Calderón, de Eliot Ness a James Holmes

Babel

Calderón, de Eliot Ness a James Holmes

Javier Hernández Alpízar

El desencuentro entre Felipe Calderón – cabeza visible del régimen y defensor de la estrategia de Seguridad Pública que ensangrentó al país con más de 71 mil ejecuciones— y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad es un hecho que puede permitirnos asomarnos a la situación de los derechos humanos en México. Alrededor de Javier Sicilia y algunas víctimas visibles de la violencia que enlutó el país en este sexenio se conjuntó un movimiento ciudadano que pidió cambiar la estrategia anticrimen, abandonar la violencia y la militarización como eje casi único, y poner énfasis en atender y resarcir a las víctimas. La visibilidad del movimiento a nivel nacional e internacional, las movilizaciones hacia Ciudad Juárez y luego hacia la frontera con Guatemala, con las voces y testimonios desgarradores de algunas de las muchas víctimas de la guerra del sexenio, obligaron al gobierno federal a aceptar un diálogo público. Lo que el titular del Ejecutivo ofreció no fue una escucha atenta ni una intención de reflexionar y menos aún de cambiar el rumbo; dijo que de lo único que se arrepentía era de no haber iniciado antes la guerra contra el narco. En el siguiente diálogo intentó diluir al movimiento entre otros interlocutores, la mayoría de ellos grupos que apoyan la estrategia de Calderón bajo la concepción de que la violencia proviene de los delincuentes y que la militarización de su combate debe mantenerse o aun incrementarse. Semejante estrategia prácticamente cerró el camino del diálogo.

No obstante, la vocación de dialogar y tratar de encontrar acuerdos del Movimiento por la Paz no cesó. Quedaba pendiente una ley que regulara la atención del Estado a las víctimas de la guerra y la violencia, atención que los testimonios durante las caravanas y actos de las movilizaciones habían denunciado como nula. El proyecto de ley que aprobó el Senado de la república fue vetado por Calderón, primero atrasando su publicación hasta pasar las elecciones y luego negándose a publicarlo y regresándolo con “observaciones” de manera que, dados los tiempos burocráticos legislativos, se quedará para el siguiente sexenio. Ante la insistencia del Congreso y del Movimiento por la Paz en que se publicara y luego se plantearan las reformas necesarias, el poder Ejecutivo interpuso ante la SCJN una controversia para que sea juzgada la constitucionalidad de las facultades del poder Legislativo para rechazar las observaciones y pedir la publicación de la ley y del Ejecutivo para regresar a las cámaras la iniciativa, lo que de hecho es un veto.

El desencuentro último se dio en el incumplimiento de un compromiso para hacer un Memorial de las Víctimas, que en la perspectiva del Movimiento por la Paz debe ser construido con la memoria, los datos: nombres y lugares donde fueron asesinadas, de todas las víctimas de la guerra sexenal. Esto implica una Comisión de la Memoria, y un reconocimiento del Estado acerca de su responsabilidad por la violencia, así como un espacio de las víctimas para ver dignamente recordados y reivindicados a sus muertos, reconociendo que se violaron sus derechos humanos. El gobierno federal propuso un monumento en el Campo Marte, que como su nombre indica es un campo militar, además lo concibe como homenaje a las “víctimas del delito”, negando así toda responsabilidad castrense y del Estado por la violencia.

Al contrario de la imagen de sí mismo como el “Eliot Ness” que alguna vez el gobierno de los Estados Unidos aplaudió, Felipe Calderón se ha forjado en el imaginario de una gran parte de la población la imagen de un James Holmes, el que de manera arbitraria descargó la violencia del Estado contra un pueblo que puso solamente los muertos, los desaparecidos, el cuerpo para las heridas. Las víctimas no lo fueron meramente del delito, lo fueron lo son, del delito de lesa humanidad cometido desde el poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: