Es tiempo de la rebeldía, mensaje en el seminario de los zapatistas

http://www.jornada.unam.mx/2013/01/03/politica/005n1pol

No se ha construido un poder abajo por la idea de tomar el existente, dice el líder amazónico Sharupi

Es tiempo de la rebeldía, mensaje en el seminario de los zapatistas

La historia no se puede silenciar, lección del EZLN, señalan Villoro y Navarro en la clausura del encuentro

Foto

Tzotziles toman la palabra en la clausura del tercer Seminario Internacional de Reflexión y Análisis Planeta Tierra, Movimientos Antisistémicos, realizado en San Cristóbal de Las CasasFoto Moysés Zúñiga Santiago
Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Jueves 3 de enero de 2013, p. 5

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 2 de enero. Celebrando “el estruendo del silencio de nuestros hermanos zapatistas, que han sabido despertar al mundo –hasta los más incrédulos–, volviendo a encender el fuego de la esperanza”, los filósofos Luis Villoro y Fernanda Navarro saludaron el tercer Seminario Internacional de Reflexión y Análisis Planeta Tierra, Movimientos Antisistémicos, que concluyó aquí esta noche.

En su mensaje, Villoro y Navarro señalan: Nos han dado una nueva lección: que la historia no se puede silenciar. No muy distinto es lo que vinieron a expresar a este peculiar coloquio intercultural las voces de la América indígena, desde experiencias diferentes, cargadas con la energía (newen, la llaman los mapuches) del devenir de la historia.

En la sesión final sonaron fuerte las voces del intelectual de lengua mapundungun Luis Cárcamo-Huechante y del dirigente amazónico de Ecuador Severino Sharupi Tapuy. No son tiempos de ir despacio, dijo el segundo, en representación de la importante Confederación Nacional Indígena de Ecuador (Conaie). Ofreció una valoración sobre el impacto del movimiento indígena en la vida de su país en los pasados 20 años, no exenta de autocrítica, pues admitió que, pese a sus logros, han cometido errores en relación con la intención de tomar el poder (y han estado cerca de ello, derrocando a tres presidentes y logrando una nueva Constitución).

Según Sharupi, no se ha construido un poder abajo por la idea de tomar el poder existente. Sus palabras resultan urgentes: Ya no es momento de seguir sólo resistiendo. Es momento de dar un paso adelante. Es tiempo de la palabra y la rebeldía. La resonancia con los mensajes zapatistas que han permeado este seminario internacional es evidente: Somos un pueblo en construcción, dijo, y un tanto paradójicamente, remató: Como la tortuga, que es lenta, pero, como va sobre sus cuatro patas, no se cae.

El diciendo haciendo/haciendo diciendo de los ecuatorianos se hermana también, sin repetir, con el uso de la palabra que ha caracterizado al movimiento zapatista de Chiapas en las dos mismas décadas que la Conaie ha caminado sus propios caminos, y no es la primera vez que se cruzan.

Cárcamo-Huechante, mapuche cosmopolita por el exilio, habló por la Comunidad de Historia Mapuche, organismo de lucha cultural en Chile que ha encontrado en el libro y la radio instrumentos de autonomía. Describió la experiencia de autoeditarse, con una visión propia de la historia, la geografía, la interpretación del territorio y la comprensión de la ley.

La obra colectiva Historia, colonización y resistencia en el País Mapuche participa como un hito en el actual y contundente despertar de los pueblos de Wall Mapu, en Chile (y Argentina). Siguen colonizados por el Estado chileno, que tradicionalmente ha sido racista y los ha perseguido y despojado. Desde la dictadura pinochetista, siempre que puede les aplica la infame ley antiterrorista.

Pero también en Ecuador, con su gobierno más progresista (pero fundamentalmente extractivista, dijo Sharupi), se aplica una ley similar contra los dirigentes indígenas.

Sumadas a estas voces, estuvieron las de Félix Díaz, qarashé de la comunidad qom de Argentina; del también mapuche Andrés Cuyul, y las del Congreso Nacional Indígena de México, que se escucharon ayer. Todas estas participaciones fueron traducidas o comentadas en tzeltal y tzotzil, en consideración a la audiencia local que vino a escuchar a los analistas, a los dirigentes y a los sabios, como Luis Villoro y Jean Robert.

Fiel a lo que ha sido el activo pensamiento de su vida, Robert se refirió con generosidad al mundo campesino, donde reside la resistencia, y alertó del peligro de su desaparición ante el desastre ecológico que se extiende sobre el planeta. Una palabra clave para él es construcción.

También para Villoro y Navarro, quienes al responder al llamado zapatista señalaron: tras ese silencio nos invitan, nos incitan a caminar la palabra, su palabra, para mostrar lo que ellos han logrado resistiendo y construyendo un mundo en el que todo lo que tiene vida se ama y se respeta, porque tiene corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: