Indígnense…¡carajo!

Fernando Álvarez Montoya    
Investigador Educativo y Licenciado en Educación

I
Arrastrando los pasos,  se desliza y avanza lentamente. Anciana y ciega  mujer  busca  fatigosamente apoyada en la ternura  de su hija,  donde reposar su cansada humanidad. -¡siéntate aquí  mamá!- . Atento observo  a  joven mujer  con la prole, uno en brazos y otro jalándole las enaguas.  Ella, de  humilde   presencia   y mansa   actitud se acerca a ventanilla de servicio (registro civil de Gómez Palacio, Durango) a solicitar información y documento obligatorio para que su madre dé inicio a los trámites y así, pueda  recibir la magra ($1,200 pesos al mes)  pensión de su recién fallecido esposo. Presto atención, no quito el ojo. De allí, la empleada con  cara destemplada  e insensible la envía a otra mesa de servicio. Sin perder detalle, espero paciente el desenlace del evento. Minutos después, con lágrimas surcándole el rostro  y evidente desaliento,  se acerca a  su madre y  le ordena.  ¡Vámonos, mamá!…  ¡No se pudo!
Previo a  esto, preciso antes que se retiren, solícito me acerco  las abordo y cuestiono… ¿qué sucedió, mujer?  – nada, sólo vine a solicitar el CURP (cartilla única de registro poblacional) para mi mamá y me lo negaron -,  ¿por qué? – Me pedían la credencial de elector de mi mamá y  acta original de nacimiento-. Y, aduje. – saca  una, aquí  las (¿)venden-,   -No puedo, aparte de que no traigo dinero, mi mamá no nació en Gómez, nació en Baja California-. ¿Y, la credencial de elector?- No tiene, mi mama nunca ha votado-.  ¿Y qué vas h hacer?.. –  No sé-.   No se vayan, espérenme, deme oportunidad de intentarlo. Me acerco, solicito audiencia a joven e imberbe funcionario el cual acepta y me ordena  ¡Siéntese!…Le  pregunte: causa, motivo, circunstancia, razón del por qué, le haya negado el CURP a la  señora.  Primero, comenta.  Es requisito indispensable que para hacer cualquier trámite, todo ciudadano debe de contar con su credencial de elector.  Segundo: el acta de nacimiento que le pedí a la señora es la vieja, no sirve, necesito la nueva. -Si me permite, intervine-. Quisiera aclararle e informarle si es que usted no lo sabe, lo siguiente: Del primero, quiero decirle que usted  ni el más alto funcionario de la república van a encontrar en ningún lado ordenanza, decreto, ley que establezca la OBLIGATORIEDAD de tener la credencial de elector.
– La constitución mexicana  consagra ese derecho. Votar o no votar. Mire usted, yo no voto, porque si voto soy cómplice de tanta tropelías que hace el gobierno-. -Que ustedes le exijan a la ciudadanía ese documento es totalmente ilegal-. Segundo: – el acta de nacimiento que te presenta es legal, porque exigirle la “nueva”- . Contesta. – Las actas de nacimiento nuevas son indispensables porque traen un nuevo código y de ahí nos basamos para la entrega del documento que se solicita-. Replique. –  Sé, y  sé muy bien que a los adultos mayores no se les exige el CURP. – Desatendido e insolente el lampiño funcionario  remata-: -son las reglas y hay que respetarlas.  –No, agregue, si estas violentan los más elementales derechos del ser humano, hay que romperlas-.  Solicitud del servicio: denegado. Esta  es sólo una pequeñísima  parte de la cotidianidad de vida  y de las arbitrariedades que se cometen en contra de millones de mexicanos. Así actúa en todo el país la insensible burocracia.  Sin espíritu de servicio, se sirven de la sociedad, no le sirven a ella. Indígnense…!carajo!
II
Los golpes  de su rostro, son  heridas que entorpecen y obstaculizan su mirada.  No ve. Su corpulenta humanidad  se encuentra   lacerada por los golpes.  Saúl siente  mancillada su existencia. No  habla, no quiere tocar el tema. Callado, abstraído en sus temores se  recoge   en su dolor. Saúl víctima de un  secuestro teme aún por su vida…,  y la de los suyos. Cree, piensa que todavía  tiene cuenta pendiente con los siniestros  seres que le arrebataron parte de su existencia.  Tranquilidad y armonía ausentes. Paz arrebatada.
Cinco días duro el cautiverio y cinco días que con detestable   violencia fue martirizado su cuerpo, su voluntad de vivir. Indague, quise saber el motivo de tanto martirio, supe después, que a otros en similar situación los obligaban a golpearlo. No hubo receso. Los que “aceptaban” y demostraban sumisión  y obediencia se les eximía  del suplicio y, eran invitados a formar parte del perverso grupo. Saúl, nunca vio un rostro, eso le permitió salvar su vida. Siempre vendado, desde el momento del secuestro y con  la mirada  fija al piso.  Silencio y obediencia sirvieron también para salvar su existencia.
De la  terrible experiencia, sólo recuerdos funestos. Gritos, dolor, oscuridad. Murmullos, mujeres rezando, pidiéndole a la “Santa Muerte” por el “bien” de sus maridos. Solicitándole piadosamente  su regreso al término de sus perversas hazañas.  ¡Increíble!  Concentrado en su dolor  y  en la oscuridad, Saúl escucha atónito e incrédulo voces infantiles, niños,   muchos niños,  hijos de los criminales.  Testigos de tan deplorable evento.
La negociación, el pago del  rescate.  La familia al quite, a juntar el dinero.  Pedir aquí, allá, mas allá para  reunir  $50,000  pesos de los $100, 000 que exigieron,  además del carro viejo de Saúl. Huella indeleble, este hecho estará  permanente y  acompañará a Saúl  hasta el final de su existencia.  Denunciar, ¿para qué?… Saúl sabe muy bien que para los pobres no hay justicia. Hecho de violencia extrema que, al igual que miles en México; esperan…, es peran..Indígnense…carajo.
III
Ciudad Juárez. Uno de miles de testimonios del insuperable dolor que sufren las familias que son alcanzadas por la maldad. Desgarradores momentos que trastocan, remueven la conciencia del espíritu más templado. No existe. No hay nada que explique la razón de tan inescrutable crueldad. Historias de dolor profundo. Historias que están allí, guardadas en la memoria de una sociedad que sufre, que espera respuestas,  que espera…justicia.
Juárez, al igual que muchas ciudades de México, guarda similitud en sus costumbres, en sus vecindarios. Estampas que permanecen a pesar de los  de los años y  de la inseguridad que tiene atrapado a México.  La tienda de la esquina, la panadería, la ferretería, la farmacia  etc., se resisten a desaparecer. Las pocas que existen pagan cuota (extorsión).  Subsisten precariamente. -No hay otra-Aducen los dueños. -Tenemos que comer-. No se resisten, saben cuál es el precio: su vida, o la de los suyos. Al igual, José, hombre joven, robusto. De abultado abdomen.  Dueño de la chicharronería del barrio, se resiste, no quiere seguir pagando cuota. Sabe del riesgo, del peligro. Amenazas y reclamos pero,  José persiste en su resistencia. José ya no está, nadie sabe donde se encuentra.  Su tenacidad la costó la vida de su vástago. Encontró frente  a su negocio el cuerpo decapitado de su hijo. Justicia ausente. Dolor, profundo, muy profundo presente. Indígnense…carajo.
IV
“Desglose de salarios que de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación 2012, aprobado por la Cámara de Diputados, el primer ministro de la SCJN devenga 491 mil 64 pesos al mes, mientras el presidente de la república percibe 253 mil 849 pesos.
El sueldo del presidente es menor de los ministros encargados de impartir justicia. Cada uno gana 333 mil 284 pesos al mes
Más aún, los ingresos de los encargados de organismos autónomos, como Instituto Federal Electoral (IFE), Auditoría Superior de la Federación (ASF), Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) e Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se ubican por arriba de los que perciben los secretarios de Estado.
Según el presupuesto, el sueldo anual de los secretarios de Estado es de 2 millones 375 mil 502 pesos; en contraste, el presidente del IFE gana 3 millones 33 mil 617 anuales, y el titular del Inegi, 2 millones 395 mil 172 pesos.
Por su parte, los senadores tienen ingresos anuales por un millón 978 mil 260 pesos, mientras que los diputados ganan un millón 524 mil 151 pesos”. (Revista Proceso. Num. 1828. Noviembre 17 del 2011).
Sólo agregaré, que el salario promedio de un trabajador en México es de alrededor en promedio de 2 mil 800 pesos mensuales. Indígnense…carajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: