Guerrero: coordinación represiva

Babel
Guerrero: coordinación represiva
Javier Hernández Alpízar
La carta de la Coordinación de Apoyo a Suljaa´, fechada en la ciudad de México el 15 de diciembre de 2011, revela otra coordinación: la de la represión. No es la primera vez que cuando hay una grave agresión contra organizaciones populares y comunidades indígenas o mestizas, como las invasiones policiaco militares de San Salvador Atenco y de la capital de Oaxaca en 2006, se revela una coordinación nacional entre diversos niveles de gobierno y mandos policiacos y militares. La maquinaria de la represión se muestra en su eficiencia, sin importar que unas autoridades sean del PRD y otras del PAN y del PRI.
La carta de quienes desde la Ciudad de México dan apoyo y acompañamiento a los indígenas de Suljaa´(Xochistlahuaca, Guerrero) en un proceso de defensa de su autonomía, territorio y recursos naturales, así como de su lengua (ñomndaa, la palabra del agua) y su derecho a comunicarse y a poseer medios propios (como les da derecho a hacerlo el Convenio 169 de la OIT, y los Acuerdos de San Andrés, que las organizaciones indígenas del Congreso Nacional respetan como ley) revela una cosa: Coordinación para reprimir a los guerrerenses.
La caravana que iría en autobús a acompañar a la Radio Ñomndaa en la celebración por su séptimo aniversario tuvo que suspender su asistencia por: el clima de represión, las desapariciones de dos ecologistas Eva Alarcón y Marcial Bautista de la Sierra de Petatlán, desaparecidos por hombres armados inmediatamente después de pasar un retén militar en donde los soldados los identificaron por nombre. La ejecución extrajudicial en manos de policías estatales de Guerrero y federales, así como civiles armados (paramilitares) de tres estudiantes normalistas, Gabriel Echeverría de Jesús, Alexis Herrera Pino, de 20 años de edad, y José David Espíritu, en la Autopista del Sol, durante el violento desalojo de un bloque carretero en demanda se mejores condiciones para la Escuela Normal de Ayotzinapa.
Además, la Coordinación de apoyo a Suljaa´ denuncia que sus integrantes han sido objeto de “hostigamiento y claras amenazas que ponen en riesgo la integridad física de algunos de sus miembros, la última de ellas el día 14 de diciembre (cuando) se ha congelado la cuenta bancaria que se usó para los depósitos del camión a Suljaa’.” Es decir, quienes los amenazan han tenido la capacidad de congelar la cuenta donde depositaron el dinero para pagar el autobús.
La Radio Ñomndaa misma ha sido objeto de acoso militar. Nos referimos a la presencia, en julio de 2011, de medio centenar de soldados del ejército mexicano que llegaron a la comunidad amuzga de Suljaa’ preguntando a las personas en la calle por la ubicación de las instalaciones de la Radio Ñomndaa, La palabra del agua, la cual recién había reiniciado transmisiones después de estar unos días fuera del aire por motivos técnicos. Los militares ubicaban las entradas y salidas de la comunidad, realizaron un mapeo del lugar y a pesar de ir preparados para cocinar, acampar y quedarse en el lugar, se retiraron, quizá debido a la organización comunitaria en defensa de su radio y a la intensa difusión que realizaron organizaciones de derechos humanos como Tlachinollan y muchos medios como el Centro de Medios Libres DF y Regeneración Radio. (Un programa de radio puede escucharse en: http://regeneracionradio.org/live/?p=liberacion/Hostigamiento_Radio_Ñomndaa ).
Así que la disculpa, que el secretario de gobernación dio Valentina Rosendo (víctima de violación cometida por efectivos del ejército mexicano en Guerrero), fue de dientes para afuera: Lo que el Estado mexicano debería dejar de hacer es desaparecer ecologistas, de asesinar normalistas, de acosar militarmente a radios comunitarias indígenas, de hostigar y congelar cuentas bancarias a solidarios con las comunidades indígenas.
No obstante, para esas tareas represivas, la clase política muestra una coordinación sin demasiadas fisuras, entre gobiernos perredistas como los de Guerrero y Chiapas, el gobierno federal panista, la burocracia panista, priista y perredista de diferentes niveles.
Y ahora, el llamado compulsivo a votar es una exigencia autoritaria, del “Si no votas cállate” de 2006 han pasado al: “a este hay que controlarlo “, como se refirió Paco Ignacio Taibo II a Javier Sicilia en la FIL de Guadalajara, según nota de La Jornada: http://www.lajornadajalisco.com.mx/2011/11/30/index.php?section=politica&article=003n1pol

Anuncios

1 comentario

  1. 18 diciembre, 2011 a 1:02 am

    […] Babel Guerrero: coordinación represiva Javier Hernández Alpízar / Zapateando2 […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: