Estercoleros en tiempos electorales

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Babel
Estercoleros en tiempos electorales
Javier Hernández Alpízar
Un artículo de Luis Hernández Navarro titulado “PRD: el estercolero chiapaneco” hace una crónica de cómo el PRD en Chiapas cayó en manos de caciques priistas. En el colmo, hoy postulan como candidata a gobernadora a una ex priista y parte del grupo responsable de la muerte de Antelmo Roblero, candidato perredista a la alcaldía de Ángel Albino Corzo en 1995.
El texto (Cf La Jornada http.//www.jornada.unam.mx/2012/02/21/opinion/019a1pol) es una pequeña parte de la infamia en que se ha convertido el PRD en todo el país. En Baja California Sur, privatizando y desnacionalizando las playas; en Zacatecas, con un gobierno cuya corrupción llevó a un ex perredista a postularse por el PRI para evitar que Amalia García dejara un heredero que le cubriera las espaldas (candidato ganador por el PRI, quien, luego, ha superado la deuda dejada por la perredista); en Guerrero, donde la tónica ha sido: contrainsurgencia, represión y crimen organizado; en Michoacán, cuya descomposición solamente ha podido ser tapada por la torpeza del gobierno federal al dar michoacanazos como palos de ciego; en el DF, donde han sido la administración neoliberal eficiente para que Slim y los empresarios del salinismo no sufran inestabilidad alguna, y no es casual que ex salinistas hayan estado en el poder ahí.
El estercolero que describe Luis Hernández Navarro podría seguirse dibujando en muchos otros municipios y estados en donde el PRD ha hecho lo mismo, reciclar la vieja y decrépita clase política priista bajo sus siglas.
Un ex militante perredista veracruzano me hizo en 2006 este comentario: “Yo traje a mi pueblo la propaganda del PRD cuando eso significaba arriesgar la vida, el solo pegar sus carteles. Quienes nos reprimieron son ahora sus candidatos, sus asesores, sus compañeros en los templetes”. No mentía.
No obstante, es mal visto criticar ese fraude de izquierda. Es mal visto siempre. Pero sobre todo en tiempos electorales. Y la “corrección política” hace que, como Hernández Navarro, se critique solamente partes, localidades, procurando aislarlas del resto, sobre todo de AMLO y su grupo. Pero ese artificio no sirve. Los principales responsables del declive electoral del PRD, al grado de tener que aliarse al PAN para competir en muchos estados, han sido los perredistas.
Callar no ayudará. El agua estancada se pudre. Taparla no hace sino acelerar el proceso de putrefacción. Elecciones pasarán y no habrá cambios, si no es para empeorar, porque no hay ningún control de la cúpula por la base y al revés sí hay muchos controles.
Satanizar a quienes se abstienen o anulan su voto es mero dogmatismo. ¿Por qué no asumen su responsabilidad por los muchos gobernantes perredistas (y petistas y convergentes) que han llevado al poder y han resultado más malos que la carne de puerco? Los seguidores electorales del PRD y sus candidatos siempre aplican una doble moral. Sacan todas las consecuencias de lo nefastos que han sido los gobiernos del PRI y del PAN, muchas veces amafiados como PRIAN, pero no hacen lo mismo con el PRD, a veces aliado del PRI, otras del PAN y otras veces nefasto por sí solo o con sus hermanos menores (PT y Convergencia).
La excusa de que son peores el PAN y el PRI es cada vez menos convincente, no porque ambos partidos de derecha no sean verdaderamente impresentables, sino porque el de “izquierda” se les va pareciendo más cada vez, incluso en las caras de sus candidatos, que lo eran antes de PRI.
Hay una clara responsabilidad de quienes llamaron al voto útil por Fox, llevaron a la derecha al poder y aquí está, con su estela de muerte y destrucción. Pero también hay una gran responsabilidad por llevar al poder a sujetos como los que el PRD ha llevado al poder en estados como los mencionados y otros, donde hay, manchas más, manchas menos, estercoleros que rivalizan con el chiapaneco.
El nivel de la política electoral ha descendido tan bajo que ni siquiera dejó como su peor ejemplo a Peña Nieto y su ignorancia encumbrada, o a Vázquez Mota como insulto a toda la lucha feminista al poner a una candidata del patriarcado más reaccionario. Aún hay puntos más bajos, más obscenos. ¿Qué tal el Partido “Verde Ecologista de México” –cuatro mentiras en su nombre– con su reproche de que “no aprobaron su propuesta de pena de muerte” pero va por la “cadena perpetua”? El único partido “verde” del mundo que no salva ni a una cucaracha o una pulga, pero promueve la pena de muerte o en su defecto la cadena perpetua? ¿Desde cuándo las políticas fascistas se consideran “ecológicas”?
Finalmente, y para no soportar estoicamente la inundación de espots del Instituto Federal Electoral. Se la pasan anunciando que denunciemos los delitos electorales. Pero en México, la impunidad que es casi total en los delitos de todo tipo se vuelve más completa y segura en el caso de los delitos electorales.
De manera que lo más fácil no es señalar dónde se abusa de los recursos públicos para acarrear gente a actos de campaña o inducir el voto. Lo más fácil es señalar los casos excepcionales de “votos razonados”, aunque para ser tales se tengan que conformar con el estrecho, casi nulo, margen de libertad política a que reduce al votante el imperio de todos (televisoras, empresas, IFE, partidos) o casi todos, menos los electores.
Lo que falta es la audacia de ver el estercolero en conjunto, y no empeñarse en minimizar y aislar los daños. Obcecarse en defender esa política es una necesidad proporcionalmente equiparable a la de Calderón y su apología de la guerra. Ambas son formas de: “No hay más ruta que la nuestra”. Y ambas suenan cada vez más huecas a un sector no desdeñable de la sociedad.
Cuando se les dice esto, a los militantes de MORENA (¿por qué necesitaron otras siglas para seguir postulando a los mismos perredistas?, eso es un síntoma) les nace la muletilla: “¿Cuál es la propuesta?” Para empezar: atenerse a la verdad, en esa izquierda no hay propuesta.
El lenguaje mimético de su candidato es la el botón de muestra: Oscila según marquen los tiempos electorales, las encuestas, según esté en campaña o en el poder. Y en su mimetismo, se le van acabando los eslóganes, al grado que la manipulación “amorosa” es una clara señal de un discurso que se vacía y toca sus límites.
Ante eso, ¿cómo reprocharle a quien señale el vacío “tú no tienes propuesta”?, si lo primero es ver que el rey va sin ropas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: