Mujeres presas y sus hijos padecen hacinamiento en Oaxaca

— Más del 70 por ciento están bajo proceso 

 

Por Patricia Briseño, corresponsal

 

María “S” recuesta a su hijo de un año de edad en una de las frías planchas de concreto de su celda en el penal central de Santa María Ixcotel, en la zona conurbada de la ciudad de Oaxaca.

 

Apenas envuelto con una pequeña cobija, el menor de edad llora, tal vez de hambre o de tristeza. María “S” lo arrulla un poco y finalmente se acuesta en el suelo, mientras la observan sus otras nueve compañeras que comparten el espacio de poco más de 20 metros cuadrados.

 

Procesada por el delito de narcomenudeo, María “S”, de 19 años de edad e indígena zapoteca, es tan sólo una de las 234 mujeres presas en los 14 reclusorios que hay en el estado de Oaxaca. Hacinada y abandonada por sus familiares, ella es un botón de muestra de la situación de maltrato que padecen las mujeres en el sistema penitenciario de la entidad.  

 

“EL HILO MÁS DELGADO”

 

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP), el número de mujeres presas en las cárceles de Oaxaca representa el 6 por ciento del total de la población penitenciaria en el estado. Entre las 234 reclusas están las que se encuentran bajo proceso y las sentenciadas tanto del fuero común como del federal.

 

Todas ellas están repartidas en las áreas femeniles de los 14 penales estatales, toda vez que no existe una cárcel de mujeres en toda la entidad. La mayoría de ellas son pobres y se encuentran en los reclusorios de Ixcotel, Pochutla y Tehuantepec. 

 

Casi todas tienen hijos e hijas menores de cinco años a su cargo, que cuidan y mantienen sin ayuda de nadie, ni siquiera de las autoridades penitenciarias que no les otorgan ningún alimento en específico para las y los niños. Algunas fueron detenidas por narcomenudeo, otras por homicidio.

 

Hay 29 mujeres indígenas, en su mayoría zapotecas de la Sierra Sur, pero también hay mixes, mixtecas, triquis… La mayoría delinquió por necesidad económica, porque se declararon culpables o porque quedaron entrampadas en el laberinto jurídico.  

 

Ante la pobreza no hay muchas opciones: quedarse sin comer o el narcotráfico, y se arriesgan como “burreras” o “camelleras”. Ellas son el hilo más delgado, son las más vulnerables de la cadena de impunidad, advierte la doctora en sociología Concepción Núñez Miranda.

 

La autora del libro “Narcotráfico, pobreza, justicia y derechos humanos: mujeres indígenas presas por delitos contra la salud” considera que mientras en México no resuelva el problema de la pobreza extrema, seguirán la migración hacia el norte de México o a Estados Unidos o el reclutamiento de más personas al narcotráfico. 

 

“Habría que revisar el supuesto combate al narcotráfico en México que no ha dado resultados, y en cambio destinar recursos que podrían emplearse en servicios de salud, educación y en la generación de empleos, y resolver así el problema estructural de la pobreza que lleva a la cárcel a muchas mujeres injustamente”, sostiene.

 

Para Núñez, quien en 2006 obtuvo mención honorífica por su obra en el concurso de tesis Sor Juana Inés de la Cruz, convocado por Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), las indígenas oaxaqueñas “están solas, sus parejas migraron y están olvidadas por sus familiares cercanos debido al gasto que implica desplazarse a los centros urbanos y someterse a la revisiones indignas para ingresar al penal”.

 

La especialista señala que deben protegerse los derechos de las mujeres presas desde una perspectiva de género. “Cuando hablamos de perspectiva de género en relación a la cárcel, estamos diciendo que justamente el impacto es diferencial (respecto a los hombres) y por eso la atención no puede realizarse desde una visión meramente cuantitativa”, explica.

 

VULNERABILIDAD

 

De total de internas, el 72 por ciento corresponde a mujeres procesadas, es decir, que aún no han sido sentenciadas, explica en entrevista el subsecretario estatal de Prevención y Reinserción Social, Emmanuel Castillo Ruiz.

 

Detalla que debido a la sobrepoblación en los penales, las procesadas comparten celdas con las sentenciadas, tanto del fuero común como del federal. 

 

El funcionario precisa que las presas que tienen a sus hijos en el penal deben ceder la custodia a algún familiar o tutor cuando los menores de edad cumplen cinco años.

 

Castillo Ruiz informa que hay siete mujeres embarazadas que en el trabajo de parto serán ingresadas al Hospital Civil de los Servicios de Salud.

 

Reconoce que la estancia de niños y niñas en las cárceles implica que también padezcan las limitaciones diarias por el hacinamiento penitenciario. 

 

Comenta que la SSP estatal gasta 8.60 pesos para la alimentación de cada uno de los hombres y mujeres privados de su libertad por delitos comunes, y 50 pesos para los del orden federal, explica el subsecretario.

Anuncios

1 comentario

  1. Anónimo said,

    29 agosto, 2012 a 19:41 pm

    Es muy injusto lo que les pasa a estas mujeres y sobretodo que llegan a ese lugar y sigue el abuso toal sin que nadie las ayudemos .. ya seria hora de basta de abusos y verificar sus procesos ayudemoslas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: