judicial y político y contra la ley antiterrorista.

2.- Realizar un esfuerzo por difundir las diferentes acciones solidarias convocadas y acudir a todas ellas, mostrando la solidaridad con la represaliada y exigiendo su inmediata libertad.

3.- Hacemos pública nuestra denuncia más enérgica ante esta detención arbitraria. Denuncia de la antidemocrática y fascista legislación antiterrorista, ley de excepción con la cual se persigue y criminaliza con total impunidad a toda voz disidente con no importa qué excusa o motivo. Nos señalan y apuntan, entonces habremos de responder con la denuncia más enérgica. Y esta vez a favor de la libertad de Núria. Denunciar la legislación antiterrorista y al Estado fascista español, así como mostrarnos solidarios y apoyando las luchas contra el sistema, que el Estado querría –precisamente- verlas muertas y sin salida.

Y, a la vez, unir fuerzas por liberar a todos los presos políticos: anarquistas, comunistas, antifascistas y patriotas… Poniendo en evidencia la maquinaria y lógica sanguinaria y criminal de la política penitenciaria ( y ahí tenemos a los ejemplos del preso de ETA, Iñaki de Juana Chaos y de la presa del PCE (r) Fina García Aranburu, retenidos y secuestrados  luchando a muerte con sus vidas contra el sistema judicial y político fascista; uno en huelga de hambre y la presa comunista enferma en fase terminal ), de las fuerzas represivas y del Estado fascista.

Núria Portulas se encuentra actualmente a la siguiente prisión (es de suponer que provisionalmente)

Centro Penitenciario Madrid V
Módulo 12. Apartado 200 Colmenar Viejo
C.P. 28 770 -Madrid

¡LIBERTAD INMEDIATA DE NÚRIA !
¡FUERA LA LEY ANTITERRORISTA !
¡BASTA  DE CRIMINALIZAR A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES !
¡DENUNCIEMOS Y ORGANICÉMONOS CONTRA LA REPRESIÓN !
¡AUDIENCIA NACIONAL, DISOLUCIÓN !
¡GENERALITAT-MOSSOS D’ESQUADRA, COLABORACIONISTAS  CON EL FASCISMO Y EL TERRORISMO DE ESTADO !

Comités por un SOCORRO ROJO INTERNACIONAL- Estado español.

Prevén desaparición de glaciares en 5 años

Podrían deshielarse masas gélidas de los Andes por el calentamiento del planeta

El Universal
Viernes 16 de febrero de 2007
(Agencias).- La desaparición de glaciares de los Andes en el siguiente lustro, el sufrimiento de epidemias e, incluso, el desplazamiento de especies como los pingüinos, tienen en común el aumento de la temperatura terrestre. Y es que cada día son más los efectos que científicos y especialistas de todo el mundo señalan como consecuencia del cambio climático.
Durante la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), en San Francisco, el paleontólogo Lonnie Thompson expuso que en cinco años desaparecerá el glaciar peruano Qori Kalis lo que, consideró, es la prueba más clara del actual cambio climático. El Qori Kalis es una vertiente de la capa de hielo Quelccaya, la mayor masa gélida existente en los trópicos. Desde 1974 Thompson ha visitado 27 veces al Quelccaya para hacer perforaciones, tomar muestras sedimentarias y observar su lenta pero creciente retirada.
Thompson manifestó que la disminución de la masa del Quelccaya y la retirada del glaciar Qori Kalis representan un peligro inmediato para la población cercana. Dijo que, como consecuencia del deshielo, en los últimos años se formó un profundo lago contenido por una represa natural.
En la misma reunión de la AAAS, se presentó un estudio según el cual el cambio climático empuja a los pingüinos de la Antártida más en dirección al Polo Sur.
Berry Lyons de la Universidad estatal de Ohio en Columbus, explicó que las especies de pingüinos, Papua y Antártico, desplazaron su hábitat más hacia el sur, y ocupan ahora sitios donde viven los pingüinos de Adelia. La causa de este cambio es el retroceso del hielo en los límites del continente antártico.
Sumado, a lo anterior, ayer en Nueva Delhi, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que el calentamiento global llevará a que muchos más millones de personas del sur de Asia sufran enfermedades como el paludismo y el cólera, o tengan hambre. Sin embargo, los gobiernos no son completamente conscientes de esos peligros, agregó.
Frente al informe de Naciones Unidas sobre cambio climático, presentado hace algunas semanas, el asesor de salud ambiental de la OMS para el sur de Asia, Alex Hildebrand, dijo que se prestó poca atención al impacto que tendrían esas crecientes temperaturas sobre la salud de los mil 400 millones de personas que viven en la región.
Red de lagos en la Antártida
Debajo de la nieve y el hielo de la Antártida corre una red de más de 100 lagos que se llenan y se vacían con aguas de corrientes rápidas.
Científicos explicaron en Science que el hallazgo podría mejorar el conocimiento de la interacción entre el calentamiento global y el derretimiento del hielo antártico.
Los investigadores que estudian datos de satélites pudieron medir las oscilaciones de la capa superior de hielo mientras los lagos se llenaban y se vaciaban. La capa de hielo superpuesta a los lagos se desplaza hasta a una velocidad de dos metros diarios. “Es el hielo que se desplaza rápidamente lo que determina la forma en que la capa de hielo responde al cambio climático a corto plazo”, dijo Robert Bindschadler, del Centro Espacial Goddard de la NASA.

La Corte y Atenco

Nora Patricia Jara (La Jornada)

Con el fallo mayoritario de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el pasado 6 de febrero, para investigar si hubo violaciones graves de garantías individuales en el operativo de San Salvador Atenco, en mayo de 2006, población cercana al área conurbada del Distrito Federal, se puso de nuevo a debate la contradicción entre seguridad y derechos humanos, entre intereses sociales, colectivos e individuales.
En medio de consignas que habitantes de Atenco lazaban afuera del edificio del máximo órgano de justicia del país, 7 ministros, incluyendo su presidente Guillermo Ortiz Mayagoitia, plantearon la interrogante sobre si se pueden desconocer los derechos humanos en una circunstancia donde la fuerza pública tiene que intervenir para restaurar el orden público.
Para responder a este dilema integraron una comisión investigadora de los hechos en el poblado mexiquense. Sin embargo, esta supuesta disyuntiva, de aplicar la ley y mantener la vigencia de las llamadas garantías individuales, según la Corte Interamericana de Derechos Humanos no existe, porque ambos conceptos, derechos humanos y seguridad pública, son complementarios e interdependientes, ya que su finalidad debe ser el de proteger el ejercicio de las libertades.
Tal vez en nuestro país tengamos aún que investigar y documentar un caso paradigmático como el de la tortura, abusos sexuales, detenciones arbitrarias y violentas como las que ocurrieron en contra de los pobladores de Atenco para resolver este falso dilema, ignorando convenciones suscritas por el Estado mexicano, como la del 13 de noviembre de 1985, en que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dentro de la Opinión Consultiva OC-5/85, en su párrafo 64 considera, respecto del concepto de orden público que: una aceptación posible de orden público dentro de la Convención Interamericana de Derechos Humanos establece que las condiciones que aseguran el funcionamiento armónico y normal de las instituciones, sólo puede ser sobre la base de un sistema coherente de valores y principios, lo que significa que la acción de la seguridad pública se debe enmarcar en el derecho de los individuos a la libertad y la seguridad personales, y que el Estado está por tanto obligado a respetar, como lo señala el artículo 21 constitucional: la seguridad pública es la función a cargo del Estado, con la finalidad de salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicas. Ignorar este precepto es estar ante la presencia de un Estado autoritario y sin legitimidad.
Los antecedentes jurídicos para evitar abusos y omisiones en la materia tienen distintos fundamentos, no solamente en tesis y convenios de organismos internacionales que observan y defienden los derechos humanos, además del orden jurídico constitucional, en México existe el antecedente de la Ley de Justicia Cívica para el Distrito Federal, que establece en su artículo primero, fracción II, lo siguiente: que se entiende como orden público, el respeto y preservación de la integridad física y sicológica de las personas, cualquiera que sea su condición, edad o sexo; el respeto al ejercicio de derechos y libertades de terceros; el buen funcionamiento de los servicios públicos y aquellos privados de acceso público; el respeto, en beneficio colectivo, del uso y destino de los bienes de dominio público.
Con razón y ante el abuso desmedido y constante de la autoridad, los representantes de organismos mundiales como Amnistía Internacional y de la ONU advierten que en México existe un Estado de leyes pero no de justicia, y casos hay muchos como ejemplo, de ahí la importancia del resultado de las indagatorias sobre las violaciones a los derechos humanos en Atenco, que esperamos documente y haga pública la criminalidad oficial en la que incurrieron los tres niveles de gobierno en el estado de México, donde quedaron expuestos actos ilícitos que cometieron funcionarios, jueces, agentes y policías con el pretexto de brindar servicios de seguridad pública y procurar supuesta justicia.

Camilo Torres, su legado

Angel Guerra Cabrera (Argenpress.info)

A 41 años de la desaparición física del sacerdote guerrillero Camilo Torres, América Latina renueva la rebelión de sus pueblos contra el dominio imperialista, el mismo frente al cual cayó combatiendo en las filas del Ejército de Liberación Nacional, en su natal Colombia.
Hay un renacimiento de la lucha popular al sur del río Bravo contra el arrasamiento social y ecológico ocasionado por el neoliberalismo impuesto por Washington, que ha producido no sólo gobiernos progresistas de distintos matices. También procesos revolucionarios profundos como los que se observan en Venezuela y Bolivia, el que puede presentirse en Ecuador y formas muy creativas de resistencia.
Esclarecer y acelerar las raíces del actual ciclo de rebeldía exige escudriñar en serio en nuestra historia. Así, las claves a problemas actuales fueron abordados concienzudamente por el sacerdote colombiano. Entre ellos están la ruptura con la dominación imperialista y la revolución socialista como tareas ineludibles en la liberación de nuestras naciones. Y para llegar allí, la indispensable unidad de las fuerzas populares frente a los poderosos enemigos a derrotar, que demanda juntar en un solo haz un universo muy plural de clases, sectores sociales y posturas ideológicas. Ello nos lleva a la fundamental alianza de cristianos y marxistas, no como “compañeros de viaje” tácticos, sino hermanos en la consecución de la revolución latinoamericana. Camilo hizo notables contribuciones a la solución de estas cuestiones en su práctica política y en sus trabajos de análisis sobre la realidad colombiana que hoy conservan en su esencia asombrosa validez.
Aunque se formó sociólogo en el viejo continente, rechazaba la extrapolación dogmática del pensamiento europeo a nuestra realidad. Para él, el proletariado, en las condiciones de América Latina, era algo mucho más diverso que el estudiado por Marx en la Europa del siglo XIX. Por eso al hacer el llamado para fundar el Frente Unido del Pueblo, organización de la que fue líder, se dirige “a la clase popular, a la clase media, a las organizaciones de acción comunal, a los sindicatos, cooperativas, mutualidades, ligas campesinas y organizaciones obreras, indígenas, a todos los inconformes, hombres, mujeres, a la juventud…” Rescató la ética del cristianismo primigenio e hizo del “amor al prójimo” la médula de su acción, amor que para ser “sincero y verdadero” debía ser “eficaz” y era necesario “unirlo a la ciencia”.
¿”Por qué”, preguntaba, “estamos… en los cafetines discutiendo si el alma es mortal o… inmortal, cuando sabemos que el hambre sí es mortal?… no es que los marxistas se vuelvan cristianos o los cristianos marxistas, sino que se unan para la solución… de los problemas de la mayoría de los latinoamericanos… Estoy dispuesto a luchar con ellos (los comunistas) por objetivos comunes: contra la oligarquía y el dominio de Estados Unidos, para la toma del poder por parte de la clase popular.”
Aseguraba que el carácter pacífico o no de la revolución dependía de la actitud de la clase dirigente. Trabajó incansablemente con las masas en el marco legal hasta que la represión de la genocida oligarquía colombiana lo empujó a la lucha armada.
Proponía un programa mínimo que incluía el control por la nación de los recursos del subsuelo, reforma agraria, educación, seguridad social y salud para todos… “propuesta para ser discutida por la clase popular… para que ésta la transforme… ya que va a ser ella la que la aplicará cuando esté en el poder”. Su visión organizativa era la de una estructura democrática de abajo a arriba, plural y ajena al vanguardismo per se porque “la atribución concreta de la autoridad la hace el pueblo”.
Camilo es heredero de una tradición de curas revolucionarios de la que necesariamente ha de nutrirse el socialismo latinoamericano: de Miguel Hidalgo y José María Morelos, líderes de la más radical revolución de independencia del continente, y de Félix Varela, inspirador de José Martí y a quien el Partido Comunista de Cuba reconoce como uno de sus predecesores. Fue un precursor de la teología de la liberación. Revive en Arnulfo Romero y Sergio Méndez Arceo, en las comunidades eclesiales de base, en tantos pastores y laicos cristianos que adhieren a la opción preferencial por los pobres. ¿Quién iba a imaginar, cuando cayó en combate, que el jefe de la segunda revolución socialista de América Latina, Hugo Chávez, sería creyente? El dogma siempre se estrella contra la realidad social.
aguerra_123@yahoo.com.mx

Pasta de Conchos: Sobrevivientes, olvidados en la pobreza

Demandan apoyo económico para poner un negocio y una vivienda como las que les darán a las viudas; el accidente los dejó incapacitados para volver a trabajar, aseguran

HILDA FERNÁNDEZ VALVERDE / CORRESPONSAL
El Universal
Jueves 15 de febrero de 2007

NUEVA ROSITA, Coah.- Sobrevivientes de la explosión en la mina Pasta de Conchos aseguran que, a casi un año de la tragedia donde murieron 65 de sus compañeros, no han podido superar el trauma ni recuperar su vida porque no recibieron atención sicológica.
Quedaron incapacitados, sin empleo ni oportunidad de conseguir trabajo y olvidados por el Sindicato Minero Nacional, al que puntualmente le pagaron sus cuotas.
Cinco de ellos reclaman ayuda, los otros dos no pues ya los pensionó el Seguro Social. José Galván, de 55 años, trabajaba para la empresa contratista General de Hulla, cobró su finiquito y recibe 5 mil pesos mensuales de pensión. Fue el más afectado: la lumbre le quemó cara, manos y cuerpo, y se retiró.
Los otros cinco sindicalizados piden apoyo, “al menos la mitad de los 750 mil pesos que les dieron a las viudas”, casa y respaldo económico para poner un negocio y mantener a sus familias. Hace un año que no trabajan y no tienen esperanza de conseguir ocupación por sus dolencias y falta de vacantes.
“El líder (minero nacional), Elías Morales, nos aseguró que nos iban a ayudar porque a él la empresa le daría lo que le pidiera y ni siquiera se ha acordado de nosotros”, dice Israel Muñiz Cruz, de 32 años, quien tiene dos hijos: Edy del Carmen y Heidi Josefa, de ocho y 10 años.
Destaca que para él la pesadilla no ha terminado, porque desde la explosión jamás ha vuelto a dormir bien, seguido se despierta asustado y llora por sus 65 compañeros.
Su esposa, Blanca Antonia Mendoza, dice a EL UNIVERSAL que toda la familia resultó afectada, su marido ya no es el mismo y no saben qué pasará con ellos. Estaban en casa de renta donde pagaban 350 pesos mensuales del alquiler y ahora le prestan esta vivienda, aquí en la colonia María, de las más humildes de la ciudad.
La pobreza se cuela por las puertas desvencijadas. Son tres cuartos con techo de “vaciado” y uno de lámina, ni esperanza tienen de comprar una casa o un terreno, su futuro quedó cancelado. Lo único nuevo es un aparato de sonido que está en el cuarto de la entrada donde es el lugar de la sala de visitas, no hay ni siquiera un sillón.
Ellos son originarios del estado de Chiapas, hace varios años que se vinieron a la región carbonífera a mejorar su nivel de vida.
Israel se queja de dolores en la cabeza, la columna vertebral y las piernas, además de los daños que padece en sus pulmones por la inhalación del polvillo de carbón.
“Nos desecharon…”
“La empresa Industrial Minera México, S.A. (IMMSA) nos desechó, aunque nos sigue pagando el sueldo semanal de unos 750 pesos y nos dio una compensación humanitaria de 100 mil pesos, ya no nos ocupa”, se queja Muñiz Cruz. El salario aumentó, porque ya no les rebajan las cuotas del sindicato, ni el ahorro y otros descuentos.
“Antes sacaba 703 pesos por semana pero cobraba 498.10 porque me quitaban 1.5%, 42.19 pesos de la cuota para el sindicato nacional y 14.20% (56.80 al mes) para la sección 13. Para el Fondo de Resistencia de Huelga 20 pesos, 78.36 del ahorro… Ahora, sin rebajes, pues prácticamente desapareció la sección sindical recibo 753.90”, explicó.
Se preocupa porque sabe que en cualquier momento les pueden quitar ese apoyo económico, y su pensión de mil 600 pesos sería insuficiente para mantener a su familia. Pide al gobernador Humberto Moreira que “me eche la mano” para poner una carpintería.
Fueron siete los trabajadores que estaban en “la plancha”, la entrada del tiro, los que se salvaron de milagro la madrugada del domingo 19 de febrero del 2006, cuando un estallamiento de gas metano provocó una onda expansiva que colapsó la mina y sepultó a quienes laboran en el tercer turno.
Israel duró 13 días internado en el hospital número 24 del IMSS en esta ciudad. Le diagnosticaron, como a los demás, 35% “de daño en la cabeza” y 30% en la columna vertebral.
Jamás regresó a la mina desde que lo sacaron en la ambulancia y aún está pensando si acudirá a la misa del primer año de la tragedia, pues no sabe si soportará retornar a ese lugar que lo dejó marcado para siempre.
“Me salvé por ir a echar un taco”
Marco Antonio Contreras Marini, de 41 años, vecino del poblado de Palaú, municipio de Múzquiz, es uno de los operarios que se salvó porque al terminar de retirar un material se puso a “echar un taco” junto con tres colegas en el “comedor” de “la plancha”. Su jefe quedó atrapado.
Es alto y robusto. En la mina, a la que tampoco ha regresado, era operario de un “minero continuo”. Sin embargo, asegura que ya no puede hacer trabajo pesado porque le duele la cintura y la cadera, debido a que en la explosión “una viga me cayó en la panza y quedé aprisionado entre piedras grandes”, narra.
Platica que estuvo internado tres horas en el IMSS y lo dieron de alta, pero se siente mal, tiene lastimada la cintura, tampoco nunca recibió tratamiento sicológico; sólo una vez lo atendió una especialista.
Sostiene que padece insomnio y toma somníferos, además es sonámbulo, se levanta en las noches y su esposa e hijos están preocupados. Una vez “agarró” la bicicleta y estaba terco que iba a la mina, hasta que la mujer le despertó. “El doctor del seguro ni nadie nos cree”, señala.
Pide que el sindicato minero les cumpla y les den casa nueva como a las viudas, porque él paga alquiler, con los 700 semanales que le da la empresa no le alcanza. Tampoco tiene empleo y en IMMSA ya no lo aceptan.
“No nos han corrido, pero ya no nos quieren, dicen que regresemos a nuestro puesto y no estamos de acuerdo”, añade.
No habrá paro
Los más de 50 mil mineros sindicalizados del país no efectuarán ningún paro de labores el lunes con motivo del primer aniversario luctuoso de sus 65 compañeros caídos en la mina Pasta de Conchos.
El lunes 19 habrá un homenaje en los patios de la mina que encabezará el dirigente del sindicato, Elías Morales.

El Seminario de Son Jarocho, su pasado y su futuro

Ricardo Perry
 
Hace 12 años, en el inicio de nuestro proyecto cultural allá en Cosoleacaque, con un grupo ecologista llamado Guardianes de la Tierra (Marcela Carranza, recientemente fallecida en Coatzacoalcos era el motor de los guardianes) y de innumerables organizaciones comunitarias de los pueblos indígenas de la región realizamos lo que llamamos VISIONES DE LOS GUARDIANES DE LA TIERRA que consistió en casi un centenar de talleres de diverso orden pero que tenían que ver con la conservación de la cultura, las costumbres, nuestras tradiciones y también como aporte técnico, infinidad de procedimientos para mejorar sanamente la vida, para utilizar a la naturaleza sin dañarla tanto, insecticidas orgánicos, los hornos solares hechos con simples plásticos para secar las maderas, el cedro… o las compostas, mejoramiento de las semillas, utilización de los productos del campo de esta región en la alimentación (un taller de comida tradicional), la medicina tradicional, los culebreros, la alfarería, los telares de cintura ya con Doña Caya, etc., y nuestro son jarocho. Por tres años se hicieron estos eventos, en Monte Alto y Coacotla, en la zona indígena de Cosoleacaque y el último en Tres Zapotes, de los Tuxtlas. Fueron eventos muy significativos para mucha gente humilde de la región, en algún momento en Coacotla se concentraron tres mil personas, pues los eventos tenían una parte visual con películas y videos y siempre nuestra música, eran los primeros años de los Cojolites.
 
Pasado un tiempo y cuando la vida nos dio la oportunidad de tener ese rancho que llamamos Luna Negra, la experiencia de los eventos de Guardianes de la Tierra nos llevó a plantear un evento parecido pero solo atendiendo a la parte del son jarocho y de la cultura y la historia local.
 
Podemos decir que todos los eventos y proyectos que hemos realizados hasta le fecha han sido financiados de diversas maneras pero siempre corresponde a nosotros la mayor parte, por lo que buscamos mecanismos diversos, abrir el rancho como balneario unos días y vender comida y bebidas.
 
Nosotros siempre creímos que el Seminario debía ser autosuficiente, que se pagará solo. En el primer año hicimos una inversión bastante fuerte pues invitamos a diversos jóvenes del son jarocho a los talleres, a algunos con todo y pasaje pues la intención era realizarlo, verlo como funcionaba. El año pasado, después de 5 años, por fin pudimos pagar a algunos talleristas, es decir, casi se cubrió el costo con las inscripciones (Sólo obtuvimos 20 mil pesos de los apoyos institucionales, una mentada, diríamos aquí), y las ventas diversas.
 
Pensamos que este año podemos dar una gratificación a todos los talleristas y conferencistas, y hasta pensamos que en un futuro (si se duplicara por ejemplo la afluencia) el seminario puede generar recursos para proyectos culturales de la isla de Tacamichapan, ojalá.
 
Pensando en que si bien quienes toman el seminario tienen una función de aprender, hay dos momentos muy fuertes en donde el aprendizaje es algo muy intenso porque se vive la fiesta del fandango como sabemos hacerla los del son jarocho.
 
Esos dos días, el día 6 en San Lorenzo con un fandango que pensamos que será un evento muy singular, estarán allí los jaraneros más viejos de mundo jarocho, Los Olmecas y los de Ojo de Agua, el evento estará ahora también auspiciado por el Patronato Pro Rescate de la Cuenca Olmeca, organización en la que nos da un enorme gusto encontrar a Cipriano Lara, al que conocimos desde niño en esos días del taller de los Cojolites y nos da gusto, como el trabajo que hace Saél y Benito, pues lo que se inicio en Cosoleacaque se ha ensanchado tanto por caminos tan diversos y que el trabajo de estos jóvenes vaya dando frutos tan nobles como los nuevos jóvenes jaraneros de San Lorenzo. Entonces llegaran una docena de grupos mas todos los que lleguen al seminario, gracias por la comida (la cena y el desayuno del día 7), por el hospedaje para todos los jaraneros, los del seminario, las bailadores, bailadores pero nuestro agradecimiento más profundo por permitir nuestra integración ese día a su comunidad con un mismo propósito: el reconocimiento de nuestra cultura y su riqueza espiritual.
 
El otro día de festividad será la fiesta de clausura en donde participarán una decena de grupos creados allí, en el seminario, y que vivirán momentáneamente esa integración para mostrar lo que ha aprendido del son jarocho. Luego tendremos la presentación de Sonex, Los Baxin, Los Cojolites y Juventud Sonera, media hora cada quien y otras sorpresas ese día.
 
Los que organizamos esto, sabemos que esos dos días (independientemente de los que llegan al seminario) vendrán muchos compañeros del son jarocho de todos lados. Para ello tendremos en el rancho Luna Negra almuerzo y la cena del día 7, el desayuno del 8, para lo cual deberán escribirnos, para poder tener control pues el evento tendrá proyección regional, lo que sin duda y siendo sábado de gloria, tendremos mucha gente y queremos atenderlos bien. En San Lorenzo se dormirá en un gran salón ejidal, en la Luna Negra se tendrá que acampar.
 
Para los que quieran visitarnos no siendo músicos ni bailadores, habrá venta de alimentos tradicionales y bebidas. La entrada a estos dos eventos es gratuita.
 
vea el programa en http://www.sextoseminario.blogspot.com/
 
http://www.centrodedocumentaciondelsonjarocho.blogspot.com/

« Older entries Newer entries »