Nuevos procesos de Moscú: La Jornada

Babel
Nuevos procesos de Moscú: La Jornada
Javier Hernández Alpízar
Por decir lo que es un secreto a voces, que el núcleo de los articulistas de La Jornada es un instrumento del lópezobradorismo, fue censurado y orillado a salir Marco Rascón, uno de los pocos articulistas críticos de AMLO que le quedaban a ese medio.
La credibilidad de La Jornada ha ido en detrimento a grandes trancos, desde que se ha convertido en el diario oficial de AMLO y de gobiernos perredistas como los del DF, Chiapas y Michoacán.
Sus lectores y ex lectores pueden comprobarlo con sólo ver cotidianamente su portada y contra portada. La portada puede tener a AMLO en plan de héroe nacional y la contraportada destacar una nota sobre la privatización de espacios naturales en Baja California Sur, donde los privatizadores del territorio en beneficio de millonarios estadunidenses han sido gobernadores afines a AMLO. Pero eso no le quita una pluma a su gallo.
Ante su cruzada por homogeneizar (casi pasteurizar) a la “izquierda” mexicana bajo el pensamiento único de “sólo AMLO salva al pueblo”, les resulta muy chocante que se los digan con todas sus letras, y en su propio impreso.
Así expresa el ex articulista de La Jornada las cosas: “La Jornada cedió finalmente a la presión del lopezobradorismo que desde hace años ha sostenido, hacia dentro de la política editorial, la campaña y boicots contra quienes expresen posiciones críticas u opiniones que sean consideradas no correctas hacia esa corriente. Prueba de ello son la publicación sistemática de insultos encubiertos en “opiniones ciudadanas” contra colaboradores y redactores, organizadas desde dentro del mismo periódico, como la organizada por Jaime Avilés de manera permanente y desde hace años.” Luego cita un enlace al blog La hora del pueblo, del columnista de AMLO, que al parecer ya ha sido desactivado (el enlace, no el blog).
La labor de trolls de estos fanáticos del líder carismático ya ha tenido víctimas anteriores. El expulsado denuncia que otros fueron antes que él víctimas de este neoestalinismo posmoderno: “esta decisión no es sólo contra mí, sino contra todo proceso o protagonista que tenga una posición distinta o no comulgue con las posiciones del lopezobradorismo.
“Hoy, que se puede criticar a la presidencia de la república con toda libertad desde cualesquier posición política, resulta que desde no se puede criticar al lopezobradorismo y su “presidencia legítima”. Es ridículo que, habiendo luchado durante años contra el presidencialismo, hoy en los espacios de comunicación de la izquierda, el hacerlo sea motivo de escarnio, persecución y censura. Son muchos, redactores y colaboradores que han padecido y fueron expulsados de las páginas del diario por criticar no sólo acciones y exabruptos del lopezobradorismo, sino por criticar a personajes cercanos a él, como fue mi caso.”
La gota que derramó el vaso fue diferir de los columnistas de La Jornada que se han dedicado a linchar a Javier Sicilia (entre ellos el ex profesor de AMLO y uno de sus sumos pontífices, Rodríguez Araujo): “la campaña desde la sección editorial contra el movimiento surgido a partir del asesinato del hijo de Javier Sicilia y el surgimiento de un nuevo movimiento, al que, tras intentar cooptarlo y no lograrlo, lo han pretendido definir como un movimiento de la derecha y atacarlo con toda saña.
“Frente a esas opiniones expresadas en la sección de Opinión de La Jornada y luego de esperar pacientemente los rigurosos 14 días que se me impusieron, escribí la crítica a otras opiniones, coincidiendo incluso con la de Luis Hernández Navarro, que en este caso ha sido juez y parte en el debate y la imposición de su criterio para no publicar mi colaboración. Le pedí que los intelectuales del lopezobradorismo a los cuales me referí, me respondieran ellos haciendo uso de su derecho de réplica, a lo cual Hernández Navarro me respondió que decirles “intelectuales del lopezobradorismo” era un insulto impublicable, cuando considero que para ellos, es un honor estar con Obrador.”
La reflexión de Marco Rascón es: “Ojalá que esto sirviera para reflexionar y no permitir seguir rebajando el periodismo como se ha hecho en La Jornada.”
Y la censura llegó: “Por eso, de ser invisible, hoy mis opiniones fueron consideradas “insultos a otros colaboradores” y por lo tanto me señalaron que de “no corregir” mi propio artículo, en función del criterio del coordinador editorial de la sección Opinión este no se publicaría. ¿Qué debo de decir y como decirlo? ¿Quién califica y bajo qué criterio?”
Ante la intolerancia y las presiones, el articulista decidió dejar el periódico: “Como no se me han hecho llegar, cuáles son los nuevos criterios para publicar mis colaboraciones y en el entendido de que éstas pueden estar o no discrecionalmente a la opinión de un censor que te exige autocensura o no publicación como “su última palabra”, se me imposibilita por decoro y dignidad continuar publicando con libertad antes ejercida en las páginas de La Jornada. En este caso sí triunfaron, lo que fue una larga campaña para silenciar mi espacio inadmisible para el lopezobradorismo y los defensores de la intolerancia en La Jornada.”
Se trata de un acto de dignidad, ante esa mezcla de estalinismo y priismo que el lópezobradorismo ha impuesto en el medio dirigido por Carmen Lira: “en la entrevista a Andrés Manuel López Obrador en primera plana del 15 de agosto, se perfila lo que ha sido y será la cesión de La Jornada al lopezobradorismo en su tarea de dividir y manipular, falseando la historia de sus actos, como su intención de crear confusión y división. El lopezobradorismo, ha hecho ha pretendido dirigir al PRD desde La Jornada, levantando campañas de odio y sesgando la memoria y las responsabilidades.”
Después de explicar las razones de su salida de La Jornada, en su blog, Marco Rascón publica la última entrega, la cual no le publicaron por no autocensurarse.
Los dos primeros párrafos son: “La descalificación encabezada por John Ackerman y Octavio Rodríguez Araujo al MPJD y Sicilia, acusándolo de filopanista, falso demócrata y progresista, soberbio y distractor, no sólo es delirante, sino que delata la estrategia del inmovilismo lopezobradorista bajo el concepto de sólo-creo-en-él sustentado en la “fe y formado en la espiritualidad del amor al prójimo”, como dice el spot del cristianismo legítimo. Para ellos, mezclar lucha contra violencia y reforma política, es maniobra de la mafia del poder, pues consideran que la violencia actual es complot para confundir al pueblo, de cuya representatividad ellos tienen el monopolio.
“Para los intelectuales del lopezobradorismo, los muertos y desaparecidos de la violencia del país, no son políticamente correctos y por tanto, su reconocimiento y defensa significan una táctica distractora. Del delirio de Ackerman y Rodríguez Araujo, la aparición de Sicilia en la escena es un acto contra la causa verdadera y es un pecado haber convertido su dolor en una causa ciudadana. Según su tesis, lo políticamente correcto es convertir el dolor en una dieta vitalicia.”
Les debe haber revuelto el estómago, y ¿la conciencia?, la ironía de Marco Rascón: “Rodríguez Araujo y Ackerman le piden congruencia al poeta y se retuercen por los besos y abrazos. Serénense, ya les llegaran los suyos del amoroso con lengua de fuego.”
El blog donde publica sus trabajos el articulista censurado y expulsado del partido… es decir, de La Jornada, es: http://www.marcorascon.org
La explicación del caso, censura, proceso estilo soviet y demás, la tomamos del texto publicado en el blog de Malú Huacuja del Toro: http://malu-huacuja-del-toro.blogspot.com/2011/08/el-ultimo-articulo-de-marco-rascon-en.html?spref=tw
Sin duda, las costumbres de los procesos de Moscú no acabaron con la caída del Muro, además de padecer el oscuro y violento capitalismo realmente existente, tenemos que presenciar un estalinismo que logró no solamente purgar a Marx, sino a toda la tradición de pensamiento libre, en aras de un neogarridocanabalismo que parece más bien canibalismo. Habrá que llevar un hueso en el cabello, como los de las caricaturas. Y seguramente los miles de fans de Carmen Aristegui no moverán un dedo por el crítico de su neo mesías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: