USA no necesita invadirnos militarmente, tiene la TV

Irak está cambiando la historia bélica mundial
Una guerra popular es invencible según Clausewitz
Hannah Arendt es ideóloga de algo que desconoce
Confederación de las 13 colonias imitó a los iroqueses
El día de acción de gracias deriva de un ritual indio
La elite, por naturaleza, traiciona al pueblo

Javier Hernández Alpízar, parte III y última.– En la segunda parte de la entrevista con Enrique Dussel, tocó el tema de lo estratégico del petróleo como bien escaso, y la importancia de que algunos países guarden reservas, como Venezuela, las cuales serán tan valiosas que tendrán que defenderse militarmente. Aquí surgió el tema militar, muy ligado a la política, y de ello habló el entrevistado. En esta última entrega, los temas son lo militar, la historia de los Estados Unidos y lo colonizados y eurocéntricos que son los filósofos en nuestros países. Así habló de la guerra:
– El militar es un tema que voy a trabajar en mi “Política”. La única guerra ética y normativa es la defensiva. No hay otra. Toda guerra ofensiva es siempre perversa. Entonces ya no es asunto de la “guerra justa”, sino que la guerra es justa solamente cuando es defensiva. También hay armas defensivas. Y estrategias defensivas. Un ejército tiene aviones, ¿a quién va a atacar? El avión, intrínsecamente, es perverso. En cambio, un misil tierra–aire es un arma, pero no puede ser usada para atacar, sino para defenderse. Nuestros ejércitos van a tener que cambiar completamente. Releer a los clásicos estratégicos chinos, Sun Tzu. Y hacer todo un pensamiento militar de guerra defensiva. Ahí sí, aunque sea un imperio, no nos puede dominar.
La guerra de Irak cambia la historia mundial de las guerras. Los generales iraquíes vencieron al Pentágono, lo vencieron. Éstos tomaron el país en dos semanas, y los otros dijeron: ¿ah sí? Ahora recién empieza la guerra defensiva de un pueblo que los va a mandar para fuera. Es una gran esperanza de la humanidad. Lo he discutido mucho con mis colegas jóvenes norteamericanos, medio pacifistas, que dicen: Los iraquíes están suicidándose. Yo les digo: Están defendiendo a la humanidad. Le rompieron los dientes al tigre y nos han defendido a nosotros. Esos son grandes temas políticos, un ejército defensivo es mucho más barato.
He estado leyendo a Clausewitz, un tipo tenido como un guerrero del imperio. Tiene una primera parte de estrategia y del encuentro en la batalla, pero tiene una segunda parte que se llama La Defensa. Él dice: ‘la guerra perfecta’, en el sentido hegeliano, porque lo escribió en 1831, y era muy hegeliano. La guerra perfecta es defensiva. Hace un tratado de la defensa. En el fondo, dice Clausewitz, “todo lo que escribí en la primera parte no vale”. Es interesantísimo. Dice: En España, el pueblo español venció a Napoleón, y el pueblo ruso venció a Napoleón antes de Waterloo.
Y dice: Una guerra que se hace popular es invencible. Es una estrategia. Hay que decir a todos los ejércitos latinoamericanos: Señores, pónganse a crear la estrategia defensiva de un pueblo. Está junto a la política. En vez de estar gastando en armas, comprando armas ofensivas, que ofenden al pueblo, porque ¿dónde van a usar las armas, si no es contra el pueblo? Tengo que usar armas defensivas, pero las va a usar es el pueblo. Entonces el ejército se transforma, y subtenientes y sargentos, pero de un pueblo, que no es necesario que tenga las armas en acto, basta que las tenga puestas en un lugar del barrio. De manera que, si es atacado un país, le pasa lo de Irak, que no es atacable. Eso da vuelta a la política y pone el poder en el pueblo.
Son temas interesantes, nuevos, que surgen de la filosofía. Porque los grandes tratados de estrategia, entre los chinos por ejemplo, fueron confucianos. Yo creía que Confucio y Su Tzu estaban en oposición. Uno era el cinismo de la guerra y el otro, la ética universal de Confucio, pero me he dado cuenta de que los grandes tratados chinos de la guerra son confucianos. Porque se proponen la paz y la justicia. Y al débil le dan razones y estrategias para que venza al fuerte. También dice que cuando el fuerte es fuerte, vence rápido al débil, eso es lo lógico, en la corrupción de la política. Pero lo interesante es que muestra cómo el débil puede vencer siempre al fuerte y esto es siempre defensivo.
– Pero nuestras elites prefieren que nos invadan los marines y no que el pueblo esté en armas, comentamos.
– Sí, la elite ha hecho el pacto de dominación y esto es toda la historia colonial. La historia colonial es una historia escindida. Es algo que cada vez voy descubriendo más, pero es un tema infinito. El ser colonial está escindido, porque su elite responde al imperio. Y la elite siempre está contra el pueblo, en la colonia, hasta que lo hace más independiente.
La emancipación supone que el pueblo toma el poder, liquida a la elite. La elite, por naturaleza, traiciona al pueblo, imita al imperio. Toda su actitud es de imitación al imperio. Su cultura, su ejército, todo, su filosofía eurocéntrica, porque su poder consiste en diferenciarse de la cultura del pueblo. Ahora si fuera el pueblo expresado, el pueblo tiene el poder y lo mismo su expresión.
Vamos a la segunda emancipación, si lo logramos. Porque en 1810 inició el proceso y no ha terminado. Ahora que vamos a festejar, en 2010, vamos a ver que recién estamos pensando en la segunda emancipación, la importante, porque la primera fue pobre. Nuestros grandes héroes hicieron lo que pudieron, pero eso quedó embarrado, porque a Hidalgo lo que hicieron fue matarlo, y subió Iturbide, que era lo mismo. Y es lo que tenemos en el poder.
La emancipación es que el pueblo tome el poder. Cuando lo toma, la elite no existe más, porque ahora es el pueblo quien puso a su representante. Es la lucha actual.
El ser colonial es dual, donde la elite está contra el pueblo. En cambio, la emancipación supone la unidad y es lo que hay que hacer entender. Pero las artimañas del poder son inmensas, porque usa todo el poder del imperio, también el cultural. Ahora no necesitan invadirnos militarmente, una buena televisión es suficiente. Esa fue la guerra de Chávez. Chávez logró dominar la televisión y ‘su Pemex’, y con esas dos patitas, ya el hombre empezó a poder hacer algo. Ya no dejó que la televisión hiciera lo que quería, y logró que el pueblo pudiera recuperar el poder sobre el petróleo. Ya el hombre empezó a poder trabajar de otra manera, por eso es tan odiado por los que tienen los medios del poder.
– Dar conferencias, aunque no lleguen a grandes masas, supone que se puede construir a futuro, por ejemplo el trabajo con grupos de base.
– Pero si esos grupos después pueden poner una televisión, ahí podemos empezar a dar competencia. Por eso no quieren que haya otras televisiones, o si habrá otras, serán de los mismos. Si el Distrito Federal o los estados logran televisiones propias, la cosa sería distinta, porque esos grupos podrían expresarse. La gente podría empezar a escuchar distintas voces. Esa guerra es muy dura, y es central, y no la quieren dar, ni la radio siquiera, es notable. ¿Por qué?
Hay que ser inteligente, saber dónde están las cosas importantes y dar la lucha, en cuestiones que podrían no parecer tan centrales. Si en una de esas televisiones realmente libres hubiera, un miércoles de 8 a 10, un debate de dos o tres teóricos, con público, en directo y abierto, crearía un gran interés en la discusión política pero en serio, no chistes como los que hay. Eso se teme, claro, eso rompería todo.
He estado en la televisión de Caracas. Ahí hay un cómico tremendo, que agarra a todas esas televisiones, digamos, lo que pasaría si tomaran a López-Dóriga, y lo imita. Dice lo que el otro dice, y luego lo empieza a desarmar por completo, y usted ve el cinismo, totalmente. Pero el hombre es cómico, y uno cuando lo escucha (al imitado) se acuerda de los chistes y tiene la manera de desarmarlo. Una televisión fuerte, competitiva, podría hacer añicos a muchas. Pero ni siquiera eso se permiten.
Le recordamos al entrevistado la experiencia del pueblo oaxaqueño, especialmente las mujeres, que tomaron la televisión oficial y transmitieron libremente, por primera vez en la historia de este país, y comenta:
– Si hemos ganado Óscares, quiere decir que hay capacidad. El pueblo la tiene en gran medida. Si se le diese alguna libertad, tiene una creatividad fenomenal. Habría que hacerlo.
El pensador, el filósofo, tiene que estar dando la filosofía de la comunicación, la filosofía política. Lo estamos haciendo, aunque todavía no bien, porque la filosofía política es comentario de los autores europeos.
Hannah Arendt, por ejemplo, compara la revolución francesa con la norteamericana y hace la apología de la revolución norteamericana. Yo agarro la revolución norteamericana y la hago pedazos.
La pobre Hannah Arendt es la ideóloga de algo que desconocía. Por eso cuenta con tanto aprecio en los medios filosóficos. Yo le voy a hacer una crítica muy fuerte. Me agradan muchas cosas de ella, pero la de Arendt era una ignorancia casi necesaria, porque nadie le podría haber informado de otras cosas. Decir que en Estados Unidos se logró constituir la libertad porque no había pobreza, cuando había 800 mil esclavos, en una población de menos de 800 mil blancos, es un desastre. No vio que había negros y no vio que había como 2 millones de indígenas, a quienes los estaban matando como bestias, y eran mucho más numerosos que todos los blancos sumados, en la época de la emancipación. Entonces me digo, ¿cómo veía Hannah Arendt las cosas? Invisibilidad del otro, ahí se le viene abajo todo.
Cuando uno lee cómo fue el avance, porque aquellos indígenas no eran tan “pobrecitos”. Los iroqueses eran gente muy bien organizada y con buen nivel, a tal punto que la Confederación Norteamericana nace como imitación de la Confederación Iroquesa de los cinco pueblos. En la “Política” que estoy escribiendo, lo explico bien eso. Franklin dice: Si estos salvajes… a los que apreciaba, y a los que él empezó a editar en Filadelfia, muchos tratados con los indígenas, libritos. Dice: Si esta gente ha logrado durante siglos este tipo de unidad entre el pueblo, cómo nosotros, las trece colonias, no vamos a lograr esa unidad. En el gran Congreso de Albany, tres años antes de la emancipación, Franklin impone a casi todos los delegados la unión, pero la unión es imitada de los iroqueses. El Congreso va a tener 50 miembros, el de los iroqueses tenía 48, y la representación era dispareja, algunas colonias tenían más y otras menos, como los iroqueses también. Era una imitación de los iroqueses. No tiene nada que ver con ningún sistema francés ni europeo. Lo más genial de la política norteamericana, se lo deben a los indios.
El día de la acción de gracias, porque los indígenas dieron de comer a los pilgrims. Mejor que ni lo digan, porque ¿qué hicieron?, mataron a los indígenas. Así que mejor no digan nada. Eso no fue, es simplemente la fiesta de la cosecha y el agradecimiento a los dioses de los indios. La más grande fecha norteamericana es una fecha india. No es cristiana. Ni anglosajona ni protestante, como diría Huntington. Es indígena. Por eso comen guajolote, camote y todos esos alimentos indios. Es un ritual en el que no se puede comer nada que venga de Europa, qué casualidad. Era un ritual indio. El norteamericano le debe muchísimo al indio. Y después los “limpiaron” (exterminaron) de una manera atroz.
Franklin se da cuenta, y hace un pacto.  Después entraron los hombres de la frontera y los asesinan, los emborrachan. Los tipos más honestos están en contra de ese proceso, pero no lo para nadie. Los dejaron arrinconados en cinco lugares perdidos. Entre nosotros fue distinto, porque (los indígenas) eran agricultores y estaban organizados. Los españoles tomaron la cabeza, quedó toda la organización a disposición. Como eran agricultores, los hicieron trabajar, la encomienda, la hacienda. Y quedó una inmensa cultura mestiza. En cambio, a un indígena de aquéllos no lo iban a hacer trabajar. No estaban acostumbrados a hacerlo así, además no estaban dispuestos. Así que los mataban o los expulsaban, pero no podían dominarlos. Por eso los desaparecieron. El error de Hannah Arendt. Toda la filosofía política está armada con categorías que no pueden explicar nuestra realidad. Es un trabajo que hay que hacer, a fondo, empezar de nuevo.
Uno lo dice rápido y los colegas lo miran a uno como diciendo “y éste de dónde viene”, y “qué tonteras está diciendo”. Pero no lo digo para mis colegas, lo digo para el pueblo. Y para los que saben fuera. Porque vamos a Londres y hablamos con los grandes y ahí sí ya te respetan. Porque se dan cuenta que estás diciendo verdades y ellos están advirtiendo y están empezando a mirar. Badiou y Agamben y los europeos se han cansado de Europa y dicen: “en América Latina está surgiendo algo interesante”. Les interesa venir a ver qué está pasando. Los de aquí todavía están repitiendo lo que otros dicen, mientras que aquéllos están cansados de lo propio y nos están preguntando qué pasa. Cuando lo sabemos formular, pasamos a primera línea. En septiembre, voy a tener una reunión en Londres. Voy a repetir estas cosas, pero les voy a poner ejemplos, y puedo hacer pedazos al que tenga enfrente, sea el que sea, porque está fuera de la realidad mundial. Están en la problemática europeo-norteamericana, muy distinta, pero no pueden explicar lo que pasa en Africa, en Asia, en América Latina, y ni siquiera en Europa Oriental, que se les fue de la mano, ¿qué está pasando en Rusia? Los rusos están en una situación de replantear todo, pero necesitan una filosofía política para hacerlo.
–En el periodismo pasa lo mismo, murió Kapuscinski y todos dicen que lo admiran, pero no harían lo que él, en lugar de ir a Africa quieren ir a París.
– Yo les diría: Miren, tienen que agarrar una mochila e irse a Guatemala, no a Miami. En Guatemala van a encontrar cosas muy parecidas a lo nuestro y si van más al sur… Lo que hizo el Che Guevara. El Che Guevara tuvo la intuición e hizo en motocicleta un camino por América Latina. Ir sus propias raíces.
Así finalizó la entrevista, con una invitación a los periodistas a irse de mochileros a Guatemala.

Anuncios

1 comentario


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: