Demandan directivos de La Opinión de Poza Rica esclarecer el crimen de Raúl Gibb

Regina Martínez

Jalapa, Ver., 8 de abril (apro).- A tres años del asesinato de Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión de Poza Rica, uno de los más influyentes del norte de la entidad, los directivos de ese periódico demandaron nuevamente el esclarecimiento del crimen.

En su editorial de hoy, el diario cuestiona la falta de resultados en la investigación iniciada por la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) y la Procuraduría General de la República (PGR).

Afirma que las autoridades encargadas de esclarecer los hechos ocurridos el 8 de abril de 2005, cuando Gibb Guerrero fue acribillado cuando se dirigía a su casa, en Papantla, “se han limitado a anunciar hasta el cansancio que ya esta próxima la detención de los autores de este aberrante homicidio, sin mencionar nombres de los posibles responsables ni aportar pruebas de sus dichos”.

Añade: “Las promesas para hacer justicia han sido incumplidas y poco a poco se han ido diluyendo los supuestos avances para esclarecer este crimen, que truncó la vida de un defensor de las causas sociales y un editor plural que siempre denunció las injusticias, atropellos y abusos contra los más desprotegidos”.

Insiste que las autoridades encargadas de esclarecer el caso se han limitado a anunciar “que ya están ubicados los asesinos, que no habrá impunidad y otras expresiones que se han ido diluyendo con el paso del tiempo”.

Señala: “Han transcurrido ya tres años de promesas incumplidas y anuncios espectaculares, pero nulos resultados, por lo que cada vez vemos más lejana la posibilidad de que se haga justicia”.

Por otro lado, también en Poza Rica, la directora del Semanario Líder, Claudia Lucero Reyes Acosta, denunció haber recibido amenazas por parte de supuestos integrantes de Los Zetas, el grupo armado del cártel de Golfo, para tratar de extorsionarla con el pago de 10 millones de dólares.

En la denuncia presentada ante las autoridades judiciales, Reyes Acosta asegura que, alrededor de las 13:40 horas del pasado 5 de abril, “recibí una llamada a mí teléfono celular de un número de la ciudad de México, para tratar de extorsionarme con la amenaza de que tenían la orden de secuestrar a mi hermana y darle muerte”.

Agrega: “Querían negociar conmigo, solicitándome una cantidad muy alta y en dólares, insistiendo que si colgaba el teléfono, sería una negativa para ellos y, por tanto, que no dudaría que mi persona o alguien de mi familia fuera victimado, pues me tenían vigilada y conocían todo sobre mí”.

Reyes Acosta dijo que lo que hizo fue llamar a su familia y cerciorarse de que su hermana estaba bien. Luego, solicitó el apoyo de las autoridades responsables de la seguridad pública y, posteriormente, presentó una denuncia ante el Ministerio Publico, que quedó asentada en la averiguación previa PZR4/185/2006.

En una carta pública, la periodista exigió a las autoridades estatales dar seguimiento al caso, “para que se conozca de dónde provenía la llamada y se sancione con todo el peso de la ley a quien o quienes están detrás de esta acción despreciable”.

Por separado, en otra carta pública, la Asociación de Periodistas, Comunicadores y Reporteros Gráficos de la Cuenca del Papaloapan, responsabilizó a la policía local de la muerte del locutor José López Sosa, quien falleció el pasado 29 de marzo en un accidente automovilístico.

Esta asociación acusó al inspector de la policía municipal de Cosamaloapan. Alfredo Arroniz, de haber actuado con imprudencia al impedir que López Sosa fuera trasladado de emergencia al Hospital Regional de Veracruz, por encontrarse en calidad de detenido, tras haber chocado su auto, donde murió su acompañante.

Señaló que, debido a una orden “prepotente” del inspector policíaco y fuera de toda legalidad, “se dejo morir a José Luis López”, ya que, al quedar gravemente herido en el accidente automovilístico, requería ser trasladado de Cosamaloapan al hospital regional del puerto jarocho, lo que evitó.

Para impedir que López Sosa fuera trasladado a Veracruz, “los policías se apostaron en el acceso de hospital de Cosamaloapan, cerraron las calles adyacentes con dos patrullas, argumentando que estaba en calidad de detenido y, al no recibir la atención médica adecuada, el periodista falleció”.

http://proceso.com.mx/noticia.html?sec=2&nta=58373&nsec=Estados

About these ads

1 Comentario

  1. Anónimo said,

    20 junio, 2009 a 13:59 pm

    todo es ya orribe y jjui teobery


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores

%d personas les gusta esto: