La colonialidad de la universidad

Babel
La colonialidad de la universidad
Javier Hernández Alpízar
Desde la Nueva España, las universidades nacieron al servicio del poder y del saber coloniales, es decir al servicio de una metrópoli.
En el siglo XVII hubo un conato de ideas modernas, críticas, entre los jesuitas humanistas, proceso descolonizador que terminó con su expulsión, en complicidad entre el Vaticano y la Corona española.
Las universidades hoy (nos referimos, aclaremos, a las universidades, no a los changarros que se ponen ese nombre para cobrar colegiaturas, que son algo así como los “productos milagro” del saber colonizado, es decir, una mala broma para los clientes- víctimas) son neocoloniales, a saber, neoliberales.
Va de anécdota: Hace unos pocos años, un grupo de estudiantes de la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana logró hablar con el entonces director. El objetivo, pedirle que regresaran los estudios sobre el Capital de Karl Marx. El viejo los trató paternalmente. Les dijo algo como: “Sí, jóvenes. Yo tengo todos esos libros en la biblioteca de mi casa. Pero a ustedes queremos darles algo útil, acorde a los tiempos que vivimos. Eso no les va a servir, irían al desempleo”. Y los mandó de regreso a sus clases de econometría y neoliberalismo. Hoy enfrentan el subempleo.
John Forbes Nash Jr. recibió en 1994 el premio Nóbel de matemáticas por sus aportaciones a la teoría de juegos, junto a Reinhard Selten y John Harsanyi. La película Una mente maravillosa está basada en su persona. En un diálogo de la película –cuenta Walter Graziano en su divertido y ameno libro Hitler ganó la guerra–, Nash dice que refutó a Adam Smith. Y es cierto.
La teoría de Smith explica, o pretende hacerlo, algo así como la teoría del flogisto, que del egoísmo, del cálculo racional y egoísta de individuos que quieren ganar todas las canicas para ellos, nace, como edificado por una “mano invisible” el bien general. Y la teoría de Nash refuta esa falsedad, e implica que el bien general nace de la cooperación y no de la competencia egoísta despiadada. No se necesitan manos invisibles, sino colaboración. Las teorías socialistas y anarquistas ya habían dicho eso. Ahora está matemáticamente demostrado.
En otras palabras, al matemático estadunidense le dieron el premio Nóbel por una teoría matemática que demuestra que el liberalismo y su refrito, el neoliberalismo, son científicamente falsos. Y no lo hizo en una marginal universidad en medio de las selvas tropicales, sino en las universidades de la metrópoli. Pero el sistema le dio el Nóbel, hizo una película que lo presenta como un simpático alucinado bonachón, el típico “genio loco”, guardó sus teorías científicas revolucionarias en la gaveta de las curiosidades y sigue promoviendo, con becas, posgrados, publicaciones, simposios, institutos y propaganda, una teoría científicamente falsa.
No es casual que promueva esa teoría falsa, matemáticamente refutada, porque le permite destruir economías, por ejemplo, la de Argentina, la de Chile, la de México, y darle un barniz de aceptabilidad “científica” a ese bárbaro saqueo.
De hecho, sus operadores en nuestros países son personas educadas, adoctrinadas, en sus universidades. Ellos han hecho el eficiente trabajo de destruir, saquear, y poner en bandeja de plata nuestros países a Washington, o a las mineras canadienses… No es casual que los doctores como Salinas de Gortari o Zedillo sean consentidos, apapachados, ni que su impunidad, digo, inmunidad sea garantizada por el imperio, pues son sus buenos muchachos, sus discípulos fieles. Son la encarnación y personificación de la colonialidad del saber y del poder.
Ellos son la eficiente administración colonial de la prostitución de nuestros territorios y pueblos, tan eficientes como el militar que administraba los trabajos sexuales de las visitadoras en la novela del neoliberal Vargas Llosa.
Por ello no es del todo una sorpresa la subordinación colonial de la Universidad Veracruzana mediante su Facultad de Biología, y el Centro de Investigaciones Tropicales (CITRO), al servicio de la minera canadiense GoldGroup Mining. Hoy la UV se pone al servicio de una minera canadiense como ayer al servicio de Petróleos Mexicanos, de Granjas Carroll y de Mexicana del Medio Ambiente, que impuso el relleno sanitario en El Tronconal. No es de sorprender, porque su supuesto saber es un enclave ideológico colonial.
Qué se puede esperar si en sus escuelas de economía siguen enseñando las teorías falsas que vienen desde Adam Smith hasta Milton Friedman, qué esperar de ella si sus profesores e investigadores de “ciencias sociales” discurren sobre nebulosos pseudoconceptos como “globalización” y dedican sus investigaciones a estadísticas y sofisterías electoreras.
De una mentalidad colonial no se puede esperar sino una actitud política y académica colonizadas, obedientes y fieles a la voz del amo, sea canadiense, español, estadounidense o de la metrópoli que gusten.
Ya nos había comentado un vocero del Frente Amplio Opositor (FAO) a la minera canadiense San Xavier en San Luis Potosí que, en donde quiera que llegan a destruir el territorio, las mineras terminan corrompiendo a las universidades para que les den una falso cariz de “sustentabilidad”. Y eso acaba de pasar en Veracruz, a decir de Guillermo Rodríguez, de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LaVida). CITRO y la UV, en lugar de defender a las cícadas, su objeto de estudio y su razón de ser científico- académica, y a las demás especies vegetales y animales, se dedica a arrancar las cícadas y transportarlas en camionetas con el logo de la UV para transplantarlas a un vivero. Plantas que son fósiles vivientes, son arrancadas y tratadas como piezas de cambio, todo para servir a una transnacional canadiense.
La colonialidad del saber no puede sostener una ética de la ciencia y de la academia, ni siquiera es capaz de dar cuenta –conceptual– de sí misma. La ética en la ciencia comienza por el compromiso con la verdad del saber, o debería empezar por ahí, pero cuando la verdad no importa, sino poner sucursales del pensamiento colonizador en boga, entonces el resto de la ética es un apéndice de la caja registradora. Como cantaría Pink Floyd: “Money, its a gas”…
Sin embargo, para toda hegemonía, por totalitaria que se pretenda, hay una contracorriente. Así como salieron enfurecidos los chicos que no obtuvieron del director de Economía una cátedra decente sobre Marx, hoy existen estudiantes que le dicen a la cúpula de la UV:  – No en mi nombre. La descolonización debe ser mental y también una descolonización de la voluntad, y hay jóvenes que no se dejan expropiar la voluntad por una “representación” ilegítima. Esa negación puede ser el comienzo de un proceso descolonizador. Habrá quienes no se arrodillen ante el imperio, los hay. Por fortuna.

Anuncios

1 comentario

  1. Pedro Bravo said,

    2 febrero, 2012 a 2:49 am

    En el libro “México en 1554 y Túmulo Imperial” de Francisco Cervantes de Salazar (quien diera el discurso inaugural de la Real y Pontificia Universidad de México), libro escrito en diálogos, muy a la manera platonezca, en el primer diálogo llamado Universidad de México, uno de los interlocutores, Mesa, quien tiene por misión recibir a los maestros reclutados de la Universidad de Sevilla y mostrar la ciudad de México y las instalaciones de la misma universidad, le dice a Gutiérrez, el otro interlocutor, refiriéndose a los demás profesores que integran la universidad: “Antes bien debieras haber dicho, que a unos ya otros (se refiere a algunos profesores que no son de Salamanca y enviados por Carlos V…nota mía) debe honrarse por haber de ser los primeros que con la luz de la sabiduría disipen las tinieblas de la ignorancia que oscurecían este Nuevo Mundo, y de tal modo confirmen a los indios en la fe y culto de Dios, que se transmita cada vez con mayor pureza a la posteridad” pp.22

    Es decir, el no reconocimiento a la otredad y su respectiva visión del mundo por creerla inferior. Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: