PRD y PT en la impunidad de Nazar Haro

Babel

PRD y PT en la impunidad de Nazar Haro

Javier Hernández Alpízar

Violemos la consigna estalinista de no criticar al partido para “no darle armas el enemigo”, o como dicen los lópezobradoristas, no “hacerle el juego a la derecha”. Porque no es ético callar. Lo indignante es que a los partidistas a toda costa les indignen menos las canalladas que comete su partido que el hecho de que no sean dejadas en silencio.

En fechas recientes murió Miguel Nazar Haro, quien fue un halcón de la guerra sucia desde la Dirección Federal de Seguridad (DFS, antecedente del CISEN), en la época de las “brigadas blancas”, grupos paramilitares y parapoliciales que –de manera idéntica a, y precursora de, las dictaduras militares fascistas del Cono Sur– se dedicaron a ejecutar extrajudicialmente, desaparecer, torturar a opositores armados –guerrillas– y civiles –sindicalistas, estudiantes, líderes sociales, familiares de éstos, etcétera–.

Causó un pequeño escándalo –en México hay tantos crímenes que la energía no da más que para escándalos pequeños– el hecho de que tras su muerte, de manera privada, algunos miembros de la clase política, priistas y panistas de la “calidad moral” de Hank Rohn, publicaran esquelas con su pésame por la muerte del carnicero de los años setenta –y luego parte del crimen organizado, como varios de sus compañeros, otros fueron después prominentes políticos, gobernadores, legisladores, secretarios de Estado, y aún andan por ahí algunos hasta en la “izquierda”– y, sin rubores, asistiendo a su funeral.

La nota era la políticamente correcta. Los priistas y los panistas –el PAN en 1968 condenó la matanza de Tlatelolco, pero después, con Calderón, ha impulsado una violencia muchas veces más grande y por todo el territorio nacional– rendían pleitesía al policía de la guerra sucia.

Sin embargo, una de las fundadoras del PRD, quien ha renunciado al partido por diferencias con él, la economista Rosa Albina Garavito Elías, aportó la información que completa el esquema de la impunidad del torturador.

Ocurrió durante una mesa de análisis del programa MVS Noticias –conducido por Carmen Aristegui, el lunes 6 de febrero– en la cual Lorenzo Meyer, Sergio Aguayo Quezada y Denise Dresser comentaban el escándalo del luto de políticos del PRI y el PAN por la muerte de Nazar Haro. En una llamada telefónica, al aire, Rosa Albina Garavito les recordó que ella había mandado por e mail, a Aristegui y a Sergio Aguayo, información sobre la complicidad del PT y el PRD en la impunidad de Nazar Haro y Echeverría. Es decir, complicidad con Vicente Fox en la simulación de la Fiscalía que investigó y dejó impunes a los torturadores.

Rosa Albina Garavito explicó que la LIX Legislatura recibió una iniciativa de ley ingresada por el Partido del Trabajo (PT) que en la Cámara de Diputados aprobaron los votos del PRI, el PAN y de más de ochenta diputados del PRD. Luego, en el Senado fue aprobada por consenso, esto es, sin un voto en contra, también incluida la bancada del PRD.

Esa iniciativa dio privilegios, antes de terminar de ser “juzgados”, a Nazar Haro y Echeverría. No pisarían la cárcel, podrían cumplir una condena en “arraigo domiciliario”. Además tendría que darles, el Estado, “medidas de seguridad”.

Sergio Aguayo reconoció que recibió la información que por correo electrónico le envió la ex perredista, y dijo que no la había comentado al aire porque retomaría esa información en su columna. Agregó que el PRD debería dar una explicación a la sociedad: ¿por qué votaron así? Entre los legisladores que aprobaron ese adefesio, Sergio Aguayo recordó dos nombres: Pablo Gómez y Salvador Martínez della Roca “El Pino”.

Rosa Albina Garavito dijo que ella ya es “muy escéptica” respecto a esa izquierda partidaria, pero compartió la idea de que deben explicar su voto por la impunidad. Ironizó: “quizá ellos conocen razones que nosotros no comprendemos”, que las expliquen. 

Otro comentarista recordó un caso más de votación del PRD “inexplicable”, cuando aprobaron la Ley Televisa. Les faltó mencionar cuando aprobaron la Ley Monsanto y cuando aprobaron una ley indígena zedillista que traicionó los Acuerdos de San Andrés y acabó con la posibilidad de diálogo con el EZLN, además de otros casos que podrían rastrearse en archivos. 

Podemos traer a colación otra votación del PRD que aseguró la impunidad de los autores de la masacre de Tlatelolco, tal como lo registra el epílogo del libro México Armado: “El 10 de diciembre de 2001 el Senado de la República, con el voto de sus principales fuerza políticas –PRI, PAN y PRD– ratificó la adhesión de México a la Convención para la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Lesa Humanidad, así como a la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, bajo ciertas condiciones.”

Con esas condiciones aseguraron la impunidad y los fueros de los autores de la guerra sucia: “A la Convención para la Imprescriptibilidad le agregó una declaración interpretativa, basada en el artículo 14 constitucional, que impide la retroactividad en la aplicación de las leyes, advirtió que toda desaparición forzada de personas sería perseguida y sancionada siempre y cuando haya sucedido con posterioridad a la entrada en vigor de dicha convención, que data del 9 de junio de 1994, en Belem, Brasil.” Es decir, absolvieron los crímenes de la guerra sucia en México anteriores a esa fecha.

No fue todo: “A la Convención Interamericana los senadores de todos los partidos políticos agregaron una reserva en la que, con base en el mismo artículo 14 constitucional, dejó vigente para México el fuero de guerra, que el texto original desconoce como válido.” Cf: Alejandro Jiménez Martín del Campo, “Epílogo. Sombras de impunidad”, en el libro de Laura Castellanos, México Armado 1943- 1981, editorial ERA.

Senadores perredistas, junto a los del PRI y el PAN, absolvieron a los criminales de guerra en México y ratificaron el fuero militar, violando convenciones internacionales. La Fiscalía de Fox para el caso protagonizó el parto de los montes: Mucha expectación y, al final, impunidad a todos los indiciados vivos como Nazar Haro y Echeverría. Pero los senadores le dieron los instrumentos jurídicos de la impunidad. Así la masacre de Tlatelolco quedó sin castigo.

¿Qué opinan de cómo estos legisladores perredistas han desperdiciado la “alternancia” para fines de ayudar a la gente que votó por ellos? Por el contrario, le han dado armas al enemigo, y le han hecho juego a la derecha. Sin embargo, nos piden que callemos, para que no afectemos su imagen en plenas campañas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: