El derecho no es de derecha

Babel

El derecho no es de derecha

Javier Hernández Alpízar

Contrariamente a la idea de que el derecho es solamente una “superestructura” que “pone un poco de orden en la explotación” o que formaliza y codifica el status quo, el derecho puede ser visto, y litigado, como un terreno en conflicto y en disputa, donde la correlación de fuerzas puede establecer una diferencia: A mayor acotamiento del poder por contrapoderes sociales y populares, un derecho más garantista y acercado a los estándares internacionales de derechos humanos, a mayor avasallamiento del derecho positivo por el poder, y los poderes fácticos que están a la sombra, un derecho más punitivo, excluyente y defensor de privilegios.

Si el derecho es visto así, desde la categoría central del conflicto y de pesos y contrapesos político- sociales, entonces no es inútil la defensa legal, ni lo es la cultura jurídica, ni las reformas que puedan reconocer los derechos humanos en las leyes. Si el derecho no fuera un terreno en disputa, sino una suerte de ring en donde el poder tiene todo en sus manos, no tendrían que dedicar tanto aparato, tanto dinero, tantos think tanks, a mantener en él la hegemonía autoritaria.

De hecho toda disciplina, arte, ciencia, práctica humana, puede ser leída, y ejercida, así, como un terreno en disputa: desde el erotismo, la poesía y el periodismo, hasta la agricultura o la arquitectura. En cada terreno, dejar de forjar un pensamiento y una praxis desde la perspectiva de la dignidad humana como fin y la maquinaria social como medio, es ceder sin lucha el terreno a quienes positivizan todo e invierten los fines y medios.

Regresando al derecho, la expresión autoritaria que prevalece en la imagen popular (“los abogados son como los plátanos, no hay uno derecho”) es el resultado de una memoria selectiva (tal vez los darwinistas lo expliquen mejor) que nos recuerda más las experiencias amargas que las exitosas. Pero las conquistas sociales, laborales, en derechos humanos, en derechos de las mujeres, en una cultura de respeto a las personas desde la infancia hasta la senectud, en la dignidad humana como la parcela a cultivar en lo cotidiano no son ninguna graciosa concesión del poder, ningún lujo que el capital se da cuando no se contradice con sus soluciones draconianas a las crisis, son resultados, productos, históricos y sociales (reversibles, no lo olvidemos) de la conciencia, la organización, la lucha exitosa de los pueblos.

En ese sentido, para mejorar la condición de las personas no se deben concentrar las fuerzas solamente en un terreno, que automáticamente mueva a los demás como epifenómenos, “superestructuras” o añadiduras providenciales,  sino que los defensores de la dignidad humana (y de lo sagrado en todas sus manifestaciones, la vida, la naturaleza, las especies) tenemos que pesar en la balanza de todas las correlaciones de fuerzas y ganar terreno en todas las tierras del planeta humano: desde la poesía hasta la política y otras parcelas de apariencia menos noble.

Las mejores movilizaciones sociales no desprecian el derecho, sino que construyen el derecho futuro, uno que no sea la mera sanción del status quo, que no actualice el “uso, disfrute y abuso” como derecho de los propietarios, el que no se autoimponga como derecho del más fuerte sobre toda autonomía. La esencia del derecho es la fuerza, quizás, pero la fuerza social puede ser una fuerza no subordinada a la razón indolente, sino una fuerza creadora de expectativas de un buen vivir.

Como en el caso de la política, que solemos tratar como una cosa que de suyo huele mal, si a otra forma de hacer política le adicionamos una forma diferente, basada en la justicia, de entender el derecho, entonces tendremos conceptos e ideales que oponer a los de una derecha que quiere convencernos de su monopolio de todas las cosas, desde la política y el derecho hasta el arte y los chismes del día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: