Lo que me interesa de componer es que siempre parece que no habrá más: Mauricio Díaz

Las canciones de Chico Buarque son como huellas digitales

Cada vez es más difícil hacer rolas, porque hay demasiadas

Javier Hernández Alpízar.- A propósito de su propia experiencia y proceso como autor de canciones, Mauricio Díaz dio un rodeo por las reflexiones de otros autores, Caetano Veloso, Chico Buarque, Woody Guthrie citado por Bob Dylan, para elaborar su reflexión sobre la situación de la canción hoy y sobre su propia búsqueda: En lugar de intentar ser prolífico en un mundo con demasiadas canciones, tratar de hacer menos pero buscar que sean contundentes. Un ideal a alcanzar, las composiciones de Chico Buarque, que no se repiten, singulares “como huellas digitales”, según la imagen que puso el entrevistado, en esta segunda y última entrega.

Comenzamos por el principio, que fue escuchar canciones desde niño:

– Me gustaban mucho las canciones desde niño, pero no tuve una formación culta de canciones. En casa de mi mamá se oía de todo, desde José José, Raphael, todo eso, pero también había días que oía a Antonio Aguilar, a José Alfredo Jiménez, a Pedro Infante, a los rancheros, a los mariachis. A mí me gustaba Javier Solís, en mi casa se oía mucho Cri Cri, y un primo que cuando yo tenía ocho años él tenía 15 o 16, oía a los Beatles, a los Rolling Stones, AC/DC, y mi hermana mayor, que me lleva como tres años, por ella me tocó todo el rock de los ochentas. En la casa había muchísimos discos. Mi papá no es un melómano, pero es de las personas que va a la tienda y compran discos a ver qué onda. En esa época, la economía te lo permitía, ahora es muy difícil. Aunque la gente se desquita con los MP3 que compra por montón. Pero en ese tiempo mi papá iba y traía un disco de Simón Díaz, uno de una banda alemana que tocaba metales, y de colecciones de música clásica. Así crecí oyendo mucha música.

También de niño tuvo su primera experiencia con  la guitarra…

–   Pero la verdad es que de niño no pensaba ser músico. Aprendí a tocar guitarra, a los siete años. Tomé un año de clases y con eso aprendí como lo básico, pero nunca fue mi finalidad. Yo quería ser pintor, dibujante o arquitecto. Pero como a los 14 años sentí una cierta limitación técnica, aunque pintaba o dibujaba bien, no tenía la paciencia para estar haciendo una obra que requiera pulcritud o cierta paciencia para llegar al resultado final.

-Cuando tenía como 17 años, haciendo limpieza de mi cuarto, me encontré con mi guitarra de cuando era niño, y empecé a hacer canciones. Me parece que vi un Festival OTI, vi a alguien cantando con una guitarra y me gustó ese modelo, y empecé a componer así. Llevaba mi guitarra a la escuela, y tocaba canciones, pero nunca pensé que iba llegar hasta donde he llegado. Nunca pensé que algún día iba a entrar a internet y al poner mi nombre iban a aparecer un montón de entradas. Es algo raro, la verdad.

-Por otro lado, siento la comodidad de no ser una estrella ni ser famoso. De estar por ejemplo, en este cafecito, y que nadie sabe quién eres, es maravilloso. Tengo amigos que han pasado años persiguiendo la fama y que sufren por eso y está cabrón.

-Lo que me interesa de las canciones es que siempre creo que ya no va ha haber más. Siempre escribo canciones que vienen de dentro.

Pero también respeta la disciplina que se debe tener para hacer una canción a pedido.

–   Es difícil hacer canciones… sí hago canciones por encargo, lo considero una disciplina. Hace como un año puse en internet que hacía canciones por encargo, y alguien me preguntó que cuánto cobraba y puse que cobraba cinco mil pesos por hacer una canción original para alguien, con el tema que me dijera, y hubo gente que se ofendió, que qué onda, que estaba prostituyendo yo mi arte. Y les dije: “Bueno, hay gente que es pintora y que pintan un cuadro y lo venden, ¿cuál es el problema de hacer una canción?” Además, generalmente escribo mis sentimientos, vivencias, preocupaciones, observaciones, y de pronto me interesó como oficio el hecho de, por el compromiso económico, que no es para minada más la frialdad del dinero, ahora tengo un hijo. Por eso es que antes no ofrecía hacer canciones por encargo, porque así lo consideraba, al menos en mi situación un poco más superficial, pero teniendo un hijo, digo: “¿Cuál es mi oficio? Hacer canciones”. Quiero escribir canciones que me involucren en un compromiso de decir, tengo que entregar en tantos días y además me involucren en la vivencia de la persona, si a la persona no le agrada la canción, supongo que no me va a pagar. Se quedó ahí la cosa, pues la gente en México no valora ese trabajo.

-Hubo gente que en un primer momento dijo: “Sí, yo los voy a juntar y tengo un poema que quiero que musicalices”. Pero después como que dijeron: “Cinco mil pesos es mucho dinero”. Yo lo entiendo.

No obstante, lo más interesante es el reto de hacer canciones propias, y en ello encierra una filosofía, hecha de sus propias experiencias, y el aprendizaje de sus autores favoritos.

–   Pero yo hago canciones por una cuestión de expresión, ahora por ejemplo, siento que agoté mi lenguaje musical. Estuve en un periodo en que estuve componiendo mucho más sencillo. Cuando era más joven, acabo de cumplir 40 años, investigaba, siempre me ha gustado buscar sonoridades no experimentadas. Ayer le decía a un amigo porque prefiero a Chico Buarque, porque si oyes a Silvio, a Serrat, que son grandes compositores, a Leonard Cohen, a Charly García, el mismo Joaquín Sabina, hacen canciones estupendas, pero el modelo armónico, digamos, la construcción armónica que hay abajo, son los acordes o las vueltas de otras canciones que ya existen, que ellos las toman y hacen otras nuevas, que se parecen, tienen similitud, pero son nuevas, no son copia, no es un plagio. Pero Chico Buarque no compone así. Puede ser que sí use armonías o acordes que existen en otras rolas, pero sus vueltas, los ciclos de acordes, siempre son nuevos. Sus canciones son como huellas digitales.

-Toda mi carrera he tenido ese conflicto, porque creo que mi vocación real no es de compositor sino de musicólogo, me interesa mucho por qué la música, por qué compuso tal artista, en qué año la compuso, si hay grabación en qué año la grabó, quiénes grabaron, cuál era la situación biográfica de tal artista en tal época, a mí eso siempre me ha movido, desde antes de que yo fuera compositor.

Y escuchar a fondo cada disco, explicó Mauricio Díaz.

 

–   Chico Buarque sacó un disco nuevo, lo escuché y me dejó maravillado. Yo pensaba que a estas alturas del partido ya no se podía componer un disco de canciones tan originales y tan nuevas. Acaba de salir el “Segunda cita” de Silvio en febrero, y el “Vinagre y rosas” de Sabina, y los dos discos me encantaron, pero haz de cuenta que los oí… soy un poco obsesivo para escuchar, los oí sin parar un mes o mes y medio, y después, hubo un momento en que sentí que ya no me daban nada, sé que después los voy a retomar y los voy a poner en el random y los voy a oír, pero como compositor, como estudioso de música, me di cuenta de que en realidad están hechos con modelos de acordes, perdón que me extienda… El otro día oí una frase de Nabokov que decía: “Pienso como un genio, escribo como un vato con talento y hablo como un idiota…” (risas).

E inició un recorrido por la manera como ven la canción algunos autores contemporáneos.

–   Hay una entrevista de Caetano Veloso en 2008 en la que dice que él intuye que está terminando el tiempo de la canción. Dice que la forma moderna popular de filosofía es la canción, o sea hay otras, como los estudios, ensayos, en fin, pero, al alcance de cualquier persona, están las rolas de Lennon, de Bob Dylan, de Serrat, de Silvio, y que son como pequeñas cápsulas, a veces, de filosofía, no por ser canciones son filosofía, imagínate las de Enrique Iglesias dónde quedarían… (risas).

-Decía Caetano que quizás estaba terminando un periodo en la música que había comenzado más o menos en 1925-30, con la aparición del fonógrafo, que luego en los cincuentas había engrosado con las big bands y las orquestas, la época de los grandes cantantes, de Agustín Lara y de Pedro Vargas, y luego había sido la época del rock, que había llevado a la música de consumo de los setentas, y luego degeneró en la era del video en los ochentas, y ya como que estamos viviendo el residuo de todas esas etapas.

-Caetano cree que hay demasiadas canciones ya, y seguir haciendo canciones por hacer, es como estar repitiendo y repitiendo. Leí la biografía de Bob Dylan y él dice que cuando fue a ver a Woody Guthrie en el sesentaidós, cuando estaba hospitalizado, y le dijo que cuando haces canciones no eres propiamente un compositor como un compositor clásico, sino que de tu propio acervo musical terminas rehaciendo las melodías con otros modelos armónicos. Y creo que un poco así es, incluso en la música clásica, que el mismo Beethoven, Mozart, Bach tomaban muchos temas de lo popular e incluso, aunque fueran diferentes, se parecían a los temas populares.

-Pero lo que me llamó la atención después de leer esa entrevista de Caetano, quien lo entrevistaba decía que curiosamente él estaba diciendo eso en un año en que, por primera vez, sacaba un disco sólo de canciones suyas, porque siempre ha cantado también cóvers.

-Después vi una entrevista de Chico Buarque, antes de que saliera su nuevo disco, y decía: “Quizás estamos ante la muerte de la canción como medio de expresión”, y daba varios signos, por ejemplo el rap, porque ya es una forma musical sin melodía, aunque con mucho texto.

-De pronto, como compositor activo, vivo, muchos más joven que ellos, voy a cumplir 40 años, pensar que se pudiera acabar y tener otra profesión no me angustia mucho. Me considero lo suficientemente talentoso para dedicarme a otro arte o a otra cosa, pero realmente, en mi búsqueda como compositor, hubo un momento en el que dije: “He ido de complicado a sencillo”, porque la gente se quejaba de que no teníamos sencillez ciertos compositores. Pensé: “Debes conservar tu honestidad como ser humano y artista y decir lo que sientes, pero también si tu público no está entendiendo el lenguaje en que te estás desenvolviendo, debes tener humildad como artista para alcanzar a ese público”.

-Estos últimos tres años estuve componiendo cosas en un lenguaje sencillo, pero siempre teniendo mucho cuidado de no componer utilizando secuencias armónicas ya muy sobadas, sino canciones como Mientras tanto, El superavión, que vienen también de mi experiencia de tocar con León Chávez Texeiro, durante casi doce años, y busqué por ese lado, pero ahorita siento agotado ese modelo.

Y surge una especie de duda que se responde solamente en la medida en que sigue la próxima canción, pero cuidando que no sean demasiadas.

–   Entonces me pregunto: “¿Será que realmente no tiene caso estar investigando y hacer nuevas y más canciones, a menos que sean las que me nacen?” Lo he estado dejando en ese plano: Voy a crear lo que realmente me nazca y  lo que realmente venga de una inspiración interior y tenga cierta conciencia y cierta búsqueda técnica, pero no voy a componer por tener canciones. Hay compositores que componen por tener canciones, discos llenos de canciones de relleno que nunca nadie oye ni pela.

Cambié mi punto de vista, de la última vez que me entrevistaste afuera del Ágora, después de ese concierto, cambié mucho en ese aspecto. Trato de dosificarme mucho más en escena y en los discos, hacer no discos de 16 rolas sino de 9, 10 pero que sean contundentes, que tengan algo que las haga especiales, porque mi propuesta se pierde en un mar de propuestas que hay.

Así, Mauricio Díaz no solamente compone canciones intuitivamente, sino que se pregunta si la canción todavía tiene futuro. Y quizás encuentra la respuesta cuando escucha una canción que refuta al mismo entrevistado, como Chico Buarque, que saca un disco con canciones que son nuevas y singulares “como huellas digitales”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: