Colombia: Nuestra concepción y uso del territorio

Prensa Indígena

SIEC. Actualidad Étnica, Piendamó/Cauca, 20 de diciembre.- Parlamento Indígena: Los Planes de Vida comunitarios expresan nuestra concepción y uso del territorio. En su reciente sesión, el Parlamento Indígena emitió un mandato sobre la ampliación, constitución y saneamiento de resguardos. Con respecto a la situación que viven los indígenas del Cauca el Parlamento evaluó la continuidad de una crisis humanitaria que exige la adopción la aplicación inmediata de medidas cautelares en los territorios indígenas.

Otros temas como: salud, educación, cultura y demás, quedaron para discutirlos en la próxima sesión a comienzos de 2008. Actualidad Étnica acompañó al Parlamento Indígena Popular en su sesión de clausura, en la que también hicieron presencia organismos de derechos humanos, el  Ministerio Público y algunos medios de comunicación.

Por Naciones Unidas asistió la Oficina de DDHH. También estuvieron: el delegado de la procuraduría Álvaro Simond; el Defensor del Pueblo regional Víctor Meléndez; Hair Hernández del Área de DDHH del Senado de la República e importantes organismos de Derechos Humanos tales como Diakonia, del ministerio de Cooperación internacional de Alemania, la Fundación Nómadas y Fundación Minga entre otras.

»»Acuerdo Humanitario.- Dijo el Parlamento: “Manifestamos nuestra disposición a contribuir con la búsqueda de caminos que resuelvan esta problemática, considerando además que entre las personas que están en cautiverio se encuentran también los amenazados, los perseguidos, los desplazados y los desaparecidos, situación ante la cual debe generarse una búsqueda urgente de soluciones.

Reiteramos nuestra posición de apoyar la solución política del conflicto armado, para lo cual el Parlamento Indígena Popular reconoce, ratifica y propone para el resto de la sociedad nacional e internacional el escenario de la María como territorio de diálogo, convivencia y negociación”.

»»Medidas Cautelares.- El Parlamento Indígena observa la continuidad de una crisis  humanitaria que exige la adopción de medidas cautelares en los territorios indígenas. “Desde el entendido que el Estado es el principal responsable de la garantía de los derechos humanos y la aplicación de mecanismos que garanticen la vida digna, consideramos que dadas sus políticas actuales no se asegura que las acciones que lo obligan a cumplir con los derechos de los pueblos se implementen y tengan plena aplicación”.

. El Parlamento Indígena popular exhorta a los organismos internacionales de Derechos Humanos para que de acuerdo con sus objetivos misionales contribuyan a la implementación, seguimiento y cumplimiento efectivo de las medidas cautelares que contemplen los elementos propios de los pueblos indígenas.

. Resalta que son medidas cautelares nuestras, elementos propios referidos al territorio, gobiernos propios, identidades y símbolos, estructuras como la guardia indígena, el saber tradicional como la medicina, teniendo en cuenta la diversidad étnica y cultural de nuestros pueblos.

. Resaltamos que en el departamento del Cauca convivimos con sectores urbanos y campesinos que viven similar situación de amenaza, victimización y desconocimiento, que en el marco de este parlamento expresan también la urgente aplicación de medidas cautelares que garanticen el pleno respeto a sus derechos.

»»Mandato del Parlamento Indígena sobre ampliación, constitución y saneamiento de resguardos y tenencia de la tierra.- Atendiendo “al llamado de la Madre Tierra y a la convocatoria de las autoridades espirituales, hemos analizado, apelado a la memoria colectiva, a la palabra y  a la acción, y sesionado como parlamento indígena popular.

La voz de los siglos nos habla de la sabiduría y la herencia milenaria de pueblos que existimos antes de la existencia de los Estados nacionales actuales, con reglas, comportamientos y valores que garantizaron nuestra supervivencia, y los cuales siguen siendo vigentes e imprescindibles para la prolongación del proyecto humano y la continuidad de la energía llamada vida”.

El territorio para los indígenas constituye “nuestro hábitat y ha sido la base sobre la cual hemos desplegado y construido nuestra cultura, nuestra economía, nuestra comunitariedad y toda nuestra vida como pueblos.

Integralmente, la educación propia, la salud propia, nuestros gobiernos, nuestra biodiversidad y riqueza de la madre tierra, nuestros productos, nuestras organizaciones locales, zonales y la regional CRIC, y nuestras relaciones de hermanamiento con los demás sectores sociales, son nuestro Plan de Vida a la vez que la manera de irlo construyendo cada día.

La defensa de la vida es defensa del territorio y resistencia contra todos los modelos externos y poderes que se oponen a nuestro Plan de Vida y a nuestra existencia como pueblos”, reza el preámbulo al mandato. Para garantizar la pervivencia normal de los pueblos indígenas, el Parlamento Indígena emite una serie de mandatos que propenden por el respeto de los territorios indígenas y la propiedad colectiva como esencia de sus pueblos.

De otra parte, conmina al Estado y gobierno colombiano a que garanticen el derecho a la propiedad colectiva, y le ordena reconocer a los pueblos indígenas el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras ancestrales que tradicionalmente ocupan, o que constituyen su hábitat. “Para efecto de dichos derechos y garantías, la constitución, saneamiento y ampliación de resguardos deberá hacerse de manera consultada con los pueblos indígenas, garantizándose su realización progresiva”.

»»Planes de Vida.- De acuerdo a la tradición de la palabra, los Planes de Vida de cada comunidad expresan su concepción y uso del territorio. “Como entidades territoriales gozamos de autonomía para la gestión de nuestros intereses dentro de los límites de la Constitución y la ley.

Estos Planes nos aseguran que podamos utilizar la biodiversidad de nuestro territorio para satisfacer nuestras necesidades locales, al tiempo que velamos porque dicha biodiversidad permanezca, garantizando la función social y ecológica de la propiedad acorde con nuestros usos y costumbres”. Como resultado del proceso adelantado por la Consejería mayor del CRIC, existirá un Plan de Vida regional que deberá ser compatible con los planes de vida locales.

“La tenencia y uso de la tierra serán acordes con el ordenamiento territorial definido en el plan de vida formulado por cada comunidad. Estos usos  contemplarán no solo los del suelo sino también el subsuelo y el territorio de una manera integral”.

El Parlamento ordena que cada comunidad y de manera coordinada con la Consejería del CRIC se defina una Etno unidad agrícola familiar, ETNOUAF, consistente en el área dentro de las tierras de usos agropecuarios, con la cual una familia puede tener acceso a niveles adecuados de producción e ingreso, acorde con los usos, costumbres y Plan de Vida.

“Las autoridades indígenas, tomando como base el Plan de Vida y la ETNOUAF propenderán por un acceso adecuado a la tierra por parte de las familias y por condiciones de equidad al interior de las comunidades. Para ello se partirá de un estudio de distribución de la tenencia de tierras al interior de cada territorio indígena”.

El Parlamento indica que para todos los programas estatales se deberá realizar la consulta previa con las comunidades y autoridades indígenas respectivas del nivel local, zonal y regional (CRIC). En términos de los recursos del Estado para el sector agropecuario, éstos deben ser adecuados a las especificidades del Plan de vida, de manera especial deben propender por la seguridad y soberanía alimentaria.

Las autoridades indígenas auguran que en la medida que estas situaciones vayan teniendo soluciones, se contribuirá a la construcción de una paz duradera, con participación de todos los sectores.

»»Disposiciones  generales.- Para los pueblos indígenas “es un deber, con nosotros mismos y con la humanidad, y una norma de pervivencia, la conservación y recuperación de los territorios ancestrales que tradicionalmente han constituido nuestro hábitat, y la exigibilidad de otros que sean necesarios para la realización de nuestra economía y nuestra cultura. Lo cual es acorde con los compromisos internacionales asumidos por el Estado colombiano”.

“Todas las instituciones del Estado y los particulares deberán actuar acorde con este mandato siempre que se vayan a realizar procesos de ampliación, constitución y saneamiento de resguardos. El control de cada autoridad indígena sobre la observancia o no del presente mandato deberá ser el primer paso de la consulta previa para procesos de ampliación, constitución y saneamiento de resguardos.

Las tierras comunales de grupos étnicos y las tierras de resguardo son colectivas, inalienables, imprescriptibles e inembargables. No se aceptarán por parte de las comunidades procesos de reestructuración que busquen dar validez a títulos  inscritos por particulares que en su momento hayan desconocido este principio de relacionamiento entre los pueblos indígenas y el Estado.

El  mandato del Parlamento indica que “la propiedad colectiva es reconocida por tratados internacionales ratificados por el Estado colombiano y en la Constitución Nacional.

Nuestras luchas y nuestro relacionamiento buscarán que a las comunidades campesinas les sean reconocidos los derechos que internacionalmente se definen para las comunidades locales, en pactos firmados por el Estado colombiano, y que el acceso a las reservas campesinas no quede relegado a las zonas de baldíos nacionales sino que pueda ser implementado en cualquier área geográfica del país”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: