Sigue existiendo una racionalidad excluyente de las mujeres: Torres Falcón

 

Discriminación patriarcal, fructífera para el poder económico

Feminicidios usados para vender noticias y zapatos  

Javier Hernández Alpízar, Jalapa, Ver.– Revelador y sintomático resultó el foro “Género y periodismo” que con la participación de Elsa Lever, Martha Torres Falcón, Laura Castro Medina y Sara Lovera tuvo lugar el sábado 22 de noviembre en el salón Galerías del hotel Crowne Plaza.

Además de observar en imágenes contundentes el uso de la mujer como objeto no sólo sexual sino como víctima de feminicidio para vender noticias, camisetas, tenis, zapatos, anillos de diamantes o jeans, como mostró Laura Castro, escuchamos la reflexión de Sara Lovera sobre los medios alternativos como Semlac  (Servicio de noticias de mujeres de Latinoamérica y el Caribe), de Cimac, y de Mujeres.net, el que tiene Elsa Lever.

Nos enteramos de datos nada halagadores para el estado, como el hecho de que fue el último del país en tener su estatal Instituto Veracruzano de las Mujeres, organizador del foro, o de que la Universidad Veracruzana es la única universidad pública importante del país que no tiene un Centro de Estudios de Género, según aseveró Sara Lovera.

Hubo una reflexión sobre la necesidad de que las mujeres incidan en los “medios reales”, los que en efecto ve la mayoría de le gente, y no solamente en ghettos como han sido a veces los medios alternativos, asimismo, una ponencia sobre cómo las mujeres fueron poco a poco ocupando un sitio pequeño pero importante en las páginas editoriales de El Universal, como explicó Elsa Lever.

Y desde la academia, mostrando que la erudición no está reñida con la amenidad y el buen humor inteligente, la maestra Martha Torres Falcón explicó cómo hay que usar la lupa para buscar en la normatividad internacional sobre derechos de las mujeres una alusión a los medios de comunicación.

La ponente inició comparando el diálogo del movimiento de las mujeres con la instituciones y autoridades establecidas con el de Alicia y la Reina en Alicia en el país de las maravillas. Sobre algunos aspectos de lo comentado en el foro, contestó a estas preguntas la autora de libros como La violencia en casa; Al cerrar la puerta: amistad, amor y violencia intrafamiliar y Nuevas maternidades y derechos reproductivos. Esta es la breve entrevista.

– Llama la atención la alusión a cómo Alicia (de Lewis Carroll) no puede estar en muchos lugares al mismo tiempo, como le dice la Reina, y que eso le exigiría el sistema al movimiento de las mujeres.

Esas son de las exigencias que tienen distintos movimientos sociales, a mí me gusta la figura de Alicia, disfruté mucho esa novela y creo que la novela misma, que es para jóvenes y adultos, yo pienso, nos da muchos recursos. Me interesa mucho subrayar, primero, que el movimiento de las mujeres es un movimiento histórico y que tiene una larga trayectoria y, segundo, que en la historia, ya lo sabemos, no estamos descubriendo el hilo negro, no se va de más a más. Estos comentarios que hacíamos ahorita (la entrevistada conversaba con un joven de Católicas por el derecho a decidir) sobre la tutela de la iglesia católica del aborto, que tiene 100 años, antes de eso había mucha más permisividad. 

Entender primero los procesos, las secuencias, que no se va siempre hacia adelante, y que tenemos altibajos y contratiempos, pero que además, en estos procesos hay muchas mujeres en muchas partes del estado, del país, y del mundo, que están apuntando en la misma dirección. Creo que esa es una gran riqueza que no debe pasar inadvertida.

– En algún momento, al explicar las normatividades internacionales sobre comunicaciones se usa el concepto de uso “racional”, también aquí parece fructífera Alicia, ya que Lewis Carroll cuestiona lúdicamente la lógica formal, y la enseñada en la educación tradicional, una especie de “sentido común”  patriarcal.

– Creo que el eso del uso racional del sistema tiene que ver, en buena medida, con un criterio económico, un criterio de racionalidad económica. Por eso las referencias que hacía a Sigmund Bowman y cómo él nos habla de la “modernidad líquida” “el amor líquido” y la fragilidad de los vínculos humanos.

Tiene otro libro que se llama Vidas desperdiciadas, y cómo con la modernidad y la globalización los tiempos se diluyen y, dice un alumno mío, “entre tantas cosas urgentes, luego se nos olvida lo importante”. Eso por un lado.

Por otro lado, creo que si oponemos racionalidad y emotividad, ahí tendríamos una fuerte crítica patriarcal que hacer, justamente la modernidad, y hablo de la modernidad como este proyecto filosófico de la ilustración, coloca en el centro una idea de racionalidad. Es el imperio de la razón en donde se fundan los derechos humanos. Como los seres humanos todos tienen en común, o tenemos en común, el uso de la razón, la capacidad de discernir entre el bien y el mal. De ese criterio de racionalidad estamos excluidas las mujeres, entonces, creo que esa es la otra parte del uso racional y de todo lo que tenemos que hacer.

Nos ha costado mucho trabajo demostrar que somos racionales. Perdón, pero escuchaste los discursos de inauguración (del subsecretario de gobierno Escobar Pérez) de la “madre, las hijas, y las hermanas”. Y “los seres humanos admiramos mucho a la mujer”, decía el diputado de Oaxaca (frase que la ponente citó como referencia en su intervención), y detrás de esa frase, “los seres humanos admiramos mucho a las mujeres”, y cómo no va a ser feminista, “si yo tengo una madre a la que adoro y no sé qué”, hay un criterio de racionalidad excluyente. 

– Las imágenes de la publicidad y la denigración de la mujer (no sólo como objeto sexual sino de feminicidio) me parece que muestran que vencer la racionalidad patriarcal implica enfrentarse al hecho de que victimizar a la mujer es un jugoso negocio capitalista.

– Por supuesto que sí. Simplemente los datos que nos daba Elsa Lever sobre las diferencias salariales son un indicador bastante claro. Me acuerdo que alguna vez, en una empresa en donde yo trabajaba, una oficina privada, el jefe decía: “Mira, hay que contratar mujeres. Necesitamos un contador que nos lleve aquí la contabilidad. Vamos a buscar una mujer, era la época de los miles de pesos (antes de quitar “tres ceros” al peso) por setenta mil pesos vas a encontrar a una magnífica contadora y ningún hombre va a aceptar ese salario, a menos que sea muy muy mediocre”.

Entonces, ahí está ese criterio de racionalidad que sigue resultando discriminatorio, pero que además, en términos económicos es muy rentable. Los esquemas de discriminación, de marginación, de pagar mal el trabajo, de “te hacemos el favor de publicarte, así que ya no nos pidas también salario”, resultan altamente racionales para los empresarios, los funcionarios y todo el poder económico. Y el decir poder económico patriarcal es casi una redundancia. Es lo mismo.

– Al hablarse de la discusión sobre los medios, si alternativos y feministas, o medios reales, los que ve la mayoría de la gente, se planteó la estrategia de aprovechar los resquicios.

– En muchos espacios las mujeres hemos ido ganando terreno, dice Sara Lovera, las hendiduras. Entrar por las hendiduras, aprovechando los pequeños espacios, aprovechando cada centímetro cuadrado que se pueda utilizar. Una amiga mía, una profesora del Colegio de México, lo decía de otra manera: “es que el género se borda por la orilla”, es decir, como que tenemos que empezar por las orillas para que ya no les quede más remedios que aceptarnos.

Tenemos que usar muchas estrategias, no es algo sencillo, y curiosamente, por decirlo de alguna manera, seguimos enfrentando los mismos argumentos de hace treinta años.

– En la academia ¿ocurre lo mismo?, por ejemplo Sara Lovera señalaba el dato de que en Veracruz la universidad no tiene un centro de estudios de género.

– Por ejemplo, no hay un espacio de investigación académica de género. En la academia ocurre lo mismo, con sus propios matices. La academia es un espacio, en cierto sentido,  más generoso. Porque no tiene un control de los tiempos tan estricto, entonces, mujeres que tienen hijos chicos o que tienen que compaginar, digo si la sociedad no fuera patriarcal ese no sería un problema de las mujeres, sería un problema de todos, entonces pueden compaginar los tiempos y los horarios, porque las mujeres podemos aprovechar para hacer mucho trabajo en casa, en el trabajo académico hay mucho trabajo que se hace en casa. No tenemos que lidiar continuamente con esos espacios. Cuando me preguntan quién es mi jefe, pues es el jefe de departamento, pero lo veo cada cuándo, entonces nos da mucha más libertad.

También hay discriminación salarial, también hay discriminación en la valoración, no se evalúa igual un artículo sobre derecho marítimo, por ejemplo, que sobre violencia sexual. En el Sistema Nacional de Investigadores los porcentajes de mujeres son más bajos, no hay rectoras, en la universidad en donde yo trabajo, la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana), no hemos tenido una rectora general, hemos tenido rectoras de unidades, en Azcapotzalco, en Xochimilco, en Cuajimalpa, en Iztapalapa, que es de donde salen los rectores generales, ahí no ha habido mujeres. 

Lo vas viendo. No hay decepción. Se redefine por distintas cosas, pero los esquemas patriarcales perviven, desde luego. 

Esto comentó la académica en brevísima entrevista, y en la atención de la prensa, también se nota que esos esquemas perviven, pues muchos reporteros y reporteras se marcharon al terminar la inauguración oficial, aunque algunas y algunas sí escucharon todas las ponencias.

Anuncios

1 comentario

  1. La h said,

    26 noviembre, 2008 a 8:54 am

    Y, ¿quién quedría ser como los xy?

    ¿Porqué no expone el juego matemático que se da en Alicia en el país de las maravillas? Luego, entonces, podrá “interpretar” lo que cita del libro.

    La h


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: