Aquiescencia

Babel
Aquiescencia
Javier Hernández Alpízar
Aquiescencia, en su pleno sentido de “autorización” o “consentimiento”, por pasividad, por dejar hacer y dejar pasar, al menos, lo cual genera la impunidad, el caldo de cultivo para la violación a derechos humanos; en resumen, como ha dicho Julián Lebarón: “una política criminal”. No hay otras palabras para describir la responsabilidad del Estado mexicano en la cacería contra integrantes del Movimiento Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad, movimiento civil y además de pacífico pacifista, que se encuentra bajo ataque de grupos paramilitares como el que en Michoacán secuestró y asesinó a Don Trinidad de la Cruz Crisóstomo, comunero nahua de Michoacán.
Al llegar a Xayakalan, la policía federal los abandonó, e inmediatamente llegaron sujetos armados a secuestrar al campesino, despojando a todos los integrantes de la caravana, encabezada por Pietro Ameglio, del Movimiento por la Paz, de sus celulares, con lo que hoy todos los contactos de ese movimiento están bajo amenaza.
Apenas el pasado 28 de noviembre fue asesinado también Nepomuceno Moreno Muñoz, y antes otro campesino de Ostula, municipio de Aquila, Michoacán, Pedro Leyva Domínguez.
Asimismo, intentaron matar a tiros a una de las fundadoras del grupo Nuestras Hijas de Regreso a Casa, Norma Andrade, como antes asesinaron a Marisela Ortiz, a Susana Chávez y Josefina Reyes, víctimas de una política de ejecuciones de mujeres, luchadoras sociales, defensoras de derechos humanos que buscan justicia para sus hijas e hijos.
En Guerrero se encuentran desaparecidos dos personas, ecologistas, Eva Morales Alarcón, dirigente de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán, y Marcial Bautista, secuestrados  por un grupo paramilitar en la carretera federal Acapulco- Zihuatanejo.
Hacer una lista de las víctimas de grupos paramilitares en México en los años recientes, solamente de los posteriores a la matanza de Acteal, por ejemplo, sería un texto largo, lleno de nombres de víctimas inocentes, como las propias Abejas, no sólo pacíficas sino pacifistas.
Y el Estado, la clase política entera, los partidos, simplemente se han cruzado de brazos, han dejado hacer y dejar pasar. Es decir, aquiescencia, complicidad activa o pasiva, o ambas, en el crimen.
Así se entiende el crecimiento de la impunidad que ha ido llenando de muertos el campo de los defensores de derechos humanos, desde Digna Ochoa y Pável González, a Mariano Abarca, opositor a la minería a cielo abierto en Chiapas, a Alberta (Bety) Cariño y Jyri Jaakkola.
Tal vez el único error de la demanda penal internacional contra Calderón sea enfatizar en su persona algo que es responsabilidad suya como presidente del país (de facto, pero presidente, cuyos actos de gobierno han traído como consecuencia miles de muertos, desaparecidos, desplazados, lesionados), pero va más allá. Sin embargo, hay también ya un proceso contra el Estado mexicano ante el Tribunal Permanente de los Pueblo (TPP), heredero del prestigiado Tribuna Bertrand Russell, y el gobierno mexicano no hace sino méritos para obtener una merecida condena.
Eso es un gran peso moral sobre la conciencia de todos los cómplices de esa política, pero en México falta un alto a las muertes violentas. Lamentablemente, cuando surgió un Movimiento por la Paz, ha sido atacado no solamente por las plumas mercenarias de la derecha, sino por las que se dicen de izquierda y no fueron capaces de comprender la profundidad de esa lucha: Ahora intentan mimetizarse y copiar sus formas exteriores, mientras el poder ataca a quienes pusieron el dedo en la llaga. No es casual que entre las víctimas de esta operación de guerra sucia se vayan contra los pacificadores, pues son el “enemigo” a vencer, porque son quienes evidencian la profunda ilegitimidad e injusticia de la guerra.
Son lo mejor de todos nosotros, por eso estorban a derechas e izquierdas mezquinas. Y no merecen quedarse solos, no se quedarán así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: